A close-up of a snail on a leaf. Taken on a Canon EOS 77D with a Canon EF-S 35mm f/2.8 Macro IS STM lens.

FOTOGRAFÍA MACRO

Cómo realizar fotografías macro este otoño

La captura a corta distancia es la esencia de la fotografía macro. Resalta las texturas que el ojo humano no puede ver y muestra la belleza oculta de los detalles. No hace falta viajar lejos para practicar la fotografía macro. Los objetos cotidianos ofrecen una nueva perspectiva cuando se observan desde cerca, por lo que tu jardín o un parque del barrio pueden ser el terreno de prueba perfecto.

1. El equipo necesario para la fotografía macro

Muchos objetivos son capaces de enfocar a corta distancia, pero solo un objetivo macro real ofrece una ampliación de al menos 1:1 o a tamaño real. Esto significa que cuando la cámara se coloca a la distancia mínima de enfoque, la imagen que se forma en el sensor tendrá el mismo tamaño que el motivo retratado.

Este tipo de objetivo, al tener una distancia mínima de enfoque muy corta, te permite acercarte para captar imágenes de motivos pequeños que ocupen todo el encuadre. Por ejemplo, el objetivo EF-S 35mm f/2.8 Macro IS STM de Canon puede enfocar hasta a 3 cm. Este objetivo también incluye un flash Macro Lite LED integrado para compensar la sombra que se crea en el motivo al acercar tanto la cámara. Si tienes una cámara de la serie EOS M, como la EOS M50 de Canon o la EOS M6 Mark II de Canon, el objetivo EF-M 28mm f/3.5 Macro IS STM de Canon cuenta con la misma función de flash Macro Lite.

A Canon EOS 77D with a Canon EF-S 35mm f/2.8 Macro IS STM lens and a tripod lie on long grass.

Si quieres probar la fotografía macro antes de comprar un objetivo específico, hay algunos accesorios que pueden aumentar la ampliación de un objetivo estándar. Por ejemplo, si instalas un tubo de extensión EF 25 II o EF 12 II de Canon en la parte posterior de un objetivo compatible, podrás enfocar más cerca de lo normal. Puedes conseguir un efecto similar acoplando una lente de aproximación 250D 58mm o una 500D 77mm, ambas de Canon, a la rosca de filtro frontal de un objetivo.

Elijas lo que elijas para la fotografía macro, los efectos de la trepidación aumentarán en la misma medida al trabajar cerca de un motivo, por lo que mantener la estabilidad del equipo con un trípode o un apoyo similar puede ayudarte a conseguir resultados más nítidos.

2. Configuración de la cámara para la fotografía macro

Muchas cámaras EOS cuentan con un modo Macro específico, pero para conseguir un mayor control creativo debes configurar la cámara en Prioridad a la abertura (Av) o Manual (M). Estos dos modos de disparo te permiten elegir la abertura, un ajuste que tiene un gran impacto en el aspecto de una fotografía macro, al igual que la exposición.

El modo Prioridad a la abertura es el más sencillo para empezar, ya que la cámara establecerá automáticamente una velocidad de obturación para producir una exposición equilibrada con la abertura que hayas seleccionado. Cuando estés listo para asumir el control total de los ajustes, cambia la cámara a Manual.

3. Ventajas del sistema que utilizamos (EOS 77D + objetivo macro de 35 mm a f/2,8)

Un objetivo macro, combinado con el sensor de 24,2 MP de la EOS 77D de Canon, permite captar el fino vello de las patas de esta mosca y sus enormes ojos rojos con un gran nivel de detalle.

La EOS 77D de Canon es una excelente elección para la fotografía macro. El sensor CMOS de 24,2 MP de la cámara es capaz de captar un nivel de detalle increíble y su pantalla táctil de ángulo variable facilita realizar fotografías desde ángulos inusuales, como un plano contrapicado cerca del suelo.

Para sacar el máximo partido a la capacidad de mejora de los detalles de un objetivo macro y al sensor CMOS de alta resolución, es importante asegurarse de que la cámara no se mueve durante la exposición. Incluso las pequeñas vibraciones pueden afectar a la calidad de la imagen, por lo que es recomendable utilizar el autodisparador para sacar las fotos cuando la cámara se coloque sobre un trípode. El objetivo EF-S 35mm f/2.8 Macro IS STM de Canon incluye un mecanismo de estabilización de la imagen, que es estupendo para disparar en movimiento; no obstante, si lo colocas sobre un trípode, acuérdate de desactivar la estabilización de la imagen, ya que el mecanismo interno diseñado para contrarrestar el movimiento puede provocar el efecto contrario cuando no se detecta ningún movimiento. (Algunos objetivos tienen una función de «detección de trípode», pero no todos, por lo que es más seguro desactivar la estabilización de la imagen manualmente, sobre todo para exposiciones largas).

Para reducir aún más las vibraciones mecánicas, puedes activar la función de bloqueo del espejo de la cámara en el menú principal o ajustar la cámara a Visión en directo para que el espejo se bloquee automáticamente en su posición. También puedes aprovechar la conexión Wi-Fi de la EOS 77D de Canon para controlar la cámara de forma remota a través de la aplicación Canon Camera Connect, instalada en tu smartphone o tablet.

4. Abertura

Artículos relacionados
See glorious autumn through fresh eyes

FOTOGRAFÍA DE OTOÑO

Contempla el glorioso otoño con otros ojos

El fotógrafo de naturaleza Theo Bosboom comparte sus secretos para capturar una perspectiva única del otoño en todo su esplendor.

How to capture nature in the city

FOTOGRAFÍA DE NATURALEZA

Cómo fotografiar la naturaleza en la ciudad

Ossi Saarinen comparte los mejores ajustes y técnicas creativas de cámara que usa para fotografiar la naturaleza urbana.

Macro photography how-to

FOTOGRAFÍA MACRO

Guía práctica de la fotografía macro

Descubre cómo dar los primeros pasos con esta guía práctica para fotografiar primeros planos.

El número F bajo hace que el caracol quede enfocado mientras que el fondo aparece ligeramente desenfocado.

La abertura que elijas afecta a la «profundidad de campo», o lo que es lo mismo, a la parte del sujeto macro que se enfocará. Los números F bajos, como f/2,8 y f/4, producen una profundidad de campo reducida (solo se enfoca una pequeña área), mientras que los números F altos, como f/11 y f/16, proporcionan una mayor profundidad de campo (se enfoca una mayor parte del sujeto).

En la fotografía a corta distancia, incluso una profundidad de campo amplia puede medir tan solo unos milímetros, por lo que no debería haber margen de error en lo que respecta al enfoque. Es probable que el fondo quede desenfocado en cualquier caso; sin embargo, si utilizas una abertura más pequeña (un número F más alto), podrás enfocar una mayor parte del sujeto, mientras que una mayor abertura (un número F bajo) te permitirá enfocar una parte más pequeña del sujeto y desenfocar el resto.

5. Velocidad de obturación

La profundidad de campo reducida en esta abertura crea un área de enfoque muy ajustada, de modo que partes de la propia hoja quedan desenfocadas.

Al cambiar la abertura, también es necesario cambiar la velocidad de obturación o la ISO para mantener una exposición uniforme. No obstante, cambiar la ISO puede afectar a la calidad de la imagen, por lo que es recomendable establecer la abertura y la velocidad de obturación de tal forma que coincidan con tu intención creativa antes de cambiar la ISO.

Así es como funciona: a medida que aumenta el número F, la abertura del objetivo reduce su tamaño. Como resultado, entra menos luz en la cámara, por lo que la velocidad de obturación debe ser más lenta para garantizar que la imagen no sea demasiado oscura. Si te decantas por un número F más bajo, la abertura del objetivo aumenta, por lo que la velocidad de obturación tiene que ser más rápida para evitar que la imagen sea demasiado brillante.

Puede parecer extraño que un número F bajo, como f/4, te proporcione una abertura grande y un número F alto, como f/16, te ofrezca una abertura pequeña, pero te ayudará pensar en fracciones: 1/4 es mayor que 1/16.

La fotografía anterior se realizó con una abertura de f/2,8, que es el ajuste de abertura más bajo del objetivo EF-S 35mm f/2.8 Macro IS STM de Canon. Como puedes ver, la profundidad de campo reducida de esta abertura crea un área de enfoque más pequeña y un atractivo efecto de fondo desenfocado.

6. ISO

El ajuste de la sensibilidad ISO te da la libertad para combinar aberturas más pequeñas y velocidades de obturación más rápidas.

Para conseguir la mejor calidad de imagen, intenta utilizar valores ISO bajos, como ISO 100, ISO 200 e ISO 400. En estos valores, la velocidad de obturación puede volverse demasiado lenta como para obtener resultados nítidos cuando se establece una abertura pequeña o se hacen fotografías con baja iluminación.

Al utilizar valores ISO más altos, podrás utilizar una velocidad de obturación más rápida, pero una sensibilidad ISO más alta también puede producir más ruido de imagen (el equivalente digital del grano de película). Para reducirlo, puedes aumentar la intensidad de la reducción de ruido en sensibilidad ISO alta de la cámara. Esta opción se encuentra en el menú de disparo de la cámara.

7. Rienda suelta a la creatividad

Con esta abertura (f/2,8), el tallo de bambú queda enfocado y el fondo desenfocado.

Una de las ventajas de la fotografía macro es que puedes crear imágenes impresionantes a la vuelta de la esquina. Los objetos cotidianos pueden convertirse en motivos fascinantes si los ves desde otra perspectiva, y puedes experimentar con los ajustes de la cámara.

Una de las formas más sencillas de hacerlo es experimentar con la abertura. En el ejemplo anterior, la abertura se estableció en f/2,8. Esta imagen tiene un fondo suave y desenfocado, pero la caña de bambú que se ve en primer plano está perfectamente enfocada.

Reducir el tamaño de la abertura te permite ver más detalles del fondo.

La siguiente foto (arriba) se hizo a f/5. Si la comparamos con la imagen que se hizo a f/2,8, se ven más detalles del fondo.

La mayor reducción de abertura hace que ahora se vean más detalles del fondo.

Por último, la anterior imagen se hizo con una abertura más pequeña, a f/8. La exposición es similar a las otras fotos, pero ahora se ven muchos más detalles del fondo. Esto demuestra cómo pequeños ajustes pueden marcar una gran diferencia en el mundo de la fotografía macro.

El otoño es un momento estupendo para practicar la fotografía macro. A medida que los verdes cambian a marrones y la naturaleza se prepara para el invierno, encontrarás detalles muy bonitos. Sal de casa y fíjate bien.


Escrito por Ian Wade y Marcus Hawkins

Productos relacionados