RETRATO

Consejos sobre fotografía de retrato: aprende el oficio y la cultura

El fotógrafo de retratos Horst Friedrichs comparte las lecciones que ha aprendido a lo largo de su carrera profesional en un taller con la recién graduada Emma Bentley.
Dos personas sonrientes sentadas en una mesa con una EOS R6 de Canon en ella. En la pared de ladrillo a sus espaldas hay varias impresiones en blanco y negro enmarcadas.

Como descubrió la graduada en arte Emma Bentley (izquierda) cuando se unió al fotógrafo profesional Horst Friedrichs (derecha) en un taller de dos días, un retrato no es solo una labor de estudio para las grandes marcas o los ricos y famosos. Tampoco es un formato inalcanzable para los estudiantes de fotografía. Hay otra faceta de los retratos igual de gratificante y vital: documentar al público general. Ya se trate de subculturas musicales, fanáticos del fútbol o un comerciante de un puesto callejero, esta es una práctica en la que el mundo es tu estudio. © Horst Friedrichs

La fotografía de retrato es una combinación compleja de preparación, destreza técnica y don de gentes. Y como puede corroborar el fotógrafo de retratos profesional Horst Friedrichs, el trabajo no solo es una labor artística, sino un servicio histórico fundamental, pues implica captar a los personajes que dan forma a la historia de la humanidad, por lo que debe hacerse bien.

Sin embargo, los estudiantes y fotógrafos en ciernes no deben desanimarse por la falta de un estudio profesional o accesorios de iluminación. Cuando Horst ejerció de mentor de la graduada en arte Emma Bentley durante un fin de semana, el mundo se convirtió en su estudio y el público en su modelo. Aquí, conoceremos en profundidad su taller y descubriremos sus consejos para la fotografía de retrato profesional.

Un retrato en blanco y negro de un anciano con una chaqueta de cuero.

Horst siguió a la tribu de rockeros británicos para su serie «21st Century Rockers» (Rockeros del siglo XXI), en la que fotografió a sus miembros en aparcamientos, pubs, cafeterías y salas de baile y de billar. «Como fotógrafo, puedes sacar una foto, cogerla y desaparecer», dice. «Siempre escribo un correo electrónico de agradecimiento, es una cuestión de respeto». Imagen tomada con una EOS-1Ds Mark II (a la que ahora sucede la EOS-1D X Mark III) y un objetivo EF 50mm f/1.2L USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/80 s, a f/5,6 e ISO 320. © Horst Friedrichs

Una mujer con el pelo rojo, largo y rizado en una concurrida calle de Londres sostiene una cámara de Canon con los brazos levantados.

Horst realizó este retrato de Emma en acción mientras paseaban juntos por las calles de Londres, Reino Unido. «Hacer fotos en las calles de Camden me resultó interesante por toda la cultura y las cosas únicas que se pueden ver», comenta Emma. «La multitud era un poco intimidante, pero Horst me hizo sentir cómoda y segura de mi compostura mientras caminábamos y hablábamos sobre los entresijos de la fotografía urbana». © Horst Friedrichs

Los aspectos básicos de la fotografía de retrato

Horst lleva su larga trayectoria profesional trabajando para medios de renombre, entre los que se incluyen National Geographic, The New York Times y The Independent, y ha realizado retratos de personalidades de todo tipo, desde Robbie Williams, Peter Gabriel y Tony Blair hasta Bill Gates y Stephen Hawking. Aunque se hizo conocido por su trabajo comercial, sus proyectos a largo plazo de libros, que documentan las subculturas y la arquitectura, son los que realmente sacan a relucir su pasión. Desde los sufíes de Pakistán hasta los mods y rockeros de las culturas alternativas británicas, el londinense Horst lleva décadas explorando diferentes escenas y culturas, y capturando a los personajes que las integran.

Durante el taller, Emma aprendió los aspectos básicos de la fotografía de retrato. A lo largo de dos días, Horst le enseñó a manejar la cámara, a exponer y a encuadrar antes de pasar al aspecto humano más complejo de los retratos. Para el taller, Emma utilizó una EOS R6 y un objetivo RF 14-35mm F4L IS USM de Canon, algo que impresionó especialmente a Horst.

«La cámara es pequeña y ligera, transmite una buena sensación. La experiencia táctil es muy importante: si una cámara no es agradable al tacto, para mí es un problema», dice. «A veces una cámara puede parecer un arma, puedes asustar a la gente. La EOS R6 es más amigable por su aspecto retro».

Emma participó en el proyecto colaborativo de Canon con The Drum, Class of 2021. Está especializada en dirección artística de publicidad y estrategia creativa, y ganó el taller de dos días con Horst como parte del programa.

Un técnico con guantes limpia el sensor de una cámara de Canon.

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Un primer plano de dos dispensadores de bebidas con un líquido rojo y uno azul brillantes. Ambos tienen una palanca en la que pone «PULL» (tirar).

Horst le explicó a Emma que capturar la esencia de una subcultura se basa tanto en fotografiar el carácter y los detalles de los lugares en los que se reúnen los miembros como en hacer retratos. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 14-35mm F4L IS USM de Canon a 34 mm, con una configuración de exposición de 1/100 s, a f/4,5 e ISO 100. © Emma Bentley

Un arreglo floral al lado de una puerta.

Emma dice que se siente muy afortunada de haber aprendido de Horst lo que hay y no hay que hacer en la fotografía de subculturas. «En esos momentos, una cámara puede resultar muy intrusiva; la clave está en saber cómo hacerlo», comenta. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 14-35mm F4L IS USM de Canon a 23 mm, con una configuración de exposición de 1/60 s, a f/4,5 e ISO 10000. © Emma Bentley

En el primer día, los dos fotógrafos exploraron la fotografía de paisaje, la urbana y la de retratos en un parque de Londres. Según Emma, aprendió las lecciones más importantes observando cómo Horst se acercaba a la gente con el humor y la energía necesarios para interactuar con ellos. Horst pudo ver en seguida que Emma tenía buen ojo para los ángulos y enfoques interesantes. «Tenía esa habilidad», afirma Horst. «En cuanto aprendió los fundamentos básicos de la exposición, se sintió bastante segura con la composición».

El segundo día fueron a Camden, Londres, para hacer más fotografías urbanas antes de ir a un local para fotografiar un evento musical de ska que duró todo el día. Fue una experiencia fotográfica única en la que Emma pudo sumergirse en lo más profundo de una animada subcultura, aprender cómo fotografía un profesional experimentado e intentar capturar la toma perfecta por sí misma.

Aquí, la EOS R6 y el RF 14-35mm F4L IS USM de Canon brillaron con luz propia. Como la EOS R6 es una cámara pequeña y discreta, era muy adecuada para que Horst y Emma fotografiaran en un entorno bastante reducido e íntimo con una iluminación extremadamente baja. «Lo que me ha parecido toda una revelación ha sido la sensibilidad de la cámara y el objetivo. Poder fotografiar con tanta oscuridad me pareció muy impresionante», dice Horst. «No suelo usar zooms, pero este objetivo es rápido y nítido, me gusta mucho».

Un retrato en blanco y negro de una persona sentada y apoyada en el tronco de un gran árbol.

Como parte del proceso de aprendizaje, Horst llevó a Emma a un parque de Londres. «Fotografié en el parque para practicar la búsqueda de composiciones llamativas y acostumbrarme a la cámara», nos explica. «Esto me ayudó a sentirme segura con la cámara y con mi técnica». Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 14-35mm F4L IS USM de Canon a 35 mm, con una configuración de exposición de 1/80 s, a f/22 e ISO 3200. © Emma Bentley

La perspectiva del estudiante: los consejos de Emma sobre la fotografía de retrato

1. Ten la disposición adecuada

«Horst es muy natural», comenta Emma, que reflexiona sobre la forma en que Horst interactúa con sus sujetos. «Incluso en cuanto a las cosas más sencillas, como la tranquilidad con la que se acerca a las personas y se presenta. Todas las personas que conocimos fueron muy amables y estuvieron dispuestas a mantener una conversación, lo que hizo que se abrieran a la idea de que hacerles fotos. Solo hay que ser muy natural y mostrar interés por la cultura que intentas capturar».

2. Acércate más

El objetivo RF 14-35mm F4L IS USM de Canon crea un precioso bokeh aterciopelado y mantiene la nitidez cuando se captura con la máxima abertura. Su útil rango de longitud focal permite acercar el zoom, algo que Emma insta a los aspirantes a fotógrafos de retratos a hacer: «¡Acércate! Puedes captar muchísimos detalles pequeños con una buena combinación de cámara y objetivo, así que asegúrate de acercarte bien», dice.

3. Ten claro cuándo hay que pasar a otra cosa

«Saber leer la situación es muy importante. Un chico accedió a hacerse una foto en la pista de baile, pero luego empezó a causar un poco de alboroto», confiesa Emma. «Vi cómo Horst trataba de conseguir la toma, pero luego se apartaba rápidamente. Me explicó que a veces tienes tomar la decisión de pasar a otra cosa para no estropear la magia».

Un hombre con una camisa azul sentado al volante de un coche deportivo rojo en una carretera repleta de hojas.

A nivel muy básico, Horst dice que es importante recordar que hay que intentar que la fotografía sea un proceso positivo. «Hago sentir bien a la gente con la cámara. Les regalo un momento, les hago sentirse importantes», dice. Este retrato pertenece al libro de Horst «SPEED», una celebración de dos décadas de subculturas británicas que incluye imágenes de mods, rockeros, ciclistas, motos y coches de época, que produjo junto a Canon. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III (a la que ahora sucede la EOS 5D Mark IV) y un objetivo EF 85mm f/1.4L IS USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/320 s a f/2 e ISO 320. © Horst Friedrichs

Perspectiva profesional: los consejos de Horst para la fotografía de retrato

1. Prepárate para cualquier eventualidad

«Hay que hacer los deberes, porque a veces solo tienes una oportunidad. Antes de ir a una sesión, tienes que informarte sobre la persona, el colectivo o el movimiento que vas a documentar», explica Horst, basándose en su experiencia con encargos editoriales. «Es posible que sean antisistema y que quieran enterarse bien quién ha hecho el encargo o de qué trata. Quizás quieras comprobar cómo han hecho este tipo de tomas otras personas y buscar algo diferente».

Horst también recomienda dar una vuelta de reconocimiento por el lugar antes de la sesión, para que las cuestiones prácticas no supongan un obstáculo. «¿Dónde puedes aparcar? ¿Dónde están los enchufes? ¿Quién se va a encargar del maquillaje? ¿Y de la peluquería? Un buen fotógrafo de retratos se informa de todo esto antes de poner un pie en el set».

Una mujer joven sostiene dos tarjetas postales impresas de tamaño A5 con su perfil y ejemplos de sus obras. Detrás de ella, hay una pared de ladrillos con varias impresiones en blanco y negro.

Class of 2021: reavivando la pasión de los estudiantes por la impresión

Descubre cómo un paquete de tarjetas postales impresas personalizadas ha ayudado a la recién graduada Emma Bentley a embarcarse en su carrera profesional.

2. Trabaja con la luz...

«Tienes que pensar en las condiciones de iluminación. Si tienes acceso a la ubicación, podrías incluso buscarte a alguien para que haga de doble de luces y ver cómo funciona la luz con un sujeto», aconseja Horst.

Horst, que se describe a sí mismo como cazador de luz, asegura que la clave para lograr la toma perfecta a veces requiere mover el sujeto hacia una fuente de luz o en torno a ella. «Eso puede marcar la diferencia entre una toma de un reportaje más bien sosa y un retrato fantástico». A veces merece la pena intervenir, pero en otras ocasiones romperá la magia del momento. Si has investigado o, al menos, observado a la persona durante el tiempo suficiente, confía en tu instinto y toma una decisión.

3. … o modifícala

Depender de luz natural o continua es una buena opción, ya que puedes exponer en tiempo real con el visor electrónico en una EOS R6 de Canon, pero Horst también anima a los fotógrafos de retratos a dar rienda suelta a su creatividad y a llevar materiales para manipular la luz si es necesario, ya sean modificadores de luz profesionales o un equivalente casero.

«Puedes llevar papel de calco o de aluminio, lo que necesites para resaltar o dispersar la luz, llévalo en la mochila», dice.

4. Piensa a largo plazo

A menos que te envíen a un trabajo comercial con un plazo de entrega rápido, Horst dice que siempre debes tener un mente un proyecto a largo plazo. «Siempre les doy ese consejo a estudiantes de fotografía y los profesionales en ciernes. Necesitas un proyecto a largo plazo. He hecho proyectos en los que he invertido 12 años, pero podrían ser incluso 12 meses o más, solo hay que pensar a largo plazo. Es algo que creas por lo que quizás te puedan dar un premio o que pueda dar lugar a un libro.

»Las fotos individuales... no sé. Puedes crear de esa manera y tener 120 000 seguidores en Instagram, pero no me da envidia. Para mí, ese enfoque es una especie de moda y acabará desapareciendo. Es mucho mejor escucharte a ti mismo y a lo que quieres hacer y convertirlo en un proyecto».

Escrito por Jack Fittes


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro