GRABACIÓN

Los vídeos musicales en el año 2022 y más allá

La reconocida directora de vídeos Ashleigh Jadee y las cineastas emergentes Amber Akaunu y Lauren McCollin comparten sus experiencias sobre la evolución del sector de los vídeos musicales y hablan sobre su futuro.
La cineasta Ashleigh Jadee graba un vídeo en una cocina industrial con una EOS R5 C de Canon.

Ashleigh Jadee, que aparece en la foto con una EOS R5 C de Canon, ha trabajado con muchos profesionales de renombre de la industria musical como fotógrafa, productora y directora de vídeos musicales. Además, durante la pandemia, empezó a ejercer de mentora de varios cineastas prometedores y a colaborar con ellos. «Estas colaboraciones deberían ser la nueva forma de trabajar», afirma Ashleigh. «Formo a los aprendices y, cuando se me presentan nuevas oportunidades para grabar vídeos musicales, codirijo con uno de ellos. De esa forma, tienen una producción de buena calidad para sus vídeos de demostración y una experiencia de primera mano». © Ashleigh Jadee

Internet ha acabado con los vídeos musicales. ¿O no? En 2022, el sector de los vídeos musicales ya ha dejado atrás los días de espacios de emisión exclusivos como MTV y Top of the Pops, y ha estallado en plataformas online de fácil acceso, como YouTube, TikTok e Instagram. Cualquier persona puede hacerse viral en esta nueva y atrevida era creativa, pero el espacio está saturado.

Para destacar en la industria cinematográfica como Ashleigh Jadee (@ashleighjadeeee) y conseguir colaborar con grandes artistas como Skepta y Roddy Ricch, es fundamental desarrollar un estilo característico y una marca personal. Es la filosofía que Ashleigh ha compartido con Amber Akaunu (@amberakaunu) y Lauren McCollin (@lauren.mccollin), dos jóvenes cineastas con las que ha ejercido de mentora a través de Instagram desde el comienzo de la pandemia.

Adquirir la experiencia y el conocimiento de Ashleigh, y colaborar con ella en proyectos, está impulsando los vídeos de demostración de Amber y Lauren. Además, con un kit de cámara de alta calidad como la EOS C70 y la EOS 5D Mark IV de Canon a su disposición, se perfilan como nuevas voces femeninas únicas en una industria cinematográfica británica en evolución, bien equipadas para los retos que se presenten.

En esta charla con Ashleigh, Amber y Lauren, vamos a descubrir cómo hay mayor igualdad de oportunidades en el panorama actual, además de cuáles son las influencias actuales en la producción de vídeos musicales y cómo destacar en un sector dominado por el marketing.

La cineasta Ashleigh Jadee mira el monitor de la cámara durante un rodaje nocturno. Está rodeada de miembros del equipo y del reparto.

La relación de Ashleigh con equipo fotográfico de Canon se remonta a hace mucho tiempo. «Tenía 19 años cuando me compré el EF 24-70mm f/2.8L USM de serie L de Canon (al que ahora sucede el EF 24-70mm f/2.8L II USM). El objetivo valía 1500 £, pero lo quería y sabía que me iba a durar mucho tiempo», recuerda. «Lo amorticé con cada rodaje que hice en aquella época. Le di el objetivo a uno de mis aprendices el año pasado, así que pasé 10 años perfectos utilizándolo». © Ashleigh Jadee

La cineasta Lauren McCollin, que lleva una camiseta gris y unos pendientes de aro grandes, graba con una cámara de Canon a la altura del hombro.

Como cineasta emergente, Lauren McCollin (en la imagen) suele dar rienda suelta a su creatividad cuando graba. «La iluminación la hago yo misma, principalmente por el presupuesto», nos explica. «En mi primer rodaje, utilicé un par de cajas de luz y solo tenía el EF 50mm f/1.8 STM de Canon. En el segundo rodaje, añadimos el EF 24-70mm f/2.8L USM de Canon (al que ahora sucede el EF 24-70mm f/2.8L II USM) e iluminación LED para aportar varios colores. Otras veces, hemos utilizado reflectores con luz natural y filtros para objetivos». © Lauren McCollin

Un equipo de alta calidad por menos

«Estoy segura de que el equipo fotográfico es lo que ha igualado el terreno de juego en el sector de los vídeos musicales», comenta Ashleigh, cuya primera cámara con vídeo fue la EOS 60D de Canon (a la que ahora sucede la EOS 90D). «Cuando estaba empezando en el sector, lo primero que hice fue comprarme mi propia cámara. Luego me di cuenta de que podía cambiar de foto a vídeo, además de editar, así que me puse en contacto con artistas para ver si podía grabar vídeos para ellos. Es lo que está ocurriendo ahora a mayor escala. Muchas personas están viendo que es posible conseguir una cámara híbrida que no cueste demasiado, crear vídeos con gente que conocen y luego subirlos a YouTube, Instagram y TikTok, donde [posiblemente] pueden hacerse virales».

Amber, la aprendiz de Ashleigh, consiguió una beca que le ayudó a comprarse la EOS C70 de Canon. «Recuerdo que me sentí muy poderosa con ella en las manos», confiesa Amber. «Es una extensión de la visión que tengo, sobre todo por lo fácil que es de usar y por lo ligera que es en comparación con otras cámaras de alta calidad. Me permite moverme y experimentar con ella, y los filtros ND incorporados son ideales para hacer ajustes rápidos cuando salgo a grabar. Tengo todo lo que necesito».

Lauren solo tiene palabras positivas para su cámara de Canon. «Grabé todos los vídeos musicales de Shelana Azora con la EOS 5D Mark IV de Canon», cuenta con entusiasmo. «Era la primera cámara que tuve con funciones de vídeo de verdad; podía trabajar con vídeo 4K y cámara lenta a 60 fps para los cambios de plano. Cuando ves que el nivel de tu trabajo mejora, acabas esforzándote más porque te das cuenta de que vas a llegar a algún sitio».

La gama de cámaras híbridas del sistema EOS R de Canon, incluidas la EOS R5 C, la EOS R5 y la EOS R6, están diseñadas pensando en los creativos, por lo que ofrecen potentes funciones de vídeo profesional en cuerpos compactos y ligeros.

Plataformas y redes de contactos

Además de equipos de gran calidad y a la vez económicos, poder acceder a productos y educación ha facilitado mucho la vida a los aspirantes a cineastas. Los talentos emergentes pueden disfrutar de vídeos musicales y de una formación online gratis en los que inspirarse y perfeccionar sus destrezas, como lo denomina Lauren de broma: «la universidad de YouTube». También es fácil acceder y compartir contenido en las principales plataformas en las que se consumen los vídeos musicales hoy en día: YouTube, TikTok e Instagram.

«Los creativos son cada vez más jóvenes, tanto los artistas como los que se encargan de las imágenes», comenta Ashleigh. «Las personas quieren crear mejores obras y están descubriendo cómo hacerlo con las herramientas que tienen».

Un técnico con guantes limpia el sensor de una cámara de Canon.

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.

La pandemia también ha contribuido a acelerar la aparición de nuevos talentos, ya que los rodajes se realizan con presupuestos más ajustados, equipos más reducidos y restricciones de viajes. Por ejemplo, la colaboración entre Lauren y la cantante de R&B Shelana se realizó sin apenas moverse de la zona, ya que vivían en la misma calle.

En el futuro, Ashleigh cree que los límites se van a desdibujar mucho más. «Estoy viendo que nuevos artistas independientes invierten tanto en sus vídeos como los artistas con sello discográfico y se mueven de la misma manera que lo haría una discográfica», explica. «Saben mucho más de marketing porque tienen que promocionarse mucho más. A su vez, no quieren gastar demasiado dinero en vídeos porque tienen que ahorrar para marketing».

PRO

Desarrollo de tu marca detrás de las cámaras

Aunque el estilo, la iluminación y los efectos visuales son elementos fundamentales de las herramientas de un director de vídeos musicales, Ashleigh sabe lo importante que es mostrar quién está detrás del objetivo a una audiencia que busca contenido accesible con el que sentirse identificado. «Me interesan las marcas personales», afirma. «Muchos creadores, sobre todo mujeres, mostramos nuestro trabajo, pero no quién lo ha creado y cómo se ha creado. Conseguí muchas interacciones cuando empecé a hacer vídeos detrás de las cámaras de las sesiones y la gente me sigue porque quiere ver cómo trabajo. Ya no soy solo un nombre en un vídeo, la gente se interesa por mí como persona».

«Lo que más me gustaba de la MTV eran las grabaciones detrás de las cámaras», continúa Ashleigh. «Es en lo que me inspiré para empezar a hacerlo. Los vídeos detrás de las cámaras hacen que aprecies todo lo que conlleva una producción y acaban con la idea errónea de que solo hay una persona con una cámara. Grabamos muchos vídeos entre bastidores con cámaras réflex Canon».

Amber, que vive en Liverpool y nos ofrece un vistazo rápido de las escenas entre bastidores de un rodaje arriba, está de acuerdo en que ponerte frente a la cámara es fundamental para tener éxito hoy en día en la industria musical. Además, considera que es algo que le resulta gratificante. «Una gran parte de mi identidad es que soy una mujer negra de Liverpool. Es un punto de vista que no suele mostrarse en los medios de comunicación», explica. «Sin duda, intento apoyarme en eso, tanto detrás como delante de la cámara. Oriento a mi público hacia la cultura negra del norte y les enseño que es algo que existe de verdad. En Liverpool, tenemos la comunidad negra más antigua de toda Europa y eso me apasiona».

Grabación para las redes sociales

El concepto «grabado para la edición» adquiere un nuevo significado a la hora de producir vídeos musicales para las redes sociales. Como la audiencia busca los vídeos por sí misma o los encuentra a través de sus amigos, Lauren cuenta que «necesitas crear algo que capte la atención de la gente, algo que no hayan visto antes. Cuando estás en el rodaje y consigues la toma que sabes que va a llamar la atención, no hace falta más».

«Hay muchos tipos de productos finales», continúa Ashleigh. «El cliente quiere un tráiler de 10 segundos para Instagram, convertido a la relación de aspecto de las historias de Instagram. Tienes YouTube, vídeos de 15 segundos para TikTok, 8 segundos en Spotify... Hay muchas opciones de exportación diferentes».

Un primer plano de la EOS C70 de Canon con una figura con gafas detrás.

EOS C70: la herramienta ideal para la producción de vídeos musicales

Los directores de fotografía Michael Janke y Belrie nos explican por qué la EOS C70 de Canon es ideal para grabar vídeos musicales.

Además, los artistas se ven influidos por las exigencias de diferentes medios. Ashleigh se ha dado cuenta de que las canciones son ahora mucho más cortas, normalmente de unos 2,5 minutos. «Esto pasa porque si te gusta una canción, a los dos minutos y medio es cuando empiezas a engancharte, así que tienes que volver a reproducirla. Ocurre lo mismo con el vídeo que le acompaña. Básicamente, los artistas consiguen más reproducciones y ganan más dinero».

El contenido también está evolucionando. Por ejemplo, se está añadiendo el baile a los vídeos musicales. «Estuve en el rodaje de un vídeo musical y tenían un baile de TikTok que habían coreografiado específicamente para añadirlo en el vídeo y así poder llegar a más público como técnica de marketing», cuenta Lauren.

«Esa relación entre los artistas, TikTok, los vídeos musicales e incluso las listas de éxitos es muy interesante: se desarrollará y será más oficial», añade Amber. «TikTok no es un referente oficial pero está dominando las listas de éxitos de una forma oficial».

La cineasta Amber Akaunu sonríe a cámara contra un fondo amarillo brillante.

Este año, Amber Akaunu, en la imagen, va a viajar a Nigeria, donde planea explorar su ascendencia con la ayuda de su EOS C70 de Canon. «Estoy deseando documentar y conectar con artistas y cineastas locales, y espero utilizarlo como base para mi futuro trabajo», cuenta. © Amber Akaunu

Un grupo de personas configura equipo fotográfico en una sala grande abierta.

«Creo que puedo destacar en este espacio si estoy abierta a aprender, a trabajar constantemente en mis habilidades y a conocer y relacionarme con la gente adecuada», afirma Lauren. «Se trata de a quién conoces en la industria musical, pero también del valor que puedes aportar a las producciones de las personas, a los artistas. Todos somos personas y tenemos nuestras propias ideas, pero al poder colaborar y aumentar los conocimientos, como he hecho al trabajar con Ashleigh, aprendes muchísimo». © Lauren McCollin

Aprovecha tu voz creativa única

Artistas reconocidos como Ashleigh necesitan nuevos desafíos para ayudarles a mantener el ritmo. El vídeo musical «Hustle», con una duración de cinco minutos, se basa en su necesidad creativa de construir una narrativa. «Cuando hablaron de bailarinas, pensé que tenía que ser artístico, que tenían que contar una historia a través del movimiento de su cuerpo. Me encantó hacer ese vídeo porque me puso a prueba».

«De forma creativa, utilizas lo que te hace único. Es igual para todos. Tu cultura, tu ideología... Apóyate en eso y deja que se plasme en lo que creas», afirma Amber. «Cuando perteneces a una comunidad marginada, puede resultar difícil mantener la autenticidad en espacios donde eres una minoría. Al ser una persona negra de Liverpool con raíces nigerianas, la autenticidad se plasma en mi trabajo y vale totalmente la pena».

¿Cuáles son las novedades y qué es lo siguiente?

Ashleigh se ha dado cuenta de la limitada vida útil de las nuevas ideas estilísticas que luego se usan excesivamente en vídeos musicales, ya sea un giro de cámara de 360°, el «plano holandés», la mezcla entre las relaciones de aspecto 4:3 y panorámica e incluso la moda de los retos de baile de TikTok. Mientras el carrusel de tendencias continúa, quizá en el futuro se hagan mayores colaboraciones en el sector.

Lauren destaca el vídeo «Woman», de Doja Cat. «Colaboró con Girls Who Code para crear un vídeo en el que los espectadores pueden cambiar los detalles a través del código, por ejemplo, cambiar el color de uñas de la artista». La idea detrás del concepto era ayudar a que las mujeres se interesaran por la programación y mostrar el potencial de los vídeos musicales interactivos.

En definitiva, es un buen momento en Reino Unido para que cineastas como Ashleigh, Lauren y Amber alcen sus voces únicas en el sector de los vídeos musicales, donde, como cuenta Ashleigh, «tienes que encontrar tu estilo, perfeccionarlo y conseguir que te reconozcan por él; así recurren a ti en busca de ese estilo».

Escrito por Tim Coleman


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro