Quizá pienses que los ciervos son tímidos o escurridizos. Pues estos no lo son.

Muchas noches del año, los vecinos del barrio tienen el placer de ver maravillosos espectáculos de fauna con iluminación de sodio que pueden competir con cualquiera de los que se pueden ver en la tele.

Se trata del gamo común o europeo de los bosques cercanos a la ciudad de Epping, en el condado de Essex (Reino Unido). Como animales que pastan, durante los últimos años han descubierto que la exuberante hierba de los bordes de las calles (o incluso algún que otro césped) es un aperitivo mucho más sabroso antes de irse a dormir que las simples hojas y ramas.

Aunque parecen no tener miedo a la cámara e incluso un poco descarados, son criaturas tímidas. Por suerte para los fotógrafos, se suelen quedar inmóviles para escuchar y mirar si hay algún peligro.

Los machos de mayor tamaño pueden pesar hasta 150 kg. Y las hembras pesan aproximadamente la mitad. Viven entre doce y dieciséis años.

Tras varios inviernos suaves (y la falta de depredadores naturales), están creciendo las cifras de las seis especies de ciervos en el Reino Unido y, como se puede ver, su población se está extendiendo.

Estos ciervos urbanos son solo una más de las muchas oportunidades mágicas de las que te dejan boquiabierto que ofrece el mundo si estás dispuesto a ir algo más allá, a pisar donde nunca lo habías hecho antes, a girar a la izquierda donde normalmente lo harías a la derecha. Canon te invita a descubrirlos y captarlos con sus cámaras de fotos o videocámaras. Come and see.

Técnicas

Hacer fotografías con baja iluminación