Uno de los deportes más extremos del invierno

El skijoring, que en su día era una forma de viajar por lugares remotos durante los meses de nieve, es ahora uno de los deportes competitivos más extremos del invierno. Una persona sobre esquís sujetando unas riendas es arrastrada por caballos sin jinete especialmente entrenados. Los participantes corren a asombrosas velocidades de hasta 50 km/h.

El skijoring fue deporte de exhibición en los Juegos Olímpicos de invierno de 1928 y en la actualidad se celebran carreras en muchos países, como EE. UU., Canadá, Francia y partes de Escandinavia. La mayoría de las carreras tienen una longitud de entre 5 y 20 kilómetros. En todos los casos, los caballos están criados y entrenados para mantener la calma durante las carreras y sentirse cómodos con las riendas y el esquiador detrás de ellos.

Para acercarnos a la emoción y la adrenalina del skijoring, hemos seguido a Franco Moro, actual campeón del mundo, amante de la velocidad y de la nieve de 55 años, mientras entrenaba en Argentina. Lleva 31 años alimentando su obsesión por el skijoring y ha participado en el evento White Turf de St. Moritz, Suiza, durante más de tres décadas. Su pasión por este deporte revela una forma diferente de disfrutar de la época más fría del año: celebrar las nevadas extremas, en lugar de hibernar en el interior. Come and see.

Imágenes © Richard Walch. Embajador de Canon