ARTÍCULO

Conceptos básicos de la cinematografía: seis consejos que hasta los profesionales deberían seguir

El director de fotografía Patrick Smith y el cineasta Ollie Kenchington nos explican cómo dominar las reglas básicas de la cinematografía para dar vida a tus grabaciones.
Cámaras Cinema EOS de Canon acopladas a trípodes en un estudio.

Realizar grabaciones cinematográficas profesionales implica dominar los aspectos básicos de la cinematografía, desde la velocidad de grabación y el HDR hasta los códecs y la composición. © Patrick Smith

Las cámaras de cine de Canon son herramientas formidables tanto para cineastas consolidados como para principiantes. Gracias a los sensores de alta resolución, Dual Pixel CMOS AF y Canon Log, accesibles con solo tocar un botón, empezar a grabar vídeos profesionales sin necesidad de recibir una formación oficial es más fácil que nunca.

No importa lo avanzado que sea el equipo que estés utilizando, los elementos esenciales de la cinematografía siguen siendo fundamentales. La curva de aprendizaje está muy definida: desde el encuadre y la composición a qué formatos de grabación se deben utilizar y cómo conseguir unos resultados increíbles sin la ayuda de un gran equipo.

En este artículo, exploraremos los aspectos clave para grabar vídeos profesionales con la ayuda de dos profesionales de la cinematografía. El director de fotografía Patrick Smith graba largometrajes y documentales dramáticos para cadenas como la BBC, Netflix y Channel 4. Mientras tanto, el cineasta y especialista en posproducción Ollie Kenchington dirige Korro Films, una galardonada agencia especializada en anuncios, documentales y contenido de marca.

Tanto si tu meta es dar el siguiente paso en la cinematografía como repasar tus conocimientos, estos consejos básicos te servirán de ayuda.
La pantalla táctil de una EOS C70 de Canon que muestra el rostro de una mujer con los indicadores de la guía de enfoque.

La tecnología Dual Pixel CMOS AF de Canon bloquea y realiza un seguimiento de los sujetos. El indicador se vuelve verde cuando el sujeto está enfocado, lo que se traduce en mayor facilidad de uso y mayor precisión al aplicar el enfoque manual. © Fergus Kennedy

1. Explora métodos de enfoque

Dado que la resolución de las cámaras evoluciona rápidamente, el streaming en 4K es cada vez más popular y las pantallas de televisión cada vez más grandes adornan los hogares de todo el mundo, es más importante que nunca conseguir un enfoque nítido y preciso. Durante décadas, los ayudantes de cámara profesionales se encargaban de enfocar manualmente. Sin embargo, Canon ahora lidera el camino no solo con la primera tecnología AF avanzada para vídeo, Dual Pixel CMOS AF, sino también con una ayuda increíble para enfocar manualmente gracias a la función de guía de enfoque.

Dual Pixel CMOS AF de Canon, toda una revolución del enfoque automático, es un sistema con detección de fase basado en sensores que bloquea y realiza un seguimiento de los sujetos. Puedes ajustar la velocidad y la respuesta del sistema, utilizar algoritmos inteligentes de detección de caras y tocar la pantalla táctil de la cámara para enfocar. Por otro lado, si utilizas objetivos de enfoque manual, la función de guía de enfoque de Canon te indica claramente hacia dónde debes girar el anillo de enfoque, además de ofrecer una señal visual evidente cuando el sujeto esté nítidamente enfocado. Si sigues el método de ensayo y error, descubrirás rápidamente cuál se adapta mejor a la situación.
¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Una EOS C70 de Canon preparada para grabar a una mujer en el modo de disparo vertical.

La EOS C70 de Canon es una cámara EOS Cinema de última generación con montura RF que ofrece funciones útiles como el control táctil directo y el disparo vertical. © Fergus Kennedy

2. Experimenta con la relación de aspecto

La mayoría de los largometrajes se graban en 4K de ultraalta definición (UHD) en formato 16:9 y con una resolución de 3840 x 2160, DCI 4K en formato 19:9 o Cinema 4K a 4096 x 2160. La grabación de vídeos para las redes sociales en formato vertical 9:16 también ha adquirido protagonismo. De hecho, las cámaras como la EOS C70 de Canon lo llevan incorporado.

Sin embargo, a la mayoría de los cineastas les gusta el aspecto amplio del CinemaScope clásico, en el que la grabación se distorsiona a propósito para crear una imagen muy amplia. Esto se hace normalmente con un objetivo anamórfico específico que se coloca sobre la cámara y se corrige durante el postprocesamiento para generar las diferentes dimensiones verticales y horizontales de la imagen. Las características anamórficas clásicas incluyen un bokeh ovalado y largos velos ópticos horizontales.

Algunas cámaras avanzadas de Canon permiten la corrección de objetivos anamórficos, por lo que puedes ver la grabación en un formato de pantalla panorámica corregido. Para conseguir una aproximación de la imagen final, algunos cineastas utilizan objetivos «esféricos» y recortan durante el postprocesamiento.

«El principiante cree que la relación de aspecto es una forma muy barata de mejorar la estética percibida», comenta Patrick. «Con solo pulsar un botón, puedes mejorar la calidad percibida en una grabación que parece bastante corriente y darle un aspecto cinematográfico. Esto se debe simplemente a las líneas negras que has situado en la parte superior e inferior del encuadre. No obstante, el visor las asocia instintivamente con la producción cinematográfica».

«Muchos documentales modifican la relación de aspecto, por lo que disponen de archivos en formato 4:3, grabaciones en formato 16:9 y entrevistas en formato CinemaScope 2:35. Es un truco que siempre recomiendo a los directores porque ofrece una forma muy agradable de componer. La relación de aspecto es un gran recurso para contar historias».
Tres cámaras Cinema EOS de Canon sobre tres trípodes: una EOS C300 Mark III, una EOS C500 Mark II y una EOS C70.

La velocidad de obturación se ajusta en función de la velocidad de grabación. Por norma general, sigue la «regla de los 180 grados» y establece una velocidad de obturación que sea aproximadamente el doble de la velocidad de grabación. Por ejemplo, para 30 fps establece 1/60 s y para 240 fps, 1/500 s. © Patrick Smith

3. Encuentra la velocidad de grabación adecuada

La velocidad de grabación hace referencia al número de imágenes que el sensor de la cámara captura durante un segundo, por lo general, 23,98, 24, 25, 29,97, 30, 50 y 60 fps. Pueden aparecer diferentes opciones, en función de si estás grabando en una región PAL o NTSC.

Las velocidades que se utilizan habitualmente en el modo PAL son 25 y 50 fps. En modo NTSC son 29,97 y 50,94, aunque 24 fps también se suele utilizar para ofrecer un aspecto cinematográfico. Si se edita en un plan de producción de 25 o 29,97p, las velocidades 50/59,94 fps pueden ralentizar a la mitad. Las velocidades de grabación más altas, como 100, 120, 150, 180 o 240 fps, se pueden ralentizar para crear un efecto de cámara superlenta.

Patrick dice que prefiere las velocidades de grabación de la EOS C300 Mark III de Canon, entre las que se incluye un efecto a cámara lenta más rápido. «El hecho de poder grabar a 120 marcos y a 120p en 4K permite ver las cosas de forma diferente. Algo que nos encanta de la grabación de documentales es poder retratar el mundo con una luz diferente, y una manera de conseguirlo es utilizar la cámara lenta. En la mayoría de los casos, 120 marcos es la velocidad máxima y mínima que quiero utilizar, por lo que resulta muy útil añadir esta herramienta a la barra de herramientas».
La EOS C500 Mark II de Canon acoplada a un dron.

Términos que debes conocer antes de empezar a grabar vídeo

¿Dejas el mundo de la fotografía y te pasas al del vídeo? Nuestro glosario compuesto por 27 términos de vídeo profesional, desde captura anamórfica a Wide DR, acabará con tus miedos a la hora de filmar.
Una bailarina de ballet con un vestido amarillo fluido y un chal posa en la cima de una montaña con vistas a un valle. La mitad del encuadre muestra la versión Canon Log y la otra, la graduada.

El formato Cinema RAW Light de Canon reduce el tamaño de archivo sin sacrificar la calidad de la imagen.

4. Utiliza Cinema RAW Light para disfrutar del máximo control

Los profesionales de la grabación de vídeo pueden elegir entre varios formatos de archivo, algunos de los cuales ofrecen una mejor calidad a costa de unos archivos de mayor tamaño. Para obtener lo último en calibre y control, lo mejor es utilizar los datos RAW directamente desde el sensor, aunque para ello es necesario trabajar con archivos de gran tamaño.

El formato Cinema RAW Light de Canon ofrece el rango dinámico más amplio y una reducción importante del tamaño del archivo sin necesidad de sacrificar la calidad de la imagen. Está disponible en cámaras como la EOS C200, la EOS C500 Mark II, la EOS C300 Mark III, la EOS R5 y la EOS-1D X Mark III de Canon.

El uso de Cinema RAW Light ofrece una mayor flexibilidad en la gradación, el ajuste preciso del balance de blancos, el enfoque y la incorporación de la reducción del ruido en la fase de posprocesamiento. «Utilizo Cinema RAW Light como cualquier otro archivo», comenta Ollie. «Lo introduzco directamente en el sistema, lo sitúo en el plan de producción y empiezo a trabajar. Está repleto de información de color».

«Como las imágenes RAW no tienen aplicadas una curva gamma, puedes utilizar Rec.709, Canon Log 3, Log 2 o Log», explica. «También te permite configurar la ISO, la gama de colores, la curva gamma, el balance de blancos, el matiz, las luces y sombras, y la nitidez».
El director de fotografía Patrick Smith sentado en el suelo y con mascarilla durante un rodaje en un hospital.

El director de fotografía Patrick Smith cree que, cuando se trata de grabación de documentales, un equipo más pequeño suele ser beneficioso. «Ahora, debido a la COVID-19, debemos ser conscientes en todo momento del espacio que ocupamos. Me gusta, sobre todo si entro en las casas de la gente, tener un contacto y un acercamiento lo mínimo posible», comenta. © Patrick Smith

El director de fotografía Patrick Smith graba a un niño jugando al fútbol con una cámara de cine EOS C70 de Canon conectada a un cardán de mano.

Muchas de las cámaras de Canon, como la EOS C70 que Patrick utiliza en esta imagen, son perfectas para un grupo reducido de personas o un único operador. Ofrecen audio de alta calidad que se puede grabar en la cámara, Dual Pixel CMOS AF para enfocar correctamente y estabilización de imagen integrada. © Patrick Smith

5. Decide si quieres contar con un equipo

«La decisión de grabar en solitario o con un equipo se basa principalmente en el presupuesto, aunque también existen otras consideraciones a tener en cuenta», explica Patrick. «Es algo sobre lo que siempre tengo que decidir», dice acerca de su experiencia en la grabación de documentales. «Cuantas menos personas formen el equipo, más tiempo puedes grabar, pero contar con equipos más grandes ofrece la ventaja de poder trabajar a mayor velocidad».

«A muchos directores y productores les preocupan la incomodidad y el tamaño del equipo para grabar un documental, así que cuantas menos personas haya en el equipo, mejor. Algunas veces, es un gran alivio que solo tú y el director realicéis viajes cinematográficos».

«Dicho esto, un equipo experto puede darte libertad creativa. Cuando cuentas con personas que te ayudan y otra persona se encarga de los aspectos tecnológicos del trabajo, puedes centrarte en la parte creativa, la iluminación y la narración».
Imagen desde detrás de un hombre sentado frente a dos monitores situados sobre un escritorio. Junto a él, una cámara de cine EOS C200 de Canon.

Las cámaras de Canon como la EOS C200 ofrecen captura en HDR, una función que está adquiriendo cada vez más importancia con el aumento de la demanda de contenidos HDR.

6. Graba y gradúa en HDR

La mayoría de las pantallas estándar no pueden reproducir toda la gama de brillo que es capaz de capturar una cámara. Por tanto, muchos cineastas graban con un rango dinámico estándar y utilizan el espacio de color Rec.709. Sin embargo, a medida que los televisores y los smartphones con un alto rango dinámico, brillantes y coloridos irrumpen en el mercado, la grabación con HDR se convierte en una parte esencial del flujo de trabajo de los cineastas.

El HDR cumple con el estándar Rec.2100 para pantallas que pueden mostrar una gama de brillo mucho mayor. Por tanto, es fundamental grabar con HDR y utilizar los ajustes PQ o Hybrid Log Gamma (HLG). Cámaras como la EOS C300 Mark III, la EOS C500 Mark II, la EOS C700 FF y la EOS C70 de Canon ofrecen captura en HDR de forma interna. La EOS C200 puede grabar en formato RAW que, a continuación, puede procesarse con HDR.

Las grabaciones en PQ y HLG no requieren gradación. Además, HLG también es compatible con los estándares Rec.709 para su visualización en monitores estándar, lo que permite un flujo de trabajo más rápido.

Escrito por Adam Duckworth


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro