DOCUMENTALES

Corregir las desigualdades de poder con Sarah Waiswa

La fotógrafa documental y de retratos habla sobre cómo acabar con los prejuicios de género, desafiar la historia, reivindicar las identidades y por qué es necesario que se escuchen las voces de las mujeres africanas.
Un retrato en blanco y negro de una mujer con el pelo trenzado rodeada por cinco globos con caras dibujadas.

Cuando hablamos de elegir a quién y dónde fotografiar, así como lo que mostrar, la fotógrafa documental y de retratos Sarah Waiswa afirma que la colaboración con sus sujetos es fundamental. Sin embargo, Sarah admite: «Me interesan mucho más las historias de mujeres, las historias sobre mujeres, los temas sobre mujeres». Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 50mm f/1.2L USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/160 s a f/3,5 e ISO 100. © Sarah Waiswa

Animar a las mujeres africanas a impulsar sus carreras en la fotografía se ha convertido en una importante labor para la embajadora de Canon Sarah Waiswa. Esta fotógrafa documental y de retratos nació en Uganda, creció en Kenia y después pasó diez años en Estados Unidos, estudiando y trabajando en el mundo empresarial estadounidense, antes de regresar en 2010 a Kenia, donde reside actualmente.

Con esta inusual perspectiva internacional, le apasiona explorar la identidad contemporánea en el continente africano. Reconoce que parte de esto es «como un autodescubrimiento: utilizar la fotografía para contar las historias de otras personas, pero también para mirar en su interior y entender su propia historia». Sin embargo, añade: «Estudié sociología y psicología, y me interesan mucho las personas y sus historias. Creo que mi formación influye en los temas en los que quiero trabajar, pero me interesa mucho más la colaboración: trabajar con las personas a las que fotografío y asegurarme de que no me estoy proyectando en ellas, sino que estamos intentando crear algo juntas».

Un retrato en blanco y negro de Sarah Waiswa con gafas de sol estilo futurista y pelo trenzado.

La red African Women in Photography, de la que Sarah (en la imagen) es cofundadora, ha reaccionado positivamente. «Creo que la gente se alegra de que haya un lugar en el que puedan relacionarse con otras fotógrafas, un lugar seguro en el que debatir. Todo el mundo me ha apoyado bastante». Imagen tomada con una EOS 5D Mark III (a la que ahora sucede la EOS 5D Mark IV) y un objetivo EF 50mm f/1.4 USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/7,1 e ISO 200. © Sarah Waiswa

Una exposición múltiple en blanco y negro de la fotógrafa Sarah Waiswa con una cámara Canon.

Cualquier profesional de la fotografía que desee unirse a la red African Women in Photography puede hacerlo a través de las redes sociales (@africanwomenphotograph) o de la dirección de correo electrónico que figura en el sitio web, comenta Sarah. «En cuanto a la afiliación, la gente puede enviar sus porfolios por correo electrónico y añadir: "Me gustaría ser miembro"». Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.4 USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/1,8 e ISO 500. © Sarah Waiswa

Romper con los prejuicios y fomentar el talento emergente

Sarah, que centra su trabajo fotográfico en la colaboración y la corrección de los problemas de poder, es cofundadora de la red African Women in Photography, que promueve el trabajo de profesionales de la fotografía mujeres y personas no binarias de África, y defiende las perspectivas femeninas que están poco representadas en la profesión.

«Creo que la fotografía siempre ha estado dominada por hombres blancos, y obviamente queremos ver muchas más historias de mujeres, pero por supuesto de mujeres africanas», explica Sarah. «África es un continente muy fotografiado, pero verás que la mayoría de los fotógrafos, sobre todo en el pasado, eran hombres blancos».

Queremos una oportunidad para contar nuestras propias historias, para decir que somos igual de capaces, que nuestras historias son igual de importantes. Tenemos una perspectiva y también se tiene que reconocer».

La red también tiene un lado práctico, ya que Sarah la creó con la esperanza de ofrecer a otras personas el apoyo que a ella le hubiera gustado tener cuando empezó en el sector. «Vengo de una cultura en la que, históricamente, las artes no se consideraban una carrera», comenta. «Cuando decidí trabajar en este proyecto, pensé: "¿Qué me podría haber facilitado la vida como mujer que quería dedicarse a la fotografía? ¿A qué cosas no pude acceder?"»

«Lo que me habría facilitado la vida es simplemente tener a alguien con quien hablar y al que preguntar: "¿Cómo se dirige un negocio de fotografía con éxito?" Porque al fin y al cabo, por mucho que trabajes en la fotografía, hay cosas prácticas que tienes que hacer para triunfar como tal».

Un técnico con guantes limpia el sensor de una cámara de Canon.

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.

La red ofrece oportunidades de aprendizaje a través de mentores, proporciona enlaces a opciones de financiación y, sobre todo, crea un espacio para la tan necesaria conversación y el apoyo. «La comunidad nos proporciona una plataforma para debatir sobre los retos a los que nos enfrentamos, compartir información, reunir recursos y para intentar que explorar la profesión sea un poco más fácil de lo que sería si no tuviéramos este espacio», comenta Sarah.

Una mujer de piel pálida con un vestido largo, sentada en un cojín a la puerta de una chabola con paneles de hierro corrugado pintados de colores, levanta los brazos como si se protegiera del sol.

Una imagen de la serie Stranger in a Familiar Land de Sarah, que muestra a la modelo Florence Kisombe con Kibera, el mayor barrio marginal de Nairobi, de fondo. En algunas partes del África subsahariana, las personas con albinismo son rechazadas al no entender su condición, por lo que se ven «obligadas a enfrentarse a los retos que emanan tanto del sol como de la sociedad» y sienten «que no pertenecen al lugar». Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.4 USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/1600 s a f/2,2 e ISO 100. © Sarah Waiswa

Una imagen en blanco y negro de dos niñas con faldas de ballet levantando los brazos por encima de la cabeza.

El ballet es una afición cara en Kenia, que está fuera del alcance de muchos, y esta imagen de la serie Ballet in Kibera de Sarah simboliza la posibilidad de que los niños de los barrios marginales trasciendan esas barreras sociales. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon a 70 mm, con una configuración de exposición de 1/60 s a f/2,8 e ISO 800. © Sarah Waiswa.

Conoce más en profundidad la creación de comunidades fotográficas en este episodio del podcast Shutter Stories de Canon:

Lo observado frente al observador

Corregir las desigualdades de poder históricas y contemporáneas es un tema que prevalece en el trabajo de Sarah. Su proyecto Stranger in a Familiar Land arrojó luz sobre la vida de Florence Kisombe, una modelo con albinismo, y otras personas con esta condición en el África subsahariana, así como sobre la respuesta de la sociedad al respecto.

Otra de las series fotográficas más destacadas de Sarah es Lips Touched with Blood, que sitúa los retratos contemporáneos de Sarah de personas africanas junto a retratos de archivo para crear una exposición que encuadra y cuestiona las historias en torno al colonialismo, el poder y la identidad. Las técnicas de Sarah incluyen el oscurecimiento de los sujetos en las imágenes para restarle importancia al fotógrafo y mostrar una reivindicación de la identidad.

El proyecto es una colaboración con la Colección del Imperio Británico y la Commonwealth de los Archivos de Bristol, que conserva alrededor de medio millón de fotografías de los países del antiguo Imperio Británico que datan de entre 1860 y la década de 1970, la mayoría de ellas tomadas por viajeros británicos.

«Por mucho que la imagen fuera importante», añade Sarah, «cuando miras esas fotografías coloniales, lo que también me resultaba interesante era el pie de foto que había detrás de las fotografías para ofrecer el contexto de las condiciones de la época en que se tomaron».

«A menudo», continúa Sarah, «el fotógrafo era retratado como un explorador, y parece estar en una expedición. La cuestión es si las personas que aparecen en las imágenes tuvieron poder de decisión. ¿Querían que las fotografiaran? Incluso en las descripciones, se les describe como si fueran animales de un safari: "Oh, aquí hay un nativo" o algo así. No es como si fuera una persona, como si se tratara de fulano de tal o como si tuviera una familia. El explorador solo dice: "Mira todas las cosas que he visto". No tiene que ver con lo que se ve, sino con la persona que lo ve».

«La cámara en sí misma no ha sido una herramienta para equilibrar», explica Sarah. «Creo que siempre ha habido alguien detrás de la cámara que tenía todo el poder, ¿no? Incluso ahora, si cualquier profesional de la fotografía entra en una comunidad, tiene el poder. Es quien domina o dirige la historia de algún modo. Creo que ese sigue siendo el caso».

Por eso Sarah vuelve a recalcar la importancia de un enfoque colaborativo. «Por supuesto, ayuda que las personas africanas fotografíen a otras personas africanas. No elimina por completo la desigualdad de poder, pero sin duda cambia la perspectiva. Creo que es importante que profesionales de la fotografía locales puedan contar historias en sus barrios».

«Considero que depende realmente de la historia: no solo de lo que trato de comunicar, sino de quiénes son esas personas que aparecen en la foto, y de cómo podemos contar la historia, no solo a través de mi cámara, sino con ellos como parte de esta».

Strangely Familiar: mujeres convertidas en ficción por Guia Besana

Guia Besana nos habla sobre su serie más reciente, Strangely Familiar, un proyecto inspirado en su propia enfermedad y en la historia real de una mujer que actuaba en circos de fenómenos en el siglo XIX.
Un retrato en blanco y negro de un hombre con un sarong a cuadros y joyas de estilo tribal.

«Me entusiasma que contemos con profesionales de la fotografía de diferentes partes del continente poco representadas, como África Central», comenta Sarah. «Tenemos representación en casi todo el continente, pero me gustaría que se presentaran más países que normalmente no lo hacen». Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.4 USM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/7,1 e ISO 200. © Sarah Waiswa

Una mujer joven mira con nostalgia a un lado, con una mano en la pared. En el fondo, otras dos personas con la mano en otra pared.

La red de profesionales emergentes de la fotografía recibe ayuda de varias formas: «A finales del año pasado organicé un taller en el que tuvimos [tutorías en persona] sobre narración y cómo ayudar a los estudiantes a desenvolverse en ese ámbito», comenta Sarah. «También estamos abiertos a ayudar con las solicitudes de subvención o [a dar opiniones] sobre las imágenes. Estamos disponibles siempre que sea posible para ayudar y orientar». Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon a 50 mm, con una configuración de exposición de 1/60 s a f/2,8 e ISO 800. © Sarah Waiswa

Cambiar la historia

A la hora de cambiar la historia, Sarah cree que la imagen es tan poderosa como la palabra escrita. «Me resulta más fácil conectar con una imagen que con un texto. Las fotos tienen mucho impacto inmediato», afirma. «Por supuesto, las fotos no cuentan toda la historia de lo que está ocurriendo, pero pueden conmoverte y hacerte pensar».

«La cuestión es que tú y yo podemos mirar una imagen y percibir algo diferente. En eso influyen nuestros entornos y muchas otras cosas. Opino que eso también forma parte del poder de una imagen o del poder del arte, que está sujeto a la interpretación e inicia un debate».

De cara al futuro, Sarah espera que la comunidad African Women in Photography siga creciendo. «Nos desarrollamos y aprendemos mutuamente. Espero que la comunidad sirva de recurso a profesionales de fotografía jóvenes y emergentes, para que puedan avanzar en sus carreras, compartir su talento con el mundo y seguir contribuyendo a diferentes temas».

«Durante mucho tiempo no se han escuchado nuestras voces», concluye Sarah. «Sin embargo, el mundo tiene la oportunidad de ver cómo es la vida desde el punto de vista de una mujer africana. Es una perspectiva que hay que escuchar y ver».

Escrito por Lorna Dockerill


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro