ARTÍCULO

Redline Challenge: cómo preparar tus imágenes para participar

Lorenz Holder, juez y mentor del Redline Challenge, comparte algunos consejos sobre cómo seleccionar tus imágenes más impactantes y convertirlas en obras merecedoras del premio.
Un montículo de piedra iluminado por un halo de luz roja desde arriba que también se refleja en el agua al pie.

El embajador de Canon Lorenz Holder es conocido por sus características imágenes de deportes de acción que se desarrolla en paisajes a menudo tan llamativos como lo que ocurre en la foto. Aquí nos habla sobre su proceso para mejorar sus fotos y crear imágenes asombrosas como esta toma de larga exposición de un hilo de luz. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 15-35mm F2.8L IS USM de Canon a 15mm, con una configuración de exposición de 13 s a f/2,8 e ISO 1600. © Lorenz Holder

«Lo que más me gusta es cuando terminas de editar una imagen y piensas que ya has acabado», comenta el fotógrafo de acción y aventura Lorenz Holder. «Paras un momento para tomarte un descanso y, cuando vuelves y miras a la pantalla del ordenador, piensas: "Vaya, el color resalta mucho". De repente, te das cuenta de que es demasiado intensa».

Lorenz forma parte del jurado del Redline Challenge, que invita a fotógrafos de todo el mundo a desafiar sus límites creativos y técnicos al explorar la relación entre la luz y la oscuridad. También será el mentor del ganador en un encargo personal de fotografía.

Ante la inminente finalización del periodo de participación, hemos decidido entrevistar a Lorenz para que comparta con nosotros algunos consejos sobre cómo seleccionar y preparar imágenes para el Redline Challenge.
Imagen a contraluz de una mujer en mitad de un campo nevado frente a una vieja cabaña de madera.

Algunas imágenes requieren más tiempo de edición que otras. Por ejemplo, en una imagen a contraluz como esta, probablemente sea necesario equilibrar las sombras y las luces, lo que lleva más tiempo.

La misma imagen a contraluz de una mujer en mitad del campo frente a una cabaña de madera, pero editada para mostrar los detalles de las sombras.

Como se puede apreciar, las áreas oscuras de la cabaña muestran un mayor nivel de detalle en esta segunda imagen, captada con una cámara del sistema EOS R, famosa por su excelente rango dinámico y su rendimiento en situaciones con baja iluminación. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 70-200mm F2.8L IS USM de Canon a 172 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/8 e ISO 100. © Lorenz Holder

Preselección de imágenes

Digamos que ya tienes un conjunto de imágenes bastante variado para el encargo «Luz en la oscuridad» del Redline Challenge. ¿Cómo puedes empezar a reducir tu selección a 20 imágenes, el número máximo que cada participante puede presentar?

Determinar cuáles son las mejores puede ser todo un reto, pero según Lorenz lo ideal es quedarse con tres. «Da igual si al final de una sesión acabas con 20, 50 o 100 imágenes. Siempre selecciono las tres más llamativas y que más me gustan, ni una más».
Lorenz afirma que para reducir el número de imágenes lo primero que hace es borrar las que no le gustan. «A continuación, empiezo a puntuarlas en Adobe® Photoshop® Lightroom®. Primero añado una estrella a aquellas imágenes que considero que tienen potencial. Luego echo un segundo vistazo y valoro las mejores imágenes con dos estrellas. Hago esto varias veces hasta llegar a cinco estrellas. Para entonces, ya debería tener solo una, dos o tres imágenes».

Pero ¿cómo decides cuál de estas imágenes es la mejor de todas? Para Lorenz, se resume en una sensación difícil de describir pero fácilmente reconocible. «En mi caso, necesito mirar a la imagen y poder decir: "Guau, es increíble. Me encantaría enmarcarla"».

«Lo más importante es la impresión general», continúa. «Obviamente, si la composición no es buena, la imagen no resultará tan impactante. Y si los aspectos técnicos tampoco están a la altura, el resultado será el mismo. Todos estos factores son los que determinan tu elección. Como parte del jurado, quiero que las imágenes que tenga que valorar sean sorprendentes. Y para ello considero que hay que demostrar creatividad, un buen conocimiento de la composición y un gran dominio de los aspectos técnicos de la cámara».
El logotipo del Redline Challenge de Canon.

Acepta el Redline Challenge

¿Tienes lo necesario para superar tus límites? Participa en el Redline Challenge y demuestra tu destreza en la tarea «Luz en la oscuridad» para ganar un kit con lo último de Canon y la mentoría del fotógrafo profesional Lorenz Holder.
Silueta de una persona con un sombrero apoyada contra una pared junto a una serie de columnas entre las que fluye la luz.

Lorenz asegura que él no utiliza ajustes preestablecidos para lograr un aspecto concreto. «Únicamente los uso cuando no tengo ni idea de cómo editar una imagen. Solo entonces consideras qué podría funcionar. Pero por lo general comienzo a editar directamente».

La misma imagen de la silueta de una persona con un sombrero apoyada contra una pared junto a una serie de columnas, pero editada para lograr colores más intensos.

A veces, un simple ajuste del balance de blancos para aportar más calidez a la imagen es capaz de cambiar por completo la atmósfera de la escena, lo que puede darte una idea de cómo editarla. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 70-200mm F2.8L IS USM de Canon a 153 mm, con una configuración de exposición de 1/25 s a f/2,8 e ISO 12800. © Lorenz Holder

Edición y retoque de imágenes

Las imágenes del Redline Challenge deben ajustarse a las reglas del concurso y no pueden manipularse para adaptarlas al encargo «Luz en la oscuridad». No obstante, esto no te impide poder utilizar algún programa de edición de imágenes, como el software Digital Photo Professional (DPP) de Canon o Adobe Lightroom, para mejorar tus fotografías.

A la hora de editar imágenes, Lorenz opina que menos es más. «A veces veo imágenes en las que resulta evidente que el fotógrafo se ha pasado bastante con el ajuste de claridad, por ejemplo. Es como hace unos diez años, cuando todo el mundo comenzó a abusar del HDR hasta el punto de que todas las imágenes tenían un acabado artificial. El ajuste de claridad resulta una herramienta muy útil siempre y cuando no te pases».

La exposición es otro aspecto en el que es mejor realizar pocos cambios. Por ejemplo, resulta tentador intentar despejar las sombras para exponer más detalles en una imagen tomada durante la noche, pero a su vez puede aumentar el ruido.
«Reducir el ruido ligeramente puede ayudar», comenta Lorenz. «Esta opción ha mejorado tanto en los últimos años que puedes obtener una imagen increíblemente nítida incluso con un valor ISO alto».

Si captas tus imágenes en entornos urbanos, es posible que tengas que lidiar con numerosas fuentes de luz: desde los tonos azulados del atardecer o los llamativos letreros de neón hasta la cálida iluminación interior con luces de tungsteno. La opción de control del balance de blancos disponible en los software de edición permite eliminar las desviaciones de color, aunque este proceso resulta más complicado con iluminación mixta. Para evitar este inconveniente, Lorenz aconseja configurar el punto blanco según la fuente de luz principal.
Imagen de una mujer en un jardín con un sombrero de paja.

Seis formas de sacar más partido a tus fotos con DPP

Digital Photo Professional, el procesador de RAW y editor de fotos de Canon, puede hacer más por tus fotos de lo que crees. Descubre 6 razones para utilizar DPP.
«Por ejemplo, si fotografiaste a una modelo iluminada directamente por la luz azulada de un escaparate pero en una zona con farolas de luz anaranjada, deberías configurar el balance de blancos para neutralizar la luz principal de tono azul. Aunque también puedes jugar con el balance de blancos y, por ejemplo, llevarlo hasta el lado más frío de la escala de temperatura de color para lograr una sensación más fría e industrial».
Imagen nocturna de una figura visible de cintura para abajo de pie junto a un coche en una calle, con las piernas cruzadas y sosteniendo un paraguas. En el agua se reflejan la luz roja de los faros traseros del coche y una luz verde procedente de algún elemento fuera del encuadre.

Lorenz prefiere utilizar los controles deslizantes Matiz, Saturación y Luminosidad de Adobe Lightroom para ajustar los colores por separado, en vez de incrementar la intensidad o la saturación generales.

La misma imagen de una mujer de pie junto a un coche en mitad de la calle durante una noche lluviosa, con las piernas cruzadas y un paraguas, pero editada para resaltar los colores y revelar los detalles de las sombras.

«De esta forma, obtienes más control. Si tienes una imagen en la que no hay muchos colores, como por ejemplo una toma nocturna con una fuente de luz de color rojo, puedes utilizar el ajuste de saturación, aunque normalmente puedes lograr un mayor control si ajustas cada color por separado». Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 70-200mm F2.8L IS USM de Canon a 153 mm, con una configuración de exposición de 1/8 s a f/2,8 e ISO 320. © Lorenz Holder

«Si la diferencia de color entre ambas fuentes de luz es excesiva y la imagen tiene un acabado uniforme, a veces la convierto a blanco y negro, o simplemente reduzco mucho la saturación y aplico un tono cálido o frío», añade Lorenz. «Es una forma de limpiarla un poco».

Como es lógico, todas las imágenes deben tener un acabado nítido con un gran nivel de detalle. Sin embargo, para lograr que la imagen se vea natural, hay que evitar ajustar demasiado la nitidez en el software de edición. «Nunca aumento la nitidez de una imagen al procesarla en Adobe Lightroom», explica Lorenz. «Es algo que hago posteriormente, ya que, por ejemplo, si la vas a imprimir, es necesario ajustar la nitidez en función del tamaño de la impresión. Aun así, el grado de nitidez que se aplique dependerá en gran medida del gusto personal de cada uno, aunque vuelvo a repetir que sin duda menos es más».

El lugar y el momento del día en el que decidas editar tus imágenes pueden afectar al resultado final. Si no dispones de un entorno de edición adecuado, con una iluminación constante y paredes de colores neutros, Lorenz recomienda crear diferentes versiones de las imágenes.

«A veces hago diez versiones distintas de mi imagen favorita. Normalmente, realizo la primera edición por la mañana, otra después del almuerzo, una tercera por la tarde, una cuarta por la noche y así sucesivamente. Y finalmente las comparo todas».

«De entre todas estas ediciones y gradaciones diferentes, generalmente hay una con el acabado más preciso y que podrías retocar. Obviamente, esta técnica solo es útil cuando se trabaja con un grupo reducido de imágenes. No es algo que te interese hacer cuando tienes 100 imágenes».
Silueta de una mujer sosteniendo un paraguas frente a un restaurante con un letrero de neón naranja, cuya luz se ve reflejada en la acera mojada.
La misma imagen de una mujer con un paraguas frente a un restaurante con un letrero de neón naranja, pero editada para que se vean sus rasgos y detalles de la ropa.

He aquí una imagen que ilustra el enfoque de Lorenz de «menos es más». Los detalles sutiles de las sombras en la modelo y el fondo se aprecian mucho mejor, pero el acabado de la imagen sigue siendo el mismo. Imagen tomada con una EOS R6 y un objetivo RF 70-200mm F2.8L IS USM de Canon a 153 mm, con una configuración de exposición de 1/80 s a f/2,8 e ISO 1600. © Lorenz Holder

Envío de las mejores fotografías

Es buena idea que no envíes tus imágenes para el Redline Challenge nada más editarlas. Analizarlas detenidamente al cabo de un día o incluso de una semana te ayudará a decidir si estás satisfecho con tu trabajo o si es necesario aplicar algún cambio.

En este punto, también resulta muy útil imprimir tus fotos, en vez de verlas en la pantalla del ordenador. Al disponer de una impresión física, puedes analizar las imágenes desde un punto de vista distinto, lo que te permite apreciar posibles elementos que distraen al espectador y que no habías logrado ver antes en la pantalla. Prueba a verlas del revés o reflejadas en un espejo para obtener otra perspectiva del equilibrio y la composición.

«También puedes enseñárselas a algún amigo para que te dé su opinión», sugiere Lorenz. «Pero no les cuentes nada sobre la historia que se oculta tras cada fotografía».

«Hubo una ocasión en la que estuve de pie durante seis o siete horas en mitad de una nevada en Finlandia», explica. «Casi me congelo. Al volver a casa, le dije a todo el mundo que había capturado una imagen increíble, pero cuando la vieron solo me dijeron que no estaba mal. Por lo general, la gente tiende a valorar mejor una imagen si esta resulta difícil de captar, independientemente de su calidad».

«Durante las deliberaciones del Redline Challenge, el jurado no podrá determinar hasta qué punto se esforzó el fotógrafo para conseguir sus imágenes. Por eso, creo que enseñárselas a un amigo para que las valore de forma imparcial antes de enviarlas puede resultar útil».

El último consejo de Lorenz es que te asegures de no enviar dos imágenes idénticas. «Hubo un concurso en el que envié dos imágenes similares porque me pareció que ambas estaban muy bien. Sin embargo, los jueces dijeron que ellos no debían determinar cuál de las dos era mejor, que eso era cosa del fotógrafo».

«Esta vez yo soy uno de los jueces, así que la decisión final es algo que te corresponde enteramente a ti».

Escrito por Marcus Hawkins


• Adobe, Lightroom y Photoshop son marcas comerciales o marcas registradas de Adobe en Estados Unidos y otros países.

Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro