ARTÍCULO

Las numerosas ventajas de una cámara de vídeo diseñada para cineastas

Descubre seis razones por las que las cámaras Cinema EOS especializadas son la mejor elección para grabar vídeo.
El director de fotografía Steve Holleran utiliza una EOS C300 Mark III de Canon para grabar a una bailarina en el ala de un avión.

Para disfrutar de lo último en control y calidad, las cámaras de cine como la EOS C300 Mark III de Canon ofrecen a los directores de fotografía una amplia variedad de opciones de grabación de vídeo en un paquete diseñado especialmente para ello. © Ron Batzdorff

El lanzamiento de la EOS 5D Mark II de Canon (a la que ahora sucede la EOS 5D Mark IV) hace 12 años transformó por completo el mundo de la creación de vídeos para muchas personas. Fue la primera cámara réflex Full Frame en capturar vídeo Full HD. Esta cámara emblemática permitió a los cineastas conseguir un aspecto cinematográfico sin el presupuesto habitual de estas producciones.

En la actualidad, las cámaras Full Frame como la cámara mirrorless EOS R5 de Canon y la cámara réflex EOS-1D X Mark III son las mejores cámaras dentro de su gama para capturar fotografías. Sin embargo, también están equipadas con increíbles especificaciones de vídeo, funciones como captura RAW, resolución de vídeo 4K (hasta 8K en el caso de la primera) y altas velocidades de grabación.

Si eres un profesional híbrido que busca una cámara de fotos y vídeo en un diseño compacto, entonces lo ideal en tu caso es una cámara mirrorless o una cámara réflex Full Frame. Si te dedicas exclusivamente a la grabación de imágenes en movimiento, entonces una cámara Cinema EOS especializada te ofrece grandes ventajas.

Una gama completa e integrada

El sistema Cinema EOS de Canon ofrece la gama de cámaras y objetivos más completa e integrada que existe, desde cámaras de cine Full Frame que graban RAW de 5,9K, perfectas para los éxitos de taquilla de Hollywood, hasta cámaras Super 35 mm 4K y HD más compactas, ideales para documentales de acción.

Todas ellas disponen del avanzado sistema Dual Pixel CMOS AF de Canon, el primer sistema de enfoque automático del mundo de gran precisión y fiabilidad para los cineastas. Además, la revolucionaria función de guía de enfoque en pantalla facilita aún más el enfoque manual, que suele ser fundamental para capturar grabaciones en alta resolución.

La selección de estilos de cuerpos modulares permite desmontar las cámaras Cinema EOS para su uso en drones o cardanes, o su montaje como cámara de producción de cine y televisión. Todas las cámaras Cinema EOS incorporan Canon Log Gamma para un flujo de trabajo HDR rápido, fácil y preciso.
La cámara de cine EOS C200 acoplada a un cardán.

La diminuta EOS C200 de Canon captura archivos Cinema RAW Light para obtener lo último en calidad y control durante la fase de posprocesamiento.

La EOS C500 Mark II de Canon acoplada a un cardán y lista para un día de rodaje.

La EOS C300 Mark III y la EOS C500 Mark II de Canon que aparecen en pantalla utilizan el mismo cuerpo modular. Este se puede desmontar para grabar con cardán o sin trípode y se puede volver a montar para tener una cámara de producción completa. © Brett Danton

La gama Cinema EOS

Para empezar, tenemos la EOS C70 de Canon, la cámara Cinema EOS más ligera y pequeña hasta la fecha. Además de ser la primera cámara Cinema EOS que utiliza la innovadora montura de objetivos RF de Canon, está equipada con el sensor DGO 4K de Canon y puede grabar impresionantes imágenes 4K a una velocidad de hasta 120p.

Después, tenemos la EOS C100 Mark II de Canon, ideal para la producción de vídeo en alta definición por parte de una sola persona. Es compatible con los famosos objetivos EF de Canon. Además, su sensor CMOS Super 35 mm de 8,3 MP ofrece imágenes increíblemente nítidas con los impresionantes colores por los que Canon es famosa.

La EOS C200 de Canon no solo ofrece resolución 4K, que se está convirtiendo rápidamente en un estándar del sector, sino también la increíble versatilidad y calidad de la grabación interna en formato RAW de su sensor Super 35 mm.
¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
La EOS C300 Mark III Canon Super 35 mm incorpora el sensor DGO 4K de reciente desarrollo de Canon, con 4K a 120p para conseguir increíbles efectos a cámara lenta, y puede grabar en formato Cinema RAW Light para lograr una calidad insuperable. Gracias a la innovadora tecnología de salida de ganancia doble, el sensor ofrece una calidad de imagen excepcionalmente limpia en condiciones de baja iluminación, así como una excelente captura en HDR. La cámara también incorpora estabilización de imagen (IS) electrónica en el cuerpo, con compensación del movimiento de 5 ejes, y un diseño modular personalizable que permite configurar su funcionalidad para una amplia gama de necesidades de producción.

Si buscas el bajo nivel de ruido y la profundidad de campo reducida que se consigue con un sensor Full Frame, entonces debes elegir la EOS C500 Mark II de Canon, que utiliza el mismo cuerpo compacto pero duradero que la EOS C300 Mark III, pero tiene un sensor CMOS Full Frame de 5,9K. Por otro lado, la serie EOS C700 de Canon tiene las funciones más avanzadas que se esperan de una cámara de cine tradicional, por lo que es ideal para grandes equipos.

Estas son algunas de las razones por las que los cineastas eligen una cámara de vídeo especializada.

1. Ergonomía y conectividad

Las cámaras de cine tienen controles y conexiones que han evolucionado a lo largo de varias décadas para satisfacer los requisitos de los directores de fotografía profesionales, con una ergonomía que las hace cómodas de usar y fáciles de manejar en diferentes escenas y estilos de rodaje. Para un agarre firme, una cámara de cine ofrece una empuñadura adecuada y ajustable con el botón de grabación justo debajo del pulgar y, a menudo, con un segundo botón de grabación en el cuerpo si la cámara está sobre un trípode. Las cámaras de cine también tienen filtros ND incorporados para que puedas exponer la imagen correctamente, independientemente del entorno en el que estés grabando.

También existen herramientas profesionales útiles como las formas de onda, los colores falsos y los patrones de cebra ajustables para examinar la imagen con precisión. Las cámaras también son compatibles con los objetivos servo de cine de Canon para conseguir cambios suaves en la longitud focal controlados por un interruptor basculante que se adapta justo debajo de tus dedos en el barrilete del objetivo.

Las cámaras de cine también disponen de varios puntos de montaje, por lo que es más fácil instalar monitores externos, soportes follow-focus, parasoles y baterías externas de mayor tamaño. Además, si quieres que la cámara se adapte a un flujo de trabajo de emisión, de transmisión en directo o de rodaje con varias cámaras, en el que la sincronización es fundamental, las cámaras disponen de tecnología y conexiones avanzadas como 12G-SDI, código de tiempo, intersincronización (Genlock) y entrada de control remoto.

En cuanto al audio, las cámaras de cine también cuentan con entradas XLR profesionales compatibles con la grabación de audio a 24 bits y 48 KHz con hasta cuatro canales. Además, los niveles de audio se pueden ajustar manualmente con controles físicos específicos y supervisión en directo a través de la salida de auriculares.
El cineasta Steve Holleran sostiene una EOS C300 Mark III de Canon sobre un cardán mientras permanece de pie sobre el ala de un avión y graba el interior de este desde una ventana.

La EOS C300 Mark III incluye una montura de objetivo EF de Canon. Sin embargo, esta se puede cambiar por una montura PL para poder colocar una gama más amplia de objetivos, como los Sumire Prime de Canon. © Ron Batzdorff

La EOS C500 Mark II de Canon.

Gracias a la EOS C500 Mark II de Canon, es fácil conseguir una profundidad de campo reducida y de aspecto realmente cinematográfico, ya que su sensor Full Frame 5,9K y su Dual Pixel CMOS AF funcionan perfectamente juntos. © Jacob Nibblett/VCCP

2. Grabación durante más tiempo

Las cámaras de cine cuentan con sistemas de refrigeración integrados para permitir funciones de grabación ilimitadas y fiables. Los cuerpos de mayor tamaño con ventilador integrado de la gama Cinema EOS disipan el calor para que puedas grabar durante todo el tiempo que quieras (sujeto a las limitaciones normales, como el almacenamiento multimedia y la capacidad de la batería), lo que significa que las cámaras de cine especializadas permiten grabar una actuación en directo o un partido de fútbol al completo sin necesidad de parar. Además, esto se ve favorecido por la enorme capacidad de las baterías que se pueden instalar.

3. Rango dinámico

Las cámaras de cine tienen un rango dinámico muy amplio, lo que permite conservar más detalles tanto en las sombras como en las zonas iluminadas. La EOS C300 Mark III de Canon es capaz de grabar hasta más de 16 pasos cuando se utiliza la configuración Canon Log 2. Esto se debe, en gran parte, a que los sensores de las cámaras Cinema EOS se han optimizado para capturar vídeos en lugar de fotografías de alta resolución y a que utilizan de forma eficiente cada photosite en el área superficial.

Para emisión y otros requisitos con tiempos de respuesta rápidos, la configuración WideDR de Canon genera un archivo sólido con un rango dinámico más amplio que conserva una gran cantidad de detalles en las sombras y las zonas iluminadas, sin la necesidad de realizar una gradación del color durante la fase de posproducción.

La evolución de la EOS C300 Mark III

Descubre cómo la cámara más reciente de la serie de cámaras Cinema EOS de Canon se basa en el legado de sus revolucionarias predecesoras, la EOS C300 y la EOS C300 Mark II.

4. Sensibilidad

Cuando los niveles de luz caen y tienes que aumentar el valor ISO o la ganancia, las cámaras Cinema EOS ofrecen una gran ventaja. Tanto la EOS C300 Mark III como la EOS C70 de Canon tienen un sensor con salida de ganancia doble (DGO), una tecnología desarrollada específicamente para capturar imágenes en movimiento. Funciona en el nivel del sensor, antes de aplicar cualquier tipo de procesamiento a la imagen. Se producen dos imágenes independientes a diferentes niveles de amplificación: una a una ganancia inferior, que retiene los detalles de las zonas iluminadas, y otra a una ganancia superior, que conserva la información de las sombras y reduce considerablemente el ruido. Todo esto ocurre en tiempo real y hasta a 60 fps.

Los sensores de las cámaras de cine no contienen tantos photosites como los de las cámaras réflex o mirrorless. Por lo general, cuanto más grande es el píxel, más eficiente es en la captación de luz y en la reducción del ruido de la imagen.

Las cámaras Cinema EOS tienen un valor ISO nativo que actúa como base, por lo que funcionan mejor cuando graban con Canon Log Gamma. Por ejemplo, la EOS C300 Mark III de Canon tiene un sensor DGO con un valor ISO nativo de 800, que indica dónde está el máximo rango dinámico.
Una EOS C300 Mark III de Canon acoplada al soporte de un dron.

La EOS C300 Mark III, con su diseño minimalista, es ligera y versátil, y cuenta con el mismo chasis resistente y la misma duradera carcasa de aleación de magnesio que la EOS C500 Mark II de Canon. El excepcional rango dinámico del sensor DGO permite que funcione bien tanto con poca luz como con un sol brillante.

5. Grabación

Las cámaras de cine ofrecen una mayor variedad de velocidades de grabación, códecs, velocidades de bits, profundidades de bits y muestreo del color, para que puedas elegir los ajustes adecuados para tu proyecto. Es posible que necesites un formato más comprimido para los plazos de entrega más rápidos y un códec de gran calidad para una gradación más sutil o para grabar proxies de baja resolución y, al mismo tiempo, generar un flujo de trabajo de edición más eficiente.

Cinema RAW Light es compatible con las cámaras EOS C200, EOS C300 Mark III y EOS C500 Mark II de Canon, en 10 o 12 bits en función de la velocidad de grabación. Al grabar internamente archivos con una calidad de 4:2:2 a 10 bits y un máximo de 410 Mbps en 4K, o archivos con calidad 4:4:4 en 2K/Full HD a 10 o 12 bits, la EOS C300 Mark II de Canon captura niveles increíbles de información del color para la grabación, lo que resulta ideal para trabajos de posproducción intensivos. Con una cámara de cine, disfrutas de un control total para proyectos cinematográficos definitivos.

6. Integración perfecta

Otra ventaja de las cámaras Cinema EOS de Canon es la facilidad con la que se pueden utilizar tanto juntas como con otras cámaras de la gama de Canon. Gracias a esto, dispones de varias opciones creativas, como la posibilidad de usar una cámara Cinema EOS como tu cámara principal y una cámara híbrida EOS como tu cámara secundaria para esas tomas que podrían ser imposibles de capturar de otra forma. Tanto las cámaras Cinema EOS como las cámaras híbridas EOS son compatibles con Canon Log y tienen la misma matriz de color, por lo que pueden integrarse fácilmente con otros productos.

El hecho de poder utilizar los mismos objetivos en las cámaras Cinema EOS e híbridas EOS supone que los flujos de trabajo se optimizan y que es posible llevar un equipo más ligero al rodaje. La compacta EOS C70 de Canon es la primera cámara de vídeo diseñada para incorporar la montura de objetivo RF de Canon, lo que significa que los objetivos RF pueden utilizarse indistintamente con el resto de la gama de cámaras mirrorless Full Frame del sistema EOS R. El adaptador de montura EF-EOS R 0.71X, un adaptador de montura de objetivos EF a RF, permite que la cámara EOS C70 Super 35 mm también sea compatible con una amplia gama de objetivos EF Full Frame de Canon.

Escrito por Adam Duckworth


Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro