RESTAURACIÓN DE FOTOS

Restauración de recuerdos valiosos

Descubre el proyecto ReStory, que repara innumerables fotos dañadas en las devastadoras inundaciones de 2021 en Bélgica.
Unas manos sostienen una fotografía dañada de un bebé durmiendo.

En julio de 2021, Bélgica sufrió una de las inundaciones más devastadoras y repentinas de la historia, con la pérdida de muchas vidas y más de 220 000 casas dañadas o destruidas. La región del sur de Bélgica de Valonia, más concretamente la provincia de Lieja, fue una de las más afectadas, y la zona aún está recuperándose.

Cuando lo pierdes todo, te aferras a los recuerdos, pero los supervivientes también perdieron miles de fotografías de inmenso valor sentimental, que resultaron dañadas o arrasadas por el agua.

A través del apoyo del proyecto llamado «ReStory», una iniciativa conjunta entre la agencia de publicidad Happiness Brussels, numerosos retocadores digitales voluntarios, el laboratorio de restauración Object Care y Canon Bélgica, se puso en marcha una misión para restaurar el mayor número posible de fotos para las víctimas de las inundaciones.

«En Canon conocemos el poder emocional de las imágenes y las historias que las acompañan», afirma Jacco Leurs, director general de Canon Benelux. «Por esa razón, apoyamos el programa de restauración de fotos ReStory y nos conmovieron las historias que hay detrás. El proyecto está dirigido a todos los afectados por las inundaciones que quieran restaurar las fotos dañadas. De esta manera, estas personas pueden mantener sus recuerdos intactos, y podemos ayudar a aliviar su dolor».

ReStory: un proyecto para restaurar fotos dañadas por las inundaciones

Una mujer sentada en una mesa sostiene una foto dañada por el agua.

Las fotografías nos permiten palpar un pedazo valioso de historia: las personas, los lugares y los recuerdos que más nos importan.

Una foto dañada por las inundaciones de una joven sentada entre la hierba con un perro.

Esta foto tenía un significado especial para su dueña: se tomó en un enclave pintoresco local que visitaba a menudo con su hermana.

Durante las inundaciones, aparecieron en canales de noticias las voces y los rostros de muchas personas que se habían visto profundamente afectadas por el acontecimiento que les cambió la vida. Mattias Vermeire, director comercial de Happiness Brussels, recuerda los reportajes y cómo impulsaron un movimiento para intentar ofrecer ayuda.

«Había una mujer en la televisión que explicaba que lo había perdido todo, pero seguía teniendo un álbum de fotos de su matrimonio y de sus vacaciones», nos cuenta. «Decía: "Puedo sustituir mi televisor, puedo sustituirlo todo, pero no puedo sustituir estos recuerdos", obviamente, sin saber qué opciones había. Lo que pensamos fue: "Podemos ayudar a esas personas". Empezamos a mirar para ver si ya había algún servicio con el que pudiéramos restaurar imágenes».

La agencia recurrió a Object Care, una empresa especializada en la restauración de objetos a través de la estabilización química, para reparar las fotografías dañadas.

Búsqueda de recuerdos para restaurar

Una mujer de pie entre escombros sostiene un álbum de fotos con una foto de boda dañada.

Esta mujer perdió a su marido nueve años antes de que una crecida arrasara su casa. Estaba desesperada por poder conservar los recuerdos de su tiempo juntos, especialmente las fotos de su boda.

Una mujer de pie delante de una pared sostiene una fotografía manchada en blanco y negro de un triciclo.

Puede que pienses que las fotografías que han sufrido daños por agua son irreparables, pero se pueden limpiar y restaurar mediante técnicas digitales.

Con el plan en marcha, el equipo de Happiness Brussels promovió el proyecto a través de grupos de Facebook y organizaciones sin ánimo de lucro que ayudan a las víctimas de las inundaciones. Sin embargo, la respuesta inicial fue escasa. «Hablamos con Canon Bélgica, que nos proporcionó el mejor equipo cinematográfico de Canon, y realizamos un documental sobre el tema», explica Mattias. «Después, fuimos a buscar a la gente personalmente, sobre el terreno».

«Nos quedamos tres días, hablamos con todos los que pasaban por allí y les explicamos lo que íbamos a hacer. Algunas personas nos dijeron: "Podéis ayudarme, todavía me quedan algunas fotos o conozco a alguien que tiene"».

A continuación, el equipo inició el proceso de restauración, documentó el proyecto mediante entrevistas grabadas que aparecieron tanto en un cortometraje documental como en una exposición fotográfica durante el evento Photo Days de la Brussels Expo de octubre de 2021. En poco tiempo, cada vez más personas comenzaron a ponerse en contacto con nosotros para restaurar sus fotos y el proyecto continuó hasta el año siguiente.

El proceso de restauración de fotos

Fotografía arrugada y dañada por el agua de una mujer comiendo.

«En las imágenes que recopilamos, no solo había agua», cuenta Mattias. «Había arena, suciedad e incluso materiales como aceite o tinta. Recopilamos hasta fotos que estaban completamente naranjas».

Una fotografía retocada de una mujer comiendo.

Aunque la restauración presenta ciertas limitaciones, el proceso es asombrosamente eficaz. Incluso las imágenes más desgastadas se pueden mejorar de forma considerable.

El proceso de restauración de Object Care implica la limpieza manual de cada imagen. Después, un equipo de retocadores voluntarios de la agencia Happiness Brussels retoca las imágenes con precisión.

«No tienen miedo de coger una fotografía dañada y dejarla caer en el agua», dice Mattias. «Al principio, a todos nos parecía una locura, pero ellos sabían exactamente lo que tenían que hacer. La ponen en el agua para intentar quitarle todos los elementos y conseguir que la imagen quede lo más limpia posible. A continuación, la digitalizan simplemente haciéndole una fotografía con una cámara Canon. Aquí es donde entramos en juego».

«Nos dedicamos a la fotografía publicitaria con Photoshop y otras técnicas para mejorar o combinar imágenes. Pensamos que podíamos utilizar esa experiencia en las fotografías dañadas, a fin de limpiarlas y quitarles las manchas y cualquier rastro».

Los retocadores digitales internos voluntarios han dedicado ya unas 1000 horas a limpiar las fotos dañadas por las inundaciones para el proyecto ReStory y, además, algunos autónomos se han puesto en contacto con ellos para ofrecerse como voluntarios. El proceso de edición tiene limitaciones, pero los resultados y las respuestas han sido extraordinarios.

«Lo que no podemos hacer es reinventar el aspecto de una persona en una imagen en la que la mitad de la cara ha desaparecido por los daños. Pero podemos recrear cielos y árboles, además de eliminar las manchas de las personas en las imágenes», explica Mattias.

Las fotografías corregidas se imprimieron con la imagePROGRAF PRO-1000 de Canon para obtener impresiones en colores vivos y de calidad profesional. «Ahora mismo estamos recopilando muchas fotografías para ayudar a tantas personas como sea posible. Estamos organizando visitas para recopilar fotos porque, por supuesto, debido al valor emocional que tienen estas fotos, las personas no se sienten cómodas metiéndolas en un sobre y enviándolas por correo».

Las solicitudes para restaurar fotos dañadas por las inundaciones se pueden enviar en www.restory.photo

Cinco consejos para restaurar imágenes antiguas o dañadas

Unas manos sujetan fotografías dañadas; la que está más arriba es un retrato de un niño pequeño.

«Muchas personas solo tienen dos o tres imágenes para restaurar, por lo que podremos ayudar a mucha gente», comenta Mattias. «Ese es nuestro objetivo. No queríamos ayudar a tres o cuatro personas con 100 o 200 imágenes, queríamos ayudar a muchas personas con un número menor de fotos que fueran muy importantes para ellas, fotos que les hicieran revivir sus recuerdos».

1. No intentes secar las fotografías rápidamente

«En el caso de las fotografías dañadas por el agua, evita secarlas inmediatamente y colocarlas en cualquier sistema de calefacción, ya que esto las dañará aún más», aconseja Mattias. «El papel se endurecerá más que antes y empezará a agrietarse, lo que es un cambio químico, y será imposible de arreglar. Una vez que la imagen está dañada, lo mejor es mantenerla en el mismo entorno».


2. Colócala en una bolsa sellada con vapor de agua

Para aquellos que deseen enviar sus fotos a restauradores profesionales: «Si la fotografía ha estado en el agua, lo mejor es ponerla en una bolsa sellada con un poco de vapor de agua o gotas para asegurarse de que las condiciones siguen siendo las mismas», afirma Mattias.


3. Para restaurar imágenes antiguas por tu cuenta, digitaliza las imágenes antes de importarlas a Photoshop o a Digital Photo Professional (DPP)

Escanea o haz una foto de alta calidad de la fotografía que quieras restaurar y, a continuación, abre la versión digital en un software de edición como Adobe Photoshop. Tras crear una copia de la imagen, realiza los ajustes necesarios para recortarla y enderezarla.


4. Ajusta las áreas dañadas y corrige el color

El Pincel corrector puntual de Adobe Photoshop puede ayudar a eliminar arrugas y manchas y a corregir desgarros, de forma que puedas reparar las zonas dañadas por el agua o el envejecimiento. Solo tienes que asegurarte de crear una nueva capa para cualquier cambio que decidas hacer. Así no editarás la capa de fondo original. También puedes utilizar la herramienta Reducción de ruido para reducir cualquier grano. La pérdida de intensidad del color es una característica común de las imágenes antiguas, por lo que a menudo también se recomienda corregir el color para conseguir impresiones de calidad. El software de procesamiento de RAW y edición de fotos DPP de Canon también dispone de opciones para editar con precisión las imágenes, incluido el ajuste del color y la nitidez.


5. Prepara la impresión

Guarda la imagen en un formato de archivo de imagen adecuado, como JPEG, PNG o TIFF, antes de imprimirla en casa. Si la cámara lo admite, se recomienda disparar en formato RAW, ya que proporciona la máxima flexibilidad en la edición. La compacta y versátil impresora A3+ PIXMA PRO-200 de Canon es perfecta para impresiones en color y en blanco y negro de alta calidad. Si quieres restaurar las imágenes por tu cuenta, esta impresora inalámbrica ofrece un sistema de 8 tintas colorantes para lograr una reproducción excepcional y tamaños de impresión personalizables. La asequible gama PIXMA también ofrece resultados de calidad al imprimir fotos en casa. Canon Pro Platinum PT-101 es un papel fotográfico satinado y grueso para una impresión de estudio con una excelente resistencia a la pérdida de color.


Adobe y Photoshop son marcas comerciales registradas o marcas comerciales de Adobe en Estados Unidos y otros países.


Escrito por Lorna Dockerill

Productos relacionados

Artículos relacionados

  • Una foto del antes y el después de una pareja en el día de su boda cerca de un lago: en el lado izquierdo, aparece oscuro y sin editar, mientras que en el derecho se aprecia una versión más luminosa, editada en DPP.

    CONCEPTOS BÁSICOS DE EDICIÓN

    Cómo editar fotos especiales

    Mejora tus fotos de ocasiones especiales con estos sencillos consejos para la edición de fotos

  • Una foto del antes y el después de un campo de hierba alta: en el lado izquierdo, aparece oscuro y sin editar, mientras que en el derecho se aprecia una versión más luminosa, editada en DPP.

    EDICIÓN DE FOTOS/POSPRODUCCIÓN

    Edición de imágenes RAW con DPP

    Descubre cómo editar, perfeccionar y mejorar tus fotos RAW con el software DPP de Canon.

  • Impresiones en blanco y negro de niños y familias dispuestas en forma de cuadrícula en el suelo.

    IMPRESIÓN CREATIVA

    Consejos útiles para mostrar tus impresiones

    Descubre cómo transformar tu hogar con hermosas impresiones de fotografías familiares al estilo de una galería.

  • SUGERENCIAS DE IMPRESIÓN

    Anímate imprimiendo

    Imprime tus momentos favoritos y decora tu hogar con recuerdos.