ARTÍCULO

Fotografías lunares: 10 consejos para fotografiar la luna

Andrew Fusek Peters está siempre en busca de formas nuevas y emocionantes de capturar la luna. En este artículo comparte sus sugerencias para realizar fotografías en las que la luna destaque y nos explica cómo contar con el equipo adecuado le hizo materializar su visión creativa.
La luna elevándose sobre Manstone Rock en la colina Stiperstones, en Shropshire (Reino Unido).

Andrew Fusek Peters combinó la EOS R5 con un objetivo RF 600mm F4L IS USM de Canon para capturar esta imagen de la luna elevándose sobre Manstone Rock, el punto más alto de la colina Stiperstones en Shropshire, Reino Unido. «Un consejo fantástico para los fotógrafos lunares es que puedes fotografiar la luna durante el día, unos días antes de que sea luna llena, porque sigue poniéndose a última hora de la tarde», explica. «Si cuentas con una buena iluminación, puedes conseguir imágenes increíbles». Imagen tomada con una configuración de exposición de 1/500 s a f/9 and ISO 100. © Andrew Fusek Peters

Ya sea una esfera resplandeciente anaranjada a ras del horizonte o el suave contorno de una media luna plateada sobre una ciudad, la luna, el objeto más grande y luminoso del cielo nocturno, ha fascinado durante mucho tiempo a los fotógrafos. Las lunas llenas y otros fenómenos como la «Luna de cosecha», la «Luna azul», la «Luna de sangre» y los eclipses a menudo generan una ráfaga de imágenes en las redes sociales. La mayoría de estas imágenes son primeros planos de la luna, pero los fotógrafos que buscan un reto más creativo pueden inspirarse en los consejos y técnicas de Andrew Fusek Peters para hacer fotografías lunares.

El fotógrafo británico, cuyo trabajo aparece habitualmente en los periódicos y las revistas nacionales, prefiere fotografiar la luna como parte de una escena más amplia y poder así contar una historia. «Siempre busco un primer plano interesante para situar a la luna en un paisaje o fuera de la naturaleza», explica.

Ha desarrollado este enfoque a tal nivel, que la gente a veces da por hecho de manera errónea que utiliza fotografías compuestas. De hecho, cada elemento de cada imagen se captura con la cámara y en formato RAW. No es una tarea sencilla, ya que requiere mucha preparación, un equipo apropiado y estar en el lugar adecuado, en el momento oportuno. Aquí encontrarás los consejos de Andrew para hacer fotografías lunares nuevas y originales durante todo el año.
La luna llena tras una estación de radar y una antena de telefonía en Titterstone Clee Hill, Shropshire.

Prueba a capturar el contexto en un primer plano interesante, como esta foto de la luna tras una estación radar y una antena de telefonía móvil en Titterstone Clee Hill, Shropshire (Reino Unido). «Pude ver cómo la luna se ponía tras la torre, pero hasta que empecé a procesar no fui consciente de que se produce el asombroso reflejo de círculos grises sobre la antena y la superficie de la luna», afirma Andrew. Imagen tomada con una EOS 7D Mark II y un objetivo EF 500mm f/4L IS II USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/500 s, a f/4 e ISO 320. © Andrew Fusek Peters

1. Busca el sitio adecuado

El primer paso es saber dónde y cuándo va a salir la luna. Aunque antes esto implicaba muchos cálculos tediosos, en la actualidad, el software puede hacerlo por ti. Andrew utiliza The Photographer's Ephemeris 3D, una herramienta de visualización de luz para fotógrafos de exteriores y paisajes. «Esta herramienta te permite planificar, en un radio de 50 metros, dónde te quieres colocar, y ver cuándo saldrá la luna y qué se ocultará detrás», explica.

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.

2. Elige el momento adecuado

Puedes pensar que el mejor momento para fotografiar la luna es cuando hay luna llena, pero Andrew dice que esto no es siempre así. «Sal un par de días antes de que haya luna llena», dice. «Si lo haces, no tienes que limitarte a una silueta, todavía puede entrar luz en el paisaje». Menciona su foto del Clun Castle en Shropshire, que aparece a continuación, como ejemplo. «Verás que la luna está casi llena, que saldrá al anochecer y que la cámara ha sido capaz de capturar muchos detalles del paisaje», explica.
Una luna gibosa creciente en el cielo tras las ruinas de Clun Castle en Shropshire.

La luna sobre Clun Castle en Shropshire (Reino Unido). «Era noviembre. Por esa razón, se puede ver esa asombrosa explosión de amarillo por todas partes», explica Andrew. «Esta foto transmite una sensación otoñal muy intensa, además me encanta cómo queda la estructura del edificio con la luna. Esto me hizo pensar: "No tiene que ser siempre una gran luna, simplemente puedes crear algo más artístico"». Imagen tomada con una EOS 6D Mark II y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon con una configuración de exposición de 1/80 s, f/9 e ISO100. © Andrew Fusek Peters

3. Piensa sobre la marcha

«Aunque planifiques todo cuidadosamente, a la hora de fotografiar tienes que pensar sobre la marcha», dice Andrew. «La luna es como una especie, como la naturaleza», explica. «Tienes que entender su comportamiento. Es muy tímida y nunca aparece cuando crees que va a hacerlo. Y unas pocas nubes puede estropear la imagen».

La foto de la superluna que hizo Andrew en 2016 (a continuación) y que ocupó la portada del periódico nacional británico The Times estuvo a punto de no ocurrir. El tiempo se puso en su contra, así que decidió dejar de intentarlo y e irse a casa. «Sin embargo, de repente, mientras conducía hacia Church Stretton en Shropshire, vi que las nubes se despejaron», dice. «La luna estaba prácticamente detrás de lo que ahora sé que es una estructura volcánica llamada Three Fingers Rock». Entonces, pensé: «¡Dios mío!».

«Con mi EOS 7D Mark II, un objetivo EF 500mm f/4L IS II USM y el Extender 2x III de Canon, con el que puedo alcanzar elementos a 1600 mm, sabía que disponía de todo el alcance posible. Utilicé los arbustos como trípode y disparé tres veces seguidas. Como ya sabía cuál era mi punto de enfoque (en lugar de situar la luna en el centro de la imagen es mejor tener una línea de dirección) el primer disparo fue el mejor».
Una superluna visible por encima de Three Fingers Rock en Shropshire.

La imagen de Andrew de la superluna detrás de Three Fingers Rock en Shropshire (Reino Unido) fue portada del periódico The Times. «Fue de casualidad, no sabía que la luna haría eso. Sin embargo, reaccioné rápidamente. Lo más emocionante fue llegar a casa y darme cuenta de que la imagen no estaba cortada, por lo que no necesitaba nada más que un poco de procesamiento», comenta. Imagen tomada con una EOS 7D Mark II y un objetivo EF 500mm f/4L IS II USM de Canon con un Extender 2x III con una configuración de exposición de 1/60 s a f/8 e ISO 800. © Andrew Fusek Peters

4. No te olvides de las condiciones atmosféricas

Andrew aprendió una lección importante después de hacer la fotografía de la superluna que aparece en The Times. «En el momento en el que vi la foto, la luna tenía una forma ondulada y estaba ligeramente borrosa», recuerda. «Entonces, pensé: "Es que soy un desastre de fotógrafo". Pero alguien me dijo: "No, en el momento en el que la luna está saliendo, hay mayor contaminación atmosférica de la que se ve a través de la atmósfera de la Tierra y, por esta razón, la luna tiene forma ondulada". Cuando la luna ya está en lo alto del cielo, verás menos atmósfera y la luna se verá nítida».

5. No utilices un trípode

«Aunque los trípodes son fundamentales para fotografiar las estrellas, cuando se trata de la luna es mejor disparar sin trípode», dice Andrew. «El problema de montar un trípode es que la luna puede no aparecer exactamente donde tú quieres», explica. «Tienes que reaccionar muy rápido, cambiar de posición para que puedas situar la luna exactamente donde quieras dentro del encuadre, al igual que con una puesta de sol que se ve a lo lejos sobre las colinas. No dispones de mucho tiempo porque la luz que quieres es la última del día: la luz del atardecer. Así que, para conseguir la foto, tienes que hacerla sin trípode».

6. Los mejores ajustes de la cámara para fotografiar la luna

Cuando se trata de los ajustes, «siempre nos gusta llevar la cámara al límite», recomienda Andrew. «Si quieres comprobar las zonas más iluminadas, el visor electrónico es de gran ayuda. Hay que pensar bien en la exposición. Por norma general, para hacer fotos del anochecer en las que todavía se vislumbra algo de luz en el paisaje, debes ajustar la exposición para la luna y no para el paisaje. Si ajustas la exposición al paisaje, la luna no se iluminará.

Obviamente, tu intención es disparar con un rango ISO tan bajo como sea posible, pero también que la foto salga», añade. «Si esto significa que tienes que disparar con una velocidad de obturación más rápida porque tu objetivo es largo, por ejemplo, eso es lo que debes hacer».
Rocky outcrops in Zion National park, Utah, USA, pictured at night. Blurred lights run along the road and the Milky Way can be seen in the sky above.

El lado oscuro: fotografía con poca luz

Valtteri Hirvonen forjó su técnica durante los sombríos inviernos de Finlandia. Aquí nos revela sus consejos de fotografía con poca luz.
Una silueta de un tordo posado sobre una rama frente a una luna borrosa.

«Esta foto la hice en mi jardín al anochecer un día de enero sobre las 6 de la tarde», recuerda Andrew. «Me subí al tejado de nuestra terraza interior y fue una de las pocas veces en la que el pájaro no salió volando. Se puede ver la luna a través de las plumas de la cola del pájaro y del pico. De hecho, es una de las mejores fotos que he hecho». Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 500mm f/4L IS II USM de Canon con una configuración de exposición de 1/640 s, f/8 e ISO1600. © Andrew Fusek Peters

7. Los mejores objetivos para fotografiar la luna

Cuando ajustas la exposición para la luna, la cantidad de detalles del paisaje que captures dependerá, en parte, de la calidad de tu objetivo y del rendimiento de tu cámara con poca luz para capturar los detalles que puedas recuperar en las sombras.

Una pregunta habitual es cómo hacen los fotógrafos que la luna se vea tan grande. Un factor importante para esto es que, a menudo, los teleobjetivos comprimen la perspectiva. Andrew utiliza el EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM y el EF 500mm f/4L IS II USM con el Extender 2x III de Canon, que se adaptan perfectamente a sus propósitos gracias a su gran aumento y máxima precisión. «Si quieres fotografiar una luna grande, necesitas objetivos grandes», recomienda.

Sin embargo, recientemente tuvo la oportunidad de fotografiar con un objetivo RF 600mm F4L IS USM combinado con una EOS R5 de Canon. «Es nítido y enfoca sorprendentemente rápido. El detalle que consigue es increíble», destaca Andrew. El sistema IS óptico de 5 pasos del objetivo es una estupenda ventaja para Andrew a la hora de fotografiar la luna. «Pude bajar a velocidades de obturación bastante lentas», afirma. «Lo necesitaba porque la luna se mueve muy rápido. Estaba literalmente persiguiéndola, por lo que necesitaba que cumpliera, y lo hizo».
Una luna fantasmal se eleva sobre la «Devil's Chair» (Silla del diablo), un saliente rocoso de la colina Stiperstones, en Shropshire.

La luna se eleva sobre la «Devil's Chair» (Silla del diablo), el saliente rocoso más grande e impresionante de la colina Stiperstones, en Shropshire (Reino Unido). «El rango dinámico de una cámara como la EOS R5 implica que, si el paisaje se está oscureciendo, puedes retocarlo en posproducción», afirma Andrew. Imagen tomada con una EOS R5 y un objetivo RF 600mm F4L IS USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/500 s a f/8 e ISO 100. © Andrew Fusek Peters

8. Las mejores cámaras para fotografiar la luna

Las cámaras mirrorless Full Frame de Canon EOS R5 y EOS R6 ofrecen un rendimiento excelente con poca luz, y a Andrew le sorprendió más la EOS R5 cuando la combinó con el superteleobjetivo RF 600mm F4L IS USM de Canon. «Es un paso adelante considerable», dice. «Era capaz de obtener detalles increíbles. El sensor Full Frame de 45 MP te permite acercar zoom, acercar zoom, acercar zoom... recortar, recortar, recortar... y sigue habiendo detalle».

Para fotografiar la luna, el visor electrónico fue otra ventaja enorme para Andrew: «El visor electrónico es sencillamente brillante porque, cuando quieres ajustar la exposición para la luna de forma adecuada, te permite verlo», afirma. «Cuando estoy fotografiando sin trípode, necesito ver qué está ocurriendo a través del visor, algo que pude hacer muy, muy rápido».
Un primer plano de la superficie de la luna tomado con un superteleobjetivo y un multiplicador.

A Andrew le sorprenden enormemente los 5 pasos de estabilización de imagen del nuevo objetivo RF 600mm F4L IS USM de Canon, que le permitieron fotografiar las imágenes nocturnas de la luna sin trípode, incluso utilizando un multiplicador. Los superteleobjetivos RF 600mm F11 IS STM y RF 800mm F11 IS STM de Canon también son compatibles con los multiplicadores RF. Imagen tomada con una EOS R5 y un objetivo RF 600mm F4L IS USM de Canon con un Extender RF 2x a 1200 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/10 e ISO 400. © Andrew Fusek Peters

9. Cómo fotografiar imágenes estables de la luna en longitudes focales largas

Aunque los teleobjetivos más recientes de Canon como el RF 600mm F4L IS USM (y el RF 400mm F2.8L IS USM) cuentan con sistemas de estabilización de imagen increíblemente sofisticados capaces de compensar la trepidación en hasta 5 pasos, sigues necesitando buenas habilidades en exteriores si quieres fotografiar la luna sin trípode.

«Hay varias formas de hacerlo», explica Andrew. «Primero, puedes utilizar tu cabeza como equilibro: equilibras la cámara contra la frente y la utilizas como punto de apoyo. En segundo lugar, si tienes la oportunidad cuando vayas recorriendo el paisaje, los postes de valla son los mejores monopiés que existen. En tercer lugar, puedes utilizar la rodilla. Las rodillas son fantásticas: puedes sentarte muy rápido, descansar el codo izquierdo en la rodilla y conseguir un poco más de estabilidad».

10. Dedica tiempo al procesamiento posterior

«Capturar todos los detalles de la luna y el paisaje en formato RAW es solo una parte de la ecuación, también tendrás que trabajar duro en el procesamiento posterior», insiste Andrew. «Si tienes la exposición correcta, la luna todavía se mostrará bastante apagada», explica. «Por lo tanto, debes prestar atención a los destellos, las luces y las sombras, utilizar filtros radiales, que te permiten realizar ajustes locales, y resaltar un montón de detalles. Además, vas a trabajar con tu primer plano, que implica obviamente trabajar con las sombras, aunque también puede suponer el uso de filtros graduados».

«Estás haciendo todo lo posible para sacarle partido al archivo en formato RAW», añade. «El conocido Ansel Adams dijo que "el negativo es la partitura y la foto impresa es la actuación." Esto también se aplica a la fotografía lunar cuando se trata de archivos procesados y en formato RAW».

Escrito por Tom May and Phil Hall


El equipo de Andrew Fusek Peters

El equipo clave que utilizan los profesionales para capturar sus imágenes

El fotógrafo Andrew Fusek Peters sosteniendo una cámara de Canon pegada al ojo.

Cámaras

Canon EOS-1D X Mark III

La sucesora de la EOS-1D X que Andrew utiliza es la herramienta creativa definitiva y ofrece un rendimiento excepcional en condiciones de poca luz, AF de aprendizaje profundo y vídeo en formato RAW de 5,5K.

Objetivos

Accesorios

Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro