IMPRESORAS

RGB, CMYK e impresión fotográfica

Obtén más información sobre los sistemas de color RGB y CMYK. Descubre cómo se han diseñado las tintas y los papeles Canon para funcionar a la perfección con las impresoras y ofrecer precisión del color.
El sensor de una cámara digital contiene millones de pequeños photosites (receptores de luz), cada uno de los cuales es sensible a la luz, pero no al color. Para capturar los datos de color, cada photosite está cubierto por un filtro de luz de color rojo, verde o azul. Esto significa que algunos photosites son ahora sensibles únicamente a la luz roja, otros únicamente a la luz verde y otros únicamente a la luz azul. Mediante el procesamiento inteligente de los datos de todos los photosites, el sensor puede calcular la cantidad de luz roja, verde y azul exacta en un punto determinado, lo que determina el color del elemento de la imagen (píxel) correspondiente en la imagen a todo color creada en la cámara a partir de esos datos.

Las pantallas de ordenador también utilizan los datos de las luces rojas, verdes y azules (RGB). De hecho, cualquier sistema de imágenes que emite luz (como un proyector digital o la pantalla de una televisión) utiliza el sistema RGB. Con el sistema RGB, si no se emite luz se obtiene el color negro, mientras que si se mezcla la misma intensidad de los tres colores se obtiene el color blanco. Entre ambos extremos, la combinación de diferentes intensidades de uno, dos o tres colores primarios genera todos los tonos que ves en pantalla.

El problema es que este sistema no funciona cuando quieres plasmar la imagen en papel. El papel no emite luz, sino que la refleja. Si añades tintas de color rojo, verde y azul al papel obtendrás un tono marrón turbio y no el color blanco. Si no añades tinta al papel, el papel blanco se quedará blanco y no negro. Por lo tanto, para la impresión en papel se utiliza el proceso de impresión CMYK.

CMY son las siglas en inglés de cian, magenta y amarillo. Si mezclas la misma cantidad de dos de estos colores obtendrás rojo, verde o azul. Si mezclas la misma cantidad de los tres colores, obtendrás un color parecido al negro. Como las tintas no son completamente opacas, el negro se ve como un marrón oscuro, por lo que se añade tinta de color negro puro. El negro no se indica con la letra B porque se podría confundir con la B de azul en inglés. Por eso se utiliza la K. El resultado es el sistema CMYK. Todos los colores generados por una impresora CMYK se crean al añadir tinta cian, magenta, amarilla y negra en diferentes cantidades. En el sentido estricto de la palabra, los diferentes colores de tinta nunca se mezclan. Si amplias una imagen impresa, verás que está formada por puntos diminutos de diferentes colores y descubrirás que la mezcla es un efecto óptico que hace que el ojo perciba diferentes colores.

Con el sistema RGB, si no se emite luz se obtiene el color negro. Sin embargo, al aumentar la intensidad de todos los colores se obtiene un color más cercano al blanco. Por esta razón, se dice que el sistema RGB es aditivo. Con el sistema CMYK, si no se añade tinta, el papel blanco permanece blanco. Sin embargo, al añadir más color se obtiene un tono más cercano al negro. Por lo tanto, se dice que el sistema CMYK es sustractivo.

Aunque las impresoras utilicen el sistema CMYK y tus imágenes el RGB, no debes realizar la conversión a CMYK tú mismo en tu programa de edición de imágenes antes de la impresión, con la excepción de ciertos casos como, por ejemplo, cuando realizas una prueba en papel para enviársela al cliente y que sea él el que ajuste la precisión del color. El software del controlador de la impresora se encargará de hacer la conversión de RGB a CMYK de forma adecuada para conseguir los mejores resultados.
Un diagrama que muestra cómo se mezclan los colores rojo, verde y azul en el sistema de colores RGB (izquierda) y cómo se mezclan los colores cian, magenta y amarillo en el sistema CMY (derecha).

A la izquierda se muestra una representación del sistema RGB, que produce diferentes colores al mezclar los tres colores primarios de la luz: rojo, verde y azul. Si se mezcla la misma intensidad de los tres (por ejemplo, al proyectarlos sobre una pantalla para que se superpongan) se obtiene blanco, si se mezcla rojo y verde se obtiene amarillo, si se mezcla rojo y azul se obtiene magenta y si se mezcla verde y azul se obtiene cian. A la derecha se muestra el sistema CMY, que se utiliza en la impresión para crear diferentes colores al superponer tres tintas de colores: cian, magenta y amarilla. Si se mezcla cian y magenta se obtiene azul, si se mezcla cian y amarillo se obtiene verde y si se mezcla magenta y amarillo se obtiene rojo. En teoría, al mezclar los tres colores se obtiene negro, pero en la práctica se obtiene un marrón oscuro. Por lo tanto, en la impresión fotográfica se añade una tinta negra (K) como el cuarto color del proceso de impresión CMYK.

Un diagrama de un patrón Bayer con filas alternativas de filtros de colores rojos y verdes y azules y verdes.

Una representación del patrón Bayer, el filtro de color más utilizado en los sensores digitales. Es lo que permite que el sensor capte datos de color y no solo la información relativa a la intensidad de la luz. El ojo humano es más sensible a la luz verde que a la azul o la roja. Por lo tanto, en un patrón Bayer hay dos photosites para el color verde por cada uno que hay para el color azul y para el color rojo. Por esta razón, el canal verde en una imagen digital ofrece siempre una mejor relación señal-ruido y, por tanto, menos ruido de imagen que el resto de canales de color.

¿Cuántas tintas?

Las impresoras de inyección de tinta Canon utilizan desde tres hasta diez colores diferentes de tinta. Del mismo modo que se añade tinta negra al sistema CMYK para mejorar el contraste, se utilizan tintas como cian para foto, magenta para foto, roja y azul para compensar otras deficiencias. Esto no quiere decir que el sistema CMY sea defectuoso. Simplemente es muy complicado crear tintas perfectas de los colores cian, magenta y amarillo.

En teoría, cuantas más tintas de color se usen, más amplia será la gama de colores que es capaz de reproducir la impresora. Sin embargo, las impresoras que solo tengan seis tintas también pueden producir impresiones de calidad fotográfica. Las impresoras profesionales utilizan el mayor número de tintas (hasta 12). Es posible que los colores adicionales solo tengan relevancia para los profesionales que venden sus impresiones y necesitan tener una fidelidad del color absoluta. En la práctica, las diferencias son sutiles. De hecho, en muchos casos verás que detectar la diferencia entre una impresión realizada con seis tintas y otra realizada con ocho es bastante complicado.

Tintas y papeles

Las impresoras de tinta de inyección utilizan tintas colorantes. Este es el caso de las impresoras de la gama PIXMA de Canon, con la excepción de la tinta negra de algunas, que son tintas de pigmento. Debido a la forma en la que las tintas colorantes reaccionan sobre el papel fotográfico, suelen producir colores más intensos que las tintas de pigmento. De hecho, las tintas colorantes penetran en el papel mientras que las de pigmento se quedan en la parte superior de este. Por la misma razón, las tintas colorantes suelen producir impresiones que reflejan con mayor precisión las características del papel. Por ejemplo, el papel de alto brillo ofrece un brillo alto real.

Ten en cuenta que las impresiones se suelen secar a medida que salen de la impresora. Sin embargo, puede que necesiten unos minutos más para secarse por completo.
Una impresora PIXMA PRO-200 de Canon sobre un escritorio junto a una pantalla de ordenador y varias impresiones fotográficas coloridas expuestas en la pared que aparece detrás.

Las cámaras digitales, los proyectores y las pantallas de ordenador muestran los colores mediante el sistema RGB. Las impresoras producen los colores mediante el sistema CMYK. Para pasar de uno a otro, el software del controlador integrado en la impresora realiza una inteligente conversión. Por tanto, cuantos más detalles sepa sobre la tinta y el papel que utilizas, con mayor precisión podrá ajustar la salida para que coincida con el resultado que esperas.

Una selección de papeles fotográficos Canon.

Tanto si imprimes fotos para un álbum o creas impresiones con calidad de estudio para su venta o exposición, Canon ofrece una amplia gama de papeles diseñados para su uso con impresoras PIXMA PRO e imagePROGRAF PRO. Esto es solo una selección, disponemos de varios tamaños, pesos y acabados para los requisitos más diversos.

ChromaLife 100+

Conseguirás impresiones de máxima calidad si utilizas una impresora Canon con papeles y tintas Canon, porque están diseñados para funcionar a la perfección con la impresora. Canon, con su combinación de tintas, papeles y tecnologías de inyectores, puede afirmar que las impresiones realizadas con productos con el símbolo ChromaLife 100+ ofrecen una inalterabilidad a la luz de 100 años de duración.

Sin embargo, hay ciertas salvedades. La temperatura, la exposición a la luz solar directa, la humedad y los gases atmosféricos provocan la degradación de la calidad de la impresión con el paso del tiempo. El estándar ChromaLife garantiza que las impresiones almacenadas en un álbum de archivo ofrecen una inalterabilidad a la luz de 100 años de duración, que las imágenes expuestas en cuadros de fotos que reciben 10 horas de luz diaria (aunque no sea la luz solar directa) ofrecen una inalterabilidad a la luz de 30 años, y que las imágenes colgadas en paneles o pegadas al frigorífico ofrecen una inalterabilidad a la luz de 10 años.

Al igual que las tintas colorantes, las tintas de pigmento especiales LUCIA PRO que utiliza la serie imagePROGRAF PRO son resistentes a la luz durante 100 años y al gas durante 50 (lo que significa que las tintas no se difuminan con la presencia de ozono ni de otros gases atmosféricos) cuando se utilizan con papeles adecuados como el Papel Fotográfico Plus Semi Brillante de Canon.1

Impresión y precisión del color

No importa lo buena que sea tu impresora, no podrás producir impresiones con colores totalmente precisos si tu flujo de trabajo no incluye la gestión del color. Por lo general, los monitores y las pantallas de los portátiles tienden a ser demasiado luminosos y los colores que muestran suelen ser demasiado fríos (muy azules) en comparación con las condiciones normales de visualización de las impresiones. Por lo tanto, una imagen impresa tendrá un aspecto muy diferente al de la imagen que se ve en pantalla. Lo ideal es que calibres el monitor e intentes que las condiciones de iluminación de tu espacio de trabajo sean lo más similares posible a las condiciones en las que tienes pensado mostrar tu impresión. A la hora de imprimir, Canon recomienda que utilices su software especializado Professional Print & Layout (PPL), que ofrece increíbles opciones de prueba de rectificación y prueba en papel para ayudarte a conseguir que la imagen impresa coincida con la que se ve en pantalla.

Si utilizas las tintas y papeles Canon, tus impresiones deberían ofrecer un gran nivel de precisión del color, especialmente si recurres al enfoque profesional y a la impresión con perfiles ICC para obtener una calidad fiable y unos resultados uniformes. En PPL, el paso clave consiste en seleccionar el papel adecuado en el menú despegable de tipo de soporte de impresión de la pestaña de configuración general. PPL cuenta con una biblioteca de perfiles ICC integrados para papeles Canon, lo que significa que puede ajustar con precisión la configuración de salida en función de las características del papel que utilices, como la reflectividad y la absorción de tinta. Si utilizas papeles de terceros, en la página web del fabricante del papel puede que esté disponible para la descarga el perfil ICC adecuado. Por ejemplo, en el sitio web de Hahnemühle encontrarás instrucciones claras y consejos útiles al respecto.

A veces, si utilizas papeles de terceros, puede que no haya un perfil ICC para un papel en particular. Por lo tanto, para conseguir unos resultados predecibles sin tener que hacer muchas pruebas, tendrás que crear un perfil tú mismo. Media Configuration Tool de Canon es una herramienta de descarga gratuita que se ha diseñado para ayudarte con esto. Vale la pena el esfuerzo si tienes la intención de utilizar con frecuencia un papel específico muy caro y quieres evitar desperdiciarlo con numerosas impresiones de prueba. Media Configuration Tool se suele instalar al instalar por primera vez el software del controlador de impresora. De lo contrario, visita la página de asistencia para impresoras de Canon, elige tu impresora y haz clic en Software. Busca Media Configuration Tool en la lista y sigue las instrucciones para su instalación. En la Guía del usuario de la impresora encontrarás una sección en la que se explica cómo utilizar el software.
Un usuario coge uno de los cartuchos de tinta de una impresora PIXMA PRO-200, que se muestra desde arriba sobre un escritorio con varias impresiones coloridas.

En teoría, las imágenes a todo color se pueden imprimir con tres tintas: cian, magenta y amarilla. En la práctica, como las tintas no son totalmente opacas, al mezclar los tres colores no se obtiene un negro real. Esta es la razón por la que las impresoras también utilizan tinta negra. Por razones similares, las impresoras suelen utilizar tintas adicionales, como cian para foto, magenta para foto, roja y azul. Para conseguir impresiones de calidad fotográfica, la impresora PIXMA PRO-200 utiliza 8 tintas colorantes.

Una impresora imagePROGRAF PRO-1000 de Canon con sus 12 depósitos de tinta en la parte delantera.

Para producir impresiones con calidad de estudio en tamaños hasta A2, la imagePROGRAF PRO-1000 de Canon utiliza un sistema de 12 tintas de pigmento, entre las que se incluye una tinta especial llamada Chroma Optimizer, que da a las impresiones un brillo uniforme, mayor fidelidad del color y un menor efecto metalizado.

Especificaciones de la impresora

SELPHY

La gama de impresoras fotográficas compactas SELPHY de Canon produce imágenes muy similares a las impresiones estándar de 6 x 4 pulgadas que podrías imprimir en cualquier impresora tradicional de pequeño tamaño. Utilizan tecnología de sublimación de tinta (excepto la serie DS, que utiliza tecnología de inyección de tinta). Algunas son portátiles y funcionan con batería, por lo que puedes producir impresiones fotográficas sobre la marcha.


PIXMA

La gama de impresoras PIXMA es la más grande y popular de Canon. Las impresoras PIXMA utilizan tecnología de inyección de tinta para producir impresiones con una calidad similar a la fotográfica. Para la mayoría de los fotógrafos, imprimir en tamaños de hasta A4 es más que suficiente. Sin embargo, el modelo semiprofesional PIXMA PRO-200 imprime en tamaños de hasta A3+.

La mayoría de las impresoras PIXMA utilizan tecnología de depósitos de tinta de un único color para conseguir una impresión más económica y un menor desperdicio. Debes sustituir únicamente el cartucho que se ha quedado sin tinta, en lugar del cartucho de varias tintas en el que todavía puede haber bastante tinta de otros colores.

Si imprimes con bastante frecuencia, las impresoras MegaTank de Canon, una amplia gama de modelos de la serie PIXMA G y MAXIFY para casa o la oficina, incorporan depósitos de tinta recargables para una impresión de bajo coste y alto rendimiento. Además, ofrecen una increíble facilidad de uso y conectividad sin esfuerzo.


Pro

Las impresoras fotográficas profesionales de Canon utilizan la misma tecnología de inyección de tinta que las de la gama PIXMA, aunque con diferentes tintas. La PIXMA PRO-200 utiliza ocho tintas colorantes, la imagePROGRAF PRO-300 utiliza diez y la imagePROGRAF PRO-1000 utiliza doce tintas de pigmento LUCIA PRO. Las impresoras profesionales son impresoras A3+/A2, ideales para producir impresiones de gran tamaño y con «calidad de estudio» para su venta o exposición.

Como hemos mencionado, las tintas adicionales se han diseñado para obtener una mayor precisión del color cuando es necesario. Por ejemplo, la tinta negra mate ofrece un negro más intenso y una mejor reproducción de los detalles de las sombras en papeles absorbentes que la tinta negra para foto, cuyo uso se recomienda en papel brillante. Además, la exclusiva tinta Chroma Optimizer añade un revestimiento especializado para que el reflejo de la luz en papel brillante sea más uniforme, lo que garantiza un rango dinámico mejorado y elimina el efecto metalizado.

Artículos relacionados

Productos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro