ARTÍCULO

¿El mejor consejo que ha recibido la nominada de Magnum Diana Markosian? «El día que me dijeron que fuese más despacio»

Cuando la fotógrafa Diana Markosian se reencontró con su padre después de 15 años separados, él le dijo que la había estado buscando y abrió una maleta llena de recortes de periódico, cartas sin entregar y una camisa para la futura boda de su hermano. «Son los objetos que mi padre guardó con la esperanza de volver a vernos algún día», detalla. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark II y un objetivo EF 24mm f/1.4L II USM de Canon. © Diana Markosian/Magnum Photos

Un reloj marca los segundos ruidosamente y acentúa el silencio de la sala donde la nominada de Magnum Diana Markosian y su padre, con quien había perdido la relación hacía mucho tiempo, se sientan a la mesa, el uno frente al otro. «¿En qué estabas pensando cuando escribiste la carta?» pregunta la fotógrafa estadounidense de origen armenio Diana. Su padre responde: «No quiero que haya dolor, sino amor». Amor es el proyecto en el que Diana y su padre han estado trabajando después de pasar 15 años separados, hasta que Diana decidió buscarlo de nuevo en Armenia. Capturó el encuentro en un vídeo, como parte de un proyecto multimedia en el que se pueden palpar los sentimientos de abandono, anhelo, extrañeza y distancia.

Este estilo fotográfico tan personal le ha valido a Diana innumerables premios y menciones en listas de películas recomendadas, así como la nominación para formar parte de Magnum. No obstante, no siempre estuvo tan claro que su trabajo tomaría esta dirección. No descubrió la idea clave que daría forma a su modo de narrar historias hasta 2011, cuando tomó nota de un pasaje de la película independiente Smoke, dirigida por Wayne Wang y Paul Auster en 1995.

Palabras sabias

A man stands in front of a mirror, holding an electric razor. We see his reflection in the mirror, over his shoulder. Behind him are photos on the wall of children.
El padre de Diana, con el que tuvo dificultades para volver a conectar tras la separación. «Cuando lo miro, veo tanto de mí misma... Su deseo de soledad y su necesidad de crear», explica. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark II y un objetivo EF 24mm f/1.4L II USM de Canon. © Diana Markosian/Magnum Photos
Christian Ziegler’s

Suscríbete al boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

En la película, los dos personajes, Paul y Auggie, repasan la colección de fotografías de Auggie y Paul se queja de que todas las imágenes son iguales. Auggie responde: «Nunca lo entenderás si no vas más despacio, amigo mío».

«Me pareció un mensaje revolucionario», recuerda Diana. «Fue como si alguien desde arriba me estuviese diciendo "Eh, la forma en la que estás trabajando no te llevará a ningún sitio. Podrías ser mucho más productiva si te centraras en un momento específico, en una persona concreta e invirtieses en eso"».

Antes de ver aquella película, Diana vivía a un ritmo frenético, tratando de desarrollar su carrera como fotógrafa en Chechenia. «Como fotógrafa, creo que estaba demasiado acostumbrada a responder y reaccionar a todo lo que me ocurría», continúa. «Esa escena de Smoke cambió el significado de la fotografía para mí. Ya no se trataba de responder, sino más bien de estar presente y de lograr permanecer quieta en ese presente».

Inventing My Father

A projector and man's back in the foreground are blurred. Beyond them we see grainy black and white footage of four young adults and a child on a balcony being projected onto a wall.
Diana observando imágenes de sus padres cuando eran jóvenes. «Mis padres se conocieron en la universidad, en Armenia. Me resulta muy extraño ver fotos de ambos juntos. Parecen tan felices, tan enamorados. Lo único que yo conocí fue el sentimiento de decepción que mi madre le profesaba», nos cuenta Diana. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark II y un objetivo EF 85mm f/1.8 USM de Canon. © Diana Markosian/Magnum Photos

Esta lección no cambió la práctica de Diana de inmediato. Su materialización llegó dos años más tarde, cuando viajó a Armenia para reencontrarse con su padre. No lo había vuelto a ver desde que era una niña, cuando dejó el país junto con su madre para poner rumbo a Estados Unidos.


