ARTÍCULO

Bebe Blanco Agterberg: desarrollar un estilo fotográfico

La recién graduada y aclamada fotógrafa de documentales neerlandesa nos explica cómo encontró su voz profesional y por qué encajar dentro de una etiqueta ya no es una de sus prioridades.
Imagen en blanco y negro de un gran grupo de personas junto a una pared de hormigón pintada con grafiti.

Esta imagen forma parte del proyecto «A Mal Tiempo, Buena Cara» de la fotógrafa documental holandesa Bebe Blanco Agterberg. El trabajo de Bebe se centra en combinar el arte con la fotografía documental de una forma que cuestiona nuestra concepción de la verdad. «Me gusta jugar con presentar el trabajo de una forma muy clásica mientras pido al espectador que se pregunte si lo que está viendo es real o no», aclara. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III (a la que ahora sucede la EOS 5D Mark IV) y un objetivo EF 50mm f/1.8 STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/125 s a f/3,5 e ISO 640. © Bebe Blanco Agterberg

Cuando la fotógrafa documental Bebe Blanco Agterberg tenía 12 años, su madre, nacida en la España franquista y más tarde adoptada y criada en los Países Bajos, apareció en un programa de televisión holandés que ayuda a rencontrar a las personas con sus familias biológicas. La madre de Bebe no había tenido la oportunidad de hablar de su pasado simplemente porque no supo lo que le había pasado ni por qué hasta que no se rencontró con sus familiares.

Es evidente que la experiencia de su madre afectó profundamente a Bebe. La ausencia que tratamos de llenar con información y el proceso de reconstrucción se convertiría más tarde en un tema recurrente en el trabajo de Bebe, quizá de forma más destacada en «A mal tiempo, buena cara». El proyecto documental, rodado en blanco y negro, reflexiona sobre la Transición Española tras la muerte de Franco en 1975 y explora cómo se utilizó el «olvido» como herramienta política durante la adopción de la democracia en el país.

En busca de un toque original

El viaje de Bebe de estudiante a fotógrafa de documentales no fue sencillo. Estudió fotografía aplicada y comunicaciones en los Países Bajos durante dos años antes de darse cuenta de que quería centrarse en crear historias, momento en el que se trasladó a la Real Academia de Bellas Artes de La Haya. «Tuve que cambiar todo lo que había aprendido», nos explica. «La atención se centraba menos en la imagen final y más en el proceso y en lo que necesitas para contar tu historia».
Bebe comenzó a perfeccionar su estilo durante su formación, sobre todo en un viaje de estudios a Serbia en el que se le encargó la creación de un proyecto en tan solo una semana. «Aunque tuviéramos tiempo para investigar, tuvimos que rodarlo en cuatro días. Fue un encargo muy intenso», dice.

El resultado fue «Herocity», una serie que explora la situación de la ciudad serbia de Novi Sad 43 años después de que la República Federal de Yugoslavia le concediera el título de «Ciudad Heroica» en 1975. «Dudaba si hacerlo de forma fotoperiodística o si podía saltarme un poco las reglas», dice Bebe. «Me daba un poco de miedo hacerlo; sentía que necesitaba encajar. El tema principal fue la atrofia y utilicé la ciudad como metáfora. Fue la primera vez que me alejé del enfoque documental más clásico».
Un técnico con guantes limpia el sensor de una cámara de Canon.

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Participar en el Programa de desarrollo para estudiantes de Canon también tuvo un valor incalculable a la hora de ayudar a Bebe a llevar su fotografía al siguiente nivel. «Fue muy agradable conocer a otros estudiantes de diferentes escuelas, conocí a mucha gente de Bélgica con la que todavía estoy en contacto», nos cuenta. «Hablamos de trabajo, pero también hablamos de cómo abordar ciertos temas y las diferentes estrategias que se pueden utilizar. El programa también tiene una vertiente profesional a través de la cual contactas con conservadores. Me resultó de gran ayuda ese primer empujón hacia el mundo profesional».
Una foto en blanco y negro de la fotógrafa Bebe Blanco Agterberg, vestida de negro, sentada sobre un taburete mirando directamente a cámara.

Un autorretrato reciente de Bebe, realizado en su característico blanco y negro. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.8 STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/125 s a f/6,3 e ISO 100. © Bebe Blanco Agterberg

Una imagen en blanco y negro del brazo de alguien que lleva una chaqueta «herringbone» colgando de la ventanilla de un coche.

Bebe cita a los fotógrafos Weegee, Piero Martinello, Dylan Hausthor, Paul Guilmoth y Sohrab Hura como fuentes de inspiración, pero dice que también se inspira en otros medios. «También he estudiado a cineastas, así que no solo estaba en la burbuja fotográfica», dice. Esta imagen pertenece a la colección «Actors Rule the World» de Bebe. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.8 STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/125 s a f/10 e ISO 100. © Bebe Blanco Agterberg

Luchas de poder: política, medios y personas

A Bebe siempre le ha fascinado la relación entre la política, los medios de comunicación y las personas: cómo las tres fuerzas opuestas se alimentan entre sí pero también se ven envueltas en una lucha de poder constante. Sus proyectos autodirigidos se suelen inspirar en un aspecto de los medios de comunicación que actúa como una especie de desencadenante.

«Me interesa mucho el significado de la verdad en los tiempos modernos, pero no creo que los hechos sean la única manera de encontrar la verdad», dice. «Creo la historia oral y las conversaciones también albergan mucho poder.

«Me intrigan los sistemas que se presentan como la verdad», añade. «No soy académica, soy creadora, así que utilizo la fotografía como herramienta de investigación. También suelo colaborar con científicos y escritores. Después investigar, necesito ver físicamente lo que hay, y ahí es donde entra la cámara».
Bebe rueda todos sus proyectos con una EOS 5D Mark III (a la que ahora sucede la EOS 5D Mark IV de Canon) pero cambia entre diferentes objetivos. «Utilizo el EF 50mm f/1.4 USM, el EF 35mm F1.4L USM [al que ahora sucede el EF 35mm f/1.4L II USM] y siempre llevo el objetivo zoom EF 24-70mm f/2.8L II USM y el flash para reportajes Speedlite 430EX III-RT de Canon».

Bebe dice que el peso ligero de su equipo es crucial para trabajar de forma rápida y eficiente. «También están fabricados con materiales muy resistentes, y no soy la persona más cuidadosa del mundo, así que es muy importante para mí», nos cuenta. «El equipo funciona en diferentes condiciones de luz y en condiciones meteorológicas adversas. Todavía suelo trabajar por la noche, así que también va muy bien en ese sentido».
Una toma cenital que muestra varias filas de policías con cascos de color blanco que bloquean el paso a un grupo de manifestantes que lleva pancartas de color morado y rosa.

Compaginar el trabajo y los estudios: Emirkan Cörüt

El estudiante de fotografía, fotógrafo de una agencia y embajador de Canon comparte sus consejos para convertirse en fotoperiodista durante la universidad.

Experimentar con la luz artificial

La luz artificial es una de las principales características de la fotografía de Bebe, ya que confiere a su obra una calidad cinematográfica. Fue una técnica que empleó en «Actors Rule the World», un proyecto que se centró en «Diecisiete instantes de una primavera», un programa de TV soviético que se creó como parte de una campaña para ensalzar el trabajo de los agentes del KGB y atraer nuevos reclutas.

Sin embargo, Bebe tardó un poco en acostumbrarse a la luz artificial. «Cuando era más joven, odiaba el flash. Siempre había pensado que las imágenes tenían un aspecto estridente y descolorido», nos confiesa. A medida que fue creciendo, comenzó a experimentar con la fotografía nocturna, para la que compró su primer flash. Sin embargo, su obsesión con la luz artificial no empezó hasta que su padre le regaló un fotolibro de su propio trabajo.

«Era una forma diferente de trabajar con la cámara», afirma. «Me encantaron sus fotografías, y quería evocar esa sensación con mis imágenes. Al estudiar la luz y observar las imágenes que se utilizaban en la televisión y las películas, mejoré».
Una televisión antigua y un jarrón de flores en una mesa esquinera pegada a una pared con papel pintado y cortinas estampados. Fotografiada en blanco y negro.

El estudio de Bebe sobre la fotografía clásica le ayudó a aprender técnicas eficaces de iluminación artificial que, pese a cierto recelo inicial, ahora incorpora habitualmente en su trabajo. «Fui a una escuela muy técnica durante dos años. Tuvimos que hacer muchas tareas de iluminación y estudiar fotógrafos clásicos. Te daban todas las herramientas y luego dependía de ti hacerlo a tu gusto», nos cuenta. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.8 STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/100 s a f/8 e ISO 250. © Bebe Blanco Agterberg

Dos hombres sin camiseta tumbados en el suelo abrazan el pecho y el cuello del otro. Fotografiada en blanco y negro.

Una imagen del proyecto «Actors Rule the World» de Bebe. «Cuando trabajo con actores, me gusta observar lo que ocurre delante de mí cuando no estoy haciendo fotos», dice. «Suelo seguir disparando, por eso trabajo con materiales y equipo ligeros». Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.8 STM de Canon, con una configuración de exposición de 1/125 s, a f/5,6 e ISO 500. © Bebe Blanco Agterberg

Desafiar los límites

A pesar del reconocimiento que ha recibido hasta ahora (por ejemplo, la asociación holandesa de fotógrafos DuPho le concedió en 2021 el premio Student SO Documentary), Bebe asegura que su estilo único no siempre ha jugado a su favor. «Mi trabajo es muy específico y bastante político, así que a veces me resulta un poco difícil de definir ante alguien que me quiera hacer un encargo. Lo que me gusta de mi estilo tan específico es que mucha gente quiere trabajar conmigo en proyectos a largo plazo. Y no solo desde el campo de la fotografía, sino también desde el exterior. Les resulta fascinante trabajar con un medio que está a caballo entre el documental y la ficción».

Bebe se ha esforzado por no preocuparse demasiado sobre cómo definir su trabajo. «Aún hoy me cuesta saber en qué cajón meterme, algo que estoy intentando obviar, porque no creo que sea tan importante para mí», nos cuenta. «Ahora estoy trabajando en un proyecto no solo con fotografía, sino también con sonido y vídeo. Va a tener una combinación de medios y se va a presentar más como un conjunto de experimentos que como una serie completa y acabada».

En cuanto a los consejos para otros estudiantes de fotografía que quieran seguir sus pasos, Bebe recomienda que perfeccionen su estilo, pero también se aseguren de no verse limitados por él. «Experimenta en la escuela, pero no pienses que lo que estás haciendo ahora es lo único que vas a poder hacer después», nos cuenta. «Tener un estilo está muy bien, pero tienes que combinarlo con el trabajo que haces. Necesitas mirar una historia y pensar si el estilo con el que estás trabajando ahora encaja con esa historia o si deberías hacer algún cambio. Hay elementos que siempre se mantendrán, pero no tienen por qué ser inamovibles».

Escrito por Lorna Dockerill & Andrea Ball


Artículos relacionados

  • Un joven vestido de manera informal agachado en la acera, fotografiando a un hombre vestido con pantalones de cuadros y zapatillas de deporte blancas.

    ARTÍCULO

    El éxito después de la vida de estudiante: Otis Tree

    El joven cineasta Otis Tree comparte con nosotros sus perspectivas sobre cómo adentrarse en el mundo laboral justo después de la universidad.

  • El director Meji Alabi dando instrucciones al cantante Wizkid en el set de su último vídeo musical, mientras una mujer con un vestido rosa corto está tumbada en una alfombra y otra mujer con un top amarillo ajusta un vaso.

    ARTÍCULO

    Equipo, contactos y carrera: 8 preguntas clave

    La embajadora de Canon Lucia Griggi comparte sus mejores consejos sobre cómo destacar entre la multitud, forjar tu carrera profesional y presentarte a los clientes.

  • Varias imágenes de las carteras de los estudiantes dispuestas sobre una mesa.

    ARTÍCULO

    Cómo presentar trabajos a editores fotográficos: consejos de expertos

    ¿Quieres que publiquen tus trabajos? Cuatro editores fotográficos profesionales nos desvelan qué se debe y qué no se debe hacer para destacar a la hora de presentar una historia fotográfica.

  • Un grupo de señores abjasios sentados alrededor de una mesa próxima al mar juegan al dominó bajo una lámpara.

    ARTÍCULO

    De estudiante a embajadora de Canon

    La fotógrafa de documentales Ksenia Kuleshova nos habla de su trayectoria profesional y nos ofrece consejos para estar a la vanguardia del fotoperiodismo.

  • Consigue el boletín

    Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro