ARTÍCULO

EOS C300 Mark III y EOS C500 Mark II: análisis por parte de un director de fotografía

El realizador de documentales Ben Sherlock analiza el rendimiento sobre el terreno de las cámaras Full Frame y Super 35 mm de la gama Cinema EOS.
El cineasta Ben Sherlock con la EOS C500 Mark II de Canon.

El realizador de documentales y director de fotografía Ben Sherlock ha estado trabajando en la grabación de un proyecto de supervivencia con la EOS C300 Mark III y la EOS C500 Mark II de Canon. Esta experiencia le ha ayudado a identificar qué cámara se adapta mejor a determinadas situaciones y cómo rinden al trabajar de forma conjunta.

La EOS C300 Mark III y la EOS C500 Mark II de Canon son modelos de la gama Cinema EOS que incorporan la tecnología más reciente para garantizar resultados con un acabado visual increíble. Gracias a los sensores de gran tamaño que proporcionan un rendimiento excepcional con baja iluminación, así como a una preciosa profundidad de campo reducida, flujos de trabajo HDR intuitivos, un rango dinámico amplio, y funciones de grabación de vídeo interno y externo en formato RAW, estas cámaras son sin duda la mejor opción para producciones de alto nivel en retransmisiones, anuncios y documentales.

Algunos aspectos comunes en ambas cámaras son los códecs líderes del sector, la estabilización de imagen integrada con corrección de trepidación de 5 ejes y un avanzado sistema Dual Pixel CMOS AF. Sin embargo, cada una cuenta con su propia tecnología de sensor: un sensor DGO 4K Super 35 mm en la EOS C300 Mark III de Canon y un sensor Full Frame de 5,9K en la EOS C500 Mark II.

Ben Sherlock, director de fotografía y usuario de Canon desde hace mucho tiempo, ha trabajado con ambas cámaras desde su lanzamiento, lo que le ha permitido conocer en profundidad los puntos fuertes de cada una. Ben, que cuenta con una gran experiencia grabando documentales con un toque cinematográfico y aventurero, ha filmado en más de 70 países, incluidos entornos extremos y zonas de conflicto, y ha trabajado en programas de televisión para BBC Studios y National Geographic. Hace poco utilizó ambas cámaras para un proyecto de supervivencia en el que tuvo que grabar en un bosque en condiciones de alto contraste y baja iluminación. A continuación comparte cómo ha sido su experiencia con estas dos cámaras y compara el rendimiento que ofrecen sobre el terreno.

Una cámara de cine EOS C300 Mark III de Canon.

La EOS C300 Mark III de Canon cuenta con el mismo diseño modular que la EOS C500 Mark II, por lo que pasar de un cuerpo a otro es un proceso sencillo y rápido. © Ben Sherlock

Una cámara de cine EOS C500 Mark II de Canon.

Ambas cámaras son compatibles con el formato de grabación Cinema RAW Light de Canon, que ofrece todas las ventajas del formato RAW pero con archivos más pequeños, rápidos y accesibles. © Ben Sherlock

Sincronía entre dos cámaras cinematográficas

Desde el lanzamiento de la EOS C300 Mark III de Canon, Ben ha tenido la oportunidad de trabajar con ambas cámaras sobre el terreno, grabando escenas similares y comparando directamente sus respectivas bondades. El uso de ambas cámaras de forma conjunta también ha demostrado ser increíblemente fluido en términos de flujo de trabajo.

«La sincronía de estas dos cámaras al trabajar sobre el terreno es algo revolucionario», explica. «El hecho de que las baterías, las tarjetas de memoria y el diseño sean idénticos me parece magnífico. Cualquiera puede pasar de una cámara a otra sin tener que cambiar el chip mental constantemente para pasar a otro sistema».

«Es una cualidad que te permite trabajar más rápido. En mi sector profesional, un par de segundos pueden marcar la diferencia entre captar un momento o perdérselo. La sincronía entre la EOS C300 Mark III y la EOS C500 Mark II de Canon te garantiza, con toda seguridad, que jamás te perderás ningún momento».

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.

Únete a CPS

Ambas cámaras ofrecen una amplia variedad de códecs a velocidades de bits elevadas y múltiples espacios de color, además de funciones de grabación en formato RAW para lograr el mejor resultado posible y la máxima flexibilidad durante la fase de procesamiento posterior. El eficiente formato Cinema RAW Light de Canon ofrece todas las ventajas del procesamiento RAW para maximizar el nivel de detalle de las luces y las sombras, pero generando archivos más pequeños que se pueden grabar en tarjetas CFexpress. Para lograr un flujo de trabajo más rápido, ambas cámaras pueden grabar de forma interna en XF-AVC 4:2:2 de 10 bits, compatible con todos los formatos Long GOP y ALL-I, a velocidades de datos de hasta 810 Mbps.

Canon Log Gamma ofrece una calidad de imagen neutra y un rango dinámico máximo para garantizar un acabado más suave y cinematográfico. Canon Log 3 reduce el ruido en las sombras y proporciona una excelente flexibilidad en la gradación, mientras que Canon Log 2 ofrece un rango dinámico de más de 16 pasos.

El rango dinámico de gran amplitud hace que estas dos cámaras resulten ideales para flujos de trabajo HDR. Para garantizar plazos de entrega mucho más rápidos, el ajuste Wide DR de Canon permite disfrutar de un rango dinámico más amplio desde la cámara. Ambas cámaras ofrecen también compatibilidad con tablas de consulta personalizadas para convertir una señal de registro a un espacio de color diferente que garantice un control más preciso durante una sesión de grabación, o para aplicar un acabado específico durante la gradación del color o los procesos de supervisión.

Fotograma de un vídeo grabado con la EOS C500 Mark II de Canon en el que se ve a un hombre sentado en una colina junto al océano.

Imagen extraída de un vídeo grabado con la EOS C500 Mark II de Canon. «Me piden que use la EOS C500 Mark II por varios motivos», comenta Ben. «Dispones de más de 15 pasos de latitud. Luego está esa mágica tecnología del color de Canon, que es simplemente imbatible. Y finalmente, a todo esto le incorporas una extraordinaria carcasa con un sensor 5,9K Full Frame». © Ben Sherlock

Colores increíbles gracias a la EOS C500 Mark II de Canon

La principal diferencia entre estas dos cámaras es que la EOS C500 Mark II de Canon cuenta con un sensor Full Frame de 5,9K que ofrece más de 15 pasos de rango dinámico en Canon Log 2. En cambio, la EOS C300 Mark III de Canon posee un sensor DGO 4K Super 35 mm con más de 16 pasos de rango dinámico.

«La EOS C500 Mark II de Canon está diseñada para el sector cinematográfico de más alto nivel», declara Ben. «Cuenta con todas las funciones, características y ventajas ergonómicas que se asocian a las cámaras de cine EOS de Canon y es Full Frame. Si tienes un objetivo que es excepcional, lo lógico es que lo utilices con una cámara que aproveche al máximo el sensor, y eso es precisamente lo que hace la EOS C500 Mark II».

DoP Patrick Smith with a Canon EOS C500 Mark II cinema camera.

Autorizada por Netflix: EOS C500 Mark II de Canon

¿Qué hace falta para que Netflix incluya una cámara entre sus modelos autorizados? El director de fotografía Patrick Smith nos cuenta por qué la asequible cámara Full Frame EOS C500 Mark II ha encandilado a la empresa de streaming estadounidense.

MÁS INFORMACIÓN

La EOS C500 Mark II de Canon es compatible con el modo de recorte del sensor Super 35 mm. Su sensor de gran tamaño permite utilizarla sin problemas con objetivos anamórficos completos, procesando las imágenes de forma interna sin necesidad de un monitor externo, que es justo lo que se necesitaría para disparar en anamórfico en la EOS C300 Mark III de Canon.

«La imagen que consigues es muy especial y verdaderamente única», añade Ben. «Es una cámara que se asocia con las tareas de más alto nivel del sector, ya que ofrece una imagen que la distingue del resto de la gama de Canon. Gracias a la tecnología del color de Canon, es el pack cinematográfico definitivo».

Aunque la increíble resolución de 5,9K es su aspecto más destacado, a Ben también le fascinan los demás encantos de la cámara. «Para mí, el color y la latitud son más importantes. La resolución te ofrece una gran flexibilidad, ya que permite ajustar un poco el encuadre durante la fase de procesamiento posterior si así lo deseas. Y cuando tengo que grabar en anamórfico, algo cada vez más común, puedo aprovechar al máximo las características de la cámara».

Fotograma de un vídeo grabado con la EOS C300 Mark III de Canon en el que se distingue la luz del sol brillando a través de las hojas, que ilustra la capacidad de la cámara para capturar escenas de alto contraste.

El proyecto de supervivencia en el que Ben ha estado trabajando implicaba grabar escenas de alto contraste en bosques bajo un sol brillante… © Ben Sherlock

Fotograma de un vídeo grabado con la EOS C300 Mark III de Canon en el que se ve a un par de hombres en un refugio iluminado únicamente por la luz de una hoguera.

…y en refugios iluminados únicamente por una hoguera. Para estas escenas, optó por el rango dinámico adicional y el alto rendimiento de ISO que ofrece la EOS C300 Mark III de Canon y su sensor DGO. © Ben Sherlock

La EOS C300 Mark III de Canon ofrece una velocidad y flexibilidad sin precedentes

Mientras que la EOS C500 Mark II de Canon ofrece velocidades de grabación de hasta 60p en 4k y 120p en 1080 HD, la EOS C300 Mark III es mucho más rápida, llegando a alcanzar 120p en 4K y 180 fps al grabar en HD. El nuevo sensor CMOS de la EOS C300 Mark III de Canon cuenta con tecnología de salida de ganancia doble (DGO) para un mejor rendimiento en configuraciones de ISO altas.

A la hora de grabar escenas con un alto contraste o escasa iluminación, Ben siempre recurre a la EOS C300 Mark III de Canon para aprovechar el rango dinámico adicional y el alto rendimiento de ISO del sensor DGO. Además, las velocidades de grabación más rápidas suponen una ventaja creativa más para los cineastas.

«Si necesito grabar en cámara lenta a 120 fps en 4K, entonces la EOS C300 Mark III de Canon es la mejor opción», comenta Ben. «Acelerar el ajuste de cámara lenta resulta muy útil incluso al grabar escenas de acción sin trípode».

«Me sorprende la claridad de la imagen, además de la sensación orgánica que transmite y la ausencia de ruido. El sensor DGO es sin duda un gran paso adelante. Esta tecnología nos ha permitido ampliar tanto la latitud que el ruido de las sombras es inexistente».

El realizador de documentales Ben Sherlock grabando con una cámara de cine de Canon.

«Las cámaras de Canon siempre han formado parte de mi vida y han contribuido bastante a mi forma de grabar», afirma Ben. «Son cámaras en las que he podido confiar durante toda mi carrera profesional. Nunca me decepcionan».

El sensor Super 35 mm logra un alcance adicional en objetivos más largos en comparación con el sensor Full Frame de la EOS C500 Mark II de Canon, lo que ofrece una perspectiva y una profundidad de campo diferentes, y garantiza opciones aún más creativas. Este alcance supone una gran ventaja a la hora de captar escenas de naturaleza o deporte, o en aquellos proyectos en los que es necesario grabar en movimiento con una mayor profundidad de campo.

«En definitiva, los dos aspectos que más me importan son saber que podré confiar en la cámara y obtener la escena que quiero si me la llevo a un desierto abrasador o a un entorno con condiciones bajo cero», comenta Ben. «Además de ofrecerme imágenes con un acabado incomparable».

Sin duda, Ben acabó encantado con el rendimiento de las cámaras en su proyecto de supervivencia. «Sabía que no íbamos a tener que preocuparnos por el ruido, ya que ambas cámaras garantizan siempre un resultado magnífico en cualquier situación, incluso al grabar en mitad de la noche», afirma. «Al enfocar a una persona o un entorno natural, parece que cobran vida e incluso se ven más bonitos que al mirarlos a simple vista. Los colores y tonos de piel que son capaces de conseguir no tienen rival».

Escrito por Adam Duckworth


Artículos relacionados

Get the newsletter

Click here to get inspiring stories and exciting news from Canon Europe Pro