ARTÍCULO

Ksenia Kuleshova: de estudiante a embajadora de Canon

La fotógrafa de documentales Ksenia Kuleshova nos habla de su trayectoria profesional y nos ofrece consejos para estar a la vanguardia del fotoperiodismo.
Un grupo de señores abjasios sentados alrededor de una mesa próxima al mar juegan al dominó bajo una lámpara.

La embajadora de Canon Ksenia Kuleshova lleva trabajando en su proyecto sobre Abjasia desde su etapa como estudiante. En esta imagen, un grupo de señores abjasios se reúnen en Brehalowka, un lugar popular de la ciudad de Sujumi. Hablan sobre política y religión, beben mucho café negro y juegan al ajedrez, al backgammon y al dominó. Además, se suelen quedar allí hasta bien entrada la noche. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III de Canon (a la que ahora sucede la EOS 5D Mark IV) y un objetivo EF 35mm f/1.4L USM (al que ahora sucede el EF 35mm f/1.4L II USM), con una configuración de exposición de 1/250 s a f/3,5 e ISO 640. © Ksenia Kuleshova

A la fotoperiodista autónoma de origen ruso Ksenia Kuleshova siempre le ha picado la curiosidad por las historias, lo que le ha permitido desarrollar una próspera carrera. Empezó su trayectoria profesional en el ámbito de las relaciones públicas en Moscú antes de cambiar de rumbo en 2011. «La fotografía nunca ha sido mi sueño», comenta. «No fue nunca amor a primera vista. Estudié y trabajé en el ámbito de las relaciones públicas, pero me sentía atrapada, así que pensé: "¿Qué puedo hacer?". Entonces, me vine a Europa y me quedé en Alemania». Al inscribirse en el curso de fotoperiodismo y fotografía documental de la Hannover University of Applied Sciences and Arts, Ksenia se propuso aprender no uno, sino dos idiomas nuevos: el alemán y la fotografía.

La embajadora de Canon de 32 años, participante en el Programa de desarrollo para estudiantes de Canon de 2017, ha publicado desde entonces en The New York Times y The Wall Street Journal. Actualmente, está estudiando un máster en fotografía en la Dortmund University of Applied Sciences and Arts. Su trayectoria profesional, incluso como estudiante, ha estado marcada por exclusivos proyectos documentales que han recibido premios como el Eugene Smith Grant para estudiantes de fotografía en 2020. En este artículo, Ksenia habla de su trayectoria hasta la fecha y nos explica cómo tener éxito en el mundo del fotoperiodismo.
Bajo un cielo nublado, varios turistas se sientan en una playa de guijarros mientras los niños juegan con las olas.

La mayoría de las playas de Abjasia, un popular destino turístico, son de guijarros. En los últimos años, el número de turistas ha disminuido porque los viajes a Turquía, que está muy cerca, son más baratos. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo Canon EF 35mm f/1.4L USM, con una configuración de exposición de 1/1600 s a f/4 e ISO 100. © Ksenia Kuleshova

¿Cómo descubriste la fotografía y por qué te llamó la atención?

«Mi padre estaba metido en el mundo de la fotografía. Al echar un vistazo a algunas de sus antiguas películas, descubrí que había fotografiado toda mi infancia. Cuando me mudé a Alemania, empecé a indagar qué podía estudiar. En aquel momento no hablaba alemán, por lo tanto no podía estudiar derecho ni medicina, aunque siempre me había interesado el arte. Descubrí una universidad que me gustó. Además, impartían un curso de fotoperiodismo y fotografía documental que parecía muy interesante. Me gustó el hecho de que la idea principal fuese contar historias y no se centrase únicamente en la fotografía».

¿Qué hiciste durante tu etapa como estudiante para impulsar tu carrera?

«Mi mentalidad ya había cambiado de estudiante a profesional mientras vivía en Moscú. Después de mudarme, me di cuenta de que era hora de centrarme en mí misma y en mis historias futuras, por lo que me pasé los primeros cuatro años universitarios en Hannover descubriendo quién era. Para mí era fundamental desarrollarme como persona para que mi trabajo fuese interesante y verdadero. Viajé un montón y fui a miles de eventos y exposiciones. Me seleccionaron para el programa de becas alemán de la Fundación Friedrich-Ebert-Stiftung. El trabajo de la fundación se centra en las ideas y los valores de la socialdemocracia. También ayuda a los estudiantes. El resto de estudiantes pertenecían a ámbitos como el derecho, la política y la medicina. La beca me dio la oportunidad de asistir a seminarios con bastante frecuencia junto al resto de becarios. Por ejemplo, tratábamos diferentes temas sobre Europa del Este o sobre lo que estaba pasando en Siria e Israel. Además, invitaban a varias personas y ponentes. Todo me sirvió para enriquecer mi experiencia de aprendizaje».
¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Una joven aldeana que lleva puesto un vestido de color rosa detrás de una valla de metal oxidada. Está fascinada por algo que se ve a lo lejos.

En esta imagen, tomada en el pueblo alpino de Pskhu (Abjasia), la atención de la joven se ve atraída por algo que se encuentra fuera del encuadre. La mayoría de los habitantes de Pskhu son rusos. «Llegar al pueblo es bastante complicado. De hecho, muchos abjasios nunca han estado allí». «Viajé en coche dos días con mis amigos abjasios. También se puede ir en avioneta, aunque no hay vuelos regulares». Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo Canon EF 35mm f/1.4L USM, con una configuración de exposición de 1/320 s a f/3,5 e ISO 100. © Ksenia Kuleshova

¿Qué consejo darías a los estudiantes que quieren centrarse en sí mismos y en sus carreras?

«Necesitas tiempo para descubrirte a ti misma y saber qué quieres conseguir con la fotografía. En mi caso, asistir a seminarios sobre política me fue bastante útil. Me inspiré en estudiantes que tenían diferentes objetivos en la vida. Viajé un montón y algunas veces ni siquiera llevaba mi cámara encima. En la actualidad, todo el mundo tiene prisa por realizar un proyecto. Deberíamos tomarnos un tiempo para descubrir la historia que queremos contar. Enfrentarnos a nuestros miedos y dudas es algo muy importante. Si tienes miedo a algo, como empezar un proyecto nuevo o trabajar en una tarea concreta, ese es tu punto de partida para empezar a crecer. Cuando superas tu miedo, creces tanto a nivel personal como profesional. Si dudo o tengo miedo, sé que debo intentarlo. Desde el punto de vista del kit, yo os recomiendo que compréis vuestro objetivo preferido. El mío es el Canon EF 35mm f/1.4L USM (al que ahora sucede el EF 35mm f/1.4L II USM). Aunque también me gusta utilizar el EF 24-70mm f/2.8L II USM para algunos proyectos».

Llevas trabajando en tu proyecto sobre Abjasia desde tu etapa como estudiante. ¿Cómo ha evolucionado tu enfoque de la fotografía durante la realización de este trabajo?

«Abjasia significa "país de las almas" y el objetivo era encontrar y mostrar el alma de esta región. Después de la guerra entre Georgia y Abjasia a principios de los 90, Abjasia se independizó de Georgia, aunque solo algunos países la reconocen. Durante mi etapa como estudiante, realicé proyectos pequeños pero no sentía que perteneciesen a mi lenguaje fotográfico: no me veía reflejada en las imágenes. Sin embargo, con el proyecto de Abjasia me sentía inspirada por mis imágenes y sabía que estaba utilizando el enfoque visual adecuado. Cuando llegué por primera vez a Abjasia y vi la cantidad de historias que podía contar y la belleza y los eventos que podía fotografiar, pensé: "Guau, me siento conectada a este sitio y quiero descubrir la región. Quizás pueda realizar un proyecto a largo plazo sobre ella". Empecé con una EOS 5D Mark II de Canon y, después, pedí prestada una EOS 5D Mark III para el siguiente viaje antes de comprar la EOS 5D Mark IV. Me encanta la velocidad de la EOS 5D Mark IV. Cuando ocurre algo, pulso el botón y hago miles de fotos para no perderme el momento».
La vocalista y compositora Desta Haile de perfil, rodeada de vegetación.

Mi primer encargo y lo que he aprendido

Cuatro fotógrafos y un cineasta revelan cómo consiguieron su primer encargo remunerado y comparten sus consejos para que puedas conseguir el tuyo.
Una mujer abjasia que lleva puesto un pañuelo naranja en la cabeza recoge tomates maduros en un gran invernadero.

En el pueblo de Kyndyg, los tomates y los pepinos se cultivan en grandes invernaderos (conocidos como «teplici») para luego venderse en el mercado local. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo Canon EF 35mm f/1.4L USM, con una configuración de exposición de 1/250 s a f/3,5 e ISO 400. © Ksenia Kuleshova

¿En qué medida te ayudó el Programa de desarrollo para estudiantes de Canon a impulsar tu carrera?

«El Programa de desarrollo para estudiantes de Canon fue una experiencia muy importante para mí. Me reuní y hablé con profesionales del fotoperiodismo y, además de los comentarios generales, hice nuevos amigos y entablé relaciones que se han dilatado en el tiempo. También tuve la oportunidad de mostrar mi proyecto en curso sobre Abjasia al gran público, incluido James Estrin del blog Lens de The New York Times, que posteriormente lo publicó. Una vez finalizado el programa, el proyecto fue elegido para su proyección en el festival internacional de fotoperiodismo Visa pour l'Image. Gracias a su increíble visibilidad, participé en numerosas colaboraciones».

¿Qué opinas sobre la revisión de carteras y la búsqueda de un mentor?

«La revisión de carteras fotográficas es muy importante. Debes escuchar todos los consejos que te dan, pero no tomártelo como algo personal porque es tu historia y quizás no todo el mundo la entienda. Y no te preocupes por pensar así, que no es nada malo. Algunas veces, si hablas con un revisor, se te ocurrirán ideas sobre cómo quieres desarrollar tu historia o historias. No se trata de que otro profesional te diga lo que tienes que hacer, sino de reflexionar sobre la historia y cómo avanzar. Hay varias personas en las que confío plenamente a las que les puedo mostrar mi trabajo. La gente no suele tener muchos buenos amigos. Ocurre lo mismo con los revisores: solo puedes confiar en algunos».
Tres mujeres en bikini disfrutan de las aguas termales naturales de Kyndyg (Abjasia).

El pueblo de Kyndyg (Abjasia) es conocido por sus famosas aguas termales «curativas». En esta encantadora imagen, tres mujeres disfrutan de un hidromasaje natural. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo Canon EF 35mm f/1.4L USM, con una configuración de exposición de 1/400 s a f/4 e ISO 320. © Ksenia Kuleshova

¿Cómo conseguiste tu primer encargo remunerado?

«Mi primer encargo remunerado fue para The Wall Street Journal. Margaret Keady, la directora de edición fotográfica, me envió un correo electrónico en el que decía que había seguido mi trabajo durante un tiempo y que tenía un proyecto de dos días para mí. En aquel momento, no creía que podía recibir un encargo por correo electrónico cuando ni siquiera me había dado a conocer. La historia trataba sobre los procedimientos de retirada de bombas de la Segunda Guerra Mundial en Baja Sajonia, al noroeste de Alemania. Le respondí y le dije que era mi primer encargo profesional, pero Margaret fue muy amable y me animó un montón. Estaba muy nerviosa y sentía la responsabilidad de ser una verdadera profesional al trabajar para un medio de comunicación como este, pero todo salió bien».

¿Cómo te convertiste en embajadora de Canon?

«Después de que mi trabajo se proyectase en Visa pour l'Image, me invitaron como exalumna del Programa de desarrollo para estudiantes de Canon para que volviese a participar en una sesión. Seguí creando historias que me parecían adecuadas y probablemente gané más visibilidad debido a mi participación en premios y a los encargos que realizaba. Un día recibí una llamada de Canon en la que me decían que habían seguido mi trabajo y que querían que fuese embajadora de Canon. Recibir aquella llamada fue muy gratificante. Siempre he utilizado el equipo de Canon y es increíble poder representar a la marca en la que realmente confío. Es muy importante que una empresa como Canon tenga iniciativas para ayudar a quienes trabajan en el sector, es decir, no solo a profesionales, sino también a estudiantes inmersos en su desarrollo profesional».

Escrito por Lorna Dockerill


• El plazo de solicitud para la Canon Professional Development Week de 2021 ya está abierto para estudiantes de toda la región EMEA. Los candidatos seleccionados deben tener 18 años a 9 de junio de 2021 y estar matriculados en una institución educativa, haber completado un programa educativo en el año académico 2020-2021, ser presentados por agencias/revistas o haber realizado prácticas en este mismo periodo. Para participar solo tienes que enviar una muestra de una o dos historias de hasta 20 fotografías cada una con sus respectivos subtítulos, descripciones o sinopsis, así como los datos de tu escuela, instituto o universidad, un resumen de tu carrera fotográfica y, si es posible, una carta de recomendación de un profesor o editor antes del 9 de junio de 2021. Para obtener más información, visita Future Focus.

Artículos relacionados

Get the newsletter

Click here to get inspiring stories and exciting news from Canon Europe Pro