ARTÍCULO

Los futuros cineastas: cómo se abre camino la siguiente generación

Aceptando retos, colaborando y superando las barreras, los jóvenes creativos Ashleigh Jadee, Jack Harries e Irene Cruz amplían los límites del cine.

Los futuros cineastas: cómo se abre camino la siguiente generación

El cineasta y activista Jack Harries se inclina sobre una tabla de madera para preparar una foto con su cámara de Canon equipada con un micrófono.

«Es muy emocionante contemplar el desarrollo de las cámaras», comenta el creador de contenido y documentales Jack Harries. «Cada año se vuelven más pequeñas y baratas, pero de mayor calidad y eso me parece increíble, porque hace que la creación de cine sea más accesible. Ahora cualquiera puede coger una cámara y contar una historia. Hay algo muy poderoso ahí».

Es época de grandes cambios en la industria del cine, y quienes surgen ahora como los cineastas del futuro están dispuestos a aceptar ese cambio y afrontar todos los retos que se presenten.

Durante su infancia, la directora Ashleigh Jadee solía disfrutar de canales musicales. «Yo no lo quería ver dibujos animados, solo quería escuchar la MTV», nos comenta. «Veía los 'Cómo se hizo' y pensaba: "Cuando sea mayor, quiero hacer eso"». En la actualidad, se ha hecho un hueco en la escena musical británica al dirigir vídeos para Skepta y Giggs, además de trabajar en campañas para marcas como H&M.
Cuando Jack Harries decidió publicar sus vídeos en YouTube durante un año, no tenía ni idea de que JacksGap iniciaría una carrera que desde entonces le ha llegado desde Groenlandia a las selvas de Borneo para cubrir el impacto de los humanos sobre el cambio climático. El creador de contenido, realizador de documentales y activista también ha iniciado recientemente la plataforma Earthrise.

Para la cinematógrafa y artista visual Irene Cruz, que ha realizado dos largometrajes, una serie, anuncios y videoarte, el cine surgió de su trabajo fotográfico. «Desde pequeña, mi forma de interactuar con el mundo era a través de dibujos o fotografía», nos comenta. «Es como mi lengua materna. La cinematografía nació de esto, de forma natural».
¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Trabajan en campos muy diferentes, pero estos tres jóvenes cineastas comparten puntos en común durante sus viajes: desde aprovechar el poder de las redes sociales y los desarrollos tecnológicos hasta aceptar los numerosos retos que se les presentan por el camino. La siguiente generación de cineastas capitaliza y lleva a cabo los cambios de la industria cinematográfica.

En este apartado, Ashleigh, Jack e Irene comparten lo que les motiva hoy en día en su proceso cinematográfico creativo.
Canon Future Filmmakers See no limits

1. Aceptar los retos

«Una cosa que aprendí al principio de mi carrera es que, cuando algo cuesta, aprendes», afirma Irene. Sin duda, ese ha sido el caso con su proyecto favorito hasta la fecha: su largometraje, Diana.

«Normalmente la gente comienza con cortometrajes, pero yo pasé directamente de hacer videoarte a realizar mi primer largometraje», nos comenta. «Resultó difícil entrar al mundo del cine con un proyecto grande». Pero es un reto que mereció la pena, ya que permitió a Irene desarrollar sus habilidades como directora de fotografía en producciones más grandes mientras continuaba su carrera en el arte contemporáneo.

Jack afronta retos cuando trata los duros temas que proyecta en su trabajo. «Creo que el cambio climático es el mayor reto narrativo de nuestro tiempo», nos afirma. «En este momento tenemos que contar una historia nueva, lo que me intriga y emociona como cineasta».

«Siempre me desafío a convertirme en mejor directora», menciona Ashleigh. «Lo que más me atrae de un proyecto es: "¿será diferente? ¿Puedo crear algo nuevo?"» Tras pasar del rodaje a la dirección, ahora Ashleigh busca diversificar su contenido hacia vídeos musicales más artísticos, contenidos guionizados y, finalmente, cine y televisión. «Siento que he tenido una carrera exitosa en el panorama musical del Reino Unido, y es fundamental ser capaz de pasarle la batuta a la nueva generación para pasar a otras cosas», nos comenta. «Volveré a la casilla de salida y seguiré los mismos pasos».
La cinematógrafa Irene Cruz se inclina hacia delante y sonríe mientras sujeta el trípode de su cámara de Canon.

«Me siento realizada al contar historias con imágenes al otro lado de la cámara», afirma Irene. «Aprendo con cada reto que afronto, y eso me hace verdaderamente feliz. Siempre me encanta aprender». © Irene Cruz

Ashleigh sonríe y saca la lengua mientras se levanta se apoya en una pierna y estira los brazos; lleva un traje elegante blanco y crema.

«Cuando no eres conocida, las redes sociales te permiten llevar tu propio marketing y darte a conocer», comenta Ashleigh. «Solía creer que la gente no me tomaría en serio si subía fotos mías. Solía esconderme mucho, pero a la gente le gusta conectar con otras personas».

2. Aprovechar las redes sociales

«Soy un cineasta que comenzó en las redes sociales», menciona Jack (@jackharries), con 3,7 millones de suscritores en YouTube y 1,4 millones de seguidores en Instagram. «Estoy completamente en deuda con las redes sociales por albergar todo tipo de carreras y creo que es una herramienta increíble cuando se aprovecha adecuadamente. Lo que más me gusta de tener un canal de YouTube y grabar vídeos para las redes sociales es tener contacto directo con el público. Poder recibir comentarios directos y conversar de una manera más informal que con un público tradicional se siente como una relación recíproca».

Desde sus inicios en YouTube, Jack ha seguido explorando el espacio social en constante evolución, y recientemente ha iniciado la organización de defensa del medio ambiente Earthrise en Instagram con el objetivo de hacer accesible el activismo climático. «En los últimos dos años, Instagram ha pasado de ser una plataforma donde ver fotos con tus amigos de fiesta a convertirse en un espacio para el activismo y la educación», nos comenta. «Estas son las herramientas al alcance de tu mano como la próxima generación de cineastas».

Ashleigh (@ashleighjadeeee) es una gran defensora de crear una marca en línea para uno mismo. «He visto que muchos creadores de contenido, sobre todo mujeres, ocultan su Instagram», nos afirma. «Solo publican su trabajo. Es importante mostrar tu personalidad y crear una marca personal, porque la gente quiere comprarle a una persona. He conseguido el 100 % de mi trabajo a través de las redes sociales, porque estás a la vista de la mente de la gente. Es un recordatorio de: "Mira, estoy aquí"».
El cineasta Jack Harries de pie en una playa mientras sostiene una cámara EOS C300 Mark II de Canon en su hombro.

«Creo que, como creador de historias, uno debe preguntarse: "¿Qué me apasiona? ¿Qué historias quiero contar?" Eso pondrá tu carrera en el camino correcto», comenta Jack, fotografiado en Kiribati, la nación insular del Pacífico, con su EOS C300 MARK II de Canon (a la que ahora le sucede la EOS C300 Mark III). «Me emociona mucho trabajar en equipo para contar una historia y descubrir formas nuevas e innovadoras de dar voz a la gente que no suele tener representación en la conversación sobre el clima». © Jack Harries

La cineasta Ashleigh Jadee está en una concurrida calle de la ciudad en un día soleado, dirigiendo a la gente a su alrededor.

«La representación es muy importante», menciona Ashleigh. «Cuando daba mis primeros pasos en este mundo, no veía a nadie que se pareciera a mí. Muchas de las chicas a las que enseño dicen: "Nunca he visto a una mujer directora", y agradecen poder hablar conmigo como mujer joven». © Ashleigh Jadee

3. Colaboración y mentoría

«Cuando daba mis primeros pasos, no veía el poder de colaborar con la gente, pero así es como conseguí mi gran oportunidad», comenta Ashleigh. Una conversación fortuita en el plató le dio la oportunidad de codirigir un vídeo musical para uno de sus artistas favoritos, lo que la hizo famosa.

«El director de fotografía que rodaba conmigo, Luke Biggins, tenía un rodaje justo después con Roddy Ricch, y yo era muy fan de él», nos comenta. «Yo estaba como: "Me encanta ese chico", y Luke me dijo: "Ven a codirigir el vídeo conmigo". No creo que él sepa lo importante que fue, pero me cambió la vida. Cuando lancé el vídeo, todo el mundo me vio de forma diferente como directora».

Siempre que puede, Ashleigh lleva a sus propios aprendices a los rodajes, como directores, productores y para encargarse de las escenas detrás de cámaras. «Eso significa que realizan showreel con artistas conocidos», nos comenta. «Trabajar con alguien con más fama es una forma de adentrarse en el mundo, por eso, siempre intento ofrecer esta oportunidad a mis aprendices».

Irene (@irenecruzfoto) se centraba en la fotografía hasta que uno de sus profesores, el artista Eugenio Ampudia, la animó a explorar el mundo del vídeo y el arte durante su máster en Madrid. «Descubrí un nuevo mundo de expresión personal», menciona Irene. «Comencé en el cine porque alguien creyó en mí».

«Creo que la lección más importante sobre cine que he aprendido estos últimos años es que se trata de un proceso colaborativo», añade Jack. «Cuando comencé a hacer vídeos en YouTube, la única razón por la que pudimos crecer como canal y conseguir un público es porque pudimos colaborar con otros YouTubers».
El cineasta Jack Harries sujeta una cámara de vídeo EOS C70 de Canon.

«Lo que me encanta de la EOS C70 de Canon es que funciona de forma fantástica tanto como cámaras de cine de gran calidad como para redes sociales», menciona Jack. Además de ofrecer 4K a 120 fps, sus más de 16 pasos de rango dinámico y filtros ND integrados, la cámara EOS C70 tiene un hilo de trípode en el lateral, así como en la parte de abajo, lo que la hace ideal para grabar vídeos verticales para redes sociales. «Me encanta que tenga esa forma pequeña, pero que conserve esa calidad de imagen cinematográfica. En cierto sentido, la EOS C70 es la cámara definitiva de estos tiempos».

La cineasta Irene Cruz sonríe mientras se inclina sobre el maletero abierto de un coche. Hay una cámara de Canon sobre un trípode delante de ella.

«Para mí es muy importante poder confiar en mi cámara, y con Canon siento esa confianza», comenta Irene, que normalmente graba con una EOS C300 Mark II de Canon. «Me enamoré de la cámara por su calidad de imagen y los objetivos EF que conocía de hacer fotografías». Los perfiles de color de Canon también son geniales. Canon Log 3 me da la oportunidad de conseguir las imágenes que quiero de verdad». © Irene Cruz

4. Equipo accesible

«Los cambios en la tecnología hacen del cine algo más accesible», afirma Irene, que rodó su primer largometraje y un documental hace poco con su EOS C300 Mark II de Canon. «Los cineastas de los años 50 necesitaban un gran equipo y mucho dinero. Hoy en día, con creatividad y un equipo mínimo, puedes hacer cosas muy interesantes».

«Si ruedas por tu cuenta con una DSLR y un estabilizador, ahora puedes grabar muchas cosas», comenta Ashleigh, que aprendió a grabar vídeo con una EOS 60D de Canon (a la que ahora le sucede la EOS 90D), lo que a su vez la llevó a la dirección. «Me encantaba lo versátil que era. Me convirtió en una creativa muy completa, puesto que podía pasar de la fotografía a la videografía en segundo».
Estos últimos años, el caballo de batalla de Jack ha sido la cámara EOS C300 Mark II de Canon, con la que ha atravesado tormentas de arena en Somalilandia y ha grabado en las planicies heladas del Ártico, así como en las aguas de las islas del Pacífico Sur.

«Las cámaras Canon han sido muy importantes en mi carrera como cineasta. Comencé con una EOS 7D de Canon, después utilicé a una EOS 5D Mark II (a la que ahora le sucede la EOS 5D Mark IV de Canon), para pasar a continuación a la EOS C300 Mark II, y ahora la EOS C70», menciona Jack. «En cierto sentido, el desarrollo de las cámaras Canon se ha reflejado en la evolución de mi trayectoria cinematográfica, y ha sido una relación increíble».
Director Meji Alabi instructs singer Wizkid on the set of his latest music video, while a woman in a short pink dress lies on a rug and another woman in a yellow top adjusts a glass.

Hacerse un nombre en el mundo del cine

Tres futuros talentos de la industria cinematográfica comparten cómo han desarrollado sus marcas y plataformas, desde la búsqueda de mentores hasta la creación de un estilo único.
«La EOS C70 es impresionante. Para mí, es la cámara perfecta, ya que combina muchas funciones que quiero. Es pequeña, pero tiene la misma potencia que una cámara de cine. Tiene un autoenfoque increíble, y una rosca para trípode en el lateral, por lo que se puede montar en vertical, lo que resulta genial para grabar vídeos verticales para Instagram.

«Lo que me encanta de las cámaras Canon es la gran accesibilidad y la calidad de acabado», añade Jack. «Como cineasta, el hecho de que combinen forma y función a la perfección te permite hacer tu trabajo».
La directora Ashleigh Jadee está sentada en una cafetería mientras la graba una cámara. Mira a su portátil y sonríe mientras escribe en su bloc de notas.

«Ahora todo el mundo conoce la importancia de hacer un vídeo con escenas detrás de la cámara», comenta Ashleigh. «Incluso los directores están subiendo vídeos para tener presencia en línea. Cuando apareció la Covid-19, no pudimos salir a ninguna parte. Todo lo que hacía la gente era ver contenido, y eso es todo lo que hacemos nosotros ahora, así que es muy importante tener presencia en la red».

La cinematógrafa Irene Cruz está sentada en una roca en la playa al lado de una cámara de Canon sobre un trípode. Sostiene una claqueta.

«He notado que los jóvenes cineastas realizan producciones de bajo presupuesto, pero con mucha calidad y creatividad», afirma Irene, que vislumbra el futuro de la industria cinematográfica en «la combinación de distintas plataformas». © Irene Cruz

5. Superar las barreras

«Antes, uno tenía que acudir a un canal y ellos distribuirían tu trabajo, pero ahora puedes estar presente durante todo el proceso», comenta Jack. «Las redes sociales han conseguido que cualquiera pueda crear y llegar a un público, lo que significa que puedes superar las barreras tradicionales. Ese control y libertad suponen un gran privilegio. Eso democratiza la narración. Con suerte, las historias que tradicionalmente no se han contado, y que merecen que las escuchen, se escucharán».

Irene también ha aprovechado las redes sociales, junto con la televisión tradicional, a través de nuevos formatos de retransmisión multiplataforma. «Uno de mis nuevos proyectos es una serie de cinco episodios con Amazon, con un contenido extra de pago a través de Twitch», nos comenta. «Creo que en el futuro se combinarán las redes sociales con la cinematografía tradicional».

«Nos encontramos con un nuevo género de cineastas muy polivalentes», añade Jack. «Gente que produce, graba, edita, realiza los efectos especiales y se encarga de la distribución. Aunque puede resultar abrumador enfrentarse a esa amplia gama de tareas, es genial poder tener tanto control sobre todo el proceso cinematográfico».

«Hay muchos caminos diferentes en la cinematografía. Si quieres crear películas, te diría que cojas una cámara, cuentes la historia que quieras y la compartas con el mundo».

Escrito por Lucy Fulford


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro