También conocido como Calcio Fiorentino, el Calcio Storico (fútbol medieval) es un juego brutal que solo juegan en Florencia durante el mes de junio los cuatro equipos que representan a los cuatro barrios de la ciudad.

Este deporte data del siglo XV y originalmente lo jugaban los aristócratas e incluso, en algunas ocasiones, el papa reinante. La violencia que conlleva es fruto de los tiempos violentos. Las rivalidades entre familias de la Florencia medieval (procedencia de la familia Medici) solían explotar con frecuencia y producir caos.

La competición moderna, compuesta por dos semifinales y seguida de la final, se celebra en la piazza (plaza) cubierta de arena de la iglesia Santa Croce que data del siglo XIV.

Las reglas son sencillas. Tras disparar un cañón, durante 50 minutos, los dos equipos compuestos por 27 hombres intentan pasar un balón por encima de una valla de 1,2 metros que hay en cada extremo del campo y con ello marcar un gol (caccia). Si no entra, el rival obtiene medio caccia.

Los jugadores pueden usar tanto las manos como los pies para pasar el balón y está permitido inmovilizar a sus rivales con maniobras de lucha o casi de cualquier otra manera que consideren adecuada. No se puede evitar derramar sangre. Ni tampoco perder los estribos. Sin embargo, de alguna manera se mantienen la dignidad y el respeto.

El equipo ganador no alza un gran trofeo de plata sino que el premio que se le presenta es una vaca.

El Calcio Storico es solo una más de las muchas oportunidades emocionantes, únicas y reveladoras que ofrece el mundo si estás dispuesto a ir más allá, a pisar donde nunca lo habías hecho antes, a girar a la izquierda donde normalmente lo harías a la derecha. Canon te invita a descubrirlos y captarlos con sus cámaras de fotos o videocámaras. Come and see.