PROYECTOS DOMÉSTICOS

Cómo montar tu propio estudio en casa

Da rienda suelta a tu creatividad gracias a la fotografía con flash y aprende a capturar impresionantes retratos con un presupuesto limitado.
Canon Camera
Para lograr fotos de estudio con un resultado impecable y de aspecto profesional, no siempre se necesita contar con un espacio específico o un conjunto de flashes excesivamente caros. Con unos pocos elementos y un espacio en el que poder trabajar, cualquiera puede disponer de un estudio básico en su propia casa. A continuación, te explicamos cómo crear tu propio estudio de forma económica y sencilla. También aprovecharemos para explorar algunos fundamentos de la fotografía de estudio, como el uso de modificadores de luz y la configuración de la exposición del flash. Con el equipo adecuado y algunas habilidades sencillas, podrás crear todo tipo de imágenes asombrosas, desde retratos de gran calidad hasta imágenes de productos y naturaleza muerta con un acabado impecable.

1. Lista de equipo básico

Una EOS RP de Canon, con dos Speedlites, un trípode y un paraguas blanco sobre una mesa de madera.

Para iniciarte en la fotografía de estudio en casa necesitarás una serie de componentes de equipo muy simples. Aquí tenemos dos Speedlites, el 470EX-AI y el 600EX II-RT, una cámara EOS RP de Canon con un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM, un soporte de luz, un paraguas difusor blanco y un soporte para el paraguas.

Un hombre mirando a través del visor de una EOS RP de Canon equipada con un flash Speedlite.

Para activar el flash independiente, utiliza un segundo flash Speedlite de Canon, un disparador de flash inalámbrico o (si es compatible) el flash emergente de la cámara.

Un estudio en casa con una configuración sencilla como este no te supondrá un gasto excesivo y te permitirá ahorrar espacio. Básicamente, además de la cámara, también necesitarás una o dos unidades Speedlite independientes. Aunque un soporte de luz resulta ideal, también puedes utilizar un trípode de repuesto para sujetar el flash (el soporte de plástico que se incluye con la mayoría de flashes Speedlite se puede fijar a la rosca del trípode). Otro elemento que resulta muy económico y eficaz consiste en utilizar un sencillo paraguas blanco para conseguir una luz favorecedora. Recuerda que necesitarás fijarlo de algún modo, como por ejemplo con un soporte. Por último, también deberás ser capaz de activar los flashes independientes mediante disparadores inalámbricos. Si tienes dos Speedlites compatibles, puedes fijar uno a la zapata para accesorios de la cámara y utilizarlo para disparar el otro. Esto tiene la ventaja añadida de poder controlar la potencia del flash desconectado de la cámara de forma remota. Si tu cámara de Canon cuenta con un flash emergente compatible, también puedes utilizarlo para activar y controlar las unidades Speedlite independientes.

2. Escoge un espacio adecuado

Un hombre haciendo retratos en un estudio en casa, con un fondo gris y un paraguas blanco para suavizar el flash.

Busca un espacio con una pared grande y luminosa, o utiliza un fondo improvisado de aspecto sencillo y limpio.

Una habitación con una pared lisa de color blanco o crema resulta ideal para un estudio en casa. Si las paredes no son lisas, siempre puedes colocar una sábana blanca, o lo que es mejor, invertir en un fondo desplegable como este. A la hora de escoger la habitación en la que vas a fotografiar, resulta bastante útil que esta cuente con un techo muy alto. De esta forma podrás elevar la luz para iluminar la cara del sujeto desde una perspectiva cenital, lo que tiende a ser más atractivo. Ten en cuenta que la luz capta parte del color de las superficies en las que rebota, así que si las paredes tienen un color intenso, teñirán la luz que incida sobre el sujeto.

No obstante, no deberías limitarte a un único tipo de habitación. Si dispones de unas escaleras cuyo diseño resulte fotogénico, puedes utilizarlas para capturar fotos de grupo. Además, fotografiar al sujeto desde arriba te permitirá obtener retratos atractivos y naturales.

3. Escoge un objetivo para retratos

Una cámara EOS RP de Canon con un objetivo de 85 mm acoplado.

Un objetivo de 85 mm, como el RF 85mm F2 Macro IS STM que se utiliza aquí, es ideal para retratos porque la longitud focal ofrece una perspectiva agradable a la hora de capturar las caras.

Los objetivos con diferentes longitudes focales pueden tener un efecto muy marcado en el aspecto del sujeto. Un objetivo gran angular puede exagerar los rasgos faciales de una persona al alargar de forma poco natural la nariz y la frente, especialmente si se utiliza para primeros planos. A veces, las perspectivas exageradas permiten conseguir efectos muy buenos, pero en general las longitudes focales más largas tienden a ser más favorecedoras. Por lo tanto, si utilizas un objetivo zoom, deberás alejarte y ampliar el zoom hasta el extremo más largo del objetivo. Si tienes pensado hacer muchos retratos, utiliza un objetivo específico para este tipo de fotografía. Una longitud focal de 85 mm (o un objetivo de 50 mm en una cámara con sensor con factor de recorte) se considera la mejor opción a la hora de realizar retratos, ya que captura la cara con las proporciones más favorecedoras.

4. Amplía la fuente de luz

Un hombre con un jersey verde sujetando un flash de Canon fijado a un trípode que apunta hacia un paraguas blanco.

Un paraguas blanco es una opción idónea, económica y versátil para aquellos principiantes que quieren capturar retratos con una luz suave.

Al igual que una simple bombilla, un flash Speedlite es una fuente de luz relativamente pequeña. Por lo tanto, produce una luz con bordes muy acentuados, lo que genera sombras profundas y un contraste llamativo. A menudo, con los retratos, querrás difuminar la luz para que caiga más suavemente sobre el rostro. Para ello puedes utilizar un modificador. Al igual que una ventana grande, un modificador sencillo como un paraguas o una caja de luz ampliarán la fuente de luz, lo que te permitirá rodear al sujeto y rellenar suavemente las sombras.

Puedes inclinar el paraguas hacia tus sujetos o alejarlo para que la luz rebote hacia ellos. Con los retratos a veces es mejor acercar la luz a la cara, ya que esto amplía la fuente de luz en comparación con el sujeto.
Retrato de una mujer con el pelo castaño, con el rostro iluminado mediante un flash.

Las sombras son más pronunciadas en esta imagen porque el Speedlite se ha utilizado sin ningún tipo de accesorio. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/11 e ISO 100.

Retrato de una mujer con una media melena de pelo castaño, capturado con un flash y un paraguas.

Gracias al paraguas se obtiene un acabado más suave. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/5,6 e ISO 100.

5. Ajuste de la exposición y la potencia del flash

La pantalla de ajustes de la EOS RP de Canon.

Configura primero la exposición manual y, a continuación, adapta la potencia del flash según tus requisitos.

Una persona configurando los ajustes en la parte posterior de un flash Speedlite de Canon para hacer un retrato.

Es aconsejable configurar el flash Speedlite de Canon en modo Manual (M). Puede que tengas que experimentar con diferentes niveles de potencia, pero empieza con ¼.

El uso de un flash te proporcionará una gran libertad sobre la exposición. Puedes configurarlo para que se sobreponga a la luz ambiente o hacer que funcionen en armonía. Una forma muy sencilla de configurar la exposición del flash consiste en ajustarlo en modo Manual (M) y seleccionar una potencia de salida de ¼, la cual es un buen punto de partida. En cuanto a los ajustes de exposición, configura la cámara en modo de exposición Manual y establece la velocidad de obturación en 1/160 segundos, o selecciona la máxima velocidad de sincronización del flash.

Establece el valor ISO en 100 y la abertura en f/8. Realiza un disparo de prueba y, a continuación, ajusta la potencia del flash hasta que la luz sobre la cara parezca correcta. Puedes cambiar la potencia del flash ajustando la salida o acercando y alejando la luz del sujeto.

6. Posición del flash

Retrato de una mujer con un jersey gris de cuello alto sobre un fondo del mismo color iluminada desde el lateral.

Al colocar la luz en un lateral, se crea una iluminación «dividida» que oscurece el lado opuesto. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/8 e ISO 100.

Retrato de una mujer con un jersey gris de cuello alto sobre un fondo del mismo color, iluminada desde arriba a la izquierda para crear un triángulo de luz en la mejilla derecha.

Al inclinar el flash hacia abajo desde arriba a la izquierda se consigue un efecto conocido como «iluminación de Rembrandt» que crea un atractivo triángulo de luz en la mejilla derecha. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/8 e ISO 100.

Retrato de una mujer con un jersey gris de cuello alto sobre un fondo del mismo color iluminada desde arriba.

Al disparar el flash directamente sobre la cara se consigue una iluminación de efecto «mariposa» que acentúa los pómulos. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/8 e ISO 100.

Retrato de una mujer con un jersey gris de cuello alto iluminada desde abajo.

Iluminar al sujeto desde abajo logra un acabado poco natural, ya que estamos acostumbrados a ver la luz del día incidiendo desde arriba. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/8 e ISO 100.

Una de las principales ventajas de utilizar un flash independiente en la fotografía de retratos es el control que proporciona. Dependiendo del lugar donde lo coloques, lograrás un efecto dramático en el aspecto del rostro.

7. Experimenta con la relación de aspecto

Retrato lateral de una mujer sobre un fondo gris.

Retroiluminar a un sujeto desde atrás te permite crear un evocador retrato de clave baja. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/8 e ISO 100.

Retrato de una mujer con un gran collar verde sobre un fondo gris con una luz puntual blanca.

Al colocar una segunda unidad de flash tras el sujeto, se consigue una luz puntual sobre el fondo. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/5 e ISO 100.

Si lo que buscas es llevar tu fotografía con flash al siguiente nivel, utiliza un segundo flash y experimenta con la relación de aspecto. Practica colocando un flash inclinado hacia el fondo y otro hacia el sujeto. Con una potencia baja, el flash trasero creará una luz puntual de aspecto sutil en el fondo. Por el contrario, si se ajusta a una potencia alta, el flash es capaz de ocultar el fondo para lograr un acabado de clave alta. Asimismo, también puedes utilizar el segundo flash para resaltar algún elemento del sujeto. Por ejemplo, si lo colocas detrás de ti y lo inclinas hacia el sujeto, puedes crear una atractiva luz de contorno.
Retrato de una mujer con un gran collar verde y un top blanco sobre un fondo blanco.

Al colocar una segunda unidad de flash tras del sujeto se reduce la intensidad del flash y se obtiene un acabado de clave alta. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/5 e ISO 100.

Retrato de una mujer con un gran collar verde y un top blanco sobre un fondo gris oscuro.

Si se coloca una segunda unidad de flash tras el sujeto y se inclina hacia este, se consigue una luz que resalta el pelo o los contornos. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/4,5 e ISO 100.

8. Utiliza láminas de colores

Un flash Speedlite de Canon con un gel rosa.

Un flash Speedlite con gel rosa colocado sobre un soporte justo tras el sujeto e inclinado hacia el fondo.

Retrato de una mujer con una boina azul sobre un fondo morado.

El uso de un gel de color es una forma sencilla y eficaz de añadir algo de intensidad a la imagen. También se puede añadir contraste mediante el uso de colores que desentonen con el sujeto. Imagen tomada con una EOS RP y un objetivo RF 85mm F2 Macro IS STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/5 e ISO 100.

Para obtener colores llamativos, prueba a añadir láminas al flash. Estas piezas baratas de acetato de colores se pueden colocar delante del flash para teñir la luz que incide sobre el sujeto o para crear fondos llamativos en tus fotos de estudio. Al experimentar con los colores, piensa de qué forma puedes combinar los accesorios y los atuendos para complementar el esquema de color y utiliza una rueda de colores para determinar el mejor acabado. En esta imagen, la boina azul añade un toque de color secundario a la composición. Seguro que en casa encuentras numerosos accesorios y adornos con los que aportar carácter e interés a tus retratos, además de personalizar tus propios modificadores de luz. Nuestro artículo sobre trucos de bricolaje para fotografía te enseña a crear accesorios fotográficos como una caja de luz y un tubo de luz puntual a partir de una caja de cartón y un tubo cilíndrico forrado con papel de aluminio. Y si buscas algo más sencillo, puedes crear tu propio reflector con algo de cartón y papel de aluminio para así hacer rebotar la luz del Speedlite y eliminar las sombras del sujeto.



Escrito por James Paterson

Productos relacionados

Artículos relacionados

  • Un Speedlite en un trípode con una caja de cartón colocada justo delante para generar una luz suave sobre un niño.

    PROYECTOS DOMÉSTICOS

    3 sencillos accesorios fotográficos hechos por ti

    Utiliza artículos de uso cotidiano para crear tu propia caja de luz, un tubo de luz puntual y un cojín.

  • Una mujer con trenzas largas fotografiada en la calle por su amiga, que sostiene una EOS R6 de Canon.

    FOTOGRAFÍA DE MODA

    Cómo fotografiar a tus amigos como modelos de pasarela

    La fotógrafa de moda y belleza Jade Keshia Gordon, residente en Londres, nos ofrece 6 sencillos consejos sobre cómo crear fotografías más estilosas para las redes sociales.

  • Un retrato de una mujer con trenzas largas, una rebeca rosa corta y vaqueros grises caminando por la calle.

    FOTOGRAFÍA DE RETRATOS

    Cómo capturar tonos de piel perfectos en tus retratos

    Domina el complicado arte de capturar tonos de piel naturales con ayuda de la fotógrafa de moda profesional Jade Keshia Gordon.

  • Un retrato de la fotógrafa y poeta Amaal Said con los ojos cerrados y un pañuelo rojo que cubre sus hombros.

    FOTOGRAFÍA DE AUTORRETRATO

    Fotografía autorretratos perfectos

    Descubre cómo convertir un selfie cualquiera en un increíble autorretrato.