ARTÍCULO

The Confession Tapes: la producción de una serie de televisión sobre crímenes reales

Blood stain on the woods of Georgia where double homicide took place.
Un doble homicidio en el estado norteamericano de Georgia acabó con la confesión forzada de Buddy Woodall y su arresto por el asesinato de su tío y un amigo de este en el año 2000. De The Confession Tapes, temporada 1, episodio 6: «Los asesinatos del día del trabajo». Grabado con una Canon EOS C300 Mark II. © Meena Singh

¿Qué harías si te condenaran por un crimen que no cometiste tras ser coaccionado para realizar una falsa confesión? Este es el camino que la directora Meena Singh decidió explorar en The Confession Tapes, una serie documental sobre crímenes reales. Hoy, la directora nos acompaña tras las cámaras de esta serie encargada por Netflix en el año 2017.

Para superar los desafíos técnicos que supuso grabar en 15 ciudades diferentes a lo largo de 50 días, Meena decidió apostar por su equipo de Canon. Nos reunimos con esta documentalista estadounidense para descubrir cómo logró hacer realidad su visión, qué equipos utilizó y cómo le ayudaron a crear los cautivadores a la vez que inquietantes episodios que componen esta serie. El tráiler puede verse abajo.

Un doble homicidio en el estado norteamericano de Georgia acabó con la confesión forzada de Buddy Woodall y su arresto por el asesinato de su tío y un amigo de este en el año 2000. De The Confession Tapes, temporada 1, episodio 6: «Los asesinatos del día del trabajo». Grabado con una Canon EOS C300 Mark II. © Meena Singh

Conocemos la premisa en que se basa The Confession Tapes, pero ¿podrías explicarnos más detalladamente de qué trata la serie?
The Confession Tapes repasa seis casos de asesinato que tuvieron lugar en Estados Unidos entre los años 1980 y principios de los 2000. En cada uno de estos casos, los acusados fueron condenados con base en una confesión de la que más adelante se retractaron alegando que habían sido manipulados y convencidos de que debían declararse culpables. La serie explora la posibilidad de hacer una falsa confesión bajo coacción como consecuencia del interrogatorio y, fundamentalmente, tortura psicológica.


¿Cómo pasaste a formar parte de este proyecto?
Kelly Loundenberg, la creadora y directora, me envió su proyecto y, cuando me lo explicó, no dudé ni un instante en unirme a ella. La idea me encantó. Eso fue unos seis meses antes de empezar con la producción.


¿Existía algún encargo para la serie antes de que empezarais a trabajar?
No. James Graves, el productor ejecutivo, puso a Kelly en contacto con Netflix. Acudió a una reunión para presentarles la serie, y la idea les encantó. A esas alturas ya llevaba unos 11 meses de investigación y estaba entrevistando a Larry DeLisle ─un hombre acusado de matar a sus cuatro hijos lanzando el coche al río Detroit en el año 1989─ para el séptimo episodio de la serie, «Río abajo».


Como directora de fotografía, ¿cuáles eran tus objetivos a nivel cinematográfico?
Quería que el espectador tuviera la sensación de que estaba siendo interrogado. Quería que la audiencia se pusiera en la piel del sujeto durante unos instantes. ¿Qué harías? ¿Cómo reaccionarías? ¿Qué le dirías a la policía si estuvieras en su lugar? La serie gira en torno a recuerdos falsos y cómo nuestra mente puede jugarnos una mala pasada. Tal como el abogado de apelaciones de Karen Boes, una de las condenadas, dice en el episodio de su cliente: «Todos tenemos un límite». Hay un punto en que a todos se nos puede manipular para que recordemos algo que no es verdad. En el caso de Karen, que está cumpliendo cadena perpetua sin libertad condicional, acabó admitiendo el asesinato de su hija de 14 años.


¿Queríais llegar a alguna conclusión sobre la inocencia de los condenados o se trataba más de plantear preguntas difíciles de responder?
Kelly tiene muy claro que todo el mundo debe poder dar su opinión, y no interfiere en forma alguna en la representación de los hechos ni en las personas que entrevista. Prefiere que sean los espectadores quienes saquen sus propias conclusiones basándose en lo que ven antes que intentar presentarles su opinión sobre los hechos.

En cada uno de los episodios, las cintas de las confesiones se utilizan como eje argumental para que los espectadores puedan ver cómo se obtuvieron.

¿Qué hicisteis para explicar las historias conservando la imparcialidad?
En todos los casos, la confesión estaba grabada y, en cada uno de los episodios, las cintas de las confesiones se utilizan como eje argumental para que los espectadores puedan ver cómo se obtuvieron. Esas confesiones se entrelazan con nuevo metraje que contiene entrevistas a personas clave realizadas por Kelly y por mí, con la ayuda de todo el equipo.

The front of the Supreme Court, Washington DC, on a sunny day.
El Tribunal Supremo, Washington, DC, días antes del juicio de Chris Turner por el homicidio en el año 1984 de Catherine Fuller, un ama de casa de 49 años de edad. De The Confession Tapes, temporada 1, episodio 5: «La 8. ª con la H». Grabado con una Canon EOS C300 Mark II. © Meena Singh

¿Cuántas entrevistas hicisteis y cómo las filmasteis?
Ahora mismo no sé el número exacto, ¡pero me parece que como mínimo fueron 50! Y encontrar a toda esa gente no fue para nada sencillo. Hizo falta todo un equipo de investigación en LA y también algo de indagación sobre el terreno. Queríamos dar voz a todos los puntos de vista del caso: la defensa, la acusación, los testigos, el jurado, la policía y los interrogadores que participaron en la obtención de las confesiones. Kelly y yo nos esforzamos mucho para que todas las entrevistas tuvieran el mismo aspecto, con un espacio bastante plano y simétrico. Yo entraba en una casa u oficina (en algunos casos incluso grabamos en la calle o en una cafetería) y en ese mismo momento decidía cuál sería el mejor telón de fondo. Normalmente, teníamos muy poco tiempo para preparar el escenario, así que las claves fueron tener buen ojo y trabajar rápido, así como disponer de un equipo flexible y fácil de adaptar.


¿Qué equipo utilizasteis?
Todo el metraje se grabó con una Canon EOS C300 Mark II con objetivos Canon CN-E15.5-47mm T2.8 L S/SP y Canon CN-E30-105mm T2.8 L S/SP. 


¿Por qué elegisteis la EOS C300 Mark II para grabar?
Adoro grabar documentales con la C300 Mark II por su calidad de imagen, por lo cómoda que es para viajar y porque puede ser manejada fácilmente por una única persona. La grabación incluyó viajes de la costa este a la oeste, a Nueva York en el norte de Estados Unidos y a Georgia en el sur, e incluso hasta Vancouver, en Canadá. Visitamos 15 ciudades en un plazo de 50 días, cuatro personas cargadas con dos cámaras completas. Fue todo un desafío, y una situación que convertía a la C300 Mark II en la cámara perfecta por su ligereza para viajar y su versatilidad sobre el terreno. El espacio de color de Canon no tiene rival por ese precio. Los tonos grises tienen cuerpo y están bien adaptados, y la imagen no tiene ese exceso de nitidez que aparece con otras cámaras digitales.


¿Qué desafíos tuvisteis que superar y cómo lo hicisteis?
Todo el proceso fue muy duro y emotivo. Fue muy difícil dar con la gente para entrevistarla, encontrar los lugares para grabar y obtener todo el material de transición que necesitábamos para dar forma a la historia visual. Fue mucho trabajo, pero mereció la pena para poder explicar las historias de toda esa gente.

Two interrogators question Calvin Alston about his alleged involvement in a murder.
La grabación del interrogatorio de Calvin Alston condujo a su condena por el caso Fuller a los 19 años de edad. Catherine Fuller, de 49 años, fue asesinada en Washington, DC en el año 1984, supuestamente por un grupo de jóvenes varones. De The Confession Tapes, temporada 1, episodio 5: «La 8. ª con la H». Grabado con una Canon EOS C300 Mark II. © Meena Singh

¿Crees que esta experiencia ha influido en ti a nivel personal?
Sin duda alguna, me abrió los ojos a la desesperación de nuestro sistema judicial por encontrar a los culpables, y lo fácil que es que una persona que se encuentre en el lado incorrecto del sistema se vea totalmente engullida por él si no tiene los recursos, financieros o de otra índole, para poder hacerle frente. Me alegra mucho haber podido participar en este proyecto, y creo que es un tema que debe tratarse en nuestra sociedad. 


Por último, ¿qué consejos darías a los lectores que quieran labrarse una carrera en el mundo cinematográfico?
Salid fuera y empezad a grabar, grabad todo lo que podáis, ya que esa es la única forma de aprender.


Para obtener más información sobre la Canon EOS C300 Mark II, visita la página del producto.

Escrito por Jenny May Forsyth


Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora

Canon Professional Services

Los miembros tienen acceso al Servicio de asistencia prioritario CPS (tanto de forma local como en los principales eventos), a un servicio de reparación rápida prioritaria y, según el nivel de membresía, a préstamos y envíos de devolución de equipos de sustitución gratuitos. Además, también pueden acceder con regularidad a ofertas exclusivas para miembros.

Obtén más información y envía tu solicitud

A CPS member looking pleased with his Canon photography equipment