GRABACIÓN

«All That Breathes»: el rodaje de un documental patrocinado por Sundance con equipo de Canon

El cineasta Ben Bernhard explica cómo dio un nuevo enfoque a los efectos de la creciente contaminación y la tensión social de Delhi con la EOS C500 Mark II de Canon.
La cabeza y los hombros de una persona con gafas mirando a un pequeño pájaro posado y alerta en un banco de trabajo.

El cineasta Ben Bernhard utilizó una EOS C500 Mark II de Canon como cámara principal en el documental patrocinado por Sundance «All That Breathes». Proyectado en el festival de cine de renombre mundial en 2022, narra la historia de dos hermanos que rescatan milanos negros que caen de los cielos contaminados de Delhi. © Kiterabbit Films 2022

El Festival de Cine de Sundance tiene fama de defender las películas independientes y catapultarlas al éxito. Es un oasis para los cineastas de documentales, y muchos de ellos eligen las cámaras EOS Cinema de Canon para contar sus historias de forma intensa e inolvidable.

En el festival de 2022 abundaron los documentales grabados con las cámaras EOS C300 Mark II, EOS C300 Mark III y EOS C500 Mark II de Canon. El diseño compacto, la versatilidad y la imagen cinematográfica de estas cámaras las convirtieron en la primera opción para una gran variedad de producciones, desde «Caída en picado: El caso Boeing», la investigación de Netflix sobre los accidentes de los Boeing 737 MAX en 2018 y 2019, hasta «A House Made Of Splinters», de Simon Lereng Wilmont, una película íntima sobre un refugio para niños en el este de Ucrania.

«All That Breathes» se grabó con una EOS C500 Mark II de Canon y tuvo su estreno mundial en el festival de 2022, donde ganó el gran premio del jurado en la categoría de cine documental internacional. Posteriormente, ganó el premio de documentales L'Oeil d'Or (también conocido como Ojo de Oro) en el Festival de Cannes de 2022.

La película, dirigida por Shaunak Sen, cuenta la historia de dos hermanos que han dedicado su vida a rescatar, rehabilitar y liberar milanos negros desde su pequeño sótano de Delhi, en la India. El documental, que se sitúa en el contexto del «ambiente apocalíptico y la creciente violencia» de la ciudad, presenta una gran riqueza temática y cinematográfica.

Un técnico con guantes limpia el sensor de una cámara de Canon.

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.

Para conseguir los fascinantes efectos visuales de la película, el director de fotografía principal, Ben Bernhard, empleó sistemáticamente panorámicas a ritmo lento, movimientos de grúa, seguimiento con una plataforma móvil y enfoque con profundidad de campo reducida para llevar a los espectadores de una «capa» de conciencia a otra. Era una forma práctica y poética de explorar, como dice Ben, «la belleza de la coexistencia en los lugares más contaminados».

«En general, intento desarrollar un estilo individual a partir del eje central de la película», revela Ben. «No hay un estilo 'Ben Bernhard' que utilice en cada proyecto, sino que intento encontrar un estilo individual que apoye la visión de cada director con el que trabajo».

Ben explica que, cuando conoció a Shaunak, apenas veían películas, sino que preferían hablar de cómo trasladar al documental los conceptos que encontraban en los libros. Ben comprendió que no se trataría de un documental sobre la «naturaleza», sino de una película que contaría la historia de la creciente toxicidad ambiental y social, y de una notable familia que ha rehabilitado más de 20 000 aves.

«Shaunak también estaba interesado en cómo cambia y se desplaza la materia orgánica de la tierra por el comportamiento humano, y cómo se forman nuevos hábitats naturales como resultado», comenta Ben. «Tratar de entrelazar todas estas ideas en una estética fue el gran reto».

Un equipo de rodaje se encuentra en una concurrida callejuela de Delhi para capturar el ambiente local.

Dada la diversidad de localizaciones, desde las concurridas callejuelas de Delhi hasta el oscuro sótano en el que los hermanos realizan su trabajo, el rodaje requirió una auténtica mezcla de equipos flexibles. «Estuvimos recorriendo toda la ciudad y la EOS C500 Mark II de Canon se adaptó perfectamente al trabajo», afirma Ben. © Kiterabbit Films 2022

Un equipo de rodaje grabando en las calles de Delhi, entre coches y vacas, y junto a un foso de basura humeante.

«Delhi es una ciudad muy intensa», comenta Ben. «Era mi primera vez en la India, y nada más salir del aeropuerto me topé con ese muro invisible de calor y contaminación. Ahora entiendo lo que es no poder respirar». © Kiterabbit Films 2022

Cámara para documentales de Sundance

La EOS C500 Mark II de Canon fue crucial, ya que Ben la empleó como cámara principal en el proyecto patrocinado por Sundance. «En un principio compré la cámara cuando trabajaba en 'Neymar: El caos perfecto' para Netflix, y dividí los gastos con otro director de fotografía», explica. «Es una herramienta tan versátil que te permite ser flexible y espontáneo».

«Puedes montar la EOS C500 Mark II para un rodaje cinematográfico con una montura PL y, al momento siguiente, puedes desmontarla y llevarla en la mano gracias a su tamaño superreducido», continúa. «Pero incluso cuando la cámara está desmontada, puedes seguir aprovechando los filtros ND internos, la grabación de doble ranura y la curva Canon Log 2, los cuales ayudan en un entorno de documental».

Era la primera vez que Ben estaba en la India, aunque su visita a Delhi se vería truncada por la pandemia de COVID-19. Al final, Ben fue uno de los tres directores de fotografía acreditados en la película. «Saumyananda Sahi ya había rodado algo durante las primeras fases del proyecto antes de que yo me incorporara, cuando aún se estaba pidiendo financiación para el proyecto», explica Ben. Más tarde, no pudo unirse al rodaje porque ya estaba contratado para otro proyecto.

«Una vez que me uní al proyecto, empecé de cero con Shaunak y creamos el lenguaje visual de la película, pero los confinamientos de la pandemia hicieron que tuviera que irme después de seis semanas. Sin embargo, me alegró mucho que Shaunak encontrara a Riju Das para que le ayudara a terminar lo que habíamos empezado, y que utilizara una EOS C70 de Canon para garantizar la coherencia de la imagen».

Un hombre de pie sonriendo en un balcón junto a una configuración de cámara de cine en esta imagen en blanco y negro.

«Nos encantaban los milanos», comenta Ben, que aparece en la imagen. «Pero con frecuencia se sentían amenazados cuando les apuntaba con un objetivo de 1000 mm y empezaban a abalanzarse sobre mí. Al final tuve que poner una red en el balcón desde el que grababa para protegerme». © Kiterabbit Films 2022

Elección de objetivos: del teleobjetivo al macro

La cinematografía de «All That Breathes» ha sido objeto de grandes elogios. Ben utilizó una combinación de objetivos vintage, objetivos zoom y de focal fija de la serie L de Canon, y optó por objetivos de fotografía en lugar de los de cine para reducir el tamaño y el peso.

«Utilicé un EF 500mm f/4L IS II USM con un Extender EF 2x III de Canon para grabar a los milanos negros en el cielo», explica. «Pero cuando grababa a los hermanos en su sala de operaciones, el espacio era muy limitado y acabé grabando con un EF 100mm f/2.8L Macro IS USM de Canon».

«A veces añadía filtros Pro-Mist negros de 1/8 o 1/16 a los objetivos», añade Ben. «Los nuevos objetivos pueden darte la imagen perfecta, pero me gusta separarme del aspecto digital de las cámaras modernas. Sin embargo, tener un buen equipo da más control. Podía empezar con una imagen de alta calidad y luego ser creativo al tratar de encontrar el aspecto 'poético' que quería conseguir».

Un fotograma que muestra una figura agazapada en primer plano, mirando a dos pájaros en un recinto.

El sensor CMOS Full Frame de 5,9K de la EOS C500 Mark II de Canon permitió a Ben aprovechar los efectos de profundidad de campo reducida y crear una imagen más envolvente. «Me ayudó mucho cuando estaba en la jaula con las aves rapaces», comenta Ben. «Me gusta mejorar la calidad cinematográfica de los escenarios y dar algo de vida a la imagen, así que también utilizamos luces y espejos para crear haces de luz, y humo para ayudar a crear la atmósfera». © Kiterabbit Films 2022

Una de las partes favoritas de Ben del rodaje fue cuando grabó dentro de la jaula en el tejado del santuario de aves. «Estaba allí dentro con todo mi equipo, rodeado de varias decenas de milanos negros y águilas. «Resultó bastante intimidante», confiesa. «Pero al cabo de unos días me aceptaron y, lo que es más importante, estaban totalmente relajados con la EOS C500 Mark II. Esto fue clave para poder mostrar la individualidad de las aves».

«Tenía la EOS C500 Mark II montada en un enorme brazo articulado sobre una plataforma móvil. La movía por toda la jaula y los pájaros no se movían ni un milímetro. En un momento dado me quedé tan absorto mirando el monitor mientras empujaba la cámara que acabé con un milano en el parasol. Simplemente no lo había visto en la imagen. Sin embargo, el pájaro no se inmutó, lo que demuestra hasta qué punto aceptaron la EOS C500 Mark II como uno de los suyos».

Una persona grabando a un pájaro en vuelo y a otros posados en un recinto en una azotea.

«Los pájaros llegaron a aceptarme en la jaula, pero claro, en un momento dado, al grabar, te emocionas y te olvidas de dónde estás», revela Ben. «A veces me daba la vuelta y estaba a 20 cm del pico de un ave rapaz». © Kiterabbit Films 2022

Unas figuras de pie en lo alto de unos escalones con pájaros revoloteando a su alrededor frente al cielo.

Ben afirma que la opción de grabación en 4K a 50/60p de la EOS C500 Mark II de Canon fue muy útil para grabar secuencias de acción. «Todo sucedía muy rápido cuando los pájaros se abalanzaban, pero la posibilidad de grabar a cámara lenta ayudó mucho». © Kiterabbit Films 2022

Funciones de la cámara que marcaron la diferencia

Una de las funciones de la EOS C500 Mark II de Canon que Ben encontró especialmente beneficiosa para las secuencias de acción fue la opción de pregrabación de tres segundos. «Nos encantó», afirma con entusiasmo. «Fue una herramienta muy útil para grabar el vuelo de las aves, y para grabar los segmentos de animales en general».

Con la pregrabación activada, la EOS C500 Mark II graba continuamente tres o cinco segundos de grabación en su memoria temporal. Después, cuando pulses el botón REC para empezar a grabar, tu clip contendrá también el vídeo y el audio pregrabados.

Es una función muy útil para grabar sujetos imprevisibles, como los veloces milanos negros y los monos con los que se encontró Ben. «Sin la pregrabación, te quedarías sin memoria muy rápido si necesitas estar grabando constantemente para capturar un momento», comenta.

Aunque muchas de las escenas se grabaron con un trípode, Ben aprovechó la estabilización de imagen electrónica de 5 ejes de la EOS C500 Mark II cuando grabó cámara en mano. «Si tenías que correr detrás de los animales o los protagonistas o lo que fuera, y ser espontáneo, la estabilización interna ayudaba mucho».

Un primer plano del objetivo CN-E20-50mm T2.4 L F / FP acoplado a una cámara EOS C500 Mark II de Canon.

Primer rodaje con el CN-E20-50mm T2.4 L F / FP

El director de fotografía Ian Murray nos habla sobre su experiencia grabando con el nuevo objetivo de cine de gama alta de Canon, que combinó con la EOS C500 Mark II.
A video still showing a black kite with its eyes closed being bathed in soapy water.

Lograr el aspecto inolvidable de la película

En última instancia, son las imágenes cinematográficas de «All That Breathes» las que perdurarán en la memoria del público. Ben está entusiasmado con la «encantadora» curva Canon Log 2 de la EOS C500 Mark II, que proporcionó más de 15 pasos de rango dinámico y una base sólida para la gradación del color. «Preparé un LUT personalizado y lo cargué en la cámara para que el director pudiera supervisar siempre la imagen con una vista previa del aspecto final en el que estábamos trabajando».

«Por supuesto, el sensor Full Frame, combinado con el pequeño tamaño y la flexibilidad de la cámara, ayudó a conseguir lo que buscábamos y nos permitió capturar los variados caracteres de nuestros protagonistas», concluye. «Con toda esta configuración y paciencia, fuimos capaces de hacer que una jaula de pájaros llena de aves enfermas y heridas pareciera un cuadro».

Escrito por Marcus Hawkins


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro