El elemento frontal de un objetivo Canon EF 600mm f/4L IS II USM pasa por una fase final de inspección antes del ensamblaje. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 24-105mm f/4L IS II USM de Canon. © Nigel Atherton

Los robots de ciencia ficción, los ingenieros con capacidad para oír los fallos, los zapatos antiestáticos... La fábrica de objetivos de Canon en Utsunomiya es un hervidero de innovación y precisión. Los objetivos de la serie L de Canon son conocidos en todo el mundo por su diseño de calidad profesional y sus resultados nítidos, pero, para producir objetivos tan excepcionales, son necesarios unos niveles de artesanía y atención al detalle superiores, así como algunas prácticas sorprendentes.

Desde la maquinaria diseñada a medida, que moldea el vidrio a la perfección, hasta los ingenieros que prueban manualmente los objetivos, no se pasa nada por alto. Te desvelamos los diez datos más interesantes de la fábrica de objetivos de Canon en Utsunomiya (Japón), que ponen de manifiesto la artesanía que hay detrás de estos objetivos de nivel profesional.

The outside of Canon's Utsunomiya lens factory – a huge building measuring 160 x 200 metres.
La fábrica de objetivos de Canon en Utsunomiya se mantiene impoluta: todos los trabajadores y los visitantes utilizan ropa de protección para mantener el entorno libre de polvo. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 24-105mm f/4L IS II USM de Canon.

1. La ingeniería japonesa está por todas partes

A unos 100 km al norte de Tokio (Japón) (a unos 50 minutos en el tren bala), se encuentra la fábrica de objetivos de Canon en Utsunomiya, el principal centro de producción de objetivos de la serie L. Con unas dimensiones de 160 x 200 metros, la fábrica cubre un área de 4,7 campos de fútbol y tiene capacidad para albergar cuatro aviones Airbus A380 en su interior. Aquí, la fabricación de objetivos es tan precisa que la temperatura interna de la planta está regulada con un margen de tan solo 0,5 °C. Los trabajadores y los visitantes usan ropa de protección, que incluye zapatos antiestáticos para la planta principal y zapatillas especiales para mantener la limpieza en las áreas de montaje y pruebas. Además, todo el mundo tiene que pasar por una «ducha de aire» antes de acceder a los entornos libres de polvo, a fin de proteger el proceso de fabricación.

A large, round, indented metal plate is filled with smaller terracotta-coloured discs.
En las fases iniciales de la creación del objetivo, se utiliza una placa cubierta de discos de diamante para dar forma y suavizar el original. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 24-105mm f/4L IS II USM de Canon. © Nigel Atherton
Toshi Saito hand-grinds lens polishing tools.
Los maestros artesanos son esenciales para la creación del objetivo. En esta fotografía se ve cómo Toshi Saito comienza el proceso de creación del objetivo inicial, antes de que pase a las máquinas automatizadas. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 24-105mm f/4L IS II USM de Canon. © Nigel Atherton

2. Los expertos en objetivos son capaces de «escuchar» los fallos

Aunque gran parte del proceso de fabricación de objetivos está automatizado, los expertos artesanos, conocidos como Takumi, desempeñan un papel muy importante en su creación. Toshi Saito, uno de los Takumi de objetivos de Canon, cuenta con más de 25 años de experiencia, habilidad e incluso sentidos al servicio de esta función. «Cuando la lente toca la placa de diamante, sé perfectamente qué sonido debe hacer, así que puedo detectar cuándo está ligeramente desviada con solo escucharla», explica. Además de trabajar con los objetivos de forma manual, Toshi utiliza su experiencia para «entrenar» la maquinaria automatizada a fin de reproducir la precisión y las tolerancias que quieren los diseñadores.

Christian Ziegler’s

Suscríbete al boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

3. Las herramientas de pulido de los objetivos están hechas con diamantes

Los objetivos se diseñan utilizando software CAD que tiene en cuenta las propiedades ópticas y físicas de los diferentes vidrios empleados; por ejemplo, el hecho de que el metal se oxide o que las partículas de otros materiales se ordenen en patrones regulares (cristal), irregulares (vidrio) o heterogéneos (amorfos) determina el comportamiento de la óptica. Cada elemento de vidrio de un objetivo se desbasta, alisa y pule siguiendo el preciso perfil establecido, con herramientas de pulido elaboradas a partir de placas cubiertas de piedra de diamante. En primer lugar, se desbasta el cristal virgen para eliminar el exceso de grosor y luego se alisa para reducir las fisuras. La tercera etapa es el centrado, un proceso mediante el que se desbastan los bordes del objetivo para garantizar que la óptica queda centrada. A continuación, se pule aún más para suavizar las diminutas fisuras de la superficie, terminar de darle forma y hacer que se vuelva transparente. Solo entonces el objetivo está listo para la inspección.

4. Las lentes asféricas se elaboran fundiendo el vidrio

El vidrio es el mejor material para fabricar lentes: es transparente, relativamente fácil de moldear y estable tanto térmica como químicamente, pero puede resultar difícil trabajar con él. La mayoría de los elementos de la lente del objetivo de una cámara son esféricos, pero a veces los diseños requieren elementos no esféricos más complejos. La fabricación de estas lentes asféricas mediante técnicas de desbastado y pulido tradicionales es extremadamente difícil y costosa, pero Canon dispone de su propia maquinaria de moldeado de vidrio en la planta de Utsunomiya para fabricarlas a partir de tacos de vidrio fundido. Cada molde está diseñado con un elevadísimo nivel de precisión y tiene en consideración los cambios de dimensión exactos que se producirán a medida que el vidrio se enfría y endurece.

A delivery robot in Canon’s lens factory pulls a trolley full of goods, following painted yellow lines on the floor.
Canon utiliza robots de reparto, equipados con sensores, para evitar colisiones y llevar las piezas al destino correcto y a tiempo. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 24-105mm f/4L IS II USM de Canon. © Nigel Atherton

5. Robots de ciencia ficción recorren la fábrica

Debido a las largas distancias que es necesario cubrir en las instalaciones de la fábrica de Utsunomiya, los robots se encargan del reparto automatizado y de trasladar su preciada carga a las diferentes estaciones. Siguen las líneas amarillas pintadas en el suelo y cuando detectan la presencia de otros robots se desvían por carriles de adelantamiento para no interferir en su trayectoria. Incluso tienen sensores automáticos de detección de colisiones para evitar chocar contra personas u objetos, y así garantizar que las piezas del objetivo y el vidrio llegan a sus destinos sin ningún percance.

6. La corrección automática de las máquinas de pulido de objetivos

La automatización también contribuye al proceso de fabricación, como lo demuestran las máquinas de pulido de objetivos de Canon. Los operadores supervisan el proceso para garantizar que las máquinas, desarrolladas de forma interna, funcionan correctamente. Aunque también son capaces de corregirse a sí mismas: miden automáticamente los elementos del objetivo en dos puntos durante el proceso de producción y toman medidas ante cualquier desviación del perfil de diseño, corrigiendo el objetivo y ajustando los parámetros para que el siguiente producto esté lo más cerca posible del diseño ideal. No obstante, a pesar de la importancia de la tecnología automatizada, todavía existen elementos que esta no puede sustituir, entre ellos, la experiencia de los Takumi. Todos los objetivos de 16-35 mm de la serie L de Canon, no solo las muestras, se prueban y calibran manualmente utilizando un complejo proceso de pruebas ópticas de nueve pasos que garantiza que cada objetivo cumple los elevados estándares que se esperan de la gama superior.

Tens of small parts of the Canon EF 200-400mm f/4L IS USM Extender 1.4x are laid out side by side on a bench.
El área de inspección de objetivos donde se someten a pruebas los objetivos Canon. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 24-105mm f/4L IS II USM de Canon. © Nigel Atherton

7. Las mediciones de los objetivos son increíblemente precisas

Los objetivos de alta precisión de Canon están diseñados para el sector de las emisiones 4K/8K y cuentan con una desviación de fabricación inferior a 30 nanómetros (un nanómetro equivale a una millonésima parte de un milímetro). Para visualizarlo, imagina un objetivo lo suficientemente grande como para cubrir el estadio de Maracaná, en Río de Janeiro (Brasil), con una anchura de 300 metros. En toda su superficie, este objetivo gigante solo permitiría desviaciones inferiores al espesor de una bolsa de plástico (0,03 mm).

8. El objetivo más difícil de fabricar es...

¿Constituirá el objetivo gran angular más amplio del mundo el mayor desafío de fabricación? El objetivo EF 11-24mm f/4L USM de Canon, que ofrece un ángulo de visión de 117 ° en su extremo más amplio y que cuenta con un enorme elemento frontal convexo de cuatro elementos asféricos, podría ser el objetivo más difícil de fabricar, pero Toshi lo niega. «Resultó un poco complicado al principio, pero no tanto como para considerarlo un reto». De hecho, los objetivos más difíciles de fabricar son los teleobjetivos de la serie L de largo alcance de Canon, como el EF 100-400mm f/4.5-5.6L ES II USM. Debido a sus complejos movimientos internos, son los que lleva más tiempo ensamblar: cuatro veces más que objetivos zoom como el EF 16-35mm f/2.8L III USM de Canon.

A Canon EF 24-70mm f/2.8L II USM lens has been sawn in half, revealing the different components inside.
En la fábrica de objetivos de Canon en Utsunomiya, las lentes asféricas se fabrican siguiendo un proceso de moldeado de vidrio especial, desarrollado por Canon en los años 80. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 11-24mm f/4L USM de Canon. © Nigel Atherton

9. La innovación no tiene fin

Canon inventó la estabilización de la imagen. Utilizamos una estabilización de imagen basada en el objetivo, en lugar de en el sensor, para las cámaras réflex EOS porque, para producir la imagen del visor más clara posible, es necesario estabilizar el vidrio. Además, utilizamos nuevos materiales ópticos en el objetivo EF 35mm f/1.4L II USM de Canon y otros modelos especializados. Uno de estos materiales es la óptica BR (Blue Spectrum Refractive), fabricada a partir de una resina de desarrollo propio. Estos elementos de la óptica BR proporcionan una potente refracción de la luz azul y reducen la aberración cromática mejor que los elementos de vidrio comunes.

10. Los objetivos de Canon (probablemente) podrían cubrir la mitad del planeta

En octubre de 2017, Canon alcanzó un hito de producción de 130 millones de objetivos EF, que probablemente ocuparían la mitad del planeta si los colocáramos en fila. Durante el desarrollo de estos millones de objetivos, no hemos dejado de incorporar nuevas tecnologías. Comenzamos por añadir estas innovaciones a los objetivos de la serie L, con la intención de trasladarlas a los productos de gama media y, cuando es posible, a las cámaras de nivel básico para que todo el mundo se beneficie de las últimas novedades.


Para obtener más información sobre los objetivos EF de la serie L de Canon, visita la página de la gama.

Escrito por Lucy Fulford


Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora