ARTÍCULO

Llevar el premio a casa: soluciones profesionales para el almacenamiento, la transferencia y la recuperación de imágenes sobre la marcha

Hacer la foto no es lo más importante; llevarla a casa también es fundamental. El fotógrafo de acción Richard Walch nos explica, con la ayuda de los expertos de Canon y SanDisk, por qué el almacenamiento de fotos es fundamental para él.
Un hombre realiza una fotografía con una cámara y un objetivo Canon desde el lateral de una montaña nevada.

El fotógrafo de deportes extremos y acción Richard Walch (aparece en la foto) considera que fotografiar en lugares exigentes es parte de la emoción, pero también impide volver al día siguiente si algo sale mal como, por ejemplo, si se pierde una tarjeta de almacenamiento. Por eso, Richard, y todos los fotógrafos que capturan momentos irrepetibles, necesitan un espacio de almacenamiento de imágenes fiable y de alto rendimiento. © Richard Walch

El embajador de Canon Richard Walch sabe en profundidad lo importante que es capturar el momento. Se especializa en la fotografía de deportes extremos, en la que suele capturar movimientos rápidos en situaciones muy exigentes como la nieve o el agua. También sabe que después de capturar una imagen, lo más importante es guardarla. Además, cree que el almacenamiento de fotografías es una parte fundamental de una sesión fotográfica. Por eso, también es miembro del equipo SanDisk Extreme, un grupo de fotógrafos premiados por el fabricante de almacenamiento por haber superado los límites de sus respectivos géneros.

Tanto si fotografía deportes como el snowboard o la navegación, Richard se toma muy en serio el almacenamiento de las imágenes. «Es el pilar de mi trabajo», explica. «Si fotografías en un estudio y pierdes los datos, sería un drama importante, aunque podrías volver a fotografiar. Sin embargo, mi trabajo no se puede repetir. Si estoy sobre el terreno y pierdo los datos, ¿cómo le digo a los modelos que podrían haber arriesgado sus vidas: "Lo siento, chicos, ¿os parece bien que volvamos a repetir todo mañana?"».

Muchos fotógrafos necesitan recuperar imágenes de momentos irrepetibles, incluso en géneros menos dramáticos, como la fotografía de bodas, naturaleza o documentales. Por eso, hemos hablado con Richard y con expertos del sector de Canon y SanDisk para que nos den consejos sobre cómo almacenar y transferir imágenes, además de cómo recuperarlas en caso de que fuera necesario.
Un hombre con una sudadera roja con capucha y un sombrero negro fotografía a una joven que practica wakesurf desde la parte trasera de un barco que va a toda velocidad.

Entre tantas opciones, la elección de una tarjeta de almacenamiento adecuada dependerá del formato de tarjeta que admita tu cámara y del tipo de fotografía que hagas. Por ejemplo, cambiar las tarjetas pequeñas en un barco que va a toda velocidad puede ser todo un reto. «Todas son diferentes», dice Richard. «Las tarjetas SD son de buena calidad, pero son bastante pequeñas. Las tarjetas CFexpress tienen un tamaño considerable y funcionan increíblemente rápido». © Richard Walch

Una cámara EOS-1D X Mark III de Canon sobre un escritorio junto a un portátil, una tarjeta de memoria Extreme PRO CFexpress de SanDisk y un lector de la misma marca.

Las tarjetas de memoria Extreme PRO CFast 2.0 y Extreme PRO CFexpress de SanDisk representan lo último en almacenamiento de fotografías. Gracias a sus altas velocidades de lectura y escritura, estas tarjetas pueden adaptarse a las últimas cámaras y formatos de imagen o vídeo.

Soluciones de almacenamiento de imágenes sobre la marcha

  • Tarjetas Micro SD, SD y Compact Flash
  • Tarjetas CFast 2.0 y CFexpress
  • Unidades de estado sólido (SSD) portátiles y almacenamiento en la nube
Richard hace hincapié en la importancia de utilizar los equipos más fiables y de alto rendimiento para la ocasión. «Intentar ahorrar dinero mediante el almacenamiento de imágenes supone un falso ahorro», explica. «Trabajo con tarjetas de muy buena calidad, porque vengo de la época del cine. Antes pagaba 15 € por una película y su procesamiento. Como gastaba 15 bobinas a diario, esto suponía 225 € al día. En comparación, gastar 100 € en una tarjeta de almacenamiento supone una buena relación calidad-precio. El uso de una tarjeta más barata y lenta no es una buena idea porque se convierte en el cuello de botella en tu flujo de trabajo y lo ralentiza», comenta.

Aunque algunos fotógrafos utilizan varias tarjetas con capacidades de menor tamaño y las intercambian cuando es necesario, el enfoque de Richard es más directo. «Si estoy en el interior de un helicóptero y tengo que cambiar la tarjeta, las posibilidades de perderla son bastante altas», señala. «Al principio, solía utilizar varias tarjetas de 8 GB durante una sesión de fotos. Ahora utilizo las tarjetas de mayor capacidad que puedo conseguir. Podría cargar dos tarjetas Extreme PRO® CFexpress® de SanDisk de 512 GB por la mañana y no utilizarlas durante el resto del día. De hecho, como no las voy a utilizar, no las puedo perder».

La tarjeta SD (Secure Digital) es el producto básico del sector, según Ruben Dennenwaldt, director sénior de marketing de productos de SanDisk. «Producimos tarjetas Ultra, diseñadas para el uso diario, pero si tienes una cámara mirrorless o una cámara réflex digital, deberías utilizar nuestras tarjetas Extreme o Extreme PRO», afirma. «Son tarjetas de mayor rendimiento que permiten fotografiar en modo ráfaga y a alta resolución, además de grabar vídeo sin comprimir. También disponemos de diferentes tarjetas para los estándares UHS-I y UHS-II que se utilizan, por ejemplo, en las cámaras del sistema EOS R de Canon. Por lo tanto, ofrecemos prácticamente de todo, hasta 1 TB de capacidad en una tarjeta SD».
Las tarjetas Compact Flash se han utilizado en cámaras profesionales durante más de 20 años, aunque Ruben señala que su velocidad alcanza unos 165 Mbps, un valor relativamente bajo según los estándares actuales. «Disponemos de nuevos formatos de forma similar, como las tarjetas de memoria Extreme PRO CFast 2.0, y hemos sacado la primera tarjeta CFexpress junto con Canon. Este formato, que es el más reciente, ofrece velocidades de escritura de hasta 1400 Mbps, lo que significa que puedes grabar vídeo 4K sin comprimir en formato RAW, o incluso 8K en función de la cámara». Las tarjetas CFexpress se pueden utilizar con las cámaras EOS R5 y EOS-1D X Mark III de Canon, así como con las cámaras de cine EOS C500 Mark II y EOS C300 Mark III.

Además del almacenamiento de imágenes en la cámara, a veces es necesario realizar copias de seguridad y transferencias de imágenes in situ. Las unidades de estado sólido (SSD) portátiles, que son resistentes al polvo y a las caídas, ofrecen mayor resistencia que las unidades flash, además de hasta 2 TB de almacenamiento seguro y portátil.
¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Sin embargo, algunos fotógrafos van más allá y consideran que los servicios en la nube como image.canon son una solución moderna para el almacenamiento, la transferencia y la copia de seguridad de imágenes. «Ha llegado el momento», afirma Mike Burnhill, especialista en productos profesionales de imagen de Canon Europe. «Gracias a las redes 5G, conectar el teléfono y transferir imágenes nunca ha sido tan sencillo, ya que dispones de la velocidad de los datos móviles. La velocidad es un tema que se ha tratado durante décadas, aunque nunca se ha profundizado tanto en él, por lo que antes se tardaban años en enviar imágenes. En la actualidad, gracias a la amplia adopción de redes telefónicas 5G a nivel mundial, almacenar imágenes en la nube directamente desde la cámara puede ser una realidad».
Una cámara Canon cubierta de nieve situada delante de una persona vestida de naranja.

Muchos fotógrafos profesionales, especialmente los que trabajan para grandes agencias o redacciones, consideran que transferir las imágenes a un servidor seguro mientras fotografían sobre el terreno es parte de su trabajo. La compatibilidad con FTP que ofrecen las cámaras profesionales de Canon, como la EOS 5D Mark IV, la EOS-1D X Mark III y la EOS R5, junto con la capacidad Wi-Fi integrada, facilita el envío de imágenes directamente desde la cámara a una amplia variedad de sistemas. © Richard Walch

Un transmisor de archivos inalámbrico WFT-E9B acoplado a una EOS-1D X Mark III de Canon.

Para mejorar las capacidades Wi-Fi integradas de las cámaras Canon, los transmisores de archivos inalámbricos de Canon, como el WFT-E9B (que se muestra aquí acoplado a una EOS-1D X Mark III) y el WFT-R10B, permiten aumentar de forma segura el alcance y la velocidad Wi-Fi , transferir datos rápidamente y conectarse a otros dispositivos.

Transferencia de imágenes de forma segura estés donde estés

  • Protocolo de transferencia de archivos (FTP)
  • Transmisores de archivos inalámbricos de Canon
  • Servicios en la nube, incluido image.canon
En muchos ámbitos, como la fotografía de deportes y noticias, la transferencia rápida de imágenes es un requisito clave. Los fotógrafos que deben enviar sus imágenes a un editor o a una redacción fotográfica lo antes posible creen que es una parte integral de su flujo de trabajo.

«El protocolo de transferencia de archivos (FTP) es uno de los mecanismos más antiguos para la transferencia de imágenes y sigue siendo el pilar de muchas grandes agencias, ya que permite enviar de forma sencilla archivos de gran tamaño a un servidor controlado», afirma Mike. «Es muy robusto y práctico, y funciona a nivel mundial. En los eventos deportivos más importantes, los fotógrafos utilizan FTP para transferir sus imágenes».

Como era de esperar, la gama de cámaras profesionales de Canon, incluidas la EOS-1D X Mark III, la EOS 5D Mark IV, la EOS R5 y la EOS R6, ofrece esta función, además de Wi-Fi. Esto significa que los fotógrafos que se encuentren sobre el terreno pueden conectar sus cámaras a la red Wi-Fi del recinto o a sus teléfonos móviles, y transferir las imágenes al utilizar el teléfono como punto de acceso Wi-Fi.
Los accesorios como los transmisores de archivos inalámbricos WFT-E9B de Canon (compatibles con la EOS-1D X Mark III) y WFT-R10B (compatibles con la EOS R5) ofrecen una mayor velocidad de transmisión y alcance para los fotógrafos de deportes que trabajan en estadios con mucho movimiento. Gracias a la actualización de firmware, toda la gama profesional de Canon también ofrece una mayor funcionalidad FTP tanto en la EOS R5 como en la EOS-1D X Mark III.

«La actualización de firmware mejora el funcionamiento de FTP en las cámaras gracias a la visualización de estado, que indica cuánto tiempo se tardará en enviar las imágenes», explica Mike. «Esto permite a los fotógrafos tomar decisiones informadas. Si va a tardar demasiado tiempo, pueden hacerlo más tarde. Si va a tardar solo 30 segundos, pueden hacerlo ahora».
El surfista de wake Andy Schmahl montando una ola iluminado por el resplandor de una bengala de color naranja que sostiene entre las manos.

Wakesurf con bengalas: la EOS-1D X Mark III de Canon a prueba

Poca luz, acción frenética y mucha agua… El fotógrafo de deportes extremos Richard Walch hace que la EOS-1D X Mark III se enfrente a su mayor desafío hasta la fecha.
Richard está de acuerdo: «Si mi señal no es lo suficientemente buena, me muevo a un lugar con mejor conexión y, a continuación, se carga en 20 minutos, por lo que me he ahorrado una hora y media».
Una cámara Canon sobre un escritorio mientras una mano toca la pantalla táctil para cargar las imágenes, junto a un smartphone que muestra una selección de fotografías.

El servicio en la nube image.canon de Canon ofrece una solución fluida para el almacenamiento y la transferencia de imágenes y permite a los fotógrafos cargarlas directamente desde una cámara compatible mediante la conexión Wi-Fi integrada. Una vez cargadas, las imágenes se pueden reenviar automáticamente tanto a dispositivos de almacenamiento físicos, como a ordenadores y a ubicaciones en la nube. «Se trata de un vínculo directo entre la cámara y el servicio en la nube», afirma Richard. «Es el primer paso hacia el futuro».

Un transmisor de archivos inalámbrico WFT-R10B acoplado a la base de una cámara EOS R5 de Canon.

El transmisor de archivos inalámbrico WFT-R10B de Canon no solo aumenta las funciones Wi-Fi de la EOS R5, sino que también actúa como una empuñadura para la cámara, lo que permite disfrutar de una estabilidad y un manejo mejorados, especialmente cuando se fotografía en posición vertical.

Si tienes una cámara Canon compatible con Wi-Fi, puedes utilizar las opciones de almacenamiento y transferencia de contenidos que ofrece el servicio en la nube de Canon, image.canon. Cuando la cámara está conectada a Internet a través de Wi-Fi, puede transferir tus imágenes de forma automática y fluida a la nube, donde almacenará todos tus archivos multimedia, incluidas las imágenes CR3 RAW y los vídeos 4K, durante 30 días, por lo que dispondrás de tiempo suficiente para descargarlos a tu ordenador en el estudio o transferirlos a tus servicios preferidos. Las imágenes con un tamaño adecuado para redes sociales se crean para que las tengas y las almacenes en tu biblioteca personal. Además, puedes transferir tus archivos multimedia más importantes a un espacio de almacenamiento a largo plazo que disponga de 10 GB.

Resulta sorprendente que image.canon pueda reenviar automáticamente tus archivos multimedia a ordenadores, dispositivos móviles y servicios en la nube de terceros o a aplicaciones como Google Photos, Adobe® Creative Cloud*, Flickr y YouTube, en función de tus cuentas y configuraciones. De esta forma, el servicio garantiza que tanto la transferencia de imágenes como su almacenamiento se realizan de forma segura y sin esfuerzo, independientemente de dónde se realice la sesión.

«Image.canon no se ha diseñado como una solución de almacenamiento en la nube como tal, sino como una puerta de enlace que ofrece un servicio para transferir automáticamente tus imágenes a tus sistemas de almacenamiento en la nube preferidos», explica Mike. «Se trata de una solución integral e invisible que ofrece un flujo de trabajo fluido, desde la cámara hasta el almacenamiento en la nube y el escritorio».
Una tarjeta Extreme PRO CFexpress de SanDisk apoyada sobre un lector de tarjetas junto a una EOS-1D X Mark III de Canon, con un teleobjetivo y un portátil al fondo.

Para mayor tranquilidad, el software de recuperación de fotos incluye la tarjeta de memoria: SanDisk ofrece RescuePRO® Deluxe con todas sus tarjetas Extreme PRO, que permiten recuperar los archivos borrados accidentalmente en muchas ocasiones.

Una unidad SSD portátil Extreme PRO de SanDisk y otra unidad SSD portátil Extreme de SanDisk.

La unidad SSD portátil Extreme PRO de SanDisk alcanza una velocidad de hasta 2000 Mbps, mientras que la unidad SSD portátil Extreme de la misma marca ofrece una velocidad de lectura de 1050 Mbps en un diseño resistente a los golpes y lo suficientemente compacto como para caber en los equipos de menor tamaño. Ambas unidades SSD ofrecen una capacidad de hasta 4 TB.

Recuperación de fotografías en caso de desastre

  • Utilizar unidades de estado sólido para evitar desastres
  • Paquetes de recuperación de datos
«Si eres fotógrafo profesional, es fundamental que sepas cómo realizar copias de seguridad y gestionar datos de la mejor forma posible», afirma Ruben. «Tu proyecto y tus ingresos dependen de ello».

Sin embargo, Ruben señala que los soportes de grabación, incluidas las tarjetas de almacenamiento, rara vez fallan y sugiere que los soportes extraviados y borrados de forma accidental son los más habituales. Además, hace hincapié en que prevenir es mejor que curar. «Presta atención a las copias de seguridad», aconseja. «Las SSD son perfectas para descargar los contenidos, al menos dos veces, al final de una sesión y poder disponer de dos copias de seguridad».

Incluso si ocurre algo totalmente inesperado, no pierdes todos los contenidos. Disponemos de varios paquetes de software para ayudarte con la recuperación de fotos, como RescuePRO® Deluxe, que incluye las tarjetas Extreme PRO de SanDisk. «Se trata de un software de recuperación de datos que te ofrece la oportunidad de recuperar archivos perdidos», afirma Ruben. «Si eliminas imágenes o vídeos por error desde la cámara o el lector de tarjetas, es muy probable que los recuperes». Esto se debe a que los datos no se borran tan pronto como los eliminas. Mientras no cunda el pánico ni guardes nada nuevo en la tarjeta, algo que podría sobrescribir los datos que quieres recuperar, existe la posibilidad de recuperarlos, aunque no hay garantía de que se recuperen todos o solo algunos de los datos perdidos.

Richard está de acuerdo. «Al trabajar principalmente sobre el terreno, tengo más miedo de perder las tarjetas que de dañarlas», comenta. Él nos aconseja que pensemos en el flujo de trabajo y que dediquemos tiempo a proteger las imágenes y a hacer copias de seguridad de los contenidos. Si guardas bien las imágenes, evitarás tener que recuperarlas más tarde.

«Tómatelo en serio», concluye Richard. «Invierte tiempo en tu flujo de trabajo y utiliza tecnologías actualizadas. De esta forma, las posibilidades de que algo salga mal se reducen prácticamente a cero».

Escrito por Mark Alexander


*Adobe y Creative Cloud son marcas comerciales o marcas registradas de Adobe en Estados Unidos y otros países.

Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro