ARTÍCULO

De estudiante a director de fotografía: conoce al joven cineasta Otis Tree

Tras graduarse en la escuela de cine en verano de 2020, Otis Tree está ya produciendo su propio largometraje. Comparte con nosotros sus perspectivas sobre cómo adentrarse en el mundo laboral justo después de la universidad.
Un joven vestido de manera informal agachado en la acera, fotografiando a un hombre vestido con pantalones de cuadros y zapatillas de deporte blancas.

El cineasta recientemente graduado Otis Tree lleva muchos años dándole vueltas al concepto de su largometraje, «Big Smoke», pero se inspiró para hacer su visión realidad después de rodar su galardonado cortometraje de graduación, «Destructors». «A pesar de su éxito, me sentí insatisfecho con el resultado», dice Otis. «Estaba muy dañado por el primer confinamiento. El tiempo que he tenido para reflexionar me ha ayudado a darme cuenta de algunas ideas a las que quería llegar».

«El gran Lebowski» (1998) está ambientada en la soleada ciudad de Los Ángeles, en Estados Unidos, y no en la gris y lluviosa Londres de Reino Unido. Sin embargo, para su primer largometraje, «Big Smoke», el cineasta graduado Otis Tree está canalizando el espíritu de la película de culto de los hermanos Cohen hacia una nueva dirección. «Es una comedia de terror en la que los personajes están constantemente paranoicos, dudando de sí mismos», nos cuenta Otis, hablándonos de «Big Smoke». «Otra gran inspiración es “The Wicker Man”. La película está ambientada en el solsticio de invierno y buscamos ese ambiente pagano, a pesar de la estética moderna y urbana».

Otis, que nació en el este de Londres, consiguió su primera proyección en un festival con solo 13 años, en el festival de cine BFI Future Film Festival. Desde que se graduó, en verano de 2020, ha conseguido reconocimientos impresionantes. Ganó el premio 2020 Emerging Talent en el festival CINECITY Festival, en Brighton, por su cortometraje «Destructors». También trabajó para el director de fotografía Ben Wheeler en una producción televisiva de alto nivel para Euston Films. Le hemos preguntado sobre las perspectivas que adquirió como estudiante y cómo las ha utilizado para ayudarle a despegar su carrera profesional cinematográfica.
Una joven llevando un pañuelo para la cabeza descansando sobre una esterilla y rodeada de pequeñas velas en el suelo.

Ambientada en el solsticio de invierno, el argumento de «Big Smoke» se centra en un grupo de jóvenes londinenses conocidos como «The Druids». Otis rodó su película de prueba de concepto en una iglesia antigua y abandonada para proporcionarle la sensación de terror inspirada en «The Wicker Man» que buscaba, y utilizó una EOS R5 de Canon para capturar las fotografías promocionales. Imagen tomada con un objetivo RF 50mm F1.2L USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/50 s, a f/1,2 e ISO 800. © Otis Tree

Ahora mismo estás trabajando en tu primer largometraje, «Big Smoke». ¿En qué fase te encuentras?

«He escrito toda la película, que ha pasado por varios borradores. He rodado una película de “prueba de concepto” corta, que he financiado yo mismo, para capturar la esencia de este largometraje. Ahora estoy presentándola en diferentes sitios. El mayor desafío es la barrera inicial entre el sector y tú. Al principio parece infranqueable, pero es un camino lento. Tienes que mantener esos contactos y seguir insistiendo a las personas».
¿Nos puedes contar más sobre qué has tenido en cuenta de forma visual y técnica para la película, y cómo te estás basando en lo que has aprendido de tus trabajos anteriores?

«Normalmente grabo sin trípode. Empecé siendo un cineasta que rodaba en movimiento y grababa el guion completo por orden. Con esta, casi todas las tomas están realizadas con un trípode, con movimientos de cámara limitados. Estoy intentando hacer las cosas de forma sencilla. Cuando echo la vista atrás a mi película final de graduación, “Destructors”, la escena de apertura era ridícula, estaba hecha como con 100 tomas. Esta vez, estoy intentando hacerla con tres tomas como máximo. En lugar de mover la cámara, hago zoom con el objetivo. He visto muchas películas de Stanley Kubrick, prestando atención a la naturaleza metódica de la ubicación de la cámara y a la cantidad de tiempo que te obliga a ver una toma. Como cineasta joven, pruebas algo nuevo cada 30 segundos, y una de las mejores cosas que he aprendido es la importancia de la coherencia de los tonos. En general, como artista, quiero ser más reservado. En lugar de utilizar trucos de cámara sofisticados, me centro en la actuación y en los personajes».
¿Cuáles son tus planes para conseguir fondos para «Big Smoke» y distribuirla?

«En la universidad, aprendimos sobre el “crowdfunding”, una práctica que llevé un poco a cabo para “Destructors”. Es un enfoque interesante, porque se consigue control creativo y autonomía totales con el dinero. Lo que de verdad me gustaría es conseguir algún tipo de beca o el menor número de fuentes de fondos que sea posible para el proceso de producción, y después, a la hora de la distribución, estaría abierto a cualquier cosa. Solo quiero sacarla a la luz, ya sea a través de festivales o streaming online. Mi prioridad es conservar el mayor control posible de la visión final, así que no sé si hacerla demasiado grande. Me acabo de graduar y es mi primer largometraje, creo que tiene mérito intentar hacerlo de la forma más independiente posible».
¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Una foto de grupo de cuatro personas vestidas con atuendos atrevidos, el más alto tiene el pelo de punta en diferentes direcciones.

Una foto promocional de la prueba de concepto de la película «Big Smoke» de Otis, realizada con una EOS R5. «La marca Canon es sinónimo de fotografía a nivel profesional, y la serie R es su evolución más reciente», afirma. «Estas van a ser las cámaras todoterreno de esta generación en las décadas que están por venir, de la misma forma que la serie EOS 5D de Canon ha acompañado a cada fotógrafo serio durante la última década». Imagen tomada con un objetivo RF 50mm F1.2L USM de Canon con una configuración de exposición de 1/2500 s, a f/1,2 e ISO 800. © Otis Tree

Un fotógrafo realizando un perfil lateral de un joven con una gorra de béisbol con una cámara EOS RP de Canon.

A lo largo de los años, Otis ha trabajado con muchas cámaras de Canon diferentes, incluidas la EOS 600D (a la que ahora sucede la EOS 850D), la EOS C300 (a la que ahora sucede la EOS C300 Mark III) y la EOS 5D (a la que ahora sucede EOS 5D Mark IV). También tiene experiencia con la EOS RP de Canon. «El rango de precios de la EOS RP la hace perfecta para aquellos estudiantes que busquen conseguir su primera cámara potente», afirma.

Recientemente has tenido la oportunidad de realizar fotografías promocionales para «Big Smoke» utilizando la EOS R5 de Canon. ¿Cómo ha sido la experiencia?

«Utilicé la EOS R5 de Canon y el objetivo Canon RF 50mm F1.2L USM. Me encantó su sencillez. La tuve a mi lado durante toda la sesión. Había leído y visto muchas cosas online sobre la R5 antes, así que tenía muchas ganas de probarla. Fue increíble. Es increíble tener una cámara tan útil y con ese tamaño. El tamaño cambia la forma de fotografiar. Te proporciona más velocidad y versatilidad. Es menos intimidante para los actores, lo que me permitió capturar preciosos momentos espontáneos. El enfoque automático también me dejó anonadado. El hecho de que a f/1,2 se mantuviera en los ojos de la persona, sin importar lo que hiciera o donde fuera, era una locura. Y los resultados del objetivo RF 50mm F1.2 tenían la nitidez perfecta».
¿Qué curso hiciste en la universidad y qué aprendiste?

«No fui a la universidad para aprender sobre cine. Hay tantos recursos online que ya me había aprendido por mi cuenta todo el software que necesitaba conocer. Se trataba de tener tiempo para cometer errores y practicar el arte del cine. Empecé en un curso de imágenes en movimiento, que tenía un enfoque basado en el arte, pero no estaba muy contento, así que cambié a un curso más centrado en el sector, en una universidad diferente, más pequeña y personal, la Screen and Film School, en Brighton. En mi curso anterior no nos indicaban nada sobre cómo ganar dinero cuando se acabara el curso, lo que puede resultar una filosofía perjudicial. Aprender a venderme a mí mismo y a hacerme hueco en la máquina de hacer dinero que es el sector cinematográfico fue muy útil.

«Algo que aprendí por mí mismo desde muy joven fue a reconocer mi valor. Hay muchos cineastas jóvenes trabajando gratis».
Entre los dos cursos, pasaste un año en el sector ayudando al director Tyrone Lebon y trabajando en la empresa de producción DoBeDo. ¿Qué ventajas te proporcionó?

«Fue un cambio radical con respecto a ser estudiante y tener una clase a la semana. Al encontrarte en un escenario del mundo real, aprendes más en un día que en cualquier curso con solo responder a clientes reales. Tyrone graba todo utilizando el modo analógico. Su trabajo es una locura, no es el tipo de cosas corporativas que crees que vas a acabar haciendo después de la universidad. Fue fantástico ver a alguien ganándose la vida haciendo algo divertido».
Canon Cinema EOS cameras set up on tripods in a studio.

Conceptos básicos de la cinematografía para conseguir unos resultados profesionales

En este artículo, te presentamos las seis reglas de oro para unas grabaciones cautivadoras: desde las velocidades de grabación y el HDR hasta los códecs y la composición.
Es obvio que estás en los primeros pasos de tu carrera profesional, pero ¿puedes definir tu estilo como cineasta?

«Sigue cambiando, pero en general, una vez que he pasado por los tres pasos intensos de escribir, rodar y editar, mi estilo siempre acaba siendo más etéreo y fantasioso de que lo que imaginé al principio. Me gusta rodar en película, y eso no se traduce especialmente en cine de bajo presupuesto porque es muy caro. A menudo persigo algunas de esas características, rodando con objetivos vintage y alejándome de un aspecto demasiado nítido. Rodé “Destructors” con objetivos caros para Super 35 que cogí prestados de la universidad, pero anteriormente he comprado objetivos de plástico baratos de 20 £ online».
Un hombre llevando auriculares y una chaqueta beige andando por un camino.

El cine y la fotografía han formado siempre parte de la vida de Otis. «Mi madre se dedica a la fotografía, así que he crecido en torno a ella. En términos de cine, empecé disfrazándome de Spiderman y formando parte de clubs de teatro antes de darme cuenta de que estaba mejor detrás de la cámara. A los 10 años ya estaba rodando películas con mis amigos con una pequeña videocámara digital», dice. «Mi objetivo final es ser director de largometrajes, pero también me encantaría grabar vídeos musicales». Imagen tomada con una EOS R5 con un objetivo RF 50mm F1.2L USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/2500 s, a f/1,2 e ISO 100. © Otis Tree

Un joven con el pelo por los hombros mira a la cámara sentado en una cama. Detrás se puede ver una pared de color amarillo mostaza con una pequeña cruz de madera colgada en ella.

Otis agradeció mucho los fuertes vínculos que tiene la escuela Screen and Film School de Brighton con el sector. «Llevaron a cabo clases magistrales con algunos de los mejores profesionales, como Charlie Brooker. Todos los tutores son cineastas profesionales que a veces invitan a estudiantes para que trabajen con ellos como ayudantes, y es genial», dice. «Me resultaba muy activo». Imagen tomada con una EOS R5 y un objetivo RF 50mm F1.2L USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/200 s, f/1.2 e ISO 400. © Otis Tree

Debe haber sido raro hacer despegar tu carrera profesional cinematográfica en mitad de una pandemia. ¿Cómo lo has afrontado?

«Hay aspectos positivos y negativos. Ir a festivales online no es lo mismo, pero que el mundo se haya congelado desde que me gradué me ha dado muchísimo tiempo. He conseguido trabajos como autónomo de forma constante entre confinamiento y confinamiento. He grabado vídeos musicales, ayudado a fotógrafos a realizar imágenes de stock e incluso documentado la restauración de una obra de arte. Si me hubiera adentrado directamente en el “mundo real”, hubiera sido muy intenso, y quizás no hubiera tenido tiempo de escribir el largometraje y hacer la prueba de concepto de esta forma».
¿Cuál es tu consejo para los cineastas estudiantes que van unos pasos por detrás de ti en este viaje?

«Aprecia todo lo que tienes en la universidad: el equipo, los cuidados, las personas a tu alrededor. Creo que lo que lo que más ha dado sus frutos ha sido mantener las conexiones. Está bien encontrar un buen mentor, pero también seguir en contacto con tus compañeros. ¡Nunca se sabe dónde terminaréis todos!».

Escrito por Rachel Segal Hamilton


Artículos relacionados

Get the newsletter

Click here to get inspiring stories and exciting news from Canon Europe Pro