CARACTERÍSTICAS DE LA CÁMARA

Compensación de exposición

La compensación de exposición es una función muy útil que ajusta la configuración de la cámara para adaptarla a escenas con una oscuridad o una iluminación poco habituales. En este artículo se explican sus principios y cómo configurar la cámara para obtener unos resultados óptimos.
Las cámaras Canon son inteligentes, pero el sistema de medición de la exposición no siempre puede seleccionar los ajustes adecuados para obtener el resultado que buscas, ya que no puede saber con exactitud lo que estás fotografiando. Podrías estar fotografiando un sujeto con tonos claros y baja iluminación o un sujeto con tonos oscuros y luz intensa, y para la cámara sería prácticamente lo mismo.

De hecho, la mayoría de las mediciones de exposición asumen que las escenas van a incluir un área de tono gris medio. Suele ser así si se considera que la imagen tiene un 18 % de reflectancia, es decir, si la escena refleja aproximadamente una quinta parte de la luz que incide sobre ella. Si estás fotografiando un sujeto con tonos claros y la cámara detecta la luz intensa que se refleja en el objetivo, el sistema de medición lo interpreta como una gran cantidad de luz que incide sobre una escena de color gris y reduce la velocidad de obturación o la abertura para compensar, por lo que la imagen queda subexpuesta. Del mismo modo, si la escena contiene bastantes tonos oscuros, la cámara asume que se trata de una escena de tono medio con baja iluminación y aumenta la velocidad de obturación o la abertura, lo que da lugar a la sobreexposición.

Si utilizas el modo de exposición Manual (M), puedes adaptar la iluminación del sujeto o de la escena mediante los ajustes de exposición que selecciones. En los modos totalmente automáticos o semiautomáticos como Programa (P), Prioridad de la abertura (Av) y Prioridad del obturador (Tv), puedes ajustar la exposición para que se adapte a la escena mediante la compensación de exposición.

Algunas cámaras EOS también te permiten utilizar la compensación de exposición con el modo de exposición Manual si el valor ISO (sensibilidad) está en Automático.
Una imagen subexpuesta de un cisne blanco sobre el agua con las alas levantadas y la cabeza en alto.

Esta imagen se realizó en el modo Prioridad de la abertura (Av) con la medición evaluativa de la exposición (medición de patrones). Probablemente, el sistema de medición de la cámara detectó el reflejo del agua y la luz del sujeto blanco, lo interpretó como una gran cantidad de luz sobre una escena de tono gris medio y redujo la velocidad de obturación en consecuencia, lo que dio lugar a una imagen subexpuesta.

La misma imagen de un cisne blanco sobre el agua con la compensación de exposición aplicada para que se vea mejor expuesta.

Esta imagen muestra el efecto de compensación de exposición de +1 paso (en este caso, se ha aplicado en posproducción en lugar de en la cámara). Puede parecer que aumentar la exposición de una escena muy luminosa sea algo contradictorio, pero la compensación de exposición está diseñada para ajustar con precisión los efectos del sistema de medición de la exposición de la cámara en los modos de disparo semiautomáticos. Si utilizas el modo Manual (M), puedes elegir el ajuste de exposición.

Configuración de la compensación de exposición

El principio de la compensación de exposición es sencillo. Para que la siguiente fotografía que hagas sea más oscura, utiliza una compensación de exposición negativa. Para que tu próxima foto sea más luminosa, utiliza una compensación de exposición positiva. Sin embargo, la compensación de exposición se configura de diferentes maneras en función del modelo de la cámara. El proceso a seguir se explica en el manual de usuario de la cámara.

En algunos casos, debes pulsar el disparador hasta la mitad para activar la cámara y realizar una lectura del medidor de exposición. Después, debes mantener pulsado el botón Av / +/- mientras giras el dial de entrada electrónico para configurar la compensación de exposición. De forma predeterminada, si giras el dial hacia la derecha se establece una compensación de exposición positiva, mientras que si lo giras hacia la izquierda se establece en un valor negativo.

En el resto de casos, debes pulsar el disparador hasta la mitad para activar la cámara y realizar una lectura del medidor, además de utilizar el dial de control rápido para establecer el valor de compensación.

Una vez que hayas configurado la compensación de exposición en las cámaras EOS actuales, la configuración se mantendrá, aunque apagues y vuelvas a encender la cámara, a menos que la restablezcas de nuevo a cero. Esto te puede pillar de sorpresa si lo olvidas, así que, cuando termines de hacer una serie de fotos, no te olvides de restablecer la compensación a cero para evitar obtener resultados no deseados.

De forma predeterminada, la compensación de exposición se puede ajustar en incrementos de 1/3 de paso y hasta +/-5 EV, aunque algunas cámaras EOS te permiten elegir entre compensaciones de exposición en incrementos de 1/2 o 1/3 de paso gracias a la función personalizada del menú principal.
Una imagen subexpuesta de un avestruz en una pradera marrón con una hilera de arbustos de color verde y un árbol solitario al fondo.

La visualización del histograma de esta imagen confirma la impresión visual de que está subexpuesta: el gráfico se concentra en el extremo izquierdo (sombras) de la escala y no se aproxima al derecho, lo que indica que no hay áreas luminosas en la escena.

La misma imagen de un avestruz en una pradera con la compensación de exposición aplicada para que se vea mejor expuesta.

La misma imagen con compensación de exposición de +2 pasos (aplicados en posproducción). La forma del histograma no ha cambiado apenas, aunque ahora se extiende mucho más hacia el extremo derecho de la escala, lo que reafirma que la imagen se ha iluminado considerablemente.

Modos de Medición

En las cámaras EOS de Canon, puedes elegir hasta cuatro modos de medición diferentes: evaluativa, puntual, ponderada al centro y parcial. El modo de medición que elijas determinará el uso de la compensación de exposición.

La medición evaluativa divide la escena en diferentes áreas. Se realiza una lectura de cada una de ellas y el procesador de la cámara analiza la información.

Si, por ejemplo, las áreas centrales son más oscuras que las exteriores, es probable que el motivo principal esté a contraluz. Por el contrario, si las áreas centrales son más luminosas que las exteriores, puede que el motivo principal esté bajo una luz puntual. En ambos casos, la cámara desviará la exposición a las áreas centrales para obtener una exposición correcta del sujeto.

El problema de utilizar la compensación de exposición con la medición evaluativa es que no sabes si la medición ya ha compensado esa situación. Si es así y has añadido la compensación de exposición, la exposición no será la correcta. Del mismo modo, si das por hecho que la cámara ha compensado la imagen y no es el caso, también obtendrás una imagen mal expuesta. Sin embargo, no lo sabrás hasta que revises la toma desde la pantalla de la parte posterior de la cámara. Esto implica que pueden ser necesarias varias pruebas hasta que consigas el resultado que buscas.

La medición ponderada al centro realiza una lectura de la escena completa, aunque destaca los resultados del área central. A diferencia de la medición evaluativa, no se dedica a analizar la escena, por lo que puedes aplicar la compensación de exposición con la seguridad de que la cámara no ha realizado ningún ajuste por su cuenta. Por esta razón, la medición ponderada al centro suele ser mejor que la evaluativa cuando sabes que necesitas cierto nivel de compensación de exposición.

Al contrario que la medición evaluativa, la medición parcial y la medición puntual realizan la lectura de un área pequeña de la escena y resultan mucho más fáciles de utilizar con la compensación de exposición. Te ofrecen un control total de dónde se realiza la lectura, además de saber que la cámara no va a aplicar ningún ajuste.

En los modos de medición parcial y puntual, también puedes realizar la lectura de un área de tonos medios, si es que la hay (por ejemplo, un área con hierba), por lo que no necesitas aplicar ninguna compensación de exposición.

Sin embargo, si no hay tonos medios en el encuadre, puedes medir desde un área luminosa u oscura y luego aplicar una compensación de exposición. Por ejemplo, si realizas la lectura de un área blanca (que no tenga demasiada luz pero que sí conserve cierto nivel de detalle), una compensación de +1,5 o +2 pasos debería ofrecer resultados similares a la lectura de un área de tonos medios sin compensación. Del mismo modo, una lectura parcial o puntual de un área oscura (una que conserve el nivel de detalle) junto con una compensación de -1,5 o -2 pasos ofrecerá resultados similares a la lectura de un área de tonos medios.

Si el área analizada en la lectura no aparece en el centro del encuadre, primero debes establecer la compensación de exposición y luego mover la cámara para que el área quede en el centro. Después, pulsa el disparador hasta la mitad para realizar la lectura y utiliza el botón de bloqueo de la exposición para mantener la lectura mientras recompones la imagen. Por último, pulsa el disparador por completo para hacer una foto.
Una imagen ligeramente sobreexpuesta de un tántalo africano, con las patas prácticamente bajo el agua, con un punto rojo superpuesto sobre las plumas negras de la cola que indica el área de medición puntual.

Cuando utilizas la medición puntual, la cámara sigue asumiendo que el área que has elegido tiene un tono gris medio y configura la exposición en consecuencia. En este caso, hemos realizado la medición en un área oscura (indicada en rojo) y, como resultado, la imagen ha quedado sobreexpuesta.

Una imagen bien expuesta de un tántalo africano metiéndose al agua con un punto rojo superpuesto sobre el agua justo al lado que indica el área de medición puntual.

La medición de un área de tonos medios en las mismas condiciones de iluminación que el sujeto (indicado en rojo) ha dado como resultado una buena exposición.

Una imagen subexpuesta de un tántalo africano metiéndose al agua con un punto rojo superpuesto sobre su cuerpo de color blanco que indica el área de medición puntual.

En este caso, hemos situado el punto de medición puntual (indicado en rojo) en un área luminosa. Como el sistema de medición de la cámara siempre establece la exposición dando por hecho que el área seleccionada es de tonos medios, la imagen final ha quedado subexpuesta.

Una imagen bien expuesta de un tántalo africano metiéndose al agua.

Al utilizar la imagen subexpuesta de arriba y aplicar una compensación de exposición de +1,5 pasos (en este caso, en posproducción), hemos conseguido una buena exposición muy parecida a la medición de un área de tonos medios. Esto demuestra cómo, si no hay tonos medios en el encuadre, puedes medir desde un área luminosa u oscura y luego aplicar una compensación de exposición para obtener una exposición satisfactoria.

¿Qué cantidad de compensación?

No existe una guía infalible sobre la cantidad de compensación de exposición que necesitas. Esta variará con cada escena que fotografíes. De hecho, es posible que muchas imágenes no necesiten compensación.

«Si es luminosa, gira hacia la derecha» es una forma práctica de recordar qué dirección debes tomar en la escala de compensación de exposición: si la escena es más luminosa que un tono medio, debes utilizar una compensación de exposición positiva para mejorar la exposición.

Como guía general, prueba entre +2 y +3 pasos en las escenas con nieve o arena, que reflejan bastante luz y es posible que hagan que el sistema de medición de la cámara quede subexpuesto, o +1 si hay una gran cantidad de agua detrás del motivo. Es probable que no utilices tan a menudo la compensación de exposición negativa. Además, -1 será el valor aproximado que te funcionará en la mayoría de fondos oscuros.

Si utilizas una cámara EOS mirrorless, siempre y cuando la simulación de la exposición se active en el menú, el visor y la pantalla LCD te mostrarán una vista preliminar de la imagen con los ajustes de exposición aplicados. Esto implica que puedes utilizar la imagen del visor como guía para ver la cantidad de compensación de exposición necesaria.

Exposición correcta

¿Cómo saber si tus imágenes han quedado sobreexpuestas o subexpuestas? Te parecerá que algo está mal. Aunque puede ser una cuestión subjetiva. Si estás fotografiando algo luminoso o de color blanco y el resultado final se ve grisáceo o turbio, es posible que la imagen esté subexpuesta. Del mismo modo, si estás fotografiando algo oscuro o de color negro y la imagen se ve grisácea, puede que esté sobreexpuesta.

No existe la exposición correcta. Hay exposiciones buenas y malas, aunque al final depende del aspecto que quieras dar a la imagen. Algunas personas «sobreexponen» a propósito una imagen con 1/3 de paso para mejorar la saturación de los colores.

La visualización del histograma de la cámara, una representación gráfica de la gama de tonos de una imagen, puede ser una guía muy valiosa para evaluar la exposición de una imagen y comprobar si se han recortado las luces o las sombras, lo que implicaría que se está perdiendo parte de los detalles. Activa el Aviso de resaltado de las cámaras que incluyan esta función para ver dónde se produce el recorte en las áreas más luminosas de la escena.

Escrito por Angela Nicholson


Artículos relacionados

Productos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro