Lorenz-Holder-Snowboarder-Mountain

El arte de la acción

Lorenz-Holder

El fotógrafo Lorenz Holder comenzó su carrera como snowboarder semiprofesional. Sin embargo, una lesión grave le obligó a retirarse y le llevó a coger una cámara para captar el deporte en lugar de participar en él. En una entrevista exclusiva, habló con Steve Fairclough, redactor de CPN, sobre su trabajo, su forma de crear imágenes y por qué disfruta trabajando con cámaras réflex EOS y objetivos EF de Canon.

A Lorenz Holder no le obsesionaba la fotografía de joven: «Creo que fue cerca del año 2000 cuando me hice con mi primera cámara, cuando tenía 20 o 21 años», recuerda. «Solía grabar de vez en cuando hasta que un amigo me prestó su cámara de cine [35 mm]. Me puse a trastear con ella y vi que le había puesto un enorme objetivo. Me sorprendió muchísimo lo baja que era la profundidad de campo. Era impresionante, y también tenía un bonito bokeh. Para mí fue un momento detonante, y pensé: "Vale, paso de rodar, ¡la fotografía es mucho mejor!"».

Lorenz continúa: «En su día fui snowboarder semiprofesional. No era tan bueno como los de ahora y tampoco llegué a sacar dinero de ello. De hecho, conseguí la tabla y el equipo gratis, así que me dedicaba simplemente a pasarlo bien en la montaña. Nunca me lo planteé como una fuente de ingresos».

Lorenz Holder se crió en Múnich, Alemania, cerca de las montañas bávaras, y con veintipocos años inició su carrera como snowboarder semiprofesional. Una lesión grave le obligó a dejarlo en 2003, y fue entonces cuando descubrió las bondades de la fotografía. Aprovechó su experiencia en el mundo de los deportes de acción para desarrollar un estilo fotográfico propio que a menudo considera al atleta como una pequeña parte de un paisaje o composición mayores. Ahora trabaja en proyectos personales y para clientes comerciales como Nitro Snowboards, Mini o Adidas. Sus imágenes han ganado el codiciado premio Red Bull Illume Image Quest en las dos últimas ediciones que se han celebrado, en 2013 y 2016.

Lorenz-Holder-Biker-Metal-Staircase

© Lorenz Holder - Fotógrafo de Canon. Un ciclista de BMX sobre una escalera metálica de aspecto surrealista utilizada como una plataforma de observación; proyecto personal. Realizada con la EOS 5D Mark III de Canon con un objetivo EF 24-70 mm f/2,8L USM a 24 mm, la exposición fue de 1/400 s a f/6,3, 500 ISO.

«Siempre me han gustado las cámaras de formato completo (full-frame); para mí es algo fundamental", revela. «Normalmente trabajo al aire libre, por lo que no necesito una ISO demasiado alta. [La 5D Mark III] es la cámara perfecta para la fotografía que yo hago. No necesito muchos puntos de enfoque automático porque siempre utilizo el enfoque previo. Tampoco es que esté fotografiando los 100 metros de los Juegos Olímpicos, donde necesitas un enfoque automático rápido. Puedo predecir casi con exactitud dónde va a estar el atleta cuando está en movimiento, así que solo tengo que enfocar previamente para asegurarme de que el enfoque automático no "me engañe" o cosas así».

Canon como elección

Tras dar el paso de abandonar una prometedora carrera como snowboarder por la fotografía de deportes de acción, Lorenz se decantó por las réflex EOS de Canon. El fotógrafo recuerda: «Creo que mi primera cámara fue una EOS 30 con película para diapositivas. Después de eso, cuando ya tienes todos los objetivos y te acostumbras a una marca especial, tiendes a quedarte con ella. Así, empecé con una EOS 30, luego pasé al digital con una 20D, luego una 30D y luego una 40D. Entonces salté a la 5D Mark II y la 5D Mark III».

«Siempre me han gustado las cámaras de formato completo (full-frame); para mí es algo fundamental", revela. «Normalmente trabajo al aire libre, por lo que no necesito una ISO demasiado alta. [La 5D Mark III] es la cámara perfecta para la fotografía que yo hago. No necesito muchos puntos de enfoque automático porque siempre utilizo el enfoque previo. Tampoco es que esté fotografiando los 100 metros de los Juegos Olímpicos, donde necesitas un enfoque automático rápido. Puedo predecir casi con exactitud dónde va a estar el atleta cuando está en movimiento, así que solo tengo que enfocar previamente para asegurarme de que el enfoque automático no "me engañe" o cosas así».

Lorenz recuerda: «He aprendido que, al utilizar flashes, sobre todo los de estudio, lo suyo es disparar una sola vez. No soy muy de ráfagas en plan clic, clic, clic, clic, clic… Soy más de hacer una sola toma. La cámara funciona realmente bien para el tipo de fotografía que hago. Lo que más me gusta es su fiabilidad. Funciona con lluvia, nieve y en los días más fríos. Para mí es algo crucial: que cumpla en los entornos en los que hago fotos. Si no puedes confiar en tu cámara porque se haya mojado un poco... es muy probable que estés usando la cámara equivocada».

Inspiración e ideas

Aparte del equipo que utiliza, lo llamativo de las imágenes de Lorenz es el hecho de que la presencia de los deportistas es casi anecdótica. Lorenz cita al fotógrafo y director de arte sueco Peter Lundstrom como «probablemente mi mayor influencia en cuanto al estilo que utiliza y la creatividad con la que piensa».

Lorenz explica: «Lo que quiero transmitir con todas mis imágenes es que la ubicación es la clave. Cuando empecé estaba de viaje por Islandia, fotografiando snowboarders, y me di cuenta de que, en realidad, era bastante fácil sacar buenas fotos en un entorno tan llamativo. Lo difícil era sacar una foto mala. En Noruega pasa igual: es un paisaje precioso. Esto me ha enseñado que es fundamental tener un bonito entorno que retratar y que la ubicación probablemente sea la clave de una buena foto. Desde entonces, me dedico a buscar ubicaciones nuevas e interesantes en las que trabajar».

Y añade: «Siempre intento imaginarme el resultado final y luego retratar la imagen con la cámara. Casi siempre utilizo trípode para sacar una perspectiva precisa y crear la composición perfecta antes de ponerme a disparar. Entonces, cuando lo tengo todo preparado, es cuestión de esperar a que surja el momento ideal».

Lorenz-Holder-Man-City-Surfing

© Lorenz Holder - Fotógrafo de Canon. Una doble exposición de un surfista neozelandés surcando las calles de Berlín, Alemania; proyecto personal. Realizada con la EOS 5D Mark III de Canon con un objetivo EF 24-70 mm f/2,8L USM a 24 mm, la exposición fue de 1/640 s a f/7,1, 200 ISO.

El hecho de que ya conociera de cerca el snowboard fue un gran punto a favor de Lorenz. «Creo que, a la hora de fotografiar un deporte, es imprescindible que lo conozcas, por poco que sea. Así, cuando ves la acción, puedes hacerte una idea de cuál va a ser el próximo movimiento o cómo se va a ver un milisegundo después».

Y añade: «No tengo un método concreto para saber cómo debe verse una foto, ni un manual ni nada por el estilo. Sigo mi instinto y punto. Además, cuando se trata de componer, conozco lo básico de la fotografía, la regla de los tercios y todo eso... pero yo es que veo si me gusta o no una foto según el encuadre y confío plenamente en mi instinto. Creo que eso es algo bueno».

Premios y trabajos comerciales

El trabajo de Lorenz es digno de asombro: ha ganado las dos últimas ediciones de los premios Red Bull Illume Image Quest (celebradas en 2013 y 2016), una competición internacional dedicada a las mejores fotografías de deportes de acción y aventura. En la edición de 2016 participaron un total de 5.646 fotógrafos de 120 países, y de las 34.624 fotografías, la ganadora fue una de las de Lorenz.

Holder nos revela: «Los jueces no tenían ni idea de quién era el autor de cada foto; era [un juicio] a ciegas y simplemente escogieron la que más les gustó. ¡Quizá les sorprendiera tanto como a mí! Lo mejor es evaluar una foto por lo que es, no por quién la haya hecho».

Aparte de sus galardonadas fotos, a menudo proyectos personales, Lorenz también hace trabajos comerciales. «Hago algún que otro trabajo para marcas de coches como MINI o BMW y algo para Adidas. También he trabajado para una empresa de snowboard llamada Nitro Snowboards durante los últimos 10 años y ya he llegado a un nivel de familiaridad con ellos en el que confían en lo que hago y en lo que creo que puede funcionar. Básicamente puedo hacer lo que quiera, cosa que siempre está bien. Todos los años les hago [las fotos de] las tablas, las botas, la ropa, etc».

Lorenz-Holder-Satellite

© Lorenz Holder - Fotógrafo de Canon. Un snowboarder salta junto a una antena parabólica en Raisting, Alemania; proyecto personal. Con esta imagen, Lorenz Holder ganó el premio Red Bull Illume de 2013. Realizada con la EOS 5D Mark II de Canon con un objetivo 18 mm f/3,5, la exposición fue de 4 s a f/3,5, 1000 ISO.

La imagen perfecta de acción deportiva

Lorenz recuerda: «Una vez me preguntaron: "¿Cómo es la foto perfecta de acción deportiva para ti?", a lo que yo respondí que, en mi opinión, es un paisaje o una imagen arquitectónica que la gente querría colgar en su pared, aunque no haya ningún deportista en la toma. Es una configuración que me gusta mucho, y si ya consigues añadir un atleta a la imagen, creo que es lo más parecido a la foto perfecta de acción deportiva».

A lo que añade: «A veces los atletas salen muy pequeñitos y en algunas fotos ni siquiera se les reconoce a primera vista. Una vez tuve una experiencia bastante graciosa: hice una exposición en Alemania y una de las fotos mostraba un atleta en la esquina superior derecha. Una chica compró un lienzo de esa imagen y, una semana más tarde, recibí un correo electrónico en el que decía que por fin había encontrado un snowboarder en la foto».

«Si la gente está dispuesta a colgar las fotos en su casa aunque no haya un deportista [en ellas], es que te estás acercando a la foto perfecta. Ese fue un buen ejemplo en el que la chica pensó que era una buena imagen sin haber visto al snowboarder. De hecho, yo lo llamo "las bellas artes de las acción deportiva". No es que me hubiera planteado crear una serie de fotos de bellas artes de acción. En un momento dado, me di cuenta de que eran más fotos de paisajes que de acción deportiva, por lo que pensé: "Igual ese es mi estilo y debería explorar ese camino"».

Mejores consejos

Cuando se le pregunta sobre qué consejo le daría a los jóvenes fotógrafos de acción deportiva en ciernes, Lorenz contesta: «Cuando uno está empezando e intenta vender imágenes o darse a conocer, no para de enviar correos que jamás reciben respuesta. Es cuestión de paciencia y constancia. Confía en tus dotes y tu fotografía; si crees que una foto es buena, probablemente lo sea. Debes centrarte siempre en ti mismo y no en lo que digan los demás de tus fotos».

Y continúa: «El objetivo de todo fotógrafo debería ser desarrollar un estilo propio, de manera que si alguien ve tus fotos, las reconozca aunque no lleven tu nombre. Esto no se aplica solo al deporte, vale para todo tipo de fotografía, incluso la de moda. Si la gente ve una imagen y dice "Ah, sí, es del tipo este" aunque no lleve tu nombre, ese debe ser tu principal objetivo: que tu marca o estilo propios queden plasmados en tus fotos».

La bolsa con el equipo de Lorenz contiene:

Cámaras:

Canon EOS 5D Mark III

Objetivos:

EF 8-15 mm f/4L Ojo de pez USM

EF 24-70 mm f/2,8L USM

EF 70-200 mm f/2,8L IS USM

Accesorios:

2 kits para exteriores Broncolor Move

Foco de 800 L Broncolor Siros



Créditos de la entrevista: escrito por Steve Fairclough