CARACTERÍSTICAS DE LA CÁMARA

Conocer los ajustes y formatos de vídeo

¿Cuál es el mejor formato para grabar y guardar vídeos? ¿Cómo pueden afectar la frecuencia de fotogramas y los ajustes de compresión como Long GOP al tiempo de grabación? Descubre toda la información sobre los formatos de vídeo y las opciones de grabación.

De la misma manera que puedes guardar una imagen como un archivo JPEG, HEIF o RAW, existen varios formatos para guardar archivos de vídeo. Al haber más variables, los formatos de vídeo son algo más complicados. A continuación te explicaremos los formatos de vídeo más habituales para que entiendas las opciones de menú relacionadas a tu disposición.

Al contrario que con las imágenes, los archivos de vídeo tienen muchos componentes, entre los que se incluyen un códec y un contenedor. Un códec es una capa de software para codificar y descodificar los archivos de vídeo durante su grabación y reproducción. Este es el equivalente en el caso de los vídeos de los algoritmos de compresión que se usan en los archivos de imágenes. La mayoría se denominan códecs «con pérdidas», puesto que cuando los datos se comprimen para ahorrar espacio, una parte de la información del vídeo original se descarta en el proceso.

El contenedor combina la información de imágenes y audio del vídeo, junto con los subtítulos y otros metadatos. El contenedor se comporta como un archivo único, y cuando se habla de formatos de archivo de vídeo se suele hacer referencia a formatos de contenedor, como MP4 o XF-AVC. No obstante, cuando seleccionas un formato de vídeo en el menú de la cámara, sueles elegir una combinación de contenedor y códec, como MP4 (HEVC) o MP4 (H.264), no solo MP4.

Es posible guardar vídeo en formato RAW y algunas cámaras ofrecen esta opción, pero los archivos de vídeo RAW son enormes. Si grabas a 25 fotogramas por segundo, guardas 25 archivos RAW cada segundo de vídeo, lo que pondrá a prueba el ancho de banda de datos y la velocidad de escritura en tarjeta de tu equipo, y agotará el espacio de almacenamiento de forma muy rápida.

Por esta razón, existen varias maneras de reducir el tamaño de los archivos de vídeo y hacerlos más manejables, tal y como sucede con los archivos de imágenes. Entre ellas se incluyen varios métodos de compresión y sistemas de muestreo del color. Por lo general, puedes elegir el método de compresión desde el menú de la cámara, en Tamaño de grabación de vídeo, pero el muestro de color se determina según los ajustes del formato de archivo. Vamos a echar un vistazo a los formatos de vídeo más comunes que existen y luego veremos otros ajustes que afectan al tamaño del archivo de vídeo.

Una mujer camina por un bosque otoñal con una cámara de vídeo Canon EOS C200.

Tanto si es tu primera vez que grabas vídeo como si no tienes del todo claro cuáles son los mejores ajustes para el trabajo, conocer a fondo las opciones y formatos de vídeo te ayudará a elegir la mejor solución en cada caso.

¿Qué formatos de vídeo hay?

Estos son los formatos de vídeo estándar del sector que están disponibles en las cámaras Canon modernas (no todos están disponibles en todos los modelos):

  • MP4 (H.264): MP4 es un formato de vídeo de contenedor, por lo que existen diferentes variaciones de MP4. H.264 (o AVC) es el códec de compresión de vídeo más utilizado hoy en día para vídeo digital, especialmente en servicios de transmisión, y son archivos que se pueden reproducir en prácticamente cualquier dispositivo.
  • MP4 (HEVC): HEVC se corresponde a las siglas de High Efficiency Video Coding, codificación de vídeo de alta eficiencia. Este códec, conocido también como H.265, ofrece una compresión un 50 % mejor que el H.264, lo que quiere decir que genera archivos más pequeños y requiere menos ancho de banda durante las transmisiones. También es el primero que admite la resolución 8K.
  • XF-AVC: es un formato de archivo desarrollado por Canon específicamente para la grabación 4K DCI o 4K UHD. Es adecuado para flujos de trabajo profesionales y los creativos lo usan para grabaciones de alta resolución. La extensión de archivo es .MXF.
  • RAW: igual que puedes fotografiar en formato RAW, algunas cámaras Canon te permiten grabar vídeo en RAW. Los archivos RAW contienen toda la información tonal y de color, así como los detalles de la imagen que ha capturado el sensor, lo que resulta de gran ayuda porque brinda más libertad a la hora de editar. Los videógrafos lo valoran especialmente para capturar el rango dinámico más amplio en una escena, pues les permite sacar el máximo partido a los detalles de las sombras y de las zonas iluminadas en posproducción.
  • Cinema RAW Light: grabar en formato RAW presenta grandes ventajas, pero genera archivos muy grandes, lo que puede afectar a tu flujo de trabajo. Una buena solución es el formato Cinema RAW Light de Canon, que se presentó con el lanzamiento de la cámara de vídeo Canon EOS C200. Este formato ofrece un gran rango dinámico, a la vez que reduce drásticamente el tamaño de los archivos. La extensión de archivo es .CRM.
  • MOV es un formato de contenedor alternativo, útil para editar las grabaciones en un ordenador. Los archivos MOV ofrecen alta calidad y existen códecs excelentes para las grabaciones en alta resolución, entre los que se incluyen los ProRes con y sin pérdidas, con el inconveniente de que los archivos resultantes pueden ser muy grandes. Algunas réflex de Canon admiten la grabación de vídeo en formato MOV, pero si usas una cámara mirrorless, una cámara de cine o una videocámara Canon moderna, grabarás en otros formatos que luego puedes transcodificar a MOV si fuera necesario para la posproducción, o puedes exportar la grabación en formato MOV si se especifica su entrega en este formato.
  • De la misma manera, puede que alguna vez quieras exportar tu trabajo a otros formatos como WMV (formato Windows Media Video) para cumplir requisitos de entrega específicos, pero las permutaciones posibles en los flujos de trabajo de posproducción y de entrega quedan fuera del alcance de este artículo.

Unas manos sostienen una Canon EOS R5 C y seleccionan un formato de grabación de vídeo en la pantalla de menú.

La Canon EOS R5 C permite grabar en una gran variedad de formatos de vídeo, desde una selección de formatos RAW hasta MP4 (H.264). El menú Formato de grabación principal también incluye información sobre la profundidad de bits y el método de submuestreo de crominancia de la mayoría de formatos. Sigue leyendo para descubrir todo sobre los formatos.

La pantalla de una cámara Canon que muestra las opciones de la pantalla de menú Tamaño de vídeo.

Además de incluir varios formatos de vídeo, las cámaras Canon ofrecen una gama de ajustes en la pantalla de menú Tamaño de vídeo que determinan la calidad del vídeo grabado y el tamaño de los archivos generados. La pantalla muestra de forma útil el tiempo total de grabación que puedes esperar con los ajustes seleccionados.

Tamaño de grabación, velocidad de fotogramas y compresión

Hemos mencionado que existen los formatos de vídeo incluyen muchas variables. Además de seleccionar un formato de códec y de contenedor, puedes elegir entre una amplia gama de ajustes que determinarán la calidad del vídeo y el tamaño de los archivos generados, lo que a su vez influirá en la duración de la grabación que puede admitir la tarjeta de memoria.

Puedes ajustar tres parámetros importantes desde el menú de la cámara, en Tamaño de vídeo:

  • Tamaño de grabación: el número de píxeles de cada fotograma, lo que en fotografía se suele llamar resolución. Algunas de los ajustes habituales disponibles son:
    • 4K DCI (4K-D en los menús): 4096 x 2160 píxeles.
    • 4K UHD (4K-U en los menús): 3840 x 2160 píxeles.
    • Full HD (FHD en los menús): 1920 x 1080 píxeles.
  • Hay otras opciones disponibles en otras cámaras, especialmente en las cámaras de vídeo profesionales, entre las que se incluyen 8K DCI (8192 x 4320) y 8K UHD (7680 x 4320) en la Canon EOS R5 y la EOS R5 C. Como cabría esperar, grabar en 4K genera archivos de mayor tamaño que grabar en Full HD con la misma configuración, pero lo normal es que te limites a elegir el tamaño de fotograma adecuado según los requisitos de entrega, o que grabes con la mejor resolución posible y lo redimensiones más tarde para su entrega, en función las opciones de posproducción a tu disposición.
  • Velocidad de fotogramas: define la frecuencia a la que se capturan los fotogramas del vídeo, expresada en fotogramas por segundo (fps). Las opciones disponibles dependen de lo que se haya seleccionado en los ajustes generales, en Sistema de vídeo: PAL (Europa) o NTSC (Norteamérica y Japón). La velocidad de fotogramas estándar es de 25 fps para PAL y aproximadamente 30 fps para NTSC. Las grabaciones realizadas a 50/60 fps pueden ralentizarse para crear el efecto de cámara lenta a media velocidad al reproducirlas a 25/30 fps en posproducción. Algunas cámaras disponen de velocidades de fotogramas más altas, como 100/120 fps o incluso más, que permiten crear efectos de cámara superlenta al reproducir el material a una velocidad de fotogramas estándar. Te habrás dado cuenta de que muchas de las configuraciones disponibles acaban en p, como 50p, pero algunas acaban en i, como 50i o 59.94i. La p quiere decir progresivo, y la i, entrelazado. Si usa exploración entrelazada, la pantalla actualiza líneas alternas de la imagen: primero las líneas pares y luego las impares, después las pares de nuevo y así sucesivamente. Esto ocurre tan rápido (por lo general, unas 30 veces por segundo o más) que el ojo percibe una imagen completa, pero cada campo técnicamente solo tiene la mitad de los detalles de la imagen. Todas las televisiones y pantallas de ordenador modernas, al igual que los vídeos de Internet, usan exploración progresiva, en la que cada fotograma de vídeo contiene la imagen entera. Sin embargo, el estándar solía ser la emisión de vídeo entrelazada, ya que ofrece mayores resoluciones aparentes aunque el ancho de banda esté limitado. A día de hoy, 50i sigue siendo el formato de emisión estándar en Europa, pero la emisión de vídeo puede ser entrelazada o progresiva. (Las pantallas modernas desentrelazan automáticamente todas las señales entrelazadas entrantes). Actualmente se suele grabar vídeo mediante configuraciones progresivas y se convierte a entrelazado cuando así lo exige el formato de entrega. Al usar una configuración entrelazada, ten en cuenta que su número es la velocidad de campo, y la velocidad de fotogramas es la mitad de ese número, por lo que 50i son 25 fps y 59.94i son 29,97 fps.
  • Método de compresión: además del códec para codificar y descodificar el vídeo, a menudo es posible elegir un método de compresión. Esto no determina el códec o el tipo de compresión, sino que más bien especifica cómo se aplica el códec:
    • All-I: la I viene de intra-frame y es un método en el que cada fotograma individual se comprime individualmente. No genera archivos tan pequeños como los otros métodos disponibles, pero puede ofrecer mejor calidad, lo cual resulta ideal para editar porque la mayor cantidad de información de imagen permite a los archivos soportar más edición en posproducción.
    • IPB (estándar): este método, también conocido como GOP (Group of Pictures), analiza un fotograma clave (el fotograma I) y, posteriormente, solo registra las diferencias entre fotogramas, en lugar de la información completa de la imagen para cada fotograma. Para ello se sirve de dos métodos: los fotogramas P (fotogramas de predicción), que registran lo que ha cambiado de fotogramas anteriores, y fotogramas B (fotogramas de predicción bidireccional), que comparan la información de la imagen del fotograma anterior y el siguiente. Cada fotograma I puede estar seguido de un número variable de fotogramas P y B. En función de lo parecidos que sean los fotogramas, este método puede reducir notablemente el tamaño de los archivos.
    • IPB (ligero): este método usa los mismos principios que IPB (Standard), pero graba el vídeo a una velocidad de bits inferior (más información sobre esto a continuación). Por tanto, los archivos son más pequeños y la compatibilidad de reproducción es mayor.
    • Long GOP: por lo general, se refiere a un GOP ampliado (más de 15 fotogramas). Long GOP es el término que se usa en las cámaras Cinema EOS para el método de compresión inter-frame. En cámaras híbridas EOS se suele usar el término IPB. Ambos son en esencia el mismo método, pero se diferencian en el número de fotogramas del GOP. Long GOP tiene más fotogramas P y B para cada fotograma I, por lo que los archivos son más pequeños y la calidad de vídeo es inferior, aunque puede no ser fácil de percibir a resoluciones bajas.

Una ilustración de un submuestreo de crominancia en la que se aprecian componentes de luminancia y crominancia muestreados en relaciones 4:4:4, 4:2:2 y 4:2:0 respectivamente.

El submuestreo de crominancia es una técnica útil que permite reducir el tamaño de los archivos mediante la eliminación de cierta información de color y la conservación de la información de brillo o luminancia. Hay varios términos para hacer referencia a este proceso, como YCC, YCbCr y YUV, pero básicamente funciona como se ilustra. La relación 4:4:4 implica que en un bloque de ocho píxeles (4x2) se conserva la información de luminancia (luz) y crominancia (color) en todos los píxeles. La relación 4:2:2 implica que todos los píxeles tienen información de luminancia, pero solo dos píxeles en la primera fila y otros dos en la segunda conservan la información de crominancia, la cual simplemente se copia a los píxeles adyacentes. La relación 4:2:0 implica que dos píxeles en la primera fila y ninguno en la segunda cuentan con información de crominancia, la cual se copia de la misma manera a los píxeles adyacentes (en este caso en ambas filas).

Una ilustración de un submuestreo de crominancia a mayor escala, en el que aprecian los componentes de luminancia y crominancia muestreados en relaciones 4:4:4, 4:2:2 y 4:2:0 respectivamente.

El submuestreo de crominancia a una escala mayor. El detalle del color se ha simplificado claramente entre la relación 4:4:4 (sin muestreo) y la 4:2:0 (columna del medio, de arriba abajo), pero gracias a que la información de luminancia sigue intacta, la imagen no pierde tanto detalle como cabría esperar (columna derecha).

Otros factores que afectan al tamaño de archivo y el tiempo de grabación

Todos los parámetros que hemos visto afectan al tamaño del archivo de vídeo y, por tanto, a la duración del vídeo que puedes almacenar en una tarjeta de memoria determinada. Sin embargo, hay factores adicionales que afectan al tamaño de archivo del vídeo: la profundidad y la velocidad de bits, y el submuestreo de crominancia. Por regla general, no se pueden ajustar estas opciones al grabar, sino que vienen determinadas por el formato de archivo y la resolución (tamaño de vídeo) seleccionados.

Profundidad de bits

Como pasa con los archivos de imágenes, esta es la cantidad de bits de datos digitales asignados para el almacenamiento de la información tonal o de color de un píxel. Una mayor profundidad de bits significa que se puede registrar un mayor detalle tonal y de color, lo que permite crear degradados tonales más suaves y ajustes más precisos a la hora de editar. No obstante, una mayor profundidad de bits aumenta el tamaño de los archivos. Los archivos de vídeo RAW son de 12 o 10 bits, XF-AVC y MP4 (HEVC) son formatos de 10 bits, y MP4 (H.264) es de 8 bits. En el contexto del vídeo, a la profundidad de bits a veces se la conoce como profundidad de color para evitar la confusión con el siguiente término.

Velocidad de bits

También se conoce como velocidad de datos, y es la cantidad de información grabada (o reproducida) en un segundo, que afecta tanto a la calidad del vídeo como al tamaño del archivo. En el caso de los vídeos se suele expresar en megabits por segundo (Mbit/s o Mbps). En la EOS R3, por ejemplo, la velocidad de bits puede llegar a 2600 Mbps (cuando se graba vídeo en formato RAW a 50 fps en resolución 6K). Si se graba en resolución 4K DCI a 25 fps mediante XF-AVC con compresión ALL-I, la velocidad de bits es de aproximadamente 470 Mbps.

El manual de la cámara contiene una tabla con las velocidades de bits según distintos ajustes, junto con el tamaño de los archivos generados y los tiempos de grabación aproximados. Esto te permite evaluar la configuración más adecuada para cada situación, calcular cuántas tarjetas de memoria te harán falta y, lo que es muy importante, asegurarte de que usas tarjetas con suficiente velocidad de escritura para responder a la velocidad de datos.

Para ver archivos de vídeo con una alta velocidad de bits, es necesaria una conexión a Internet rápida, y algunos no se pueden reproducir en dispositivos móviles. Para YouTube, por ejemplo, se recomienda que las grabaciones 4K a 24 fps estén a 44-56 Mbps. Este es un factor que debe tenerse en cuenta a la hora de codificar las grabaciones para su entrega. Se suele usar mucho un proceso conocido como VBR (velocidad de bits variable) para reducir el tamaño de los archivos para su codificación y transmisión. Algunas videocámaras usan VBR para grabar, pero la mayoría de veces no resulta importante hasta la fase de posproducción.

Submuestreo de crominancia

El ojo humano es más sensible a la claridad que al color, por lo que es posible comprimir en un vídeo la información de color (crominancia) sin una pérdida de calidad de imagen perceptible, siempre que se conserve la información de claridad (luminosidad). Esto se hace mediante un proceso de muestreo: en lugar de registrar el color de cada píxel, el algoritmo registra el color de un número determinado de píxeles dentro de un bloque, que suele tener dos filas con cuatro píxeles cada una. La muestra se expresa en forma de relación, como 4:2:2 o 4:2:0.

Una relación 4:4:4 indica que no hay submuestreo. El primer número especifica el tamaño de la muestra, en este caso 4 píxeles, que corresponde a la cantidad de píxeles en cada fila con información de luminancia. El siguiente número te indica la cantidad de píxeles en la fila superior con información de crominancia (en este caso los cuatro) y el último 4 indica que los cuatro píxeles de la fila inferior tienen información de crominancia. En una relación 4:2:2, solo dos píxeles en la primera fila y dos en la segunda tienen información de crominancia. En la práctica, esto quiere decir que en el bloque de ocho píxeles, cada par de píxeles en cada fila se representa con el mismo color, por lo que solo es necesario almacenar la mitad de la información de color. En una relación 4:2:0, solo dos de los cuatro píxeles de la fila superior tienen información de crominancia y ninguno en la segunda fila, por lo que la fila superior está representada por dos colores y la fila inferior lo refleja, lo que hace que el bloque de ocho píxeles se convierta en un bloque de dos colores.

Este muestreo simplifica los colores de la imagen, pero sigue habiendo información de luminancia en cada píxel, por lo que los detalles de la imagen no se ven comprometidos. Como sucede con la compresión, cada relación tiene sus pros y sus contras. La relación 4:2:0 no consume tanto espacio en la tarjeta de memoria, pero se almacena menos información de color y esto puede resultar problemático si se emplean técnicas de procesamiento en las que el color es fundamental, como la pantalla verde. Este puede ser otro factor que ha de tenerse en cuenta a la hora de elegir un formato de archivo: XF-AVC y MP4 (HEVC) usan 4:2:2, mientras que MP4 (H.264) usa 4:2:0.

Una imagen de un vídeo sin gradación capturada con Canon Log. Se aprecia un barco atado a un muelle con vegetación en el fondo, pero la imagen está difuminada y presenta bajo contraste.

Los vídeos capturados con perfiles Canon Log tienen el máximo rango dinámico, pero el material producido directamente por la cámara presenta un contraste y una saturación bajos, por lo que es necesario ajustar el color y el contraste.

La misma escena de un barco atado a un muelle capturado con Canon Log antes y después de la gradación con una gama de colores y tonos mucho más viva.

Después de la gradación, los colores y tonos son mucho más vivos. Las grabaciones hechas con Canon Log conservan más información tonal, la cual puede utilizarse en posproducción para ofrecer una gama tonal mucho más extensa entre las áreas más oscuras y luminosas.

Usar Canon Log

Hemos visto que los distintos formatos de archivo, muestreos de color o métodos de compresión y otros muchos ajustes pueden alterar la cantidad de información de imagen capturada en un vídeo. También hemos comprobado que el ojo humano es especialmente sensible a la información de luminosidad, por lo que maximizar el rango dinámico en la grabación puede ser el factor más importante a la hora de determinar la calidad que se percibe en el producto final. Por este motivo, Canon desarrolló un ajuste adicional, que consiste en aplicar una curva tonal logarítmica para conservar tanto detalle tonal como sea posible en un archivo de vídeo de un tamaño manejable. Se trata de algo distinto al formato de archivo de vídeo y otros ajustes que hemos visto antes. Con Canon Log es posible guardar grabaciones con un rango dinámico extraamplio, poco ruido y una generosa latitud de exposición, lo cual facilita las correcciones de exposición, como cuando se desea recuperar el detalle de un cielo ligeramente sobreexpuesto.

Canon Log se presentó en 2011 con la EOS C300 (a la que ahora sucede la EOS C300 Mark III), y muchas cámaras Canon ya ofrecen uno o más perfiles de Canon Log. Sea cual sea la versión utilizada, las imágenes de la cámara presentan un contraste y una saturación bajos, por lo que se debe ajustar el color y el contraste en posproducción. Se puede hacer manualmente o aplicando una tabla de consulta (LUT), que puede facilitar y agilizar el proceso en gran medida. Para flujos de trabajo en los que no resulte suficiente, como emisiones que requieren tiempos de respuesta rápidos, las cámaras ofrecen perfiles no logarítmicos como BT.709, PQ y HLG, con los que los usuarios pueden conseguir un aspecto específico en sus grabaciones sin tener que ajustar el color y el contraste en posproducción.

La pantalla de menú Imagen personalizada de una cámara, en la que aparece seleccionado Canon Log 3 de entre una amplia variedad de opciones que incluyen Canon Log 2, BT.709 Wide DR, PQ y HLG.

Las cámaras suelen ofrecer más de un formato de Canon Log, así como una amplia variedad de perfiles distintos, como BT.709 Wide DR, PQ y HLG en este caso, para permitirte conseguir lo que quieres sin el procesamiento que requiere Canon Log en posproducción.

Un fotograma de una mujer en un monitor, en el que la mitad izquierda presenta bajo contraste y saturación, y la mitad derecha es más clara y luminosa.

Los perfiles de Canon Log ofrecen a los videógrafos más libertad para ajustar el color y el contraste del material en posproducción.

¿Cuáles son los mejores formatos de vídeo?

Que un formato de archivo de vídeo sea mejor o peor depende de lo que quieras hacer con el material, pues hay formatos que funcionan mejor para trabajos específicos. Por ejemplo, el formato H.264 se suele usar como códec para las transmisiones por Internet porque ofrece un equilibrio adecuado entre eficiencia y compatibilidad. Si tu objetivo final es compartir el vídeo en plataformas web como YouTube o Facebook y exportas la grabación como archivo MP4 (H.264) en lugar de .MOV, el tamaño de archivo general será más pequeño y tendrá una calidad de vídeo adecuada para su transmisión.

A veces, las circunstancias en las que se graba determinan la elección del formato de archivo de vídeo. Por ejemplo, si grabas en 4K pero te estás quedando sin espacio en la tarjeta SD, puedes cambiar de IPB estándar 4K 50p a IPB ligero 4K 50p, lo que te permitirá duplicar el tiempo de grabación en una tarjeta de memoria con la misma capacidad.

Todos los formatos de archivo intentan equilibrar la calidad de imagen y el tamaño (y por tanto el tiempo de grabación), pero en circunstancias extremas puede que tengas que alterar este equilibrio y seleccionar un formato más comprimido, aunque sea a costa de sacrificar calidad de imagen.

Otro caso posible es que te veas limitado por el software y hardware de posproducción al que tienes acceso. Es posible que a los portátiles más lentos les cueste procesar grabaciones en alta resolución 4K 50p, pero pasar a un códec más lento o a una resolución más baja como Full HD, si fuera necesario, te permitirá editar la grabación con más fluidez, siempre y cuando la calidad del vídeo final siga cumpliendo los estándares requeridos.

Una persona con una Canon EOS R5 C inserta una tarjeta en una de las dos ranuras para tarjetas.

Las cámaras con dos ranuras, como la EOS R5 C mostradas aquí pueden grabar vídeo con alta resolución en ambas tarjetas.

Una Canon EOS R5 C sobre un trípode, en la que se ve la pantalla de menú Funciones de grabación de la segunda tarjeta.

Los formatos disponibles varían en función de la cámara y los tipos de ranuras de tarjeta, pero la EOS R5 C y otras cámaras que son compatibles con tarjetas de alta velocidad cuentan con la opción de grabar a la vez un proxy o una copia de seguridad instantánea a una resolución más baja.

Prácticas recomendadas para vídeos

Los videógrafos experimentados emplean varias técnicas y flujos de trabajo según las necesidades del vídeo. Un ejemplo sería la creación de archivos proxy cuando editan el material con software como Media Encoder, que crea una versión del archivo de baja resolución para liberar la carga del ordenador y editar así de una manera más eficaz. Los cambios se aplican al archivo en alta resolución al exportar.

En algunas cámaras, como la cámara de cine Canon EOS C70 y la videocámara profesional XF605, es posible aprovechar las dos ranuras para tarjetas SD no solo para realizar una copia de seguridad instantánea de tu grabación como medida de seguridad, sino también para guardar una versión proxy o de baja resolución de manera simultánea en la segunda tarjeta. En la EOS C70 y en la EOS R3, gracias a las ranuras de tarjetas de alta velocidad, puedes grabar contenido en formato RAW en una tarjeta y en MP4 en la otra a la vez.

Una vez pasado el material al ordenador, puede ser tentador comprimir los archivos maestros mediante software como Handbrake para ahorrar espacio en el disco duro, pero es preferible no hacerlo si en el futuro piensas editarlos, puesto que la calidad se verá afectada.

Escrito por Matty Graham and Alex Summersby


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro