ENTREVISTA

Un maestro en acción: Sir Don McCullin en Calcuta

Sir Don McCullin entre la multitud con el cineasta Chris Clarke (a la izquierda): «Debido al vertiginoso ritmo del lugar donde hacíamos las fotos, teníamos que ser ágiles», explica Chris. «Eran entornos en los que estábamos como sardinas en lata, o bien lugares amplios pero llenos de miles de personas». Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Lance Miller

El director de cine Clive Booth, el cineasta Chris Clarke y el agente de Sir Don McCullin, Mark George, nos cuentan todos los entresijos del rodaje del documental McCullin in Kolkata.

Existen numerosas grabaciones de Don McCullin hablando de su fotografía a lo largo de toda su carrera, pero rara vez se le ha grabado en plena acción, capturando imágenes. Por eso, cuando se propuso la grabación de un documental que mostrara a Don en acción, y con el interés que mostró el fotoperiodista más renombrado del mundo, sabían que tenían una oportunidad única que tendría un gran impacto en el mundo de la fotografía. Solo quedaba una pregunta: ¿hacia dónde querría dirigir Don el objetivo de su cámara?

When considering where in the world to film the documentary, McCullin suggested Kolkata  – “the most unbelievable city in the world” – as where he’d like to go. © Don McCullin
Cuando se estaba decidiendo en qué lugar del mundo rodar el documental, McCullin sugirió Calcuta, en sus propias palabras, la ciudad más increíble del mundo. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Sir Don McCullin

Territorio peligroso

Canon Professional Services

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services

«Al principio planeamos grabar a Don en el Líbano, pero el ISIS llegó a la zona y era demasiado peligroso», explica Mark. «También pensamos en grabarlo haciendo fotos de edificios romanos en Turquía, pero se había ganado su fama fotografiando personas, así que queríamos verlo haciéndolo.

Entonces, Don dijo: "Si queréis personas, tenemos que ir a Calcuta. Es la ciudad más increíble del mundo". Cuando Don te dice eso, sabes que vas sobre seguro».

Mientras Mark, que también es el productor del documental, preparaba todo lo necesario para el rodaje, Clive incluyó en el proyecto al director de fotografía ganador de varios premios Chris Clarke. También se unirían el asistente de Don, Roger Richards, y el técnico de sonido Sean Smith.

Antes de dirigirse a Calcuta, grabaron a Don en un estudio del Soho, en Londres. Esta grabación se iba a utilizar en el voiceover y permitió al equipo planificar la narración del documental.

Un paisaje de gran riqueza

Finalmente, en la primavera de 2017, tras meses de reuniones y preparación, el equipo viajó a Calcuta, en el estado de Bengala Occidental, en India. Don había visitado la ciudad previamente y había dado ideas de ubicaciones, pero se acordó que no habría un guion previo al rodaje.

Sir Don McCullin is famous for photographing humanity – it’s the people that drew him to Kolkata.  © Sir Don McCullin
Sir Don McCullin es famoso por sus fotografías, que son un reflejo de los aspectos más humanos. Lo que le llevó a Calcuta fueron las personas. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Sir Don McCullin
Cinematographer Chris Clarke films Sir Don McCullin through the streets of Kolkata. © Lance Miller
El cineasta Chris Clarke graba a Sir Don McCullin por las calles de Calcuta. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Lance Miller

«Nos dirigíamos a un entorno de gran simbolismo, tanto para Don como para nosotros», comenta Clive. «Él eligió varios lugares en los que rodar durante tres o cuatro días, y la idea era ponerlo en esa situación y dejarlo hacer a su aire, sin inmiscuirnos. Esa era la clave para que fuera bien. Luego cortaríamos la película a partir de lo que habíamos grabado».

Queríamos reproducir el enfoque de Don hacia el fotoperiodismo.

Mientras Don tomaba fotografías de Calcuta con una Canon EOS 5D Mark IV, Chris y Clive (segundo cámara y director al mismo tiempo) utilizaron la Canon C300 Mark IIs para grabar a Don. Decidieron utilizar objetivos zoom EF, sobre todo el 16-35mm f/2.8 y el 24-70mm f/2.8, y en todo momento emplearon la luz natural, casi siempre sin trípode.

The whole crew were shocked by the extraordinary energy and endurance of the 82-year-old Don, pictured here shooting in a market. “The years just disappeared and his reactions were phenomenally quick,” says Director Clive Booth.  © Sir Don McCullin
La extraordinaria energía y resistencia de Don, que contaba entonces con 82 años, impresionó a todo el equipo. «Los años desaparecieron y sus reacciones eran increíblemente rápidas», comenta el director Clive Booth. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Sir Don McCullin

«Queríamos reproducir el enfoque de Don hacia el fotoperiodismo. Dos cámaras y dos objetivos le bastaron para hacer fotos», nos cuenta Chris. «Queríamos mantener ese mismo espíritu. En términos prácticos, debido al vertiginoso ritmo del lugar donde hacíamos las fotos, teníamos que ser ágiles. Eran entornos en los que estábamos como sardinas en lata, o bien lugares amplios pero llenos de miles de personas».

Un ambiente intenso

El rodaje se realizó en periodos de trabajo intensos en las primeras horas de la mañana, y después Don y el equipo se tomaban un descanso alrededor del mediodía. Esto se debía en parte al intenso calor y humedad del ambiente y en parte a la penetrante luz solar que había a esa hora. Sin embargo, a Clive le parecía que sus métodos de rodaje daban fruto.

Don McCullin has been filmed discussing his photography many times in his long career, but rarely has he been shown shooting in the field.  © Lance Miller
Existen numerosas grabaciones de Don McCullin hablando de su fotografía a lo largo de toda su carrera, pero rara vez se le ha grabado en plena acción, capturando imágenes. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Lance Miller
Prior to heading for Kolkata, Don was interviewed in a studio in Soho, London. This material allowed the team to find the narrative, and provided the voic over for the film. © Lance Miller
Antes de dirigirse a Calcuta, entrevistaron a Don en un estudio del Soho, en Londres. Este material permitió al equipo buscar la narrativa del documental y establecer el voiceover. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Lance Miller

«Al momento supe que nuestro enfoque funcionaba», explica. «El primer día rodamos en el mercado por la mañana y, por la tarde, acabamos en un ambiente caótico, porque Don estaba haciendo fotos en mitad de todo el tráfico». La salud y la seguridad no eran lo primero. Al final del día, Chris y yo coincidimos en que había sido el día de rodaje más emocionante de nuestra carrera».

Era como un animal encerrado en el coche, estaba deseando empezar.

La extraordinaria energía y resistencia de Don, que contaba entonces con 82 años, impresionó a todo el equipo. «Los años desaparecieron y sus reacciones eran increíblemente rápidas», comenta Clive. «Era como un animal encerrado en el coche, estaba deseando empezar. En cuanto veía algo que le llamaba la atención, saltaba: "¡Para, para, para! ¡Tenemos que capturar eso!", y desaparecía. Don siempre está alerta, tiene encendido el radar todo el tiempo».

Chris coincide. «Cuando se le presenta una imagen delante, deja a medias lo que está diciendo y se para a hacer la foto. Siente verdadera pasión por lo que hace. No se limita a salir ahí fuera a buscar una gran composición, eso es más bien el resultado de su fascinación por la gente. Fue increíble verlo trabajar».

“We were going to an environment that was rich in imagery for Don, and us too,” says Clive. “It was really about putting him in that situation and enabling him to do his thing without us being intrusive.”  © Sir Don McCullin
«Nos dirigíamos a un entorno de gran simbolismo, tanto para Don como para nosotros», comenta Clive. «La idea era ponerlo en esa situación y dejarlo hacer a su aire, sin inmiscuirnos». Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Sir Don McCullin

El rodaje estuvo a la altura de las expectativas del equipo y de Don, pero cuando decidieron volver descubrieron el trasfondo político que amenazaba la continuidad del rodaje. Al intentar contratar a un equipo de iluminación, Mark descubrió que salía muy caro y solicitó contratar a 18 habitantes de la zona para el rodaje. «Nos dijeron: "Si no nos dais trabajo, averiguaremos dónde hacéis las fotos, os daremos una paliza y nos llevaremos todos vuestros equipos y cámaras. Y no os penséis que la policía va a ayudaros porque somos nosotros quienes la controlamos"». Al darse cuenta de que estaba tratando con criminales organizados, una especie de mafia india, Mark tomó medidas para minimizar el riesgo. «Al final llegué a un trato con ellos y acepté contratar a cinco de ellos. Solo se presentaron el último día, y aparecieron los 18. Todos tenían la nariz rota y las orejas destrozadas... ¡te aseguro que no querrías meterte con ellos!»

Averiguaremos dónde hacéis las fotos, os daremos una paliza y nos llevaremos todos vuestros equipos y cámaras.

Edición de larga distancia

El equipo volvió de Calcuta con más de 15 horas de rodaje. El proceso de edición de la película duró unas tres semanas y fue realizado por Clive y su editor, Tristram Edwards. Se convirtieron en las primeras personas del mundo en utilizar un nuevo «servicio de colaboración alojado», Adobe Team Projects. Trabajando con Adobe Creative Cloud, Clive, desde su casa en Derbyshire, podía ver la pantalla de Tristram en Londres. Tristram cargaba las secuencias en la nube y ambos podían verlos y trabajar con ellos al mismo tiempo.

For all of the team pictured here, it was an all-consuming project. “There’s no single aspect of the film I'm not immensely proud of,” says Director Clive Booth. © Lance Miller
Fue un proyecto extenuante para el equipo, que aparece en esta foto. «No hay un solo aspecto del documental del que no me sienta inmensamente orgulloso», afirma el director Clive Booth. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon. © Lance Miller

El resultado, un documental de 19 minutos, es un retrato revelador y cercano de un maestro de la fotografía en acción, en un entorno en el que, sin duda, trabajó al límite. Lo importante no son solo las imágenes resultantes, sino ser testigos de cómo Don captura con éxito algunas de las fotografías más célebres del mundo. «Lo exclusivo de la película es que muestra cómo realiza su trabajo y su habilidad al hacerlo», explica Chris. «No solo trata de la técnica de tomar fotografías, sino de cómo se relaciona con las personas en situaciones difíciles, cosas muy interesantes de ver».

Para Clive ha sido un proyecto extenuante, y está encantado con el resultado. «No hay un solo aspecto del documental del que no me sienta inmensamente orgulloso», afirma. «Todo el tema principal, el aspecto cinematográfico, la música y la edición. La idea era mostrar a Don de una forma que la mayoría de las personas no lo ha visto nunca, y agradezco muchísimo a Canon que nos diera libertad para hacerlo como queríamos. Para mí, con el corazón en la mano, esta ha sido la mejor obra de arte que he creado».

Escrito por David Clark


Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora