ARTÍCULO

Ingo Arndt: documentar la vida secreta de las abejas melíferas

Three wild honeybees drink water, their tongues creating not even a ripple in their reflections.
La combinación de los 50,6 MP de resolución de la EOS 5DS R con un objetivo EF 100mm f/2.8 Macro USM de Canon permitió a Ingo Arndt fotografiar a estas abejas melíferas bebiendo agua en un día caluroso. Imagen tomada con una Canon EOS 5DS R y un objetivo Canon EF 100mm f/2.8 Macro USM, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/16 e ISO 250. © Ingo Arndt Photography

Unas abejas se adentran en un agujero en el tronco de un árbol que conduce a una colonia, hogar de miles más. Sin embargo no están solas: un fotógrafo las observa y admira el interior de su colmena. Se trata de una colonia salvaje de abejas europeas que se ha asentado en el patio trasero de Arndt en Langen, Alemania.

Ingo, ganador habitual del premio a mejor fotógrafo de naturaleza del año, ha pasado gran parte de las últimas tres décadas capturando impactantes imágenes de naturaleza por todo el mundo. Tras muchos meses en los bosques de la Patagonia fotografiando pumas, Ingo decidió centrar su atención más cerca de casa en 2019. Desde entonces, ha capturado miles de fascinantes fotos macro de abejas melíferas, algunas de las cuales documentan comportamientos nunca vistos hasta ahora.

En colaboración con científicos e investigadores, Ingo trasladó una colonia de abejas melíferas salvajes a su propiedad con el fin de explorar su vida privada como nunca se había hecho. Aquí comparte cómo ha desarrollado uno de los archivos fotográficos del mundo en torno a las abejas melíferas y cómo su equipo de Canon, compuesto por una cámara EOS 5DS R, objetivos macro y flashes Speedlite, le ha permitido retratar a estos minúsculos y veloces sujetos en acción y descubrir una serie de comportamientos verdaderamente asombrosos.

A close-up profile shot of the heads of two honeybees exchanging food.
Dos abejas obreras intercambian comida en un panal, fotografiadas en el jardín de Ingo. Imagen tomada con una EOS 5DS R y un objetivo MP-E 65mm f/2.8 1-5x Macro Photo, ambos de Canon, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/11 e ISO 200. © Ingo Arndt Photography

En el interior de la colonia

Las abejas melíferas reciben nuestra admiración por su producción de miel y su polinización de todo tipo de flores, frutos y cosechas. Sin embargo, al igual que ocurre con muchos insectos, su población global está en un marcado declive, cosa que llamó la atención de Ingo. «Es una población de insectos agonizante», comenta. «Quiero concienciar a la gente sobre la importancia de las abejas melíferas».

Trabajando con científicos en los bosques del Parque Nacional de Hainich, en Alemania, Ingo ha hecho grandes esfuerzos por fotografiar a las abejas europeas (Apis mellifera), como escalar árboles de 20 metros para llegar a sus colmenas. «Me di cuenta enseguida de que podía hacer buenas fotos, pero lo más interesante es lo que ocurre dentro de la colmena», asegura. «Entonces pensé: "¿Y si me llevo uno de estos árboles caídos a casa y creo un hábitat para las abejas?"».

Canon Professional Services

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services

Tras obtener los permisos pertinentes para trasladar el tronco caído a su jardín, Ingo se decantó por una haya con una cavidad abandonada por un pájaro carpintero negro, un atractivo hogar para la abeja europea. A continuación, montó su base de operaciones (lo que en fotografía se conoce como «hide») directamente frente a un hueco en el árbol, utilizando iluminación roja, invisible para las abejas, para no molestarlas y poder capturar la vida secreta de sus sujetos.

Ingo extrajo a la reina de una colonia cercana y la introdujo en lo que antes fue el nido de un pájaro carpintero. En poco tiempo, el resto de «súbditos» emigró, y miles de insectos salvajes pasaron a vivir bajo la atenta mirada de Ingo. «Podía ver el interior de la colmena y hacer fotos», recuerda. «Era genial».

Naturalmente, trabajar con abejas entraña ciertos peligros. «Me han picado más de una vez; el primer día, sin ir más lejos. Quizá fue un "disparo de aviso"», comenta entre risas. «Solo fue a mayores una vez: las abejas tenían un mal día y se abalanzaron sobre mí mientras me acercaba a la colmena y me picaron seis veces. Hubieran sido muchas más si no llego a salir corriendo».

An exterior view of a wild honeybee nest in a tree, with bees clustering around the entrance.
Abejas melíferas alrededor de una colmena natural construida en el interior de un viejo nido de pájaro carpintero negro en un bosque alemán. Imagen tomada con una EOS 5DS R y un objetivo EF 1635mm f/4L IS USM de Canon a 16mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/16 e ISO 400. © Ingo Arndt Photography

Congelar la acción con flashes Speedlite

Para fotografiar a sus minúsculos sujetos, Ingo eligió una EOS 5DS R de Canon por su resolución de 50,6 MP. Usa flash para todas sus tomas, entre ellos seis Speedlite 600EX II-RT de Canon, así como flashes anulares y cajas de luz modificadas.

Existen diversos objetivos de Canon ideales para la fotografía macro en distintas situaciones. A pesar de contar con un EF 100mm f/2.8 Macro USM y un EF 100mm f/2.8L Macro IS USM, Ingo se decantó por el segundo para este proyecto. No necesitaba la estabilización de la imagen y le facilitó el trabajar con la unidad de flash Macro Twin Lite MT-24EX de Canon, ya que no necesita adaptadores.

«Usé mucho los objetivos EF 100mm f/2.8 Macro USM y MP-E 65mm f/2.8 1-5x Macro Photo de Canon», revela. «Este es un objetivo interesante, porque te permite acercarte y obtener mucho detalle. Con él conseguí hacer retratos de abejas [individuales]. Al combinarlo con el flash y la cámara, consigues un nivel de detalle increíble. Para fotografiar la colmena con un encuadre más amplio, usaba los objetivos EF 16-35mm f/4L IS USM y EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon».

The heads of two newborn honeybees as they hatch out of brood cells.
Usar un objetivo MP-E 65mm f/2.8 1-5x Macro Photo de Canon permitió a Ingo capturar los detalles finos de dos abejas melíferas emergiendo de sus celdas. Imagen tomada con una EOS 5DS R y un objetivo MP-E 65mm f/2.8 1-5x Macro Photo, ambos de Canon, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/11 e ISO 400. © Ingo Arndt Photography

Como experimentado fotógrafo de macro que es, Ingo ha fotografiado insectos por todo el mundo, desde millones de mariposas monarca en México hasta langostas migratorias en Madagascar, pero encontrar la iluminación adecuada siempre es un proceso de ensayo y error.

«Las abejas melíferas son tan pequeñas y se mueven tan rápido que resulta prácticamente imposible fotografiarlas con luz natural», explica. «Para conseguir buenos resultados, necesitas jugar mucho con los Speedlite. Combinar muchos flashes siempre es buena idea, ya que así tienes una luz suave desde delante y contraluz desde el lateral para iluminar el cuerpo del insecto.

»A veces, sobre todo en la cavidad, usaba los flashes como luz puntual porque, si los usas como un gran angular, dispersan demasiado la luz y la iluminación no resulta dinámica. Cuando los usas como luz puntual enfocada al punto clave de la foto, le dan un toque casi místico».

Inside a honeybee nest, a spotlight picks out a cluster of bees, with one flying away.
Al montar un refugio alrededor de la cavidad del nido de pájaro carpintero negro, Ingo podría observar el interior de la colmena desde que se empezaron a construir los primeros panales. Imagen tomada con una EOS 5DS R y un objetivo EF 1635mm f/4L IS USM de Canon a 22 mm, con una configuración de exposición de 1/60 s a f/22 e ISO 400. © Ingo Arndt Photography
Inside his hide, lit by a red light, Ingo Arndt adjusts his Canon camera with Canon Macro Twin Lite MT-24EX flash attached.
Ingo ilumina su refugio con luz roja, invisible para las abejas, con el fin de no molestarlas mientras observa el día a día de su colmena.
A macro photograph of a carpenter ant emerging from the pitcher of a villose pitcher plant.

Fotografía de naturaleza con un objetivo macro Canon

El biólogo y fotógrafo Christian Ziegler explica cómo captura la increíble fauna y flora selváticas con un objetivo macro.

Ingo también usó flashes para fotografiar la colmena desde el exterior y cajas de luz para encuadres más amplios. A la hora de acercarse de verdad, recurría al Macro Twin Lite MT-24EX de Canon. El flexible sistema de dos flashes giratorios supuso para él «una herramienta estupenda para la historia».

Ingo hizo la mayoría de sus tomas sin trípode, pues necesitaba flexibilidad para moverse con las abejas. También usó el enfoque manual. «Cuando las abejas se mueven, como lo hacen otros animales, tienes que enfocar los ojos», detalla.

«Para las fotos macro, si tenía luz suficiente, podía usar cualquier velocidad de obturación para conseguir fotos nítidas», añade. «Disparaba sobre todo en f/11 o f/16, por lo que la velocidad de obturación era de solo 1/250 s. Si disparas a 1/250 s sin flash, la imagen saldrá negra, porque no tendrías luz suficiente. Cuando salta el flash, tienes un tiempo de exposición muy corto, de 1/5000 s o 1/10 000 s. No puedes congelar el momento sin ayuda de los Speedlite».

A large cluster of honeybees smother an attacking hornet.
Uno de los comportamientos más fascinantes que Ingo logró documentar fue cómo la colonia se defendía de los ataques de las avispas. Las abejas rodean por completo al invasor y elevan su temperatura corporal tanto como pueden para asfixiar a la avispa y matarla. Las abejas melíferas pueden sobrevivir a un aumento de su temperatura corporal de 1 °C más que las avispas. Imagen tomada con una Canon EOS 5DS R y un objetivo Canon EF 100mm f/2.8 Macro USM, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/16 e ISO 250. © Ingo Arndt Photography

La vida secreta de las abejas

A lo largo de cientos de horas, Ingo tomó miles de fotos en su refugio fuera de la colmena y en los bosques cercanos. «En realidad no hay tantas diferencias entre la fotografía macro y otros tipos de fotografía de naturaleza», declara. «Tienes que hacer muchas fotos. Creo que para esta historia hice unas 80 000 fotos, de las cuales me quedé con unas 300. Me llevó muchos intentos conseguir la toma perfecta. A veces las buenas imágenes salen por accidente, pero casi siempre es cuestión de experiencia y conocimiento».

A partir de su extenso archivo fotográfico, Ingo ha revelado una serie de comportamientos de las abejas nunca vistos. Ingo colaboró con Jürgen Tautz, profesor en Biología especializado en abejas melíferas desde hace unos 25 en la Universidad Julius Maximilian de Wurzburgo, Alemania, para documentar los enfrentamientos de las abejas contra avispas invasoras, cómo los miembros de la colonia refrigeraban la colmena regurgitando agua y batiendo sus alas o cómo entrelazaban sus patas entre sí para crear «cadenas vivientes» mientras construían los panales.

«Muchas investigaciones se han centrado en cómo obtener más miel de las abejas, pero casi ninguna se ha dedicado a estudiar los hábitos inherentes de las abejas melíferas», declaraba Ingo. «Lo que he fotografiado en el interior del nido de pájaro carpintero no se había visto nunca. Enviaba mis fotos al profesor Tautz y, cada día, él encontraba algo nuevo que jamás se había observado. Es increíble la cantidad de cosas nuevas que he podido sacar a relucir con esta historia».

A raíz de su colaboración, el dúo publicó el libro «Honey Bees: Mysterious Forest Dwellers» (Abejas Melíferas: las Misteriosas Habitantes del Bosque), e Ingo trabaja ahora en ampliar su obra mediante un documental sobre la vida en el interior de la colmena.

Con el cierre de las fronteras internacionales al comienzo de la pandemia de COVID-19, Ingo y su colaboradora Silke tuvieron que interrumpir su largo viaje a la Patagonia antes de lo esperado. De vuelta en Alemania con su colonia, y gracias a sus abejas de jardín, Ingo ha logrado documentar la naturaleza sin salir de casa, inmortalizando a las abejas melíferas salvajes como nadie lo había hecho hasta ahora.

Escrito por Lucy Fulford


El equipo de Ingo Arndt

El equipo clave que utilizan los profesionales para capturar fotos macro

Ingo Arndt, in protective clothing, uses a Canon EOS 5DS R and Canon Macro Twin Lite MT-24EX flash to photograph honeybees at the entrance to their nest.

Cámaras

Canon EOS 5DS R

Diseñada para lograr la calidad de imagen réflex digital definitiva, con una resolución de 50,6 megapíxeles y un filtro de cancelación de paso bajo que maximiza la nitidez del sensor de la cámara.

Objetivos

Canon MP-E 65 mm f/2,8 1-5x Macro Photo

Objetivo macro especializado con aumento de hasta 5 veces el tamaño real que permite captar detalles imperceptibles para el ojo humano «Al combinarlo con el flash y la cámara, consigues un nivel de detalle increíble», asegura Ingo.

Canon EF 100mm f/2.8L Macro IS USM

Un objetivo prime con excelentes capacidades de macro y con un sistema de estabilización de la imagen híbrido que compensa la trepidación angular convencional y el desplazamiento lateral que se suelen exacerbar al capturar primeros planos extremos.

Accesorios

Canon Speedlite 600EX II-RT

El Speedlite 600EX II-RT ha sido diseñado para disparar en secuencias rápidas y ofrecer un gran rendimiento en las situaciones más exigentes. Tanto si se utiliza de forma independiente como en la zapata para accesorios, su versatilidad permite tomar el control total sobre la iluminación. «No puedes congelar el momento sin ayuda de los Speedlite», afirma Ingo.

Macro Twin Lite Canon MT-24EX

Toma el control de la iluminación de la fotografía macro con el Macro Twin Lite MT-24EX. Diseñado para especialistas en macro, proporciona versatilidad tanto en la dirección como en la potencia de la luz. «Una herramienta estupenda para la historia», describe Ingo.

Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora