MODA

Creación de una historia de moda

El fotógrafo y videógrafo de moda Javier Cortés nos explica cómo creó su película «Beauty is Subjective» y cómo pasarse a la gama mirrorless le ha permitido mejorar su trabajo de vídeo.

Creación de una historia de moda

Una joven con ropa vintage mira a cámara, entre una multitud de personas que fotografía a alguien fuera del encuadre.

Una imagen de «Beauty is Subjective», un corto de moda del fotógrafo y cineasta Javier Cortés que desafía las suposiciones tradicionales sobre la belleza femenina. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 85mm f/1.4L IS USM de Canon con una configuración de exposición de 1/125 s a f/3,5 e ISO 800. © Javier Cortés

El fotógrafo, cineasta y embajador de Canon Javier Cortés considera que ahora es un momento apasionante para estar en el mundo de la moda. El sector promete mucho y los clientes están abiertos a un gran número de posibilidades, como los largometrajes narrativos.

«La moda está cambiando», afirma Javier. «La gente quiere ver algo más que solo ropa. Ahora mismo puedes contar casi cualquier historia en moda. Siempre intento aportar algo más que solo una foto o un vídeo; intento aportar una idea».

«Tienes que cuidar los aspectos estéticos con la ropa y la iluminación, y contar con un creativo que se encargue de la mayor parte de la dirección artística y el estilismo, pero el resto depende de tus ideas. Me encanta la parte creativa. Es como una momento atemporal que se crea dentro de tu mente y es algo bonito».

Debido a su gran conocimiento sobre pintura clásica, los viejos maestros han inspirado a Javier desde hace mucho tiempo. «Rubens, Goya, Rembrandt y otros pintores cambiaron mi forma de pensar», afirma. «Empecé a copiar la iluminación de estos pintores en mis fotografías, y siempre tengo cuadros en mis collages de inspiración. Encuentro inspiración en casi todos sitios, ya sea en el cine, la gente que conozco o las historias que me cuentan».

En su vídeo de moda, «Beauty is Subjective» (que puedes ver más abajo), su objetivo era cuestionar las normas culturales de la belleza femenina a través del recorrido de una joven por un museo. Luchando por ver la primera obra de arte a través de hordas de turistas, pasa a una segunda sala, en la que puede ver la obra, aunque distraída por el ruido que la rodea. Un cálido brillo que sale de una tercera sala capta su atención, arrastrándola hacia una escultura hiperrealista de una mujer rubensiana desnuda. Cautivada por su belleza, se sienta a hacer un boceto, totalmente sumergida en el momento.

Un técnico con guantes limpia el sensor de una cámara de Canon.

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.

«Al final del vídeo, vemos que la escultura es una mujer real y cobra vida», cuenta Javier. «Es una mezcla entre concepto artístico y vídeo de moda. La idea es recordar a la gente que la belleza es subjetiva y depende del punto de vista. En la actualidad, la "mujer real" y la "belleza real" son tendencias en moda. Creo que es más que una tendencia, es un movimiento».

In a still from Javier Cortés' fashion film, Beauty is Subjective, a young model stands in an art gallery, among people dressed in vintage clothes.

Color, luz y movimiento en vídeo

A Javier le encanta usar la luz y el movimiento como parte de su narración. «Estoy obsesionado con la luz y el color, y los utilizo como parte de la narrativa», dice. «Te ayudan a contar algo más, a potenciar la belleza y la estética».

Para Javier, contar con un excelente dominio de la luz y el color es especialmente importante a la hora de trabajar con marcas de moda. Inevitablemente, estas marcas se han gastado enormes sumas de dinero en la investigación y perfección de los colores que utilizan en sus prendas, por lo que garantizar que puedes atestiguar la precisión, a la vez que mantienes cierto margen de maniobra para la posproducción, es fundamental.

«La gradación del color es uno de los elementos más importantes», afirma Javier. «Las marcas con las que trabajo saben lo importante que es. Normalmente explico lo que quiero hacer con referencias a películas o cuadros».

Una vez que se llega a un acuerdo en un encargo, el reto es asegurarse realmente de que se consigue esa imagen. «C-Log 3 ofrece colores más naturales, menos saturación y más información en las luces brillantes y las sombras», explica Javier. «Es mucho mejor cuando quieres aplicar una gradación de color intensa en posproducción».

Un bailarín sin camiseta salta en el aire delante de un gran cuadro, visto a través de la puerta abierta de una sala muy decorada.

Javier grabó «Beauty is Subjective» con una EOS 5D Mark IV de Canon, pero hace poco se ha pasado a una cámara mirrorless. Cree que el sistema EOS R ofrece fantásticas oportunidades para recopilar contenido variado para redes sociales en el rodaje; por ejemplo, la EOS R6, con su capacidad para disparar de forma continua a 20 fps, capturando hasta 240 imágenes RAW. «Poder capturar en ráfagas también te ofrece otras posibilidades para determinados tipos de vídeos o para crear GIF», cuenta Javier. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 24-70mm F2.8L IS USM de Canon a 27 mm, con una configuración de exposición de 1/350 s a f/2,8 e ISO 800. © Javier Cortés

Para «Beauty is Subjective», el estudio estaba bañado por luz diurna natural y Javier utilizó sábanas negras para crear espacios de oscuridad y controlar el contraste, además de abrir y cerrar las persianas para ajustar la luz natural. «Puedes cambiar por completo la luz natural de la habitación con solo ajustar algunas cosas. Al principio, utilizaba mucha iluminación en mis fotos y vídeos, pero ahora en cada sesión utilizo menos que en la anterior».

«Me encanta la luz natural», continúa. «Siempre intento grabar en el momento perfecto, porque no tiene sentido tener 20 luces para recrear la luz solar cuando puedes hacerlo con la real».

Un videógrafo ajusta una EOS 5D Mark IV de Canon en un set de rodaje.

Grabación de vídeos junto con captura de fotos: 5 mitos desmontados

El embajador de Canon Javier Cortés revela por qué grabar vídeos a la vez que haces fotos es más fácil de lo que piensas, y comparte consejos para principiantes en este campo.

Javier considera que el desarrollo de las cámaras del sistema EOS R, con sus capacidades de baja iluminación y la integración de C-Log 3, ayuda de verdad a esta búsqueda de la iluminación minimalista. «La sensibilidad de estas cámaras es increíble», afirma. «Puedes conseguir unos resultados muy profesionales con una luz de modelado de un flash o las luces del sitio».

Para aquellos que sí dan el salto y se cambian de una réflex o una mirrorless a una cámara de cine como la EOS C200, la EOS C300 Mark III o la EOS C500 Mark II de Canon, también tienen la opción de utilizar Cinema RAW Light. Este perfil de color te permite capturar en formato RAW completo, con todo el margen de calidad que esto implica, pero con tamaños de archivo más pequeños y altos niveles de flexibilidad en posproducción, ya que los parámetros de procesamiento y la curva gamma no se establecen en el momento de la captura.

Una mujer con ropa blanca en una pose de ballet en la playa durante el crepúsculo, con una montaña y edificios iluminados detrás de ella.

En cuanto a longitud focal a la hora de fotografiar o grabar moda, Javier prefiere 50 mm. «Para mí, es la elección ideal». «Es como una vista normal del mundo, pero más bonita. El ángulo y las líneas son perfectos. Con un objetivo de 50 mm, representas a las personas como son, no aparecen cambiadas, ni más grandes o pequeñas». Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 50mm F1.2L USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/40 s a f/1,4 e ISO 32000. © Javier Cortés

Tecnología todo en uno

Para Javier, hay varias consideraciones clave a la hora de elegir un cuerpo que funcione para una sesión concreta. ¿Dispone de la flexibilidad y versatilidad físicas que busca? ¿Y ese cuerpo es compatible con el formato en el que necesita grabar?

Para «Beauty is Subjective», Javier, que siempre graba con Canon, combinó una EOS 5D Mark IV de Canon con sus objetivos EF de la serie L favoritos: un EF 35mm f/1.4L II USM, un EF 50mm f/1.2L USM y un EF 85mm f/1.4L IS USM. Ahora combina una EOS C200 y una EOS R5 con el RF 50mm F1.2L USM y el RF 28-70mm F2L USM de Canon para la mayoría de sus sesiones de moda.

Cuando el movimiento es fundamental, Javier suele recurrir a la EOS R5 o la EOS R6. «En algunos anuncios, tienes que colocar la cámara en ángulos complicados, como pegada al cuerpo de un actor», explica. «También las utilizo para sesiones documentales o mediometrajes de moda».

Un grupo de personas vestido con ropa vintage, y de varias edades, esperan en fila delante de una cortina de terciopelo roja.

Para «Beauty is Subjective», Javier usó como extras a modelos cuyo casting hizo en la calle y los vistió con ropa vintage. Cuando terminaba de grabar cada escena, hacía fotos de ese punto de la historia, para crear fluidez entre las fotos y el vídeo. © Coque Cámara

Para «Beauty is Subjective», Javier mantuvo su idea de una configuración optimizada, con un cardán básico, para añadir fluidez a las tomas de vídeo en movimiento, y un par de cajas de luz básicas. Cuando los modelos empezaron a llegar al set, incluidos las extras cuyo casting hizo en la calle, el museo tomó forma. Sencillas paredes blancas se colocaron en su sitio para crear los espacios para el vídeo y las fotografías: galerías, pasillos e incluso un ascensor.

La grabación de vídeo en 4K a 25 fps permitió a Javier capturar contenido de alta resolución, mientras que los 50 fps en Full HD le permitieron reproducir a cámara lenta. «Utilizar diferentes frecuencias de fotogramas aumenta las posibilidades a la hora de editar», afirma Javier. «A veces utilizo 4K porque quiero recortar o estabilizar las tomas después, y el 4K te ayuda a conseguir más detalles. En algunas tomas utilicé Full HD porque quería capturar más fotogramas por segundo para poder utilizar la cámara lenta».

Las tarjetas de memoria de alto rendimiento permiten la grabación en 4K gracias a sus rápidas velocidades de escritura de hasta 160 MB/s. Para gestionar el gran volumen de datos que genera la grabación en alta resolución, Javier utilizó tarjetas de 64 GB y realizó copias de seguridad con regularidad en discos duros de 1 TB.

La EOS R3 y la EOS R5 de Canon disponen de dos ranuras de almacenamiento, una ranura SD universal y otra ranura CFexpress para la grabación de vídeo de alta resolución, como en RAW 8K o ALL-I y 4K a hasta 120p. Esto ofrece a cineastas como Javier toda la flexibilidad que necesitan para garantizar que pueden grabar al ritmo y en el estilo y formato necesarios en cualquier momento.

Escrito por Lucy Fulford and Jack Fittes


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro