El skater brasileño Felipe Nunes llamó la atención de la superestrella del skate Tony Hawk, que dijo que era «una verdadera inspiración» y subió en sus redes sociales un enlace a la página de crowdfunding de Felipe. Retrato realizado con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo Canon EF 50mm f/1.2L USM; foto de acción realizada con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo Canon EF 8-15mm f/4L ojo de pez USM. © Samo Vidic

La última vez que el skater brasileño Felipe Nunes fue a las vías de tren que hay cerca de su casa tenía seis años. Como todos sus amigos en Curitiba, Brasil, quería probar la nueva y peligrosa moda del «surfeo de trenes», es decir, saltar y subirse a un tren en marcha. El primer y último intento de Felipe casi le costó la vida, y le arrebató las dos piernas.

Ahora, 11 años más tarde, Felipe es uno de los mejores skaters del mundo, y cuenta con muchos patrocinadores y numerosas victorias en competiciones. El fotógrafo deportivo y embajador de Canon Samo Vidic quiso contar la historia de Felipe y mostrar en imágenes su espíritu de superación. Para ello alquiló un garaje en el que se reparan trenes, utilizó perspectivas ingeniosas y congeló la acción con un efecto impresionante.

Samo quería conseguir un retrato y una foto de acción del skater, y llegó a la conclusión de que las vías que había junto a un tren aparcado serían un emotivo telón de fondo.

Christian Ziegler’s

Suscríbete al boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Para el retrato, Samo disparó desde un punto bajo y se tumbó en el suelo de forma que Felipe tuviera un aspecto imponente en el entorno. Sobre el skate delante de un tren, Felipe se adueña de todo lo que le rodea.

Samo utilizó una Canon EOS 5D Mark IV para realizar este retrato. «La pantalla táctil de la cámara facilitó el manejo incluso estando tumbado en el suelo», comenta. El objetivo que decidió utilizar fue el Canon EF 50mm f/1.2L USM. «Este objetivo es mi favorito para los retratos por la nitidez, los colores y la profundidad de campo reducida», continúa.

Colocó la luz principal a la derecha de Felipe, a unos tres metros de distancia, y una de relleno a su izquierda para destacar el otro lado de su cara ligeramente desde arriba, a una distancia de cinco metros.

«Quería que se apreciara bien el tren de fondo, pero que Felipe destacara, de modo que utilicé una profundidad de campo reducida», añade. «No necesité trucos sofisticados para esta imagen. Pensé que un retrato sencillo sobre las vías del tren tendría más impacto por la historia que hay detrás».

Parecía impactado, pero creo que también estaba contento de estar allí. Fue una mezcla de muchas emociones.

El día de la sesión fotográfica, Samo y Felipe también visitaron la zona cercana a las vías del tren donde ocurrió el accidente. Fue una escena muy emotiva. «Creo que el accidente se estaba reproduciendo ante sus ojos», recuerda Samo. «Parecía impactado, pero creo que también estaba contento de estar allí. Fue una mezcla de muchas emociones, eso seguro».

Photographer Samo Vidic lies in a gap under a train track where engineers work, pointing his camera up at us.
Al tumbarse en el suelo y utilizar el objetivo Canon EF 8-15mm f/4L Ojo de pez USM, Samo pudo crear la ilusión de que el salto de Felipe era aún más alto de lo que fue en realidad. © Aljosa Rebolj

Para la fotografía de acción de Felipe, Samo quería que pareciera que saltaba sobre un tren con su skate. También en el garaje, el equipo colocó varias tablas de madera sobre el suelo de hormigón para que Felipe pudiera patinar con más facilidad. Samo entró a gatas por un hueco que se utiliza para hacer deslizar unos mecanismos de reparación de la parte inferior del tren (imagen de arriba) y se tumbó en el suelo sucio con la Canon EOS 5D Mark IV y el objetivo Canon EF 8-15mm f/4L ojo de pez USM.

«[En la fotografía de acción], el objetivo ojo de pez hace parecer que vuela muy alto, especialmente con el tren de fondo», explica Samo. En realidad, los saltos de Felipe fueron bastante bajos. La perspectiva del objetivo Canon EF 8-15mm f/4L ojo de pez USM curvó los lados del hueco del suelo imitando la forma de una rampa de skating.

Samo utilizó el modo AI Servo para que la cámara siguiera enfocando a Felipe mientras se movía por el encuadre, y eligió la agrupación de grupo de enfoque «Expandir área AF», que añade cuatro puntos alrededor del punto de enfoque escogido. Esta configuración es la favorita de muchos fotógrafos para captar a sujetos en movimiento, ya que los cuatro puntos adyacentes prevalecen en cuanto la cámara deja de detectar contraste en el punto AF principal, lo que garantiza un enfoque preciso y nítido. En situaciones más impredecibles, Samo podría haber escogido «Expandir área AF: Rodear», que amplía el enfoque con ocho puntos AF sin perder precisión incluso en las zonas con muchos detalles, como el ojo de una persona. «En este caso, cuatro puntos de enfoque adicionales eran perfectos, porque yo sabía por dónde iba a aparecer Felipe en el encuadre», explica Samo.

Para asegurarse de que los detalles del techo resultaran visibles, Samo utilizó una ISO2000 y colocó un flash de estudio junto a Felipe para iluminar su cara.

Brazilian skateboarder Felipe Nunes stands in front of a stationary train with his arms outstretched, smiling.
Felipe mostró un nivel de entusiasmo y valor durante la sesión fotográfica que sorprendió a Samo. © Aljosa Rebolj

Durante la sesión de fotos, la Canon EOS 5D Mark IV de Samo estuvo conectada a su teléfono para que Felipe pudiera comprobar el resultado de las fotografías a través de la aplicación Canon Camera Connect. «Otra ventaja de las capacidades Wi-Fi de la Canon EOS 5D Mark IV y la Canon EOS 6D Mark II es que puedes conectarlas al ordenador, comprobar la foto y cambiar los ajustes desde el dispositivo. Con Wi-Fi resulta mucho más sencillo corregir cosas y disparar», comenta Samo.

Uno de los asistentes de Samo estaba listo para agarrar a Felipe si algo iba mal. De hecho, sufrió un par de golpes, y en uno de ellos el skate cayó encima de Samo. «Levanté el brazo para proteger la cámara. No fue nada en comparación con todo lo que hizo Felipe. Se hizo un pequeño corte en la mano, pero no paraba de decir "no pasa nada, podemos seguir". Estaba extremadamente motivado».

«Le dije a Felipe que me encantaría tener a atletas como él en todas las sesiones. Tiene un entusiasmo y una energía increíbles. No quiere ir en silla de ruedas y va a todas partes en su skate. Es un chico normal de 18 años que quiere ser skater profesional y al que le importa poco la opinión de los demás».

Escrito por Kathrine Anker


Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora