ENTREVISTA

Samo Vidic habla sobre la creación de una ilusión óptica de velocidad

Samo Vidic usó la Canon EOS 5D Mark IV y el objetivo gran angular EF 16-35 mm f/2.8L III USM para crear una ilusión óptica de que su amigo, paralítico, montaba en bici a toda velocidad. © Samo Vidic

Un ciclista de montaña ataviado en un uniforme negro y naranja aparece a toda velocidad en una escena en la que los árboles se arremolinan desenfocados a su espalda. O al menos eso es lo que parece. Lo que estás viendo es una ilusión óptica producida por el fotógrafo deportivo Samo Vidic usando simplemente un poco de ingenio creativo y un kit Canon de última generación. De hecho, Nino, el ciclista, se desplaza a muy pocos kilómetros por hora y, lo que es peor, ni siquiera está pedaleando... no puede, es paralítico.

«Conocí a Nino cuando todavía podía andar, hace unos diez años, en un evento en el que unos patinadores competían en una pista de bobsleigh», cuenta Vidic. «Nino era uno de los competidores, le encantaban los deportes extremos». Un tiempo después, Nino estaba jugando al fútbol con amigos junto a un lago, al que fue a parar el balón. Se lanzó para cogerlo y sufrió un accidente casi mortal en el que se golpeó con un árbol sumergido que le dejó en silla de ruedas y le alejó para siempre de los deportes que tanto amaba.

Cuando Vidic decidió que quería capturar a un ciclista de montaña con una cámara fijada al bastidor, Nino fue a la primera persona a la que llamó. «Antes incluso de explicarle lo que estaba planeando me dijo: 'Sí, hagámoslo'», recuerda Vidic. Para Nino, fue una oportunidad para volver a sentir el tipo de experiencia física que le apasionaba pero que le había sido imposible conseguir desde su accidente».

El primer obstáculo era adaptar una bici en la que Nino pudiera montar. Unos amigos que poseían una tienda de bicis echaron una mano para fijar los ruedines que Vidic había pedido desde el Reino Unido y cambiar el sillín y el manillar por otros más amplios.

Samo Vidic fixes a Canon EOS 5D Mk IV at the front of his friend’s bike. © Samo Vidic
Samo Vidic se juntó con un amigo paralítico para crear una ilusión de velocidad con la Canon EOS 5D Mk IV. © Samo Vidic

«Al no tener el control, podría caerse de la bici y, por ello, dos personas se colocaron a los lados por si era necesario cogerle», explica Vidic.

Ayudaron a Nino a montar en la bici y fijaron sus pies a los pedales con cinta adhesiva y empujaron la bici antes de desaparecer de la escena. La ligera inclinación del terreno favoreció el movimiento de la bici por sí sola.

Vidic probó a fijar la cámara en el bastidor en distintos ángulos hasta que dio con el correcto. «Usé la Canon EOS 5D Mark IV porque es de fotograma completo pero ligera a su vez... perfecto para trabajar en remoto», afirma Vidic.

El proceso se simplificó gracias a Canon Connect. «Era la primera vez que usaba la aplicación y estaba muy emocionado. Puedes controlar todos los ajustes de la cámara a través del iPad... es increíble».

An assistant helps lift Nino onto the stabilised bike, ready to push the bike off before leaping out of shot. © Samo Vidic
Los ayudantes montaron a Nino en una bici inmovilizada, fijaron sus pies a los pedales con cinta adhesiva y empujaron la bici antes de desaparecer de la escena. © Samo Vidic

«Opté por un objetivo gran angular Canon EF 16-35 mm f/2.8L III USM para encuadrar todo con un filtro ND de 8 pasos. Ese objetivo es muy preciso y los colores son incluso mejores que en el anterior. No quiero ninguna distorsión, algo que podría suceder en un objetivo ojo de pez o de 14 mm, por lo que esta era la mejor opción. La exposición fue de 1/8 s en f/9, ISO 200, por lo que sin el filtro ND debería haber usado al menos f/22 y no quería hacerlo por si el sensor no estaba superlimpio, ya que entonces aparecen todas las manchas», explica.

Nino, a former extreme sportsman, is now confined to a wheelchair. © Samo Vidic
La foto supuso una experiencia emocional para Nino, un antiguo deportista extremo confinado en la actualidad a una silla de ruedas. © Samo Vidic

«Una vez que todo estaba configurado, la captura de la foto fue muy rápida. Creo que logramos 15 buenas imágenes en unos 20 minutos». Vidic quedó muy satisfecho con las imágenes que logró pero todavía más con la reacción de Nino. «Tras el accidente, esta era la primera vez que montaba en una bici», cuenta Vidic. «Gritó al ver las imágenes... fue muy emotivo. Algunos amigos a los que mostré el vídeo posteriormente me dijeron que se les puso la piel de gallina. El aspecto fotográfico quedó en un segundo plano... era más una cuestión humana».

Escrito por Rachel Segal Hamilton