ARTÍCULO

Alimentos cayendo y platos rellenos de espuma: la realidad invisible de la fotografía gastronómica profesional

La fotógrafa gastronómica Yasmin Albatoul nos habla en detalle de sus deliciosas imágenes, su proceso creativo y los secretos profesionales que le ayudan a conseguir resultados tan extraordinarios.
Mandarinas colocadas sobre una tabla de cortar y una bandeja en una mesa de madera oscura. Una de las mandarinas está pelada y los gajos se han esparcido.

La embajadora de Canon Yasmin Albatoul explica que esta fotografía ganadora de los International Food Photography Awards 2020 de Foodelia es también una de sus fotografías preferidas. «No me gustan mucho las mandarinas, pero quería asegurarme de que cualquiera que viera la fotografía sintiera la tentación de comerse una», comenta. «El entorno oscuro le da una sensación de calidez, un recuerdo de las tardes de invierno en las que se comen mandarinas, una costumbre argelina». Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 50mm f/1.8 STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/7,1 e ISO 100. © Yasmin Albatoul

La fotógrafa gastronómica Yasmin Albatoul combina imágenes naturales con elementos surrealistas para transformar escenas culinarias cotidianas en obras de arte. Sus imágenes, que a menudo muestran cómo se preparan o vierten los alimentos, o incluso cómo flotan en el aire, tienen tanta luz que contrarresta el minucioso esfuerzo detrás de cada detalle.

Después de obtener su diploma profesional de fotografía en 2017 y animada por su creciente número de seguidores en Instagram, Yasmin ha convertido su pasión en una trayectoria exitosa, que le ha permitido ganar premios y trabajar con marcas internacionales. Actualmente trabaja desde su estudio: la cocina de su casa en Batna (Argelia). En este artículo, nos explica el trabajo que conlleva la creación de imágenes increíbles y nos cuenta cómo tener éxito en un sector tan competitivo.

¿Qué debe hacer un fotógrafo en primer lugar para hacerse notar?

«Los fotógrafos gastronómicos deben mostrar su estado de ánimo y su visión en lugar de los productos. Deben estar al tanto de las tendencias actuales y utilizarlas para adaptar su estilo en lugar de copiarlas. Las tendencias solo deben guiar el proceso creativo. Las fotografías también deben reflejar la personalidad del fotógrafo y ser únicas. A veces la gente reconoce mis fotografías, aunque no aparezca mi nombre en ellas. Esa peculiaridad es la diferencia entre una imagen común y otra que realmente destaca; eso es lo que más les gusta a los clientes».
¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.

¿Cómo consigues destacar en un sector tan competitivo?

«Intento no limitarme a un estilo rígido porque me gusta fusionar técnicas de diferentes géneros. Trato a mis sujetos como si fueran modelos: coloco el producto principal como elemento central y realizo disparos de prueba para asegurarme de que los ajustes y el aspecto son los adecuados. Poco a poco incorporo elementos decorativos de la misma forma que un fotógrafo de retratos añade accesorios. Utilizo aceites sintéticos para que los alimentos brillen y para iluminar las partes del plato que quiero destacar, como haría un fotógrafo de retratos para atraer la atención a diferentes rasgos del rostro».

«No te olvides de que los resultados deben ser impresionantes. Debes ampliar tus límites y crear algo espectacular. Mi efecto de alimentos flotantes añade un toque personal y dinámico. Además, superpongo las imágenes en posproducción para que parezcan una única fotografía. Para asegurarme de que son idénticas, utilizo el enfoque manual en lugar del automático porque quiero que el foco permanezca en el mismo sitio entre una foto y la siguiente».

«Después de ajustar el enfoque, utilizo el autodisparador de mi EOS 5D Mark IV o mi EOS R de Canon, programado entre cinco y diez segundos. Presiono el disparo del obturador y tengo suficiente tiempo para dejar caer los alimentos y fotografiarlos mientras caen. Repito este paso con cada elemento y, a menudo, hago varias fotografías antes de combinar las imágenes en Adobe® Photoshop® CC».

«La aplicación Canon Camera Connect también es útil si utilizas el autodisparador para fotografiar elementos flotantes: conecto mi teléfono a la cámara y, en cuanto toco la pantalla, el temporizador se activa de forma remota, lo que me permite utilizar las manos para dejar caer los alimentos».
Terrones de azúcar, cucharillas de miel y bolsitas de té suspendidas sobre dos tazas de té. Las salpicaduras del líquido quedan congeladas sobre los bordes de las tazas.

Esta imagen ganó el primer premio en el concurso #HomeCaptured del International Photography Festival de XPOSURE en abril de 2020. Combina algunas de las señas de identidad de Yasmin: una composición natural y a la vez sofisticada, elementos que caen, colores intensos y movimiento capturado en fotogramas congelados. «Tardé casi cinco horas en hacer esta fotografía», comenta Yasmin. Imagen tomada con una EOS 600D (a la que ahora sucede la EOS 850D) con un objetivo EF 50mm f/1.8 STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/160 s a f/4 e ISO 400. © Yasmin Albatoul

Azúcar glas suspendido en el aire sobre postres hechos con granadas y horneados en moldes.

Yasmin utiliza dos flashes Speedlite de Canon acoplados a trípodes, además de la aplicación Canon Camera Connect para activar el obturador de la cámara, por lo que tiene una mano libre para ir dejando caer los complementos, como el azúcar glas de esta imagen. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 100 mm f/2.8L Macro IS USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/4 e ISO 100. © Yasmin Albatoul

¿Hay algún truco que se utilice en la fotografía gastronómica profesional que las personas ajenas al sector no conozcan?

«Unto la fruta y las verduras con aceite para que los colores sean más intensos. Esto hace que los alimentos sigan teniendo un aspecto fresco, como si los acabase de sacar del frigorífico o del horno. Utilizo líquidos espesos como leche o nata en lugar de zumos y les echo colorante alimenticio. Las gotas de zumo se ven translúcidas en la imagen. Al usar líquidos espesos me aseguro de que los colores sean suficientemente opacos».

«En todas mis fotografías, utilizo ingredientes reales. De hecho, nunca lleno los platos para no desperdiciar ningún alimento. Por ejemplo, si preparo un plato de espaguetis, relleno el fondo del plato con espuma para que parezca que está lleno».

¿Cómo recibes los encargos?

«El primer contacto se realiza por lo general a través del correo electrónico o Instagram. Analizamos las necesidades del cliente y les doy mis tarifas. Siempre hablamos sobre los objetivos más amplios de la empresa, ya que debo conocer la estrategia de marketing y la identidad de la marca. Por lo general, los clientes me dejan al mando del proceso creativo y en muy pocas ocasiones interfieren en él. Después, planifico la imagen final y hago un boceto o un dibujo de lo que quiero crear».

«Una vez que he recibido el producto, me familiarizo con los ingredientes y el modo de uso. Después, echo un vistazo a fotografías anteriores del mismo producto o de otros similares. Aunque el resultado final debe ser único, me inspiro en todo lo que ya se ha hecho. Si el producto es un plato de comida, busco recetas. Normalmente, los fotógrafos gastronómicos no preparan sus platos, son los estilistas los que diseñan el decorado y los cocineros los que preparan el plato. En Argelia no tenemos tantos especialistas en esos campos, por lo que el fotógrafo es el que se ocupa de todo. Yo intento preparar recetas que no sean muy complicadas para no perder demasiado tiempo».

«El día previo a la sesión, compro los ingredientes y elijo los adornos y accesorios. El último paso es elegir el color de fondo. Siempre utilizo fondos que enfatizan el elemento central como, por ejemplo, colores que contrastan para atraer la atención y acentuar detalles más sutiles. Fotografío cada elemento por separado para ver cómo se ve en la cámara y si se complementa con los demás. Estas fotografías se convierten en mi punto de referencia, ya que me sugieren los resultados que puedo esperar. Puedo realizar ajustes, eliminar objetos o cambiar el fondo según sea necesario».
Un vaso de cristal grande lleno de una colorida bebida con hielo y adornado con menta.

A Yasmin le encanta experimentar con el color y los accesorios. El color rosa intenso de esta bebida se complementa con una ramita de menta, plantas y unos tarros verdes, todo ello sobre un fondo neutro. Imagen tomada con una EOS R y un objetivo RF 24-105mm F4L IS USM de Canon a 56 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/5,6 e ISO 100. © Yasmin Albatoul

Espaguetis de color rosa que caen en una sartén suspendida sobre una encimera, frente a un fondo negro y enmarcados por hojas de color verde brillante.

Yasmin ha utilizado remolacha para dar un tono rosa intenso a sus espaguetis y un fondo oscuro que contrasta con las hojas de color verde brillante para que los colores destaquen. Imagen tomada con una EOS R y un objetivo RF 24-105mm F4L IS USM de Canon a 67 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/7,1 e ISO 100. © Yasmin Albatoul

¿Cómo preparas y organizas los decorados?

«Adapto mis decorados a los productos e intento que la presentación esté equilibrada. Por ejemplo, no incluyo más platos que alimentos y no me gusta desordenar la imagen ni restarle importancia a mi elemento principal. Si me gusta el estilo y todo está listo, preparo la iluminación. Prefiero utilizar luz artificial porque me permite gestionar mejor mi tiempo. De hecho, no tengo que esperar a que la luz sea la adecuada, puedo hacerlo por la noche. Utilizo dos flashes Speedlite de Canon. Los coloco sobre trípodes y hago pruebas con la luz para seleccionar el brillo y el balance de blancos».

«Después, sigo con la configuración de la cámara. Lo primero que hago es colocar la cámara sobre un trípode. Suelo utilizar una mano para dejar caer los alimentos y conseguir ese efecto flotante y la otra para activar el obturador desde la aplicación Canon Camera Connect o para sujetar un difusor o un reflector. Mi trípode es mi tercera mano: me permite fijar el encuadre en la misma posición para luego superponerlo en posproducción. Fijo el enfoque y preparo el fondo y los accesorios. Por último, ajusto la abertura, la velocidad de obturación y el ISO, y hago disparos de prueba hasta que consigo el resultado que busco».

¿Qué ocurre en la propia sesión?

«La mañana de la sesión, cocino y preparo todos los elementos, además del equipo. Suelo utilizar el objetivo EF 50mm f/1.8 STM o el EF 100mm f/2.8L Macro IS USM con la EOS 5D Mark IV de Canon; o la EOS R con el objetivo RF 24-105mm F4L IS USM. El estabilizador de imagen híbrido del objetivo EF 100mm f/2.8L Macro IS USM me resulta muy útil si no tengo un trípode como, por ejemplo, cuando me voy de viaje o realizo una sesión fotográfica en exteriores. Evito llevarme todo el equipo, ya que el estabilizador de la imagen del objetivo consigue que no se note si las fotografías se han realizado sin trípode. No deberías notar diferencia a nivel de calidad entre una fotografía realizada en el estudio y otra realizada en exteriores. Esto resulta especialmente evidente en la fotografía gastronómica y de productos. Nunca deberían aparecer defectos en las fotografías de envases, anuncios o libros de cocina».

«Interactúo continuamente con el cliente durante la sesión fotográfica y le suelo enviar las fotografías desde mi teléfono para asegurarme de que lo estoy haciendo bien. Casi siempre, mis clientes están contentos con el resultado final y esto se debe a que siempre les mantengo informados de cada paso que doy».

10 preguntas rápidas al fotógrafo de productos Eberhard Schuy

Desde qué preguntar al cliente hasta el hecho de hablar con los objetos, el embajador de Canon Eberhard Schuy nos revela los secretos detrás de sus famosas fotografías de productos.

¿Qué ocurre después de la sesión fotográfica?

«Elijo las mejores fotografías para el cliente antes de procesarlas en posproducción. En mis inicios, enviaba todas las fotografías al cliente para que pudiese elegir las que más le gustasen, aunque a veces elegía las que tenían defectos o las que eran difíciles de retocar. Busco cualquier fallo técnico: mal enfoque, subexposición o sobreexposición, o desenfoque. Elimino las imágenes que tienen defectos evidentes, ya que nunca edito una fotografía que no resulte atractiva a simple vista. De esta forma, puedo utilizar un enfoque más sutil a la hora de editar y centrarme en ajustar el color y la luz. Solo desplazo las sombras para que la luz general adquiera una sensación más suave y pueda ajustar el contraste».
Una toma cenital de hierbas, fruta deshidratada y especias colocadas sobre una superficie rugosa de color negro.

Yasmin utiliza sus conocimientos de composición y color para atraer la atención hacia la parte inferior izquierda de esta imagen. Con el fin de mejorar el efecto, ha canalizado la luz artificial hacia el centro para crear una viñeta increíble. Imagen tomada con una EOS 600D y un objetivo EF 50mm f/1.8 STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/160 s a f/6,3 e ISO 200. © Yasmin Albatoul

El líquido salpica hacia arriba desde una taza que reposa sobre una tabla de madera oscura rodeada de frutas deshidratadas y hojas otoñales. Al fondo hay una vela encendida.

El EF 100mm f/2.8L Macro IS USM de Canon que ha utilizado en esta imagen evocadora es uno de los objetivos preferidos de Yasmin. «Es ideal para capturar detalles en la fotografía gastronómica», comenta. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV de Canon, con una configuración de exposición de 1/160 s a f/4 e ISO 100. © Yasmin Albatoul

¿Cuáles son los retos diarios de la fotografía gastronómica profesional?

«Durante mucho tiempo trabajé para un estudio donde solo me dedicaba a fotografiar. Ahora que soy autónoma, cocino todos los platos, además de preparar la sesión y editarla después, por lo que tengo que aprovechar el tiempo».

«La logística de los viajes sigue siendo mi mayor obstáculo. Mi equipo es bastante grande: cámaras, objetivos, un trípode, reflectores y difusores. Esto me complica viajar y me ha obligado a rechazar contratos. Sin embargo, la EOS R de Canon me ha ayudado un montón. Es mi cámara preferida de Canon, junto con la EOS 5D Mark IV. Gracias a las funciones de la EOS R, puedo dejar el trípode en casa y viajar ligera. La pantalla de ángulo variable me permite girar la cámara en cualquier dirección y seguir viendo el resultado, algo especialmente útil cuando fotografío desde arriba».

Siempre te ha gustado la fotografía gastronómica, pero ¿has cambiado de opinión al trabajar como profesional del sector?

«Empecé en la fotografía cuando estudiaba psicología. Era mi vía de escape, un momento de respiro. Durante mis primeras experiencias en estudios y en trabajos con otros fotógrafos, sabía que podría convertir la fotografía en mi profesión sin renunciar a mi pasión. La energía dinámica de un estudio fotográfico me llamó la atención al instante. Además, me encantaba la mezcla de habilidad técnica y creatividad que entrañaba».

«En todo caso, ahora disfruto mucho más de la fotografía gastronómica. Me ha abierto muchas puertas, he aprendido aspectos sobre las relaciones con el cliente y el marketing, y me ha permitido conocer a una gran comunidad de fotógrafos que me sirven de inspiración y me ayudan en mi viaje creativo. La fotografía me ha permitido evolucionar y superarme, ya sea en Instagram o como parte de una colaboración internacional».

Escrito por Katia Gaid


• Adobe® Photoshop® es una marca comercial o marca comercial registrada de Adobe en Estados Unidos y otros países.

El equipo de Yasmin Albatoul

El equipo clave que utilizan los profesionales para capturar sus imágenes

Cámaras

Canon EOS 5D Mark IV

La EOS 5D Mark IV de Canon es una de las cámaras favoritas de Yasmin. Con ella te aseguras una calidad de imagen impecable y un excelente rendimiento profesional, independientemente de lo que estés fotografiando. «Compré esta cámara con el dinero que gané en un concurso», comenta Yasmin. «Llevo mucho años soñando con tener una».

Canon EOS R

La EOS R de Canon, que incorpora un sensor Full Frame de 30,3 MP con un impresionante nivel de detalle, rendimiento ISO y Dual Pixel CMOS AF, ofrece la experiencia de captura definitiva. «La EOS R de Canon es portátil y, gracias a sus funciones, puedo dejar el trípode en casa y viajar ligera», comenta Yasmin.

Objetivos

Canon EF 100mm f/2.8L Macro IS USM

Objetivo prime con excelentes capacidades de macro. «El sistema de estabilización interna garantiza que no haya diferencia de calidad entre una fotografía realizada en un estudio con un trípode y otra realizada en exteriores», comenta Yasmin.

Canon EF 50 mm f/1.8 STM

Con el objetivo EF 50mm f/1.8 STM, puedes producir fácilmente una fotografía más artística e impactante gracias a una amplia abertura f/1,8 que produce un enfoque nítido del motivo y un magnífico fondo difuminado.

Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro