CARACTERÍSTICAS DE LA CÁMARA

Todo lo que querías saber sobre el enfoque automático (AF)

Descubre los sistemas de enfoque automático (AF) de Canon, cómo funcionan y las opciones AF disponibles.
Los sistemas de enfoque automático de Canon son fáciles de usar y tan eficaces que la mayoría de los fotógrafos casi nunca utilizan el enfoque manual o MF (que no se debe confundir con el modo de exposición manual, indicado con la letra M en el menú de la cámara y en el dial de modo, si la cámara lo tiene). Pero ¿cómo funcionan y para qué sirven las diferentes opciones que ofrecen?

Si utilizas el enfoque automático, dispones de una amplia gama de ajustes y opciones, que puede variar en función de la cámara. Para ofrecer un ajuste y una navegación sencilla por los menús, todos los ajustes de AF y funciones personalizadas están agrupados en una ficha de menú, por lo que no es necesario desplazarse a diferentes áreas del menú para realizar cambios. Estas son las opciones que ofrece la EOS R5:

Funcionamiento del AF: AF One Shot (para motivos estáticos) o AF AI Servo (para motivos en movimiento). Algunas cámaras incorporan el modo AF AI Focus, en el que la cámara elige cuál de los dos quiere utilizar en función del movimiento del motivo que detecta. Más información sobre los modos de funcionamiento del AF.

Sistema AF:
  • Seguimiento de la cara: en las últimas cámaras incluye seguimiento de aves y animales
  • AF de 1 punto: la cámara enfoca gracias al uso de un único punto AF
  • AF puntual: la cámara enfoca mediante un área de menor tamaño que el del AF de 1 punto
  • Expandir área AF: ofrece dos opciones diferentes. Con cualquiera de ellos, la cámara enfoca gracias al uso de un único punto AF. No obstante, si no lo tiene muy claro, utiliza otro punto AF como ayuda o cambiar su punto de referencia por este último, independientemente de si es el siguiente punto en horizontal y vertical o el siguiente en diagonal. Ambos son eficaces con motivos en movimientos, que son difíciles de seguir con el AF de 1 punto
  • Zona AF, zona vertical de gran tamaño o zona horizontal de gran tamaño: utiliza la selección automática de AF dentro de un área más amplia para enfocar de forma opcional el motivo más cercano o mediante el uso de diversos criterios como las caras, el movimiento del motivo y la distancia al mismo.
Más información sobre los métodos AF.

Detección del motivo: en las últimas cámaras con AF inteligente, esto indica a la IA de la cámara que dé prioridad a la gente, a los animales y a ninguna prioridad. Más información sobre las opciones de configuración de AF.

Detección de ojos activada o desactivada.

Ajustes de la función AF de tocar y arrastrar (disponible en determinadas cámaras más nuevas, incluidos los modelos del sistema EOS R y la EOS M50 Mark II): determinan si puedes mover el punto AF al arrastrar en la pantalla de la cámara (relativo) o establecer el punto AF al tocarla (absoluto).
El dedo de un usuario señala el interruptor AF/MF sobre el barrilete de un objetivo Canon.

Activa el enfoque automático al cambiar el interruptor de tu objetivo, si es que lo hay, de MF (enfoque manual) a AF. De lo contrario, en función de la cámara, elige AF en Modo de enfoque desde el menú de la cámara o utiliza las teclas en cruz o el interruptor específico de la cámara, si es que lo hay.

Un dedo pulsa el botón AF-ON situado en la parte posterior de una EOS-1D X Mark III de Canon. La imagen de la pantalla trasera muestra la cámara mientras enfoca a un pájaro en vuelo.

Para establecer el ajuste AF deseado, cambia a AF, selecciona el modo de disparo deseado (AF solo funcionará en los modos automático y semiautomático) y pulsa el botón AF de la cámara. Mantén pulsado el botón AF-ON hasta que la cámara logre enfocar. Cuando se haya conseguido el enfoque automático, el punto AF se volverá verde si utilizas el modo AF One Shot, o azul si utilizas el modo AF Servo.

Cómo funciona el enfoque automático en una réflex o en una cámara mirrorless

Si utilizas una réflex EOS moderna, es posible que no sepas que incorpora dos sistemas de enfoque automático diferentes. Uno se utiliza cuando las imágenes se componen en el visor y el otro se utiliza en el modo de vídeo o Visión en directo cuando las imágenes se componen en la pantalla situada en la parte trasera de la cámara. Las cámaras mirrorless, incluidas las cámaras mirrorless Full Frame del sistema EOS R, funcionan todo el tiempo con el equivalente al modo Visión en directo, por lo que solo incorporan un sistema de enfoque automático.

Si utilizas el visor en una réflex, el espejo réflex principal reflejará la luz en el visor. Un subespejo situado detrás del espejo principal refleja parte de la luz en un sensor de enfoque automático específico. En el modo de vídeo o Visión en directo, el espejo principal se eleva por encima de la ruta óptica para que el sensor de imagen reciba luz todo el tiempo y no solo durante la exposición. En este modo, la réflex utiliza el sensor de imagen para recopilar datos del enfoque automático. Las cámaras mirrorless solo utilizan este sistema.

Cuando el visor está en uso, las réflex EOS utilizan sensores de línea de alta sensibilidad para el alcance del enfoque automático. Se denominan BASIS (BAse Stored Image Sensor) y constan de dos sensores de línea de 48 bits y de un circuito de amplificación asociado.

Los sensores se encuentran en la base de la cámara. Como el subespejo situado detrás del espejo réflex de la cámara refleja la luz hacia estos sensores, varios objetivos dividen la luz para formar dos imágenes separadas. Una imagen se forma en el primer sensor de línea y la otra en el segundo sensor de línea. Si los sensores no observan ninguna desviación entre las dos imágenes, la cámara sabe que el objetivo está enfocado. Sin embargo, si el espacio de las dos imágenes no es correcto, se envía una señal al motor del objetivo para enfocar al motivo de forma nítida.

Las réflex en modo Visión en directo y las cámaras mirrorless aplican un principio similar, aunque utilizan datos de dos puntos del sensor de imagen.

Dual Pixel CMOS AF

En el modo de vídeo y Visión en directo, las réflex más asequibles utilizan un sistema de enfoque automático con detección de contraste. Esto funciona según el principio que establece que la imagen es más nítida cuando hay mayor contraste entre los píxeles adyacentes. Este sistema suele ajustar el enfoque rápidamente hacia delante y hacia atrás varias veces para determinar el punto máximo de contraste. No obstante, las cámaras mirrorless EOS y la mayoría de las réflex EOS utilizan un principio diferente y la detección de fase, además de una característica especial del diseño de su sensor de imagen: el sistema Dual Pixel CMOS AF de Canon, que se introdujo en la EOS 70D en 2013.

Cada píxel del sensor Dual Pixel CMOS incorpora dos fotodiodos independientes (las partes del sensor que registran la intensidad o el brillo de la luz). El procesador de la cámara compara las señales de ambos fotodiodos y, si coinciden, sabe que esta área de la imagen está enfocada. Si se produce alguna desviación entre ambas, observa ambos fotodiodos en un grupo de píxeles para después calcular en qué dirección hay que ajustar el objetivo para conseguir un enfoque nítido, además de la cantidad de ajuste del enfoque necesaria. De esta forma, el enfoque de detección de fase Dual Pixel CMOS AF no suele requerir tantas pruebas y es más eficaz que la detección de contraste.

Además, mientras otros sistemas AF solo utilizan un número limitado de píxeles para el AF con detección de fase, el Dual Pixel CMOS AF utiliza cada píxel del sensor de imagen, lo que significa que el área AF activa cubre en realidad todo el encuadre de la imagen. También ofrece a la cámara una ventaja importante a la hora de seguir motivos por todo el encuadre, ya que no hay espacios entre los puntos AF. De hecho, ofrece grandes ventajas a la hora de grabar, entre las que se incluyen el seguimiento fluido de motivos en movimiento, los increíbles efectos de reenfoque rápido con control de la pantalla táctil y la tecnología utilizada por las cámaras de cine profesional Cinema EOS de Canon.
Un diagrama que representa la luz que incide en los dos fotodiodos de un píxel del sistema Dual Pixel CMOS AF de Canon.

En el exclusivo sistema Dual Pixel CMOS AF de Canon, cada píxel del sensor es capaz de utilizar el enfoque automático tanto de detección de fase como de imagen. Cada píxel incorpora dos fotodiodos independientes, etiquetados como A y B. Si se produce alguna desviación entre ambas señales, la cámara sabe que ese punto de la imagen no está bien enfocado. Si se observa un par de fotodiodos en un grupo de píxeles, se puede determinar la cantidad de ajuste necesaria para conseguir un enfoque nítido y en qué dirección.

Un diagrama de corte de la trayectoria de la luz en una réflex, con la luz que entra en el objetivo y que se refleja en el visor, además de en el módulo de enfoque automático de la cámara.

Cuando utilizas el visor de una réflex, el sensor de enfoque automático situado en la parte inferior de la cámara recibe la luz reflejada desde un espejo secundario. Cuando utilizas el modo Visión en directo, el sensor de imagen se utiliza tanto para la imagen como para el enfoque.

Modos de enfoque automático

La mayoría de las cámaras EOS ofrecen dos modos de enfoque automático diferentes, pero algunas ofrecen tres. Aunque el resultado final es que el objetivo enfoque automáticamente, conseguirás los mejores resultados si configuras el modo para que se adapte al motivo.

AF foto a foto

El modo AF One Shot se adapta a la mayoría de los motivos que permanecen en un lugar mientras realizas una fotografía. El enfoque se bloquea al pulsar por primera vez el obturador.

AF One Shot es el mejor si no sabes qué modo utilizar, ya que es un buen ajuste de uso general que se adapta a la mayoría de los motivos. En la práctica, compones el motivo en el visor y pulsas el obturador hasta la mitad. Entre otras cosas, esto activa el enfoque automático. El objetivo enfocará al motivo y, a continuación, se bloqueará. Una señal verde de confirmación de enfoque aparecerá en el visor para avisarte de que has conseguido el enfoque. Además, el aviso sonoro de enfoque sonará (a no ser que la desactives).

Mientras mantengas pulsado el obturador de forma parcial, el enfoque no cambiará, incluso si mueves la cámara para recomponer la toma. Esto te ofrece un método muy rápido y cómodo para conseguir el bloqueo del enfoque. Si no has conseguido enfocar, el punto AF se volverá naranja.

En el modo AF One Shot, la cámara no te permitirá pulsar el obturador de forma completa para accionarlo a no ser que el motivo esté enfocado. Esto significa que si la cámara no es capaz de enfocar el objetivo, no podrás hacer una foto.

AI Servo AF

El modo AF AI Servo se ha diseñado para los motivos que se mueven rápidamente. La cámara calcula dónde estará el motivo en el momento en el que se accione el obturador y se enfoque el objetivo en consecuencia.

A diferencia del AF One Shot, el AF AI Servo no utiliza el bloqueo del enfoque. Comprueba continuamente el enfoque y reenfoca el objetivo cada vez que cambia la distancia entre la cámara y el objetivo, hasta el momento de la exposición. Esto hace que sea ideal para fotografiar a motivos en movimiento, ya que puedes mantener pulsado el obturador de forma parcial mientras sigues al motivo con la cámara y pulsarlo por completo para hacer una foto en el momento clave.

Cuando consigues enfocar con el modo AF AI Servo, el punto AF se volverá azul. Sin embargo, puede darse el problema de que el AF AI Servo permita accionar el obturador incluso si el motivo no está enfocado. Si el objetivo no ha terminado de reenfocarse o no se ha podido enfocar, conseguirás una imagen desenfocada.

Dado que el sistema es predecible, calcula continuamente la siguiente posición del sujeto que se está siguiendo comparando los resultados de distancia de enfoque a medida que se reciben. El algoritmo ignora una lectura si es considerablemente distinta de lo que se espera basándose en otros resultados. Esto ayuda a reducir que el objetivo se desenfoque completamente.

AF AI Focus

El modo AF AI Focus utiliza AF One Shot o AF AI Servo en función del movimiento del motivo. La cámara toma la decisión.

AF One Shot es ideal tanto para motivos estáticos como para los que se mueven lentamente. Sin embargo, AF AI Servo es más adecuado para motivos que se mueven rápidamente. ¿Cuándo deberías utilizar uno u otro? La cámara se encarga de ello. Si eliges el AF AI Focus, la cámara cambiará de forma automática el modo AF One Shot por el AF AI Servo cuando detecte el movimiento del motivo a cierta velocidad.

La cámara detecta movimiento a través de varias lecturas AF mientras el obturador está pulsado de forma parcial. Si la distancia al motivo cambia de una lectura a otra, el sistema concluye que el motivo se está moviendo. La variación entre distancias permite a la cámara determinar la velocidad del movimiento.

Si te dedicas principalmente a fotografiar paisajes y motivos estáticos, el AF AI Focus podría ser un buen ajuste predeterminado para tu cámara. En las raras ocasiones en las que te encuentres con un motivo que se mueve a gran velocidad, no tendrás que acordarte de cambiar el modo AF. La mayoría de los fotógrafos que capturan deportes y naturaleza prefieren utilizar el AF AI Servo.
Una EOS RP de Canon sobre un trípode, con el punto AF en la pantalla trasera mientras captura a una abeja sobre una flor.

El uso del AF de punto único o del AF de 1 punto te permite apuntar a la parte del motivo que quieres enfocar con la cámara. El AF puntual de punto único o el AF puntual configura la cámara para utilizar un área más pequeña del sensor AF, por lo que es ideal para enfocar un punto de interés muy pequeño, como el insecto de esta fotografía.

Un windsurfista en la pantalla trasera de una cámara con tres puntos AF activos de un total de nueve.

En el modo AF AI Servo, la cámara ajustará continuamente el enfoque para seguir el movimiento del motivo. Sin embargo, incluso en este modo, es importante mantener los puntos AF colocados sobre el motivo. Puedes dejar activados todos los puntos AF y permitir que la cámara seleccione los adecuados, o puedes seleccionar manualmente un único punto AF. La mejor opción para fotografiar al sujeto en un tamaño pequeño es seleccionar manualmente un único punto AF, pero al utilizar un fondo que impida fotografiar fácilmente al sujeto, lo mejor es dejar activados todos los puntos AF. Puede que tu cámara te permita ajustar grupos más pequeños o zonas de puntos AF. Estos son útiles cuando la acción es impredecible y sería difícil mantener un solo punto AF sobre el sujeto mientras se mueve.

Enfoque predictivo

Si estás fotografiando motivos en movimiento, hacer que el objetivo enfoque al motivo al pulsar el obturador no es lo más adecuado. Además, no tiene en cuenta el «retardo de obturación», es decir, el breve periodo de tiempo que transcurre entre presionar el botón y que se abra el obturador. Durante este tiempo, el espejo réflex que se encuentra en el interior de una réflex tiene que elevarse para permitir que la luz que entre a través del objetivo llegue al sensor, situado en la parte trasera de la cámara. Las cámaras mirrorless también experimentan cierto retardo de obturación cuando utilizan el obturador mecánico, ya que el mecanismo del obturador tiene que cerrarse y abrirse de nuevo para la exposición.

El retardo de obturación de las cámaras modernas es muy breve: suele durar unos 55 milisegundos en el caso de las cámaras profesionales y hasta 144 milisegundos en el caso de los modelos de nivel básico. No obstante, vamos a fijar una media de 100 milisegundos y vamos a observar hasta dónde puede moverse un motivo durante este periodo de tiempo. Una persona que camina a una velocidad de 5 km/h camina 1,4 m/s. En una décima de segundo (100 milisegundos), recorrerá 0,14 m o 14 cm. Es poco probable que esto tenga un impacto importante a la hora de enfocar. Ahora, imagina que estás fotografiando a un coche de carreras que va a 200 km/h. Esto es 40 veces la velocidad del peatón anterior, por lo que la distancia recorrida en una décima de segundo será superior a 5 m. Esto podría desenfocar fácilmente la imagen.

Canon soluciona este problema en sus cámaras gracias al enfoque predictivo. Después de realizar varias lecturas en el modo AF AI Servo, la cámara es capaz de determinar la velocidad y la trayectoria del motivo en movimiento. A continuación, puede incorporar esta información a las instrucciones que recibe el objetivo, para que este último enfoque en el punto en el que estará el motivo cuando el obturador se abra.

Cuando se activa el AF AI Servo, la cámara registra continuamente la posición del motivo y predice dónde se encontrará para el siguiente fotograma según el movimiento hasta ese momento. Si la cámara no detecta la posición del motivo en un periodo de grabación, el algoritmo AF AI Servo ignorará el resultado negativo y el siguiente punto de enfoque se basará en los resultados precisos anteriores. También ignorará los resultados cuando la distancia de AF parezca que aumenta en gran medida, de manera que pueda seguir a un motivo incluso si es obstáculo pasa entre este último y tú (hablaremos de ello más adelante).

De igual modo, si de repente hay un salto grande en la distancia de enfoque, la cámara no dirigirá el objetivo a la nueva distancia directamente. En cambio, dirigirá el enfoque del objetivo de manera gradual, según la satisfactoria distancia de enfoque anterior

Sensores de enfoque de una réflex

Nos hemos dado cuenta de que las cámaras mirrorless utilizan el sensor de imagen para enfocar, mientras que las réflex incorporan un sensor de enfoque específico. Las primeras cámaras EOS utilizaban un único sensor AF o punto de enfoque. Este sensor se colocaba para enfocar al motivo desde el objetivo en el centro de la imagen del visor. Sin embargo, hay situaciones en las que el motivo principal no se encuentra en el centro del encuadre. Por esta razón, desde el lanzamiento de la EOS 10 en 1990, las cámaras EOS ofrecen varios puntos de enfoque. Varios sensores AF se colocan por el área de la imagen y cada uno realiza una lectura de una parte diferente de la escena. La cámara puede analizar estas lecturas y decidir el punto de enfoque que va a activar. Como alternativa, el fotógrafo puede seleccionar el punto que va a utilizar. En cualquier caso, el objetivo se enfoca gracias a la información del punto activo.

En la actualidad, incluso una réflex de nivel básico incorpora un sensor de enfoque automático con varios puntos AF. La
EOS 4000D, por ejemplo, dispone de 9 puntos, y la nueva EOS-1D X Mark III dispone de 191 puntos. Algunos de estos puntos se componen de dos sensores de línea que crean una cruz, que es sensible a los detalles tanto horizontales como verticales. Los sensores de una única línea tienen dificultades para enfocar, por ejemplo, un patrón ininterrumpido de líneas verticales porque enfocar requiere que detecten cambios de contraste en la línea vertical que escanean. Los puntos AF tipo cruz mejoran la velocidad, la precisión y la eficacia del AF con baja iluminación.

Algunos puntos, sobre todo el punto central, pueden funcionar como puntos tipo cruz dual AF. Esto significa que incorporan dos sensores AF de línea que forman una X, además de una + convencional compuesta por sensores de línea horizontales y verticales. Esto aumenta la sensibilidad y la precisión del enfoque.

Algunos puntos se comportan de manera diferente en función de la abertura máxima del objetivo que está acoplado (echa un vistazo al siguiente diagrama). Por normal general, los objetivos con aberturas máximas más amplias obtienen lo mejor del sistema AF de la cámara.
Numerosos tallos de flores moradas en el campo, con dos puntos AF activos en color verde dentro de la Zona AF.

Cuando la cámara está configurada para seleccionar el punto AF de un área amplia, se dirige a los objetos más cercanos a este y próximos al centro del encuadre.

Un diagrama de un sensor con 45 puntos AF en diferentes colores en función de los objetivos que se utilizan.

Un diagrama de un sensor con 45 puntos AF. Negro: sensores de línea verticales que funcionan con objetivos cuya abertura es f/5,6 o superior. Azul: sensores de tipo cruz que funcionan con objetivos cuya abertura es f/2,8 o superior; sensores de línea verticales que funcionan con objetivos cuya abertura es f/5,6 o superior. Rojo: sensores de tipo cruz que funcionan con objetivos cuya abertura es f/4 o superior; sensores de línea verticales que funcionan con objetivos cuya abertura es f/8 o superior. Recuerda que de los siete sensores de tipo cruz, seis (los azules) solo funcionan con determinados objetivos, sobre todo con los objetivos prime de gran rapidez y los objetivos zoom f/2,8. Si no utilizas ninguno de estos objetivos, los sensores de tipo cruz no desempeñan ninguna función en el enfoque automático de tu objetivo.

Métodos de selección de punto AF (sistema AF)

Aunque tener muchos puntos AF permite apuntar al motivo de forma precisa, hay momentos en los que es más cómodo agrupar los puntos para cubrir un área más amplia, lo que hace que el motivo sea más fácil de ubicar. Por esta razón, las cámaras EOS ofrecen varios métodos de selección de punto AF que determinan cómo se selecciona el punto AF activo. Estos métodos varían en función de si utilizas una réflex en el modo de visor o Visión en directo o una cámara mirrorless EOS, aunque funcionan de forma similar.

Con el sistema AF de punto único o AF de 1 punto, el fotógrafo puede seleccionar un único punto AF de entre todos los disponibles para que la cámara lo utilice para enfocar. Por el contrario, en la selección automática, la cámara seleccionará uno de los puntos AF disponibles para enfocar al motivo.

El AF puntual de punto único o AF puntual es igual que el AF de punto único y el AF de 1 punto, pero en el enfoque por puntos, la cámara utiliza una sección más pequeña del sensor AF para permitirte colocar de forma más precisa el punto AF sobre el motivo seleccionado. Esto resulta útil al capturar a través de obstáculos, como al enfocar un animal tumbado sobre la hierba alta. Sin embargo el AF puntual no se recomienda para sujetos que se mueven rápidamente o en condiciones de muy poca luz. Cuando utilices una de estas dos opciones, los puntos AF que no son tipo cruz parpadearán durante la selección del punto AF. De esta forma, puedes saber si el punto AF que deseas utilizar es un punto tipo cruz o no.

Algunas cámaras también incorporan varios ajustes de ampliación del punto AF para tener más control sobre el seguimiento de los motivos en movimiento. En el modo de ampliación del punto AF, se selecciona un punto AF de forma manual y la cámara después utiliza ese punto, además de cuatro u ocho puntos adyacentes, para facilitar el seguimiento del motivo. Estos son muy útiles para la fotografía de deportes si puedes mantener la zona activa sobre el motivo. Agrupar puntos AF sobre un motivo en movimiento es más fácil que hacerlo sobre un solo punto AF.

Varias cámaras EOS también ofrecen un método Zona AF y, en algunos casos, más de uno con opciones adicionales como Zona AF grande: vertical y Zona AF grande: horizontal. Estas opciones te permiten enfocar áreas o zonas específicas del encuadre de la imagen. El fotógrafo selecciona la zona mientras que la cámara selecciona los puntos AF que va a utilizar en esa zona.

Las opciones de Zona AF son útiles cuando se sabe de forma aproximada en qué parte del encuadre estará el motivo y que sería difícil mantener un área activa de menor tamaño sobre el motivo.

Puedes elegir entre los diferentes sistemas AF si seleccionas sistema AF en la primera pestaña del menú AF de la cámara. Para establecer un sistema AF, también puedes pulsar el botón de selección de punto AF y, a continuación, el botón M-Fn, si tu cámara lo incorpora. Cada vez que lo pulses, cambiará al siguiente sistema AF.

Especificar el punto AF

Aunque la selección de punto AF automática ofrece buenos resultados la mayoría de las veces, hay momentos en los que tiene dificultades. Si, por ejemplo, encuadras un paisaje junto a una rama de árbol cercana, la cámara podría enfocar la rama en lugar de la escena más lejana.

Para un enfoque más preciso, puedes utilizar el modo AF puntual de punto único, AF de punto único o AF de 1 punto y seleccionar un punto AF que se sitúe sobre el área que quieres enfocar. En las cámaras recientes, entre las que se incluyen la EOS R, la EOS R5, la EOS R6 y la EOS-1D X Mark III, puedes utilizar el punto AF Servo inicial para seleccionar el motivo que el sistema automático debe seguir.

Como alternativa, selecciona un punto cómodo y utiliza la técnica de enfocar y recomponer que se describe a continuación tras el bloqueo del enfoque.

Seguimiento y Reconocimiento AF Inteligente EOS (EOS iTR AF)

La función EOS iTR AF de Seguimiento y Reconocimiento Inteligente también está disponible en algunas réflex EOS con AF de selección automática y el modo Zona grande o Zona AF. Cuando esta función se activa, la cámara utiliza los datos que ofrecen el sensor RGB AE y el procesador de imagen DIGIC para mejorar el seguimiento del enfoque en el modo AI Servo. Esto significa que puedes utilizar los datos de color y exposición para informar al sistema AF.

Excepto cuando utilizan el Dual Pixel CMOS AF, los sistemas AF buscan el contraste y enfocan el área en el que más hay. No obstante, en algunas situaciones, especialmente con la selección automática del punto AF, esto puede llevar a que salte el enfoque del sujeto a un área diferente a medida que los niveles de contraste se modifican debido a cambios en la iluminación. El hecho de incluir información sobre el color de un motivo en los cálculos del sistema AF mejora su capacidad de seguimiento. Al utilizar el color del motivo enfocado inicialmente, el sistema AF puede realizar un seguimiento del movimiento de dicho motivo, por contraste y por color del fotograma, y seleccionar automáticamente el punto de enfoque más adecuado dada la posición del motivo dentro del fotograma.

El sistema no sólo funciona con el color de los sujetos, sino también con las caras. Dado que el sistema AE puede detectar la presencia de una cara dentro del fotograma, se puede realizar un seguimiento del sujeto por todo el fotograma de forma rápida y precisa, sin tener que cambiar el punto de enfoque continuamente. Si hay varias caras en la imagen, puedes seleccionar manualmente un punto AF para asegurarte de que se enfoca la cara correcta inicialmente y, a continuación, se realiza un seguimiento de ella en las imágenes posteriores.

Detección de caras + Seguimiento y AF con detección de ojos

Las mejoras del reconocimiento de caras han permitido incluir la Detección de caras + Seguimiento y AF con detección de ojos en las cámaras mirrorless y en las réflex recientes en el modo Visión en directo. En este modo, la cámara utiliza inteligencia artificial para ayudar a encontrar caras en la escena. Si la detección de ojos está activada, puede encontrar ojos en la escena y enfocar el que está seleccionado.

La última versión del sistema permite configurar la cámara para detectar personas o animales (sobre todo, miembros perrunos y gatunos o pájaros) en el encuadre, por lo que es ideal para la fotografía de naturaleza, además de para los retratos de personas o mascotas.

Un punto AF aparece sobre la cara detectada, sobre la que se realiza un seguimiento posteriormente. Si no se detecta ninguna cara, el área AF se utiliza para la selección automática de AF.
La pantalla trasera de una EOS M6 Mark II de Canon muestra cómo la cámara enfoca automáticamente la cara y los ojos de un hombre con una gorra de béisbol de color azul.

Las cámaras con Detección de caras + Seguimiento y AF con detección de ojos (como esta EOS M6 Mark II) facilitan la captura de retratos nítidos: la cámara buscará la cara y los ojos en el encuadre y los enfocará automáticamente. En algunas cámaras, el punto AF se volverá azul cuando haya capturado un ojo con éxito.

Una grulla se lanza en picado para sacar a un pez del agua.

Además de la detección de caras y ojos, la EOS R5 y la EOS R6 han ampliado las capacidades del sistema AF con el seguimiento de animales y aves, que ha sido posible gracias a la inteligencia artificial de aprendizaje profundo. © Robert Marc Lehmann

Herramienta de Configuración de AF

En los ajustes AF de las cámaras EOS más avanzadas hay varias opciones de configuración que permiten al fotógrafo personalizar la respuesta del sistema AF ante determinadas situaciones.

Por ejemplo, el control de la sensibilidad de seguimiento es útil a la hora de ajustar la respuesta de la cámara hacia los objetos que pasan entre el motivo y tú. El ajuste estándar es cero y es muy útil para fotografiar una amplia gama de motivos en movimiento. Si seleccionas el ajuste -1 o -2 (bloqueado), la cámara realizará un seguimiento del motivo incluso si un objeto pasa entre este último y el objetivo. Este es muy útil a la hora de realizar un barrido, por ejemplo, cuando es posible que objetos como árboles, farolas o los pilares de un estadio se interpongan de forma breve. También puede servir de ayuda para la fotografía de natación en la que el motivo desaparece momentáneamente debajo del agua.

Si ajustas la sensibilidad de seguimiento en la otra dirección, es decir, en +1 o +2 (con capacidad de respuesta), la cámara responderá rápidamente a los cambios relativos a la distancia al motivo. Esto resulta útil cuando el motivo se acerca a la cámara rápidamente o si quieres que la cámara siempre enfoque al motivo más cercano. Sin embargo, si fotografías a un equipo deportivo, esto hará que el enfoque pase de un jugador a otro con bastante frecuencia.

El control de la aceleración/deceleración del seguimiento determina la respuesta del sistema AF a los cambios de velocidad. Con tres niveles de ajuste, puedes ajustar la respuesta de enfoque para que tenga una mayor estabilidad en el sistema AF. El ajuste 0 está pensado para motivos que no suelen cambiar su velocidad durante el movimiento, por ejemplo, si fotografías coches de carreras o ciclistas en la parte recta y plana de una pista. Los ajustes 1 y 2 están pensados para motivos que se mueven de repente, que aceleran o que se detienen de forma repentina. Son útiles para los motivos impredecibles y que se mueven rápidamente, como los jugadores de baloncesto. Estos ajustes no se deben emplear con motivos que realizan movimientos suaves, ya que podría hacer el enfoque más inestable para dichos motivos.

La conmutación automática del punto AF se utiliza junto con la selección automática del punto AF, la Zona AF y la ampliación del punto AF. Te permite ajustar la velocidad a la que los puntos AF cambian para realizar un seguimiento del sujeto que se mueve por el fotograma. El ajuste predeterminado 0 permitirá un cambio de punto AF gradual. Si se seleccionan 1 o 2, aumentará gradualmente la velocidad a la que se selecciona un punto AF diferente. En las últimas cámaras, incluidas la EOS-1D X Mark III, la EOS R5 y la EOS R6, las opciones de conmutación automática del punto AF se han trasladado a los menús generales de AF.

Preajustes de configuración de AF

Aunque los controles de configuración se pueden ajustar a valores personalizados, hay seis ajustes previos diseñados para diferentes situaciones y, en lugar de tener que recordar lo que hace cada uno, la cámara muestra un icono y un ejemplo de uso dentro de la pantalla del menú para facilitar la elección de la opción correcta. Las cámaras EOS de gama alta más recientes también incorporan un ajuste automático que permite a la cámara configurar el seguimiento de forma automática a medida que se adapta al movimiento del motivo.

Caso 1: un ajuste polivalente y versátil – El ajuste predeterminado, es decir, el caso 1 es para cualquier tipo de fotografía. Ofrece un enfoque preciso y rápido en una gran variedad de situaciones de disparo. Sin embargo, si simplemente seleccionas esta opción para todas, no tendrás que hacer un uso completo del sistema AF y, con un pequeño ajuste, lo más probable es que obtengas resultados aún mejores.

Caso 2: la cámara sigue realizando un seguimiento de los motivos e ignorando posibles obstáculos – La cámara seguirá enfocando permanentemente al motivo, incluso si este se aleja del punto AF o si un obstáculo se interpone momentáneamente entre el motivo y tú. Esto resulta útil para sujetos, por ejemplo, que practiquen natación, esquí acrobático o tenis.

Caso 3: la cámara enfoca al instante cuando un motivo entra en el área AF activa – El caso 3 es útil para bloquear un nuevo motivo o para cambiar de un motivo a otro rápidamente. A modo de ejemplo, este ajuste es adecuado para el esquí alpino o para el inicio de una carrera ciclista en la que hay varios motivos y deseas seleccionar cada uno rápidamente.

Caso 4: para motivos que aceleran o desaceleran rápidamente – El caso 4 está diseñado para motivos que cambian de velocidad o dirección rápidamente, como ocurre en los deportes de motor o el fútbol. La cámara dará prioridad a la velocidad de seguimiento para seguir el ritmo de estos cambios de velocidad, incluso si los resultados del enfoque sugieren que es un cambio muy rápido en la distancia del enfoque.

Caso 5: para motivos que se mueven en cualquier dirección de forma errática – El caso 5 está diseñado para utilizarlo con la selección automática del punto AF, la Zona AF, la ampliación del punto AF y los motivos que se mueven de forma errática, hacia arriba y hacia abajo o hacia la izquierda y hacia la derecha. El ajuste permite a la cámara cambiar los puntos AF rápidamente para realizar un seguimiento del movimiento. Es más apropiado para motivos como patinadores artísticos o exhibiciones de vuelos acrobáticos, donde es probable encontrar movimientos irregulares.

Caso 6: para motivos que cambian de velocidad y se mueven de forma errática – El caso 6 es como una combinación entre el caso 4 y el caso 5. Al igual que el caso 5, se utiliza con la selección automática del punto AF, la Zona AF y la ampliación del punto AF. Incluso si el sujeto se mueve o se detiene de repente, o realiza cambios de dirección irregulares, este ajuste permitirá a la cámara responder rápidamente para mantener el enfoque de forma precisa sobre el sujeto. Este ajuste resulta más útil al capturar motivos como jugadores de baloncesto, gimnastas o pájaros en vuelo , donde los cambios de velocidad y dirección son habituales.

Caso A: el seguimiento se adapta automáticamente al movimiento del motivo – El caso A es un ajuste predeterminado más avanzado que el caso 1, ya que la cámara se adapta automáticamente al movimiento del motivo y los parámetros se ajustan de forma automática. Esto se introdujo en la EOS-1D X Mark III, aunque también está disponible en la EOS R5 y la EOS R6. Estos modelos y las próximas cámaras ya no ofrecerán el caso 5 ni el caso 6.
Un coche de carreras de color rojo y blanco enfocado sobre un fondo desenfocado y con un primer plano de vegetación.

A menos que tengas una visión totalmente clara cuando estés realizando un barrido con la cámara para seguir a un motivo en movimiento, es probable que objetos como árboles, pilares o las luces de la calle se interpongan de forma breve entre la cámara y el motivo. Si seleccionas el caso 2 en la pantalla de controles de configuración del AF, la cámara ignorará estos objetos y seguirá al motivo deseado. © Frits Van Eldik

The AF configuration screen of an EOS R6 showing the camera set to Servo AF with the Case 2 preset selected.

Microajuste de AF

Algunas de las réflex EOS incorporan el microajuste de AF, que te permite mover el punto exacto de enfoque ligeramente hacia delante o hacia atrás para asegurar que la cámara y el objetivo están perfectamente alineados.

Debido al aumento en la resolución de los sensores de la cámara, cualquier ligero fallo de alineación se aprecia más al revisar las imágenes. Aunque las cámaras y los objetivos se han diseñado con precisión, existe un rango de tolerancia y, en algunos casos, la cámara podría encontrarse en un extremo de ese rango y el objetivo en el otro. En esta situación, te darías cuenta de que el punto de enfoque está delante o detrás de donde pensabas que estaría. El microajuste te permite corregir esto.

Esta opción no es necesaria en las cámaras mirrorless, ya que el sensor de imagen también es el sensor de enfoque.

Cuando se selecciona el microajuste de AF, la cámara detecta el número de serie del objetivo para que puedas cambiar la configuración de cada objetivo específico en función del número de serie. Si no se detecta el número de serie del objetivo, es posible registrar un número de serie para un objetivo desde el menú de la cámara.

También es posible realizar microajustes de AF con objetivos zoom. Antes, solo era posible registrar un único microajuste para cada objetivo. Sin embargo, gracias a los sistemas modernos, ahora es posible realizar ajustes tanto en el gran angular como en el teleobjetivo de un objetivo zoom.

Corrección de la aberración cromática

Dado que cada longitud de onda de luz se refracta de manera diferente, puede haber cierta aberración cromática producida por la división de la luz en dos fases cuando esta última pasa por la óptica de enfoque automático de una réflex en el modo de visor.

Los errores producidos por la aberración cromática se pueden compensar como parte del algoritmo de enfoque automático realizado en el procesador AF. Sin embargo, dado que distintos tipos de luz muestran distinta cantidad de aberración cromática, es importante conocer las condiciones de luz en las que se está capturando para realizar el ajuste correcto.

El diseño del sensor de medición de doble capa resuelve este problema. Al contar con dos capas de medición sensibles a distintos colores de luz, la cámara puede determinar la cantidad de luz roja/verde o azul/verde en la escena. Con esta información, el procesador AF puede ajustar de forma precisa cualquier aberración cromática que pueda producirse en el sistema AF. Esto es útil en todas las condiciones, pero es especialmente eficaz a la hora de capturar en condiciones de luz artificial o baja iluminación.
El ojo de una mujer con un aumento de 5x en la pantalla de Visión en directo situada en la parte posterior de una EOS 6D Mark II de Canon.

Para comprobar el enfoque (cuando el sistema AF no es el de seguimiento), puedes ampliar la pantalla aproximadamente 5x o 10x si pulsas el botón de lupa o tocas el icono de la pantalla.

Una vista desde un ángulo alto de una pista de motocrós sobre la que compiten dos motoristas.

Este encuadre ajustado desde un ángulo alto dificultaría el hecho de poder predecir dónde aparecerá el motivo en el encuadre. Esto significa que un área AF amplia, como la Zona AF grande: vertical y el caso 3, sería una buena opción, ya que la cámara responderá rápidamente cuando el motivo entre en el recuadro AF. © Richard Walch

Punto AF vinculado a orientación

Uno de los problemas de las cámaras que tienen varios puntos AF es que el punto AF activo podría cambiar para conservar la nitidez del motivo cuando se deja de capturar en horizontal y se empieza a capturar en vertical. Por ejemplo, si tu punto AF activo está en la parte superior izquierda en horizontal, donde es posible que haya una cara, y giras la cámara hacia un lado, ahora el punto se encuentra en la parte inferior izquierda, donde es menos probable que haya un rostro.

Algunas cámaras EOS permiten realizar este cambio de forma automática en el modo de punto AF o zona si se selecciona la opción a través del menú Función personalizada.

Punto AF registrado

Algunas cámaras EOS incorporan un punto AF registrado (también conocido como la posición inicial). Esto te permite preseleccionar un punto de enfoque y utilizarlo al instante siempre que sea necesario con tan solo pulsar el botón seleccionado para la tarea en la sección Controles personalizados del menú. Esto puede funcionar si se combina con la función de enlace de orientación, que te permite registrar un punto para cada orientación.

Esta función es muy útil para los fotógrafos de deportes, que pueden disponer de dos o tres áreas del visor en las que es más probable que tenga lugar la acción. Sin embargo, acordarse de cambiar los puntos de enfoque en el momento adecuado requerirá cierta práctica.

En algunas cámaras se puede guardar un sistema AF específico para cada punto AF registrado, de manera que la cámara cambia al método AF preestablecido cuando cambias el punto de enfoque. Esto puede ser muy útil para un fotógrafo de aves, por ejemplo, que podría utilizar esta función para cambiar rápidamente de un punto AF puntual para enfocar con precisión un motivo estático a un patrón de Zona AF amplia para capturar y seguir al pájaro en vuelo.

Si tu cámara no ofrece un punto AF registrado, utiliza el punto central en su lugar y el bloqueo del enfoque para mantener la nitidez del motivo elegido.

Bloqueo del enfoque

El punto AF central de una réflex en el modo de visor suele ser el más sensible, por lo que resulta útil con motivos difíciles o en condiciones de baja iluminación. Aunque el uso de un único punto de enfoque central puede parecer limitado porque no quieres que el motivo se sitúe en el centro del encuadre, puede ser bastante versátil en realidad.

Para enfocar un motivo descentrado, utiliza la técnica de enfocar y recomponer:

  1. Mueve la cámara y sitúa el centro del encuadre del visor y el punto AF activo sobre el centro del motivo.
  2. Pulsa el obturador de forma parcial para bloquear el enfoque sin hacer la fotografía.
  3. Mantén pulsado el botón de forma parcial y mueve la cámara para recomponer la imagen del visor.
  4. Pulsa el obturador por completo para hacer la foto.

El bloqueo del enfoque también bloquea la exposición. Si quieres realizar lecturas de enfoque y exposición desde diferentes áreas, en primer lugar compón la imagen en el visor para que el área sobre el que quieres realizar una lectura ocupe el centro del encuadre. A continuación, pulsa el botón de bloqueo de la exposición (*), situado en la parte posterior de la cámara. Después, recompón la imagen y pulsa el obturador. Esto volverá a enfocar al objetivo y hará la foto mientras se utiliza la exposición bloqueada.

Artículos relacionados

Productos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro