TÉCNICAS DE ILUMINACIÓN

8 consejos para sacar el máximo partido a la luz disponible

La luz es el elemento más esencial de todas las fotos que hacemos. Descubre cómo buscar la mejor luz (ya sea natural o artificial) y la configuración que necesitas para capturarla.
Una cámara Canon EOS R6 capturando una imagen de un niño sujetando globos en la mano con el sol poniéndose en el fondo.

Cuando las condiciones de iluminación trabajan en armonía con la escena o el sujeto que tienes delante, los resultados pueden ser sensacionales. Aprender a reconocer la mejor fuente de luz disponible, ya sea luz natural o artificial, puede aportar enormes beneficios. Y lo mejor de todo es que no necesitas un equipo de iluminación caro para sacarle el máximo partido. Solo necesitas tener ojo para la buena luz. Cuando empieces a buscar, descubrirás que la tienes a tu alrededor.

En este artículo te damos ocho consejos para que domines la fotografía con la luz disponible.

1. Sácale partido al momento del día

Un barco navegando al mediodía en el río Duero en Oporto, Portugal. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM.

Al mediodía en un día despejado, la luz del sol incide desde arriba, tiene un color frío y crea sombras pronunciadas sobre la ribera de Oporto. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM a 44 mm, con una configuración de exposición de 1/125 s a f/10 e ISO 100.

El sol poniéndose sobre el río Duero en Oporto, Portugal. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM.

Cuando está anocheciendo, el ángulo bajo de la luz del sol ofrece un aspecto más cálido, suave y atmosférico. La luz resalta los detalles, enfatizando el entorno con un atractivo juego de luces y sombras. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM a 24 mm, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/10 e ISO 640.

La Tierra no para de girar, por lo que el ángulo y la calidad de la luz natural cambian constantemente. Al mediodía, bajo el brillante sol en un día despejado, la luz incidirá desde arriba y será intensa, produciendo imágenes con un fuerte contraste. A los fotógrafos no les suele gustar este tipo de luz, pero puede funcionar si el objetivo es que la luz del sol forme parte de la escena.

Cuando el sol está más bajo en el cielo, la luz tiene que desplazarse a través de una mayor parte de la atmósfera de la Tierra. Las partículas de la atmósfera dispersan las longitudes de onda más bajas del espectro de colores, como el azul y el violeta, por lo que los colores son más suaves y cálidos. Esta es la razón por la que la luz del atardecer y las puestas de sol tienen vibrantes rojos y amarillos, y por la que el momento justo después de que salga el sol y justo antes de que se ponga es conocido como la hora dorada.

2. Saca el máximo partido a las condiciones meteorológicas

Árboles desnudos cubiertos de neblina azul. Imagen tomada con una Canon EOS RP y un objetivo Canon RF 35mm F1.8 MACRO IS STM.

Las nubes y la neblina suavizarán y difuminarán la luz natural para conseguir unos resultados evocadores. Imagen tomada con una Canon EOS RP y un objetivo Canon RF 35mm F1.8 MACRO IS STM, con una configuración de exposición de 1/160 s a f/7,1 e ISO 250.

Un hombre de pie en un bosque en un día invernal, con su cámara Canon colocada en un trípode.

La luz difusa de una mañana invernal es ideal para capturar fotos atmosféricas de escenas en el campo.

Las condiciones meteorológicas afectan enormemente a la calidad de la luz natural. En un día nublado, las nubes difuminarán la luz del sol y las sombras serán menos intensas. De forma similar, la neblina y la lluvia pueden suavizar y enfriar más la luz.

La época del año también juega un papel importante. Depende de la parte del mundo en la que estés, pero generalmente en invierno la inclinación de la Tierra hace que el sol esté más lejos, por lo que el ángulo de la luz es más agudo. Por eso, aunque los días sean más cortos, tenemos efectivamente más luz direccional con la que trabajar. Por otro lado, durante el verano la luz del sol alcanza su máxima altura en el cielo, por lo que incide más desde arriba y es menos favorecedora para las fotos al mediodía.

«Tus opciones de configuración pueden ser más complicadas de gestionar en invierno, cuando sacas fotos de nieve o el cielo nublado», explica el embajador de Canon Sebastien Devaud. «Es mejor aumentar tu exposición un poco, en lugar de usar el ajuste de exposición automática, para que la nieve o el cielo tengan un color más blanco que gris. Disparar en blanco y negro es una buena manera de acentuar el dramatismo de esta temporada, mientras que la neblina o niebla, las nubes bajas o el agua pueden también añadir una atmósfera particular en tomas invernales».

3. Utiliza la luz disponible para los retratos

Un retrato, iluminado desde el lateral y tomado con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM, de una persona con el pelo rubio rizado mirando directamente a la cámara.

Colocar al sujeto junto a una gran ventana o un tragaluz es una forma ideal de aprovechar la luz disponible. En esta imagen, un ventanal a la izquierda de la cámara crear un atractivo banco de luz natural suave. Puedes experimentar con las cortinas o las redes para difuminar la luz y obtener el efecto deseado. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/2,8 e ISO 500.

Una bailarina en equilibrio sobre una pierna con los brazos estirados mientras la luz del sol entra por las persianas que hay delante de ella. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.2L USM.

La brillante luz del sol que pasa a través de las persianas en esta imagen se ha usado para dar un efecto más dramático dando forma a un elemento crucial de la imagen. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.2L USM con una configuración de exposición de 1/1500 s a f/2 e ISO 200. © Javier Cortes - Embajador de Canon

En la mayoría de los entornos interiores, es probable que haya espacios de bonita luz natural que puedes capturar. Una ventana ofrece un banco de suave iluminación similar a la que se obtiene con una caja de luz de estudio. Por eso, si vas a fotografiar a personas en interiores, pídeles que se acerquen a una ventana y apaga la iluminación artificial.

También puedes usar un reflector para que la luz rebote desde el exterior hacia el sujeto. Tan solo necesitas un trozo de cartulina blanca o un pedazo de papel de aluminio. El reflector creará una luz suave y natural que podrás orientar como si se tratase de un flash.

Un niño en el campo con el brazo apoyado en un poste de madera. La luz solar directa proyecta marcadas sombras sobre su cara. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM.

Un simple reflector puede ser útil para los retratos en días soleados. En esta imagen, la luz solar directa crea sombras marcadas. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM, con una configuración de exposición de 1/250 s a f/5,6 e ISO 100.

Un niño en el campo con el brazo apoyado en un poste de madera. Se ha utilizado un reflector para suavizar la luz. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM.

En esta imagen, el reflector se utiliza para que la luz rebote en las sombras y reduzca el contraste. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM, con una configuración de exposición de 1/250 s a f/5,6 e ISO 100.

La calidad de la luz marca una gran diferencia en tus retratos al aire libre. La brillante luz solar puede resultar poco favorecedora en las caras, ya que crea sombras acentuadas y provoca que los sujetos entrecierren los ojos. Los días nublados son perfectos, ya que la luz suave reduce las sombras.

Si el sol está brillando y no puedes esperar a que lo cubran las nubes, puedes intentar capturar los retratos a la sombra de un árbol o un edificio, ya que la luz es más suave y agradable en las caras. O puedes intentar controlar la luz con un reflector, ya sea proyectando sombras sobre el sujeto, haciendo rebotar la luz en las sombras o usando un panel difusor. Lo ideal es un eficaz y asequible reflector 5 en 1. Ten en cuenta el tono de piel del modelo al elegir el color del reflector.

Un niño en el campo con el brazo apoyado en un poste de madera. Se ha utilizado un reflector para crear sombras en su cara. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM.

En esta imagen, el reflector se ha utilizado para crear sombras en la cara con el sol, con resultados más suaves. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM, con una configuración de exposición de 1/250 s a f/5,6 e ISO 640.

Un niño en el campo con el brazo apoyado en un poste de madera. Se ha utilizado un panel difusor para suavizar la luz del sol. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM.

En comparación, el panel difusor del reflector 5 en 1 suaviza la luz del sol para obtener un retrato más equilibrado. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo Canon RF 50mm F1.8 STM, con una configuración de exposición de 1/250 s a f/5,6 e ISO 100.

4. Saca partido a la escasez de luz

La silueta de un árbol solitario en una colina contra un cielo azul en el crepúsculo. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM.

La estabilización de imagen integrada en el cuerpo (IBIS) de las cámaras del sistema EOS R, como la EOS R6, te permite tomar imágenes sin trípode con poca luz a velocidades de obturación tan bajas como un par de segundos. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM a 27 mm, con una configuración de exposición de 2 s a f/11 e ISO 100.

Cuando el sol cae por debajo del horizonte, la luz natural restante adopta los colores azules fríos del crepúsculo. Este puede ser un momento oportuno para salir con tu cámara. Pero como los niveles de luz son tan bajos, necesitas una cámara con un buen rendimiento con poca luz. Las cámaras con sensores más grandes son capaces de captar más luz natural decreciente, especialmente cuando se utilizan en combinación con un objetivo que tenga una amplia abertura máxima.

En el crepúsculo, puede que necesites reducir la velocidad de obturación para permitir que pase más luz a través del sensor de la cámara. Las cámaras mirrorless del sistema EOS R de Canon ofrecen una estabilización de imagen integrada en el cuerpo (IBIS) revolucionaria, para que puedas sujetar con la mano la cámara para exposiciones de un segundo o más sin preocuparte por que la cámara vibre y se arruine la foto.

5. Elige los mejores ajustes para tu entorno

Primer plano de un objetivo Canon de 50 mm colocado en una Canon EOS R6.

Los objetivos con una abertura más amplia o «más rápida», como el Canon RF 50mm F1.8 STM o el RF 24mm F1.8 MACRO IS STM, son ideales para la fotografía con poca luz.

La pantalla táctil de una Canon EOS R6 en la que se ven los ajustes del modo Manual.

Prueba a utilizar el modo Manual (M) con ISO automática para las imágenes con luz natural, de modo que puedas controlar tanto la velocidad de obturación como la abertura.

Si te sientes cómodo ajustando la abertura y la velocidad de obturación, uno de los mejores modos de exposición para fotografiar con luz natural es el modo Manual (M) con ISO automática. De esta forma, la cámara calcula la mejor ISO para la luz disponible. Un buen ajuste de exposición general con luz de día es una velocidad de obturación de 1/200 s, una abertura de f/8 e ISO automática. Al anochecer, cuando los niveles de luz son más bajos, abre la abertura a f/2,8 o la que sea más amplia para mantener los niveles de ISO bajos y conseguir fotos más nítidas con menos ruido. En este caso es cuando un objetivo con una abertura máxima rápida, como el Canon RF 50mm F1.8 STM, demuestra un valor incalculable.

La baja iluminación a menudo supone que se produce mayor ruido en la imagen al capturar con una ISO alta. El enfoque automático también puede ser más complicado. Sin embargo, si utilizas una cámara con un buen rendimiento con poca luz, como la Canon EOS R6 o EOS R7, puedes seguir obteniendo resultados limpios con ISO altas, de 3200 o más. Además, el sistema de enfoque automático líder en su clase funciona en condiciones de casi total oscuridad.

6. Ajusta el balance de blancos a las condiciones de temperatura

La pantalla táctil de la parte posterior de una cámara Canon en la que se muestran flores rosas y el modo de cámara establecido en Cloudy (Nublado).

Adapta los ajustes de balance de blancos a las condiciones para que los colores sean precisos.

Además de la calidad de la luz natural, también necesitamos pensar en el color. Este puede cambiar a lo largo del día. Por la mañana, es bastante cálido. Al mediodía, es más frío y, al anochecer, vuelve a ser cálido. Lo medimos en grados Kelvin y el valor puede cambiar de 2000 K al anochecer a 7000 K a plena luz del día.

Los colores también se pueden volver más fríos si estás a la sombra o está nublado. Por eso, ajusta el balance de blancos a las condiciones utilizando uno de los modos preestablecidos. En caso de duda, captura en formato RAW, ya que te permite elegir cualquier balance de blancos posteriormente al editar las imágenes en el software de procesamiento de RAW y edición de fotos, como el software Digital Photo Professional gratuito de Canon.

7. Realiza exposiciones largas cuando oscurezca

Un árbol alto solo en el crepúsculo, con un amplio cielo azul detrás. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM.

Una exposición prolongada difumina las nubes que se mueven lentamente en esta imagen. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM a 29 mm, con una configuración de exposición de 137 s a f/22 e ISO 100.

Una cámara Canon apuntando a un árbol solitario junto a un smartphone en el que se ve la aplicación Canon Camera Connect.

Puedes usar la aplicación Canon Camera Connect para iniciar y detener las exposiciones «Bulb» con tu teléfono. Es así de sencillo.

Coloca la cámara en una superficie estable o un trípode para poder capturar escenas en el crepúsculo o incluso a la luz de la luna, ya que podrás disparar con velocidades de obturación muy lentas de varios segundos o más. Si emparejas la cámara con la aplicación Canon Camera Connect, podrás usar tu teléfono para activar el obturador, iniciar y detener las exposiciones «Bulb» y disparar a distancia. Esto resulta útil si tu cámara está en una posición en la que te resulta difícil ver la pantalla LCD o para las fotos en las que incluso el más ligero movimiento de la cámara provocaría desenfoque o arruinaría el efecto.

8. Ten en cuenta el sujeto y el entorno

La silueta de un niño sentado en una valla sujetando un puñado de globos delante de la puesta de sol. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM.

Utiliza una compensación de exposición negativa para subexponer el primer plano, con lo que obtendrás siluetas marcadas contra la puesta de sol. Imagen tomada con una Canon EOS R6 y un objetivo Canon RF 24-105mm F4-7.1 IS STM a 24 mm, con una configuración de exposición de 1/250 s a f/16 e ISO 100.

Una imagen tomada con poca luz de una modelo con un cuello con volantes posando delante de luces de la calle desenfocadas. Imagen tomada con una Canon EOS R y un objetivo Canon RF 85mm F1.2L USM DS.

Las luces de la calle desenfocadas aportan un fondo atmosférico a este retrato con poca luz. Imagen tomada con una Canon EOS R y un objetivo Canon RF 85mm F1.2L USM DS, con una configuración de exposición de 1/160 s a f/1,2 e ISO 800.

Las diferentes cualidades de la luz natural pueden ser adecuadas para determinados sujetos. La sutil luz de una ventana, por ejemplo, puede ser ideal para discretos retratos evocadores. Por el contrario, la luz solar directa es brillante para mostrar los vivos colores y texturas, como el pelo y las plumas, en la fotografía de naturaleza . Las sombras alargadas puede quedar genial para escenas arquitectónicas y urbanas, mientras que la retroiluminación de una puesta de sol es ideal para capturar siluetas contra un cielo vibrante.

También puedes sacar el máximo partido a cualquier luz artificial disponible, como las luces de la calle, las lámparas de escritorio o el resplandor de una fogata o un brasero.

Hay una maravillosa variedad de luz disponible ahí fuera, así que siempre que salgas a dar una vuelta con tu cámara, pregúntate: ¿es la luz dura o suave, intensa o débil, cálida o fría, vertical u horizontal? Familiarízate con estos fundamentos de la iluminación y tendrás la confianza de que tus fotos quedarán genial, sin importar las condiciones.



Escrito por James Paterson

Productos relacionados

Artículos relacionados