FOTOGRAFÍA DE PAISAJE

Capta la belleza única de cada estación

Fotografía y edita tus imágenes para realzar la luz y el ambiente tan especiales de cada estación del año. El fotógrafo de viajes Benjamin Hegyi explica cómo hacerlo.
Una vista sobre el Danubio hacia la Colina Gellért, en Budapest (Hungría) tomada de una posición elevada, con un cálido tono rojo anaranjado.
Todas las estaciones del año suponen para los fotógrafos una gran variedad de colores, tonos y estados de ánimo. El fotógrafo húngaro Benjamin Hegyi, de 18 años, se ha convertido en una inspiración para el mundo de la creación de contenido relacionado con las estaciones del año en redes sociales, al compartir sus fotografías de viajes, paisajes urbanos y paisajes, editadas y seleccionadas a nivel experto, con sus 40 000 ávidos seguidores en Instagram.

Estas son sus principales sugerencias para potenciar el ambiente de cada estación del año.

1. Ten en cuenta el resultado final que quieres lograr

Lago di Braies en Tirol del Sur (Italia) con las Dolomitas de fondo. En primer plano se ven escalones de madera y numerosas barcas.

Benjamin prefiere los paisajes bajo un sol brillante a plena luz del día para sus fotografías veraniegas en lugar de optar por la consabida y preferida «hora dorada», es decir, justo después del amanecer o antes del atardecer. El sol alto de esta imagen, tomada en el Lago di Braies, en Tirol del Sur (Italia), baña toda la escena con colores vivos y brillantes, desde las barcas del primer plano hasta las Dolomitas del fondo. Imagen tomada con una EOS 700D (a la que ahora sucede la EOS 850D) y un objetivo EF-S 10-18mm f/4.5-5.6 IS STM de Canon a 10 mm, con una configuración de exposición de 1/80 s a f/4,5 e ISO 100. © Benjamin Hegyi

Barcas en el Lago di Braies, en Tirol del Sur (Italia). Se ha editado la imagen para aumentar la intensidad de los colores.

Al editar esta imagen para utilizarla en las redes sociales, Benjamin realizó cambios mínimos, porque sentía que la composición funcionaba perfectamente, con los escalones en primer plano que dirigen la atención a las barcas, enmarcadas por la cadena montañosa en el fondo. Aun así, explica: «Solo quería que los diferentes elementos (las barcas, el agua, los escalones, las montañas) "resaltaran", así que intensifiqué los colores y aumenté el contraste de la luz». © Benjamin Hegyi

«Cuando hago fotos con temática de estación del año, siempre pienso en cómo las editaré después, no solo en conseguir "la" foto», comenta Benjamin. En mi opinión, conseguir un aspecto y sensación específicos no reside tanto en editar como en tomar la fotografía en primer lugar. Ambas fases se complementan entre sí».

Benjamin planifica sus imágenes para que reflejen lo que siente en el momento en que hace la fotografía. «No te obceques en plasmar la realidad, sino en crear la escena tal como te imaginas que va a quedar», nos comenta. «La imagen se convierte en un híbrido entre fotografía y pintura. Aun así, es importante no exagerar, o el resultado final parecerá falso y no reflejará la naturaleza».

«Te sugiero que siempre realices la foto en modo de calidad RAW, porque te da mayor libertad para manipular las imágenes a posteriori», añade. «La fotografía en formato RAW te permite ajustar atributos como el balance de blancos, las luces y las sombras y la reproducción del color. Todo esto sirve para resaltar el ambiente de las estaciones del año».

Benjamin utiliza la cámara que le regalaron al cumplir 13 años, una EOS 700D de Canon (a la que ahora sucede la EOS 850D), y dos objetivos zoom: el EF-S 10-18mm f/4.5-5.6 IS STM, un objetivo ultra gran angular perfecto para vistas espectaculares, y el EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS STM, que es extremadamente versátil gracias a la gran longitud focal del zoom. Comenta que encuentra este equipo una opción ideal, porque el tamaño y el peso son importantes para un fotógrafo de viajes.

La nueva generación de sistemas EOS R mirrorless de Canon, compuesta por la EOS RP, el objetivo RF 24-105mm F4-7.1 IS STM y el RF 50mm F1.8 STM, es otra opción igual de compacta y rentable. También puedes utilizar la gama de objetivos EF-S junto con las cámaras del sistema EOS R con un adaptador de montura EF-EOS R.

2. Piensa en la composición y en la luz

Lago di Carezza en Tirol del Sur (Italia) en un soleado día de verano, con las montañas Dolomitas al fondo reflejadas en las tranquilas aguas del lago.

Esta escena fue tomada en el Lago di Carezza en Tirol del Sur (Italia) en un soleado día de verano. La composición es perfecta, pero el cielo y las pálidas montañas del fondo eran mucho más brillantes que sus oscuros reflejos en el lago. En circunstancias como esta, Benjamin suele equilibrar la exposición mediante la función de disparo HDR de su cámara o con un horquillado de la exposición, es decir, realizando fotos de diferentes partes de la escena bien expuestas y fusionando las imágenes después. Imagen tomada con una EOS 700D y un objetivo EF-S 10-18mm f/4.5-5.6 IS STM de Canon a 10 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/5,6 e ISO 100. © Benjamin Hegyi

Un campo de lavanda con pequeñas nubes en el cielo azul que parecen curvarse hacia el sol que se asoma por detrás de una línea de árboles en la cima de una colina.

Una escena primaveral en la campiña húngara. Benjamin comenta que fue una suerte que el patrón de nubes formara una suave línea que dirige la mirada hacia el sol naciente aunque, una vez más, la composición es impecable. El campo de lavanda estaba a la sombra y relativamente oscuro, pero la imagen tenía suficiente rango dinámico para que Benjamin aclarara el primer plano y aumentara el color con el fin de realzar la nítida luz primaveral. Imagen tomada con una EOS 700D y un objetivo EF-S 10-18mm f/4.5-5.6 IS STM de Canon a 10 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/4,5 e ISO 100. © Benjamin Hegyi

La edición es una parte importante del proceso de Benjamin, pero en su opinión, también es importante componer escenas que reflejen la estación. «Un árbol cubierto de nieve o escarcha acentúa el ambiente invernal», nos comenta. «Lo primero que relacionamos con la primavera son las flores coloridas. En otoño, puedes concentrarte en el resplandor dorado de las hojas. Una composición minuciosa puede realzar el ambiente natural de cualquier estación».

«Cada época del año tiene un momento del día más adecuado para realizar fotos», añade Benjamin, que señala que la calidad de la luz varía enormemente de una estación a otra. «En invierno, es bueno fotografiar justo antes del amanecer o justo después del atardecer. En la llamada "hora azul", esa especial fase del crepúsculo, se obtienen imágenes con un tono azulado, fresco y cambiante. Pero si vas a sacar una escena nevada, es mejor hacerlo a la luz del día y conseguir un aspecto festivo, nítido y brillante».

«Para las fotos de verano, muchos fotógrafos de paisajes prefieren el principio o el final del día, pero yo prefiero que el sol esté más alto en el cielo», continúa. «Ayuda a destacar los colores vivos de los campos frondosos y la calidez veraniega del paisaje».

«La primavera es una época espléndida para celebrar la nueva vida, en mi opinión igual de espléndida para sacar imágenes increíbles. Justo después del amanecer es un buen momento para fotografiar flores y árboles en flor, pero la luz del sol durante el día funciona igual de bien, incluso a veces mejor».

«En otoño, lo mejor es fotografiar a la "hora dorada", justo después del amanecer o antes del atardecer», afirma Benjamin. «El sol está muy bajo en el cielo y produce esos cálidos colores otoñales tan impresionantes».

3. Capta todos los detalles que sea posible

Una vista sobre el Danubio hacia la Colina Gellért en Budapest (Hungría) tomada desde una posición elevada.

Benjamin consiguió esta vista sobre el Danubio en Budapest (Hungría) al atardecer, a finales de primavera. El uso de una exposición prolongada le permitió captar una gran cantidad de detalles, desde los árboles del primer plano hasta los edificios de la ciudad en la media distancia, lo que intensifica el aspecto HDR. También potenció los colores anaranjados para realzar el ambiente estacional de la imagen final que aparece en la parte superior de esta página. Imagen tomada con una EOS 700D y un objetivo EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS STM de Canon a 18 mm, con una configuración de exposición de 2 s a f/9 e ISO 100. © Benjamin Hegyi

Un cisne blanco nada en un lago azul en invierno. En la orilla del lago, hay un pintoresco pueblo cubierto de nieve que se eleva hacia la montaña.

Una escena invernal en Hallstatt, Austria. A pesar de la poca iluminación y los focos de niebla, Benjamin pudo captar muchos detalles de los edificios de la ladera, que luego resaltó con un aumento del contraste. También potenció el azul de la imagen para realzar el ambiente invernal. Imagen tomada con una EOS 700D y un objetivo EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS STM de Canon a 18 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/5,6 e ISO 100. © Benjamin Hegyi

Muchas cámaras de Canon incluyen un modo de escena Paisaje, pero Benjamin prefiere ser él el que controle los ajustes de la cámara. «Siempre utilizo el modo de disparo manual. Así puedo ajustar fácilmente tanto la abertura como la velocidad de obturación para lograr justo la exposición que quiero». Si utilizas una cámara del sistema EOS R, la simulación de exposición permite consultar una vista preliminar de cómo afectarán a la imagen los cambios en los ajustes de exposición, tanto en el visor como en la pantalla trasera». Con una réflex, esta opción funciona cuando si utilizas la pantalla trasera en el modo Visión en directo.

Muchas cámaras Canon cuentan con modos de disparo HDR (alto rango dinámico), perfectos para mantener los detalles de las luces y realzar las sombras. Así se consigue una exposición más equilibrada para escenas con gran contraste.

«Mi cámara tiene un modo de escena Control contraluz HDR», comenta Benjamin. «Por cada foto que haces, la cámara graba tres imágenes diferentes con horquillado de exposición y luego las fusiona en una foto HDR». Si tu cámara no tiene un modo HDR, puedes hacer varias fotos con exposiciones ligeramente diferentes y combinarlas en la fase de edición. El software gratuito Digital Photo Professional (DPP) de Canon cuenta con una herramienta HDR integrada para facilitar esta tarea. Utiliza un trípode para asegurarte de que no se mueve la cámara entre exposiciones sucesivas.

Para cuando fotografíes de noche o con poca luz, Benjamin recomienda utilizar exposiciones largas para captar tantos detalles como sea posible, «incluso lo que no puedas ver con tus propios ojos». La opción Bulb de tu cámara permite mantener exposiciones durante más de 30 segundos, pero tendrás que ir probando para decidir qué duración de la exposición logra el efecto que buscas. Revisa los resultados en la pantalla LCD trasera y vuelve a hacer la fotografía si es necesario. Utiliza un trípode para evitar imágenes borrosas.

4. Edita para mejorar el ambiente de la estación

Colinas junto al lago Bled, en Eslovenia, rodeadas de niebla al amanecer. Grandes hojas aparecen en primer plano en la escena.

Esta imagen otoñal respira una atmósfera etérea, con hojas que se van oscureciendo sobre la niebla que emana del lago Bled, en Eslovenia, al recibir los primeros rayos del sol. Benjamin afirma que las hojas del primer plano que enmarcan la escena contribuyen a darle profundidad y a convertirla en una postal propia de la estación. Imagen tomada con una EOS 700D y un objetivo EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS STM de Canon a 27 mm, con una configuración de exposición de 1/125 s a f/9 e ISO 100. © Benjamin Hegyi

Colinas junto al lago Bled, en Eslovenia, rodeadas de niebla al amanecer. Las hojas del primer plano y las colinas distantes son más amarillas, a diferencia del agua del lago, que es más azul.

Benjamin pensó que las colinas y, sobre todo, las hojas del primer plano parecían demasiado verdes, así que hizo que los tonos verdes parecieran más amarillos anaranjados para resaltar el ambiente otoñal. «También añadí azul al agua y algo de luz a la niebla para que destacara», nos comenta. © Benjamin Hegyi

Incluso sin haber usado HDR en sus fotos, el estilo personal de Benjamin consiste en añadir colores vivos y el mayor contraste relacionado con ese aspecto. Sin embargo, es igual de importante para sus imágenes estacionales ajustar el balance de blancos y la exposición de cada toma para resaltar la calidad de la luz característica de cada estación.

Estos ajustes iniciales se pueden realizar con el software gratuito Digital Photo Professional (DPP) de Canon, diseñado para procesar y editar imágenes RAW de cámaras Canon. Incluye una gama de estilos de imagen para dar rápidamente a las imágenes el aspecto deseado, como si se hubieran aplicado en la cámara. Entre ellos se encuentra Paisaje, que mejora la nitidez y potencia, al mismo tiempo, el tono y la saturación del color para conseguir azules y verdes tan profundos como vivos para los cielos y el follaje. Todos los ajustes aplicados como estilo de imagen a un archivo RAW se pueden modificar, eliminar o sustituir por un estilo de imagen diferente. Hay otros estilos disponibles para su descarga gratuita, como Nostalgia, Claro, Crepúsculo, Esmeralda y Tonos otoñales, perfectos para darle rápidamente un toque estacional diferente a las imágenes.

Las potentes herramientas de ajuste del color de DPP permiten cambiar el tono, la saturación y el brillo de determinadas gamas de colores para realzar, por ejemplo, los azules de una escena invernal o los tonos cálidos de una imagen veraniega. Benjamin suele utilizar las capas de ajuste de Adobe Photoshop para lograr efectos similares. «En fotos de invierno, acentúo los tonos azules con una capa vacía en modo de combinación superpuesto y pinto sobre las zonas con un pincel azul suave colocado en opacidad baja», nos explica. «Para las fotos de otoño, puedes realzar el ambiente de la escena pintando sobre las zonas con tonos amarillos y naranjas».

«Para alterar el contraste y el brillo siempre utilizo capas de ajuste porque se pueden utilizar máscaras de capa que afecten solo a áreas específicas de la imagen». Esto viene muy bien cuando te gusta la mayor parte de la imagen pero crees que algunos aspectos necesitan un poco más de énfasis para reflejar el momento.

5. Deja que tus fotografías hablen por ti en las redes sociales

La niebla inunda los valles entre las montañas cubiertas de árboles al amanecer.

En su viaje fotográfico a Eslovenia, Benjamin se levantó a las 4 de la mañana para asegurarse de fotografiar el amanecer otoñal sobre las montañas cubiertas de niebla, pero sintió que la imagen no captaba del todo la sensación de la escena tal y como la vivió. Imagen tomada con una EOS 700D y un objetivo EF-S 18-135mm f/3.5-5.6 IS STM de Canon a 135 mm, con una configuración de exposición de 1/500 s a f/5,6 e ISO 100. © Benjamin Hegyi

La niebla inunda los valles entre las montañas cubiertas de árboles. Se ha aumentado el contraste y se ha añadido un tono cálido para incrementar la sensación otoñal.

Benjamin aumentó el contraste para resaltar detalles como las casas en las colinas a media distancia. Con ese objetivo, realzó la escala de la escena y mejoró el color otoñal para intensificar la atmósfera estacional. En su opinión, sus seguidores en las redes sociales aprecian este tipo de representaciones fuertes y directas de una estación. © Benjamin Hegyi

Cuando compartes tus imágenes en redes sociales, compites por llamar la atención con millones de imágenes. Benjamin cree que es importante desarrollar tu propio estilo para destacar entre la multitud.

«Yo empecé intentando emular el estilo de otros fotógrafos, pero me gusta pensar que he desarrollado mi propio estilo», nos explica. «He desarrollado mi presencia en Instagram sobre esta base. A la gente le encanta ver imágenes que reflejen lo que le gusta de cada estación y cómo cambia la naturaleza a su alrededor con el paso del tiempo. Al publicar contenido sobre estaciones del año, he tenido mucho más éxito con la gente que busca mis imágenes y las comparte con muchos otros en todo el mundo».

«Ahora estoy en un punto en el que, junto con las agencias de fotografía de paisajes y viajes a las que les gusta utilizar mis imágenes, llego a 1 millón de personas. Creo que el truco no es promocionarse a uno mismo, sino dejar que tus imágenes te promocionen».



Escrito por Matthew Richards



Adobe, Lightroom y Photoshop son marcas comerciales o marcas registradas de Adobe en Estados Unidos y otros países.

Productos relacionados

Artículos relacionados