«Comencé a entablar relación con un hombre al que no había conocido y eso me obligó a ir más despacio porque entendí que la clave de una relación es el tiempo», explica. «Desde entonces, el tipo de trabajos que realizo ha cambiado. Se han vuelto más personales y más relevantes para mi propia vida de lo que eran los anteriores. Se trata de una pieza clave de en quién me he convertido como persona, además de como fotógrafa».


Diana creó una serie de fotografías introspectivas denominada Inventing My Father (Inventando a mi padre), para la que utilizó una Canon EOS 5D Mark II y los objetivos EF 85mm f/1.8 USM y EF 24mm f/1.4L II USM de Canon (aunque ahora usa la Canon EOS 5D Mark IV). Acompañó esas capturas de los instantes que pasó con él de leyendas que describen sus sentimientos encontrados en cada momento. «Trato de mantenerme vinculada a este trabajo porque es desde donde quiero hablar como artista», continúa Diana. «Quiero que sea personal porque, de otro modo, no me llena lo suficiente».

A man stands in a doorway of a living room decorated with patterned wallpaper, a woven wall hanging and patterned sofa. An older man sits on a chair holding binoculars to his eyes.
Otra escena del reencuentro de Diana con su padre en Armenia, en 2014. «Después de todos estos años, encontré a mi padre tal y como lo había dejado, de pie junto a la puerta, ni completamente dentro ni completamente fuera de mi vida». Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark II y un objetivo EF 24mm f/1.4L II USM de Canon. © Diana Markosian/Magnum Photos

Actualmente, Diana está realizando una película sobre su madre, un proyecto que, de nuevo, la ha obligado a ir más despacio y confiar en el proceso. «La actriz protagonista que iba a ponerse en la piel de mi madre abandonó el proyecto un día antes de comenzar la filmación», continúa. «Fue el día más duro de mi carrera, pero logré aferrarme al sentimiento de que las cosas siempre suceden por algún motivo. Me obligó a reconsiderar el proyecto y luchar por algo mejor».


Cuando Diana imagina una realidad diferente, en la que no hubiese aprendido a aminorar el ritmo, cree que habría tenido muchas dificultades para sobrevivir como artista. «Creo que mi primera respuesta habría sido la frustración. Sin embargo, ahora puedo simplemente cerrar los ojos y decir: "No funciona, de acuerdo"». Mi proceso actual es muy diferente. Aquello que sale mal contribuye al arte que creo, así que para mí nada es un error. Se trata de tener paciencia para comprender que todo forma parte del aprendizaje».

Escrito por Kathrine Anker


El equipo de Diana Markosian

El equipo clave que utilizan los profesionales para capturar sus imágenes

Photographer Diana Markosian is pictured.

Cámara

Canon EOS 5D Mark IV

Esta réflex de fotograma completo de 30,4 MP captura con un increíble nivel de detalle, incluso en situaciones de contraste extremo. El disparo en serie de 7 fps te ayuda a capturar el momento perfecto, mientras que el vídeo 4K proporciona vídeo de ultraalta definición en el estándar DCI (4096 x 2160).

Objetivo

Canon EF 85 mm f/1,8 USM

Una longitud focal de teleobjetivo corta, combinada con una gran abertura máxima y una rápida velocidad de enfoque automático, convierten a este objetivo en la óptica ideal para cualquier fotógrafo de retratos.

Objetivo

Canon EF 24 mm f/1,4L II USM

Este objetivo gran angular de rápida apertura fue el primero en incluir el revestimiento de lente de estructura sublongitudinal de onda de Canon para minimizar las luces parásitas y el velo óptico, mientras que los elementos asféricos y UD se encargan de eliminar la distorsión y las aberraciones, a fin de ofrecer unos resultados de lo más nítidos.

Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora