CARACTERÍSTICAS DE LA CÁMARA

Visor frente a pantalla LCD

Descubre las diferencias entre el visor y la pantalla LCD de las réflex y las cámaras mirrorless, y obtén más información sobre los visores electrónicos y ópticos.
La mayoría de las cámaras EOS de Canon ofrecen dos formas para componer imágenes: mediante el visor o a través de la pantalla LCD situada en la parte posterior de la cámara. El método que utilices depende del sujeto, las condiciones de captura y tus preferencias personales. ¿Hay alguna ventaja entre utilizar uno u otro? ¿En qué se diferencian? ¿Todos los visores son iguales?

Visor óptico frente a visor electrónico: ¿cuál es la diferencia?

La principal diferencia entre una réflex y una cámara mirrorless está implícita en el nombre: una réflex (una cámara réflex digital) se llama así porque incorpora un espejo réflex. El espejo refleja la luz que entra por el objetivo en un visor óptico (OVF) a través de un pentaprisma o un pentaespejo, que garantiza la correcta visualización de la escena a través del ocular de la cámara. Esto significa que, si utilizas un OVF, ves lo que ve el objetivo, reflejado pero sin procesar.

En una cámara mirrorless, el visor electrónico (EVF) utiliza la información del sensor de imagen para mostrar una imagen en una pantalla LCD u OLED de pequeño tamaño. Esto significa que un EVF muestra la imagen generada por el sensor, que puede ser sutil o considerablemente diferente de la visión a través del objetivo.
Un fotógrafo se agacha en un parque de patinaje mientras sujeta una EOS R5 de Canon con un objetivo zoom cerca del ojo.

El uso del visor de la cámara facilita el seguimiento de un sujeto en movimiento, como hace el embajador de Canon Martin Bissig en un parque de patinaje. © Martin Bissig

Un fotógrafo sostiene una EOS R5 de Canon por encima de su cabeza mientras observa su pantalla de ángulo variable.

Utilizar la pantalla trasera, y la pantalla de ángulo variable en el caso de esta EOS R5, permite capturar por encima de la cabeza, desde el suelo o en esquinas. © Martin Bissig

EVF frente a OVF: ¿cuál es mejor?

Mientras que algunos fotógrafos prefieren la visualización natural que ofrece el visor óptico, el visor electrónico ofrece la ventaja de poder ver el efecto de la exposición, el balance de blancos y los ajustes de estilo de imagen que se han aplicado. Si, por ejemplo, aplicas el estilo de imagen Monocromo, la imagen del EVF estará en blanco y negro, mientras que en el OVF se verá a color. Esto significa que puedes utilizar la imagen del EVF para comprobar si los ajustes se adaptan a la escena y estar seguro de que obtendrás el resultado que buscabas antes del pulsar el disparador. Esto es muy útil si, por ejemplo, el sujeto está a contraluz y necesitas utilizar cierta compensación de exposición.

Por esta razón, el EVF es muy útil para los fotógrafos con poca experiencia porque permite ver los efectos de los ajustes de la cámara durante la captura y no solo comprobarlos después. De hecho, muchos creen que hace que la fotografía sea más intuitiva.

Otra ventaja del EVF es que puede compensar los niveles de luz bajos, por lo que siempre tienes una visión clara del sujeto. Por el contrario, si utilizas un visor óptico, verás la escena con el nivel de luz ambiente, por lo que componer una toma o enfocar en condiciones de poca luz puede ser complicado.

Por otro lado, todos los EVF pueden experimentar cierto retardo debido a que la imagen debe procesarse antes de mostrarse. Aunque las últimas cámaras mirrorless como la EOS R5 incorporan un EVF con una velocidad de actualización de 120 fps y un retardo de milisegundos, este efecto puede tener importancia si capturas movimientos rápidos y la sincronización milimétrica es fundamental. Las tecnologías siguen evolucionando, por lo que es posible que el retardo sea cada vez más pequeño. Sin embargo, el OVF funciona a la velocidad de la luz, por lo que no presenta retardo. Por esta razón, muchos fotógrafos que capturan deportes, naturaleza u otros sujetos que implican movimientos rápidos prefieren una réflex.

Además, cuando utilizas un EVF, ves a través de una pantalla de pequeño tamaño y, aunque incorpora una velocidad de actualización muy rápida, el OVF puede ser más cómodo durante un largo periodo de tiempo. Por lo tanto, si capturas escenas de deportes y naturaleza en las que debes mantener el ojo sobre el visor durante bastante tiempo mientras esperas a que la acción tenga lugar, es posible que prefieras utilizar un OVF.

Visión en directo

En una mirrorless, la cámara utiliza la misma tecnología para mostrar la imagen en el visor que en la pantalla LCD situada en su parte posterior. Esto no ocurre en el caso de una réflex, aunque permite componer imágenes en la pantalla trasera gracias al conocido modo Visión en directo. Cuando activas el modo Visión en directo en una réflex, el espejo réflex se levanta y se abre el obturador. Como resultado, la luz puede atravesar el sensor CMOS, donde se forma la imagen, para luego mostrarse en directo en la pantalla LCD trasera.

Cuando activas el modo Visión en directo y la función de simulación de exposición en una réflex, no solo ves lo que ve el sensor, sino que también obtienes una vista preliminar precisa del aspecto exacto de la imagen antes de pulsar el disparador. Por esta razón, la Visión en directo funciona igual que una cámara mirrorless.

Cuando utilizas el visor en una réflex, no solo difieren las tecnologías de visualización de la Visión en directo, pues la cámara también utiliza un enfoque automático, una medición de exposición y unos sensores de balance de blancos específicos. Cuando se activa el modo Visión en directo, la réflex utiliza el sensor de imagen para recopilar esta información, al igual que una cámara mirrorless.

Desde el lanzamiento de la EOS 70D en 2013, las réflex Canon incorporan tecnología Dual Pixel CMOS AF. Esta tecnología permite utilizar el enfoque automático con detección de fase en el sensor, lo que permite a las réflex Canon modernas enfocar con la misma rapidez tanto si utilizan el modo Visión en directo como el visor. La serie EOS M de Canon y las cámaras mirrorless del sistema EOS R también incorporan tecnología Dual Pixel CMOS AF, que se utiliza para enfocar tanto si la imagen se compone en el visor como en la pantalla LCD situada en la parte posterior de la cámara.
Un diagrama de corte del visor electrónico de una EOS R que muestra los objetivos y la pantalla LCD.

El visor electrónico (EVF) de una cámara mirrorless, en este caso la EOS R. Utiliza una versión compacta de la misma tecnología de visualización que emplea la pantalla LCD situada en la parte posterior de la cámara. Echa un vistazo al dial de ajuste dióptrico de pequeño tamaño situado debajo del ocular. Hablaremos de esto un poco más adelante.

Un diagrama de corte de la trayectoria de la luz en una réflex, con la luz que entra en el objetivo y que se refleja en el visor, además de en el módulo de enfoque automático de la cámara.

El visor óptico de una réflex utiliza un sistema de espejos para reflejar la luz que entra por el objetivo hasta el visor mediante un pentaprisma. Parte de la luz también se refleja (mediante un subespejo) en el módulo específico de enfoque automático de la cámara.

Visor frente a pantalla LCD

Hay veces en las que es más fácil utilizar el visor de la cámara que la pantalla LCD y viceversa, independientemente de si capturas con una réflex o una cámara mirrorless. Por ejemplo, es más fácil mantener la cámara firme cuando la tienes cerca del ojo porque permanece apoyada sobre tu cara. Además, también es más fácil seguir a un sujeto en movimiento con el visor que con la pantalla, porque la cámara se sujeta con el brazo estirado en este caso.

Sin embargo, en la fotografía de paisajes, bodegones, macro o arquitectónica y con la cámara acoplada a un trípode, la visión más amplia que ofrece la pantalla LCD es bastante útil. Del mismo modo, cuando quieres fotografiar desde arriba, por debajo de la cabeza o en ángulo, encuadrar la imagen en una pantalla abatible o de ángulo variable en lugar de utilizar el visor es más cómodo.

Utilizar la pantalla LCD cuando enfocas manualmente es muy útil porque la imagen en directo se puede ampliar a 5x o 10x. Esto ofrece una visión muy detallada de cualquier parte de la imagen y facilita bastante los ajustes de enfoque fundamentales.

En la EOS 90D con el modo Visión en directo y en las cámaras mirrorless, incluidos los modelos EOS R5, EOS R6, EOS R, EOS RP, EOS M6 Mark II y EOS M50 Mark II, también puedes activar la función Manual Focus Peaking (MF Peaking), una ayuda visual que muestra qué partes de la imagen tienen el enfoque más nítido. En teoría, las zonas enfocadas coincidirán con el contraste más alto, por lo que la imagen se evalúa por el contraste y estas zonas aparecen resaltadas en la pantalla en un color brillante de tu elección. Puedes ver cómo las zonas resaltadas de la escena cambian a medida que mueves el enfoque.

Recuerda que utilizar la pantalla trasera de la cámara durante un periodo prolongado afectará a la duración de la batería. Tampoco se recomienda el uso de la Visión en directo en una réflex a la hora de realizar ráfagas de disparos rápidos porque reduce la velocidad de los disparos en serie. En el otro extremo, si realizas una exposición que dura varios segundos o minutos, el visor óptico puede ocasionar un problema específico, ya que las luces parásitas pueden entrar en el objetivo e interferir con la exposición. Para evitar que esto ocurra, utiliza la tapa del ocular que incorpora la correa de la réflex.

Las cámaras EOS que incorporan un EVF cuentan con un sensor de proximidad que intercambia automáticamente la pantalla trasera por el visor cuando te acercas la cámara al ojo, aunque puedes desactivar esta función si quieres.

Personalización de la visualización

El visor de una cámara EOS muestra información esencial como el punto de enfoque y los ajustes de exposición. Si se activa el modo Visión en directo en una cámara mirrorless o en una réflex, a veces se puede ver información como el balance de blancos, los ajustes de estilo de imagen o el modo de medición (evaluativa, puntual, ponderada al centro o parcial).

Pulsa el botón INFO en una cámara mirrorless o en una réflex con Visión en directo para acceder a los ajustes de visualización disponibles: solo imagen, imagen con información básica, imagen con información completa e imagen con histograma en directo. La cantidad de información que es visible se puede personalizar en función de tus preferencias mediante las opciones de visualización del botón INFO o la visualización de la información de disparo que ofrece el menú de configuración de la cámara.

El histograma en directo te permite comprobar el brillo de la escena y evaluar cómo le afectan los ajustes de exposición, algo que solo podrías hacer al revisar la imagen después de capturarla. Puedes ver cómo se inclina el gráfico a medida que se modifican los ajustes de exposición, lo que te permite evitar las luces quemadas o recortadas y las sombras sin ningún atractivo.

En las cámaras que incorporan un nivel electrónico, esto puede aparecer en la pantalla de Visión en directo de una réflex o una cámara mirrorless. En algunos casos, existe la opción de mostrar un nivel en el visor de la réflex.

También es posible activar la vista con retícula desde el menú de configuración de la cámara. Se puede configurar para mostrar una vista 3 x 3, 6 x 4 o diagonal en la pantalla cuando la cámara tiene activado el modo Visión en directo y en el visor de algunas réflex. Se trata de una ayuda visual útil que permite alinear objetos en la escena, evitar horizontes inclinados y crear escenas agradables de forma sencilla que se ajustan al principio de composición conocido como la regla de los tercios.

El botón de previsualización de la profundidad de campo, situado en la parte delantera de algunas réflex EOS y junto a la montura del objetivo, es útil a la hora de comprobar qué partes de la escena están enfocadas con los ajustes de enfoque y abertura actuales. Se puede utilizar junto a las funciones de ampliación para hacerse una idea de qué partes estarán nítidas.
El ojo de una mujer con un aumento de 10x en la pantalla de Visión en directo situada en la parte posterior de una EOS 6D Mark II de Canon.

Una pantalla de Visión en directo o un EVF te permiten ampliar la visión con un aumento de 5x o 10x con tan solo pulsar el botón de selección de punto AF, que sirve de gran ayuda para comprobar el enfoque.

Una imagen de unos acantilados situados a lo largo de una playa cuya información se ve en la pantalla de una EOS RP, además de un histograma y un indicador de nivel.

La pantalla trasera y el EVF de una cámara mirrorless (en este caso una EOS RP) pueden mostrar una gran cantidad de información útil. Puedes obtener una vista preliminar de la exposición antes de capturar, además de un histograma en directo (el gráfico de color blanco situado en la parte superior derecha). En este ejemplo también se muestra un indicador de nivel en directo (la barra verde situada en el centro).

Una tapa del ocular situada en la parte posterior de una cámara Canon.

La tapa del ocular situada en la correa de una réflex se ha diseñado para evitar que entre luz en el visor durante una exposición prolongada. Para extraer el marco del ocular del visor, aprieta por los lados y tira de él hacia arriba; a continuación, desliza la tapa del ocular hacia abajo en la ranura del ocular.

Luminosidad EVF y LCD

Las cámaras EOS pueden ajustar automáticamente el brillo de un visor electrónico y de la pantalla LCD trasera para que se ajuste a las condiciones ambientales. Sin embargo, en entornos especialmente luminosos u oscuros, establecer manualmente un nivel que resulte cómodo mediante las opciones del menú puede resultar muy útil. Si hace un sol brillante, es mejor que utilices el visor en lugar de la pantalla trasera. Aunque la imagen se pueda distinguir en la pantalla LCD, comprobar de forma precisa el enfoque, la exposición y la composición puede ser complicado.

Por lo contrario, reducir el brillo de la pantalla LCD y la frecuencia de actualización de la pantalla en cámaras que ofrezcan esta opción, como las cámaras del sistema EOS R, también puede aumentar la duración de la batería. Sin embargo, si ajustas la luminosidad LCD o EVF, recuerda que esto no afectará al brillo de las imágenes que captures. Es recomendable utilizar el histograma para estar seguro de que puedes comprobar de forma precisa la exposición de tus imágenes.
La pantalla trasera de una EOS RP presenta un paisaje con una retícula de 3 x 3 y el Manual Focus Peaking, que muestra un contorno de color rojo alrededor de algunas partes de la escena.

La pantalla de ángulo variable de esta EOS RP ofrece una retícula de 3 x 3. Tiene activado el Manual Focus Peaking, que superpone contornos de color rojo sobre las partes más nítidas de la escena. Echa un vistazo al práctico control deslizante de la distancia de enfoque manual, que te dice a qué distancia se encuentra tu punto de enfoque.

Un primer plano de la parte superior de una EOS 850D de Canon con el dial de ajuste dióptrico situado en la esquina superior del ocular.

El dial de ajuste dióptrico se sitúa en diferentes posiciones en función de los diferentes modelos de cámara. En esta cámara EOS 850D se sitúa en la esquina superior del ocular. Obtén más información sobre los botones y controles de tu cámara en la aplicación Guía Canon Foto.

Ajuste dióptrico

Tanto si se trata de una réflex con visor óptico o de una cámara mirrorless con visor electrónico, todas las cámaras EOS cuentan con un sistema de ajuste dióptrico incorporado que te permite configurar el visor a tu línea de visión. Lo ideal es que este sea el primer ajuste que realices cuando configures una nueva cámara. El proceso es fundamental a la hora de garantizar que tanto la información como la imagen mostradas en el visor estén perfectamente enfocadas. Si el ajuste dióptrico no es el correcto y estás enfocando manualmente, es probable que la imagen se vea nítida. Si utilizas el enfoque automático, es posible que la cámara consiga que el sujeto salga nítido aunque se vea desenfocado en el visor y la visualización de la información no se vea claramente.

El pequeño dial de ajuste dióptrico se suele pasar por alto. Se sitúa cerca del visor aunque su posición varía en función del modelo de la cámara, ya que puede estar debajo del ocular o a un lado de este.

En las réflex de la serie EOS-1D y EOS 5D, debes quitar el marco de goma del ocular para acceder al mando de ajuste. La mejor forma de hacerlo es apretando ambos lados del marco del ocular con los dedos y el pulgar y, después, tirando hacia arriba. El marco del ocular se mantiene en su lugar gracias a dos cierres pequeños. Si no sale con facilidad, debes aplicar más presión hacia abajo y a cada lado del marco del ocular antes de tirar hacia arriba. A veces, si utilizas el dedo índice para tirar hacia arriba de la base del marco del ocular puedes separarlo del visor.

Si examinas con detenimiento el dial de ajuste dióptrico, descubrirás que contiene un marcador de punto central que queda alineado con el cuerpo de la cámara. En este punto, el ajuste se ha establecido en -1 dioptría por defecto. Los indicadores de más y menos se sitúan por encima o por debajo y el rango de ajuste suele estar entre +1 y -3 dioptrías.

Configurar el ajuste dióptrico

Canon recomienda que utilices tus gafas habituales para realizar los ajustes dióptricos. Sin embargo, si prefieres no ponerte gafas para utilizar la cámara, el proceso es el mismo.

Extrae el objetivo de la cámara y apunta la cámara hacia una fuente de luz luminosa pero difusa, como una ventana en un día nublado. Si extraes el objetivo, podrás centrarte en enfocar la visualización del visor a la perfección.

Si utilizas una cámara mirrorless, verás la típica visualización de la información del EVF, mientras que si utilizas una réflex, verás la visualización del visor y la pantalla de enfoque, la superficie donde el espejo de la cámara proyecta la imagen que estás capturando.

Mueve el dial de ajuste dióptrico hacia atrás o hacia delante hasta que la visualización de la información (y las marcas de la pantalla en el caso de una réflex) se vea lo más nítida posible. El ojo tiene la increíble capacidad de compensar los sujetos que no están nada enfocados, por lo que puede valer la pena repetir este proceso un par de veces para conseguir que los resultados sean uniformes.

Una vez que hayas terminado de realizar el ajuste dióptrico, sustituye el objetivo (y el marco del ocular si procede) y comprueba que, cuando la cámara enfoca automáticamente, la imagen se ve clara y nítida.

Escrito por Angela Nicholson


Artículos relacionados

Productos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro