FUNCIONES DE LA CÁMARA

Formatos (RAW, JPEG, HEIF) y compresión de imagen

Descubre más información sobre los diferentes formatos de archivo (RAW, C-RAW, HEIF y JPEG) y los tipos de compresión de imagen.
La mayoría de las cámaras digitales te permiten elegir entre diferentes formatos de imagen (también llamados tipos de archivo) para guardar tus imágenes: RAW, JPEG y el nuevo HEIF (introducido con la EOS-1D X Mark III en 2020). ¿En qué se diferencian estos formatos? ¿Cuál deberías utilizar?

Archivos RAW

Un archivo RAW es lo que su nombre indica: un archivo crudo, es decir, datos sin procesar. Contiene los datos de la imagen tal y como los ha capturado el sensor de la cámara. Cualquier balance de blancos, estilo de imagen o ajuste que hayas utilizado solo se añade al archivo de imagen. Esto significa que luego puedes cambiar cualquiera de ellos si utilizas un software de procesamiento RAW como Digital Photo Professional (DPP) de Canon o Adobe® Photoshop® (con el complemento Adobe Camera Raw actualizado), entre otros.

Un archivo RAW también se conoce como «negativo digital» porque los datos se pueden procesar e imprimir de diferentes maneras para producir diferentes resultados, como el negativo de una cámara de cine. Al igual que un negativo, el archivo RAW nunca cambia. Cuando abres un archivo RAW en una aplicación de software, puedes procesarlo, editarlo y luego guardarlo para crear un nuevo archivo en tu ordenador (por lo general, puedes elegir entre JPEG o TIFF). El archivo RAW original no presenta ningún cambio y se puede volver a abrir y utilizar en cualquier momento para conseguir un resultado totalmente diferente.

Las siglas RAW no hacen referencia a nada; el hecho de que se escriban en mayúscula es simplemente una nomenclatura. De hecho, el nombre de los archivos RAW de Canon no termina en .RAW. En su lugar, Canon guardaba los archivos RAW en formato .CR2 hasta que el procesador DIGIC 8 se introdujo en la EOS M50. Algunas cámaras también ofrecían la opción de guardar archivos de menor resolución y de tamaño «mediano» (M-RAW) o «pequeño» (S-RAW). La mayoría de estos tipos de archivo tienen las mismas ventajas que un archivo RAW, aunque su resolución es menor y ocupan menos espacio de almacenamiento.

El procesador DIGIC 8 es compatible con el formato de archivo .CR3, que incluye la opción C-RAW, que permite capturar la misma resolución, solo que genera archivos entre un 35 y un 55 % más pequeños, lo que permite ahorrar espacio de almacenamiento en tu tarjeta de memoria. Sin embargo, para hacer esto, el formato C-RAW utiliza una compresión con pérdidas, es decir, que descarta parte de la información de la imagen. Pronto tendremos más información al respecto.

Los archivos RAW de diferentes modelos de cámara no son exactamente iguales, aunque tengan el mismo formato de archivo (CR2 o CR3). Por esta razón, el software de procesamiento RAW como DPP se actualiza con frecuencia para ser compatible con los nuevos modelos de cámara. Por lo tanto, si tienes una cámara nueva, comprueba si hay actualizaciones de DPP y descarga la última versión.

Varias cámaras EOS te dan la opción de procesar imágenes RAW desde la cámara, algo ideal si quieres compartir los formatos JPEG o si prefieres personalizar tú mismo ajustes como el balance de blancos, el brillo y la reducción del ruido en lugar de utilizar los ajustes del formato JPEG integrados en la cámara. Sin embargo, procesar archivos RAW con el ordenador, en lugar de con la cámara, te ofrece la ventaja de tener una pantalla de mayor tamaño y una potencia de procesamiento superior.


Ventajas del RAW

  • Máxima flexibilidad de edición
  • Amplia gama de ajustes que se pueden modificar después de la captura
  • Archivos de 14 bits que registran la gama de colores y tonos más amplia


Inconvenientes del RAW
  • Tamaño de archivo más grande
  • El procesamiento es necesario (por lo general, con un ordenador)
Una imagen de un valle con colinas de color verde y nubes esponjosas en el cielo.

Una llamativa imagen de un paisaje, pero se trata de un archivo JPEG, lo que significa que se ha procesado en la cámara y se ha descartado la mayor parte de la información tonal y de color que se capturó en un principio.

Una imagen de un valle con colinas de color verde y nubes esponjosas en el cielo, con más detalles y colores más intensos.

La misma toma guardada como archivo HEIF contiene más detalles tonales y de color. De hecho, cuatro veces más. La diferencia entre estas dos imágenes no es una cuestión de los ajustes de exposición o contraste: simplemente hay más información y, por lo tanto, más detalles de la imagen en la versión HEIF, sobre todo en zonas como el cielo y las nubes.

Archivos JPEG

JPEG son las siglas de Joint Photographic Experts Group (Grupo de expertos fotográficos), el equipo que estableció el estándar JPEG. Todos los JPEG tienen el mismo formato estándar universal, independientemente de su tamaño y calidad.

Si configuras tu cámara para que guarde tus imágenes como JPEG, la cámara procesa la información de la imagen y guarda un archivo comprimido. Puedes guardar en diferentes tamaños de imagen (grande, mediano o pequeño) y ajustes de calidad (niveles de compresión) para obtener diferentes tamaños de archivo: si seleccionas grande y calidad alta, obtendrás los JPEG de mejor calidad, mientras que si seleccionas pequeño y calidad normal, obtendrás los archivos más pequeños, por lo que podrás guardar más fotos en tu tarjeta de memoria. No obstante, aunque selecciones el JPEG de mayor calidad, la cámara descarta realmente la mayor parte de los datos que capturó en un principio.

Cuando procesa la imagen, la cámara también utiliza sus parámetros, estilos de imagen y otros ajustes. Una vez que el JPEG se ha guardado, esos ajustes no se pueden modificar porque ya se han «integrado». También puedes abrir un JPEG en tu software de edición de imágenes y ajustar el color, la exposición, etc., pero los JPEG son archivos de 8 bits, es decir, contienen menos información que los de 10, 12 o 14 bits que ofrecen las cámaras digitales EOS, lo que significa que el margen de edición es menor. Pronto tendremos más información al respecto.

Puede que esto no suponga un problema si tus ediciones son relativamente pequeñas e imprimes en tamaños de hasta A4, pero sí puede ser significativo si quieres hacer más cambios o impresiones más grandes. Además, un archivo JPEG se vuelve a comprimir cada vez que se edita y se guarda, lo que significa que puedes perder algunos datos cada vez que esto ocurre.


Ventajas del JPEG
  • Tamaños de archivo más pequeños, por lo que puedes almacenar más imágenes en una tarjeta de memoria
  • Se trata de un formato universal, por lo que no necesitas un software especial para leerlo
  • Puedes ver, compartir e imprimir las imágenes fácilmente

Inconvenientes del JPEG
  • Tienen 8 bits, y una profundidad de color y resolución reducidas
  • Menor flexibilidad de posprocesamiento
  • Los ajustes de calidad más bajos pueden causar una degradación de la calidad de la imagen, artefactos, etc.
Una imagen de personajes manga muy luminosa, con intensos colores amarillos, naranjas y rojos frente a un cielo nocturno.

Otro ejemplo de la diferencia existente entre las imágenes JPEG y HEIF. Si sacaras este JPEG directamente de tu cámara, estarías bastante satisfecho de haber captado los colores brillantes de esta imagen.

Una imagen de personajes manga muy luminosa, con colores más intensos y más detalles que generan un aspecto más tridimensional.

En comparación, un HEIF contiene más detalles de color, ya que captura una mayor sutileza en las zonas de gradación de color donde el JPEG contiene colores relativamente planos.

Archivos HEIF

HEIF son las siglas de High Efficiency Image File Format (Formato de archivo de imagen de alta eficiencia). Es un formato que incorporó la EOS-1D X Mark III en 2020 y que también está disponible en la EOS R5 y la EOS R6, que salió al mercado ese mismo año. Este formato se puede utilizar para guardar datos de diferentes soportes de impresión, incluidas las imágenes. Al igual que en un JPEG, los ajustes de la cámara, como el balance de blancos y el estilo de imagen, ya se han «integrado», aunque los archivos HEIF de Canon son de 10 bits, lo que significa que contienen cuatro veces más información sobre el color y el tono que los JPEG, que son de 8 bits. Además de ofrecerte más margen para la edición, esto permite que las imágenes HEIF sean una buena opción para las imágenes de alta resolución que te gustaría ver en un monitor HDR estándar, como un monitor de referencia 4K. Pronto tendremos más información sobre la profundidad de bits.

A pesar de contener cuatro veces más datos de color, los archivos HEIF suelen tener el mismo tamaño que los JPEG, ya que la compresión HEIF es un 50 % más eficaz que la del JPEG (de ahí que su nombre signifique «de alta eficiencia»). Los algoritmos de compresión también son más modernos que los utilizados en los JPEG, con lo que se deberían evitar los artefactos y las bandas de color habituales de los JPEG con un elevado nivel de compresión.


Ventajas del HEIF
  • 10 bits: más información sobre el color y el tono que el JPEG
  • Mayor flexibilidad de posprocesamiento y edición
  • Tamaño de archivo pequeño a pesar de contener mucha más información que el JPEG y menor degradación de la imagen


Inconvenientes del HEIF
  • No se aprecia ninguna diferencia con respecto a un JPEG de buena calidad en la mayoría de los monitores
  • Todavía no es compatible con todas las impresoras como, por ejemplo, los quioscos de impresión fotográfica
Una imagen oscura del amanecer sobre una ciudad cuyos edificios apenas son visibles.

Cuando fotografías un amanecer, la imagen que obtienes de la cámara puede parecerse a esta.

La misma imagen del amanecer sobre una ciudad despejada, con una banda prominente en el cielo.

Si se guarda como JPEG y se aclara con el programa de edición de imágenes, es posible que se vean más detalles, pero también se corre el riesgo de introducir bandas, visibles en el cielo, donde la imagen no contiene suficientes detalles tonales para mostrar gradaciones de color suaves.

Una pequeña zona ampliada de la imagen anterior que muestra los diferentes grados de bandas.

Estos detalles ampliados comparan el grado de bandas en las versiones de 8 bits, 10 bits y 12 bits de la misma zona de la imagen iluminada.

Una representación gráfica de un espectro: 8 bits con un escalonamiento evidente entre colores, 10 bits con un escalonamiento menos evidente y 14 bits con un degradado suave.

Una representación gráfica de la diferencia que implica la profundidad de bits. Un archivo de 8 bits (como un JPEG) puede contener bastante menos información que un archivo de 10 bits (como un archivo HEIF), y un archivo de 14 bits (como un archivo RAW) contiene incluso más. Esto significa que, aunque en los JPEG no se aprecie un escalonamiento evidente entre los colores de un espectro, las gradaciones de color y tono son mucho más suaves en los archivos con mayor profundidad de bits.

Profundidad de bits

La profundidad de bits es, básicamente, la cantidad de bits (unos y ceros) que se asignan para almacenar los datos de un archivo digital. Por lo tanto, un archivo de 8 bits puede contener hasta 256 (28) niveles de información para cada canal de color (rojo, verde y azul). Esto significa que cada píxel de un JPEG de 8 bits puede tener hasta 16,8 millones de colores (256 x 256 x 256).

Los archivos HEIF tienen 10 bits; es decir, pueden contener hasta 1024 tonos por canal de color, lo que supone un potencial de 1070 millones de colores.

Los archivos RAW tienen 14 bits, lo que les da un potencial de hasta 16 385 tonos por canal o hasta 4 billones de colores.

Evidentemente, una mayor profundidad de bits es mejor debido al gran número de colores posibles, lo que significa que el archivo puede registrar variaciones de tono más precisas, transiciones de color más sutiles y degradados más suaves, aunque a menudo no es posible apreciar la diferencia, sobre todo cuando se ven las imágenes en un monitor normal. La verdadera ventaja está en editar archivos con gradaciones sutiles. Los archivos con mayor profundidad de bits pueden admitir más ajustes sin que se produzcan cambios de color o bandas no deseadas.
Un JPEG de baja calidad de la parte trasera de un avión, que muestra defectos como bandas y artefactos, en comparación con una versión de mayor calidad de la misma imagen.

Izquierda: un JPEG muy comprimido (ajuste de baja calidad), o uno que se haya guardado repetidamente, mostrará defectos como bloqueos, bandas y artefactos (las zonas aleatorias coloreadas en el cielo), y normalmente empieza a tener un aspecto borroso o pixelado. Derecha: un JPEG de mayor calidad no presenta estos defectos, aunque el cielo de este ejemplo ya está menos graduado que el ideal.

Compresión: ¿comprimir o no comprimir?

En igualdad de condiciones, los archivos con mayor profundidad de bits son más grandes que los de menor profundidad de bits y requieren más espacio de almacenamiento. Sin embargo, esto no ocurre en el caso de los archivos HEIF, que generalmente no son mucho más grandes que los JPEG, aunque tienen 10 bits y los JPEG, 8 bits. Esto se debe a las diferencias que hay en la compresión de imagen.

El tipo de compresión de imagen más utilizado es JPEG. En otras palabras, el algoritmo de compresión busca zonas de la imagen en las que los píxeles tengan un color y un brillo similar. Registra todos los datos del primer píxel y después escribe el equivalente digital de «igual» para que los píxeles adyacentes coincidan. Esto ocupa menos espacio que registrar todos los datos de cada píxel. Cuando se abre el archivo de imagen para su visualización, el algoritmo utiliza los datos del primer píxel para volver a crear píxeles adicionales.

Puedes utilizar diferentes grados de compresión JPEG. Si utilizas los niveles máximos de compresión, el tamaño del archivo puede ser tan solo una centésima parte del tamaño del archivo original. Sin embargo, a medida que el nivel de compresión aumenta, el algoritmo empieza a agrupar los píxeles que son menos parecidos en color y brillo. Cuando el archivo se vuelve a abrir, los píxeles que se han vuelto a crear se aproximan menos a sus valores originales de brillo y color. Esto implica una pérdida de la gama de detalles y tonos, la aparición de bandas en zonas que deberían tener degradados suaves de tonos o colores y artefactos de compresión (moteado o bloqueado).

Es importante darse cuenta de que, una vez que el archivo esté comprimido mediante este tipo de compresión, algunos datos de la imagen se pierden y no se pueden recuperar. Al igual que con los ajustes de la resolución, nunca deberías utilizar un nivel de compresión que reduzca la calidad del archivo por debajo de la que necesitas en la imagen final.

Además, cada vez que comprimes un archivo modificado se pierden datos. Si abres un archivo JPEG, haz los cambios y vuélvelo a guardar como JPEG, y los datos adicionales desaparecerán.

Los archivos HEIF utilizan un método de compresión más moderno y sofisticado que los JPEG, por lo que este tipo de degradación de la imagen es menor.
Un diagrama que muestra la compresión con pérdidas de una imagen, en la que se descarta parte de la información de la imagen, lo que da lugar a bandas en lugar de una suave gradación de colores.

Los algoritmos de compresión con pérdidas generan archivos más pequeños, pero lo hacen al descartar parte de la información de la imagen cuando guardan el archivo. Esto significa que, si vuelves a ver la imagen, verás que algunos detalles se pierden definitivamente, lo que se traduce en menos detalles, colores más planos y, a menudo, bandas donde debería haber una suave gradación de tonos.

Un diagrama que muestra la compresión sin pérdidas de una imagen. El archivo comprimido no es tan pequeño, pero la imagen conserva todos los detalles de color y tono que tenía originalmente.

En cambio, los algoritmos de compresión sin pérdidas reducen el tamaño del archivo sin descartar información de la imagen. Esto significa que no pueden generar archivos tan pequeños como los producidos por los algoritmos con pérdidas. Sin embargo, si vuelves a ver la imagen, verás que no se ha perdido ningún detalle de color o tono.

Compresión con o sin pérdidas

Los algoritmos de compresión de archivos que descartan algunos de los datos de la imagen original se denominan «con pérdidas». Sin embargo, la compresión «sin pérdidas» también está disponible. Este tipo de compresión utiliza algoritmos matemáticos para codificar la información de la imagen y agrupar todos los datos en menos espacio. Es totalmente reversible, por lo que cuando se abre el archivo, todos los datos siguen ahí. Esto significa que no se reduce la calidad de imagen.

Las cámaras digitales de Canon utilizan la compresión sin pérdidas cuando la resolución de imagen más alta se almacena como archivo RAW, excepto si se selecciona C-RAW.

La compresión sin pérdidas no puede reducir el tamaño del archivo como lo hacen los métodos de compresión con pérdidas, como el JPEG o HEIF. Sin embargo, los archivos estándar en formato RAW de Canon se pueden guardar con una cuarta parte del tamaño de un archivo sin comprimir (el tamaño real del archivo depende del motivo y el ajuste ISO). Si seleccionas la opción C-RAW, se aplicará la compresión sin pérdidas para que los archivos C-RAW sean más pequeños que los archivos CR3 estándar.

Tamaños de archivo

Aunque el uso de los ajustes de resolución más altos con los ajustes de compresión más bajos genera imágenes de mayor calidad, también son los archivos más grandes, y no solo llenan el espacio de almacenamiento, sino que también tardan más en guardarse porque los datos se pueden guardar en los espacios de almacenamiento a una velocidad específica en función del tipo de soporte. A veces, es más importante que quepan más archivos en tu tarjeta de memoria o permitir que la cámara guarde imágenes más rápidamente cuando utilizas el disparo en serie. Por esta razón, las cámaras Canon ofrecen una gran variedad de tamaños y compresiones de imagen.

La siguiente tabla muestra el impacto de los diferentes ajustes disponibles en la EOS R5.
Una tabla que muestra los tamaños de archivo, el número de disparos posibles y la ráfaga máxima para los disparos en serie con diferentes tipos de archivo y ajustes de calidad en la EOS R5.

El manual de la EOS R5 ofrece indicaciones sobre los diferentes tamaños de archivo generados con distintos tipos de archivo y ajustes de calidad. Los números que se muestran son únicamente indicativos y variarán en función de diversos factores, como la capacidad de la tarjeta de memoria, la sensibilidad ISO, el estilo de imagen y la función personalizada.

Un diagrama que compara la compresión con pérdidas, que descarta los datos de la imagen, y la compresión sin pérdidas, que no lo hace.

Otra representación gráfica de la diferencia entre la compresión con y sin pérdidas. La compresión con pérdidas (arriba) descarta la información de la imagen para ahorrar espacio, pero esta información no se puede recuperar, por lo que los detalles de la imagen se pierden definitivamente. La compresión sin pérdidas (abajo) utiliza diferentes métodos para reducir el tamaño del archivo, de modo que si vuelves a ver la imagen, verás que no se pierde ningún detalle.

¿Cuál es el mejor?

No es nada fácil responder a esta pregunta. Depende de diversos factores, y lo que necesitas en cierto momento puede que no sea lo adecuado en otras circunstancias. Sin embargo, aquí te damos algunas indicaciones para ayudarte a tomar una decisión.

Si quieres la mayor calidad de imagen, utiliza la resolución máxima con baja compresión JPEG/HEIF (mejor calidad, archivos grandes) o el formato RAW. No obstante, esto no solo ocupa más espacio en la tarjeta de memoria, sino que también reduce el número de imágenes que puedes hacer en una ráfaga antes de que se llene el búfer de la cámara. Además, aumenta el tiempo que se tarda en transferir las imágenes posteriormente. Aunque esto no tiene siempre importancia, sí que la tiene si quieres fotografiar secuencias rápidas en eventos deportivos o compartir imágenes con los demás de forma rápida.

Además, si planeas hacer mucho posprocesamiento después de la captura o necesitas generar impresiones muy grandes (tamaño póster o, incluso, mayor), es mejor capturar los archivos RAW de mayor calidad con la compresión más baja para tener la mayor cantidad de datos de imagen con los que trabajar.

Por otro lado, si quieres acceder rápidamente a tus imágenes, fotografiar archivos JPEG comprimidos te permite leer los archivos directamente desde la tarjeta de memoria. No des por sentado que JPEG es sinónimo de mala calidad de imagen. A menos que selecciones la calidad más baja, estás dejando que la cámara haga el procesamiento en tu lugar mediante una conversión RAW preestablecida que utiliza una configuración estándar optimizada. Los resultados serán adecuados para su visualización en pantalla o para impresiones de tamaño hasta A4 aproximadamente.

Si quieres compartir rápidamente los JPEG, pero también editar tus imágenes posteriormente con la máxima flexibilidad, la velocidad y el espacio de la tarjeta de memoria no son un problema. No puedes pasar por alto la opción RAW+JPEG, que permite guardar la imagen en ambos formatos de forma simultánea.

Si tu cámara tiene la opción de HEIF, deberías probarla. Te ofrece lo mejor de ambos formatos y ahora es compatible con la mayoría de los programas de edición.

La mejor forma de descubrir lo que mejor funciona en tu caso es fotografiar al sujeto en diferentes formatos de archivo y con diferentes combinaciones de resolución y compresión, y echar un vistazo a las imágenes desde la pantalla del ordenador. También deberías imprimir imágenes de los archivos más pequeños y más grandes y ver qué diferencias encuentras, si es que las hay. Quizás te sorprenda el hecho de descubrir que reducir la resolución puede tener un efecto menos perceptible de lo que te imaginas.
* 1-5. El tamaño del archivo, el número de disparos posibles y la ráfaga máxima varían en función de las condiciones de captura (incluido el recorte de 1,6x, la relación de aspecto, el motivo, la marca de la tarjeta de memoria, la sensibilidad ISO, el estilo de imagen y la función personalizada). Consulta la guía del usuario avanzada de la EOS R5 para obtener más información.

Escrito por Angela Nicholson


Artículos relacionados

Productos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro