ARTÍCULO

Creación de una toma con Jean-baptiste Liautard

El fotógrafo de deportes extremos nos lleva a conocer desde dentro una sesión con la EOS R5 de Canon para explicarnos cómo crea sus imágenes dramáticas.
Una imagen espejo de un deportista que realiza un atrevido salto con los brazos en alto. El bosque de fondo está bañado por una luz de color azul.

En su primera sesión con la EOS R5 de Canon, el fotógrafo de deportes extremos y embajador de Canon Jean-baptiste Liautard siguió un proceso de tres pasos para crear esta imagen espejo en la que un deportista realiza un impresionante salto de noche. Imagen tomada con un objetivo RF 15-35mm F2.8L IS USM de Canon a 16 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/4 e ISO 1250. © Jean-baptiste Liautard

Han pasado siete años desde que Jean-baptiste Liautard (Jb) empezó a tomarse en serio la fotografía. Mientras otros aún siguen buscando su sitio, él ya se ha consolidado como un pionero en la fotografía de deportes extremos, capaz de crear imágenes atractivas a gran escala. A sus 25 años ya es embajador de Canon, ha recogido varios premios, como el de Foto del año 2019 de Pinkbike y en su creciente lista de clientes figura Red Bull.

Su destacada obra es el resultado de un proceso fotográfico elaborado. Con un concepto final en mente, Jb fotografía en diferentes etapas, cada una de las cuales da como resultado una imagen única. En cada etapa, añade un nivel de complejidad hasta que su visión se hace realidad. «Cuando empiezas en este sector, todos los fotógrafos quieren sacar un montón de fotos porque no quieren perderse ni un detalle», explica. «Quiero sacar la imagen perfecta en el momento adecuado. Trabajo de tal forma que puedo capturar un par de tomas que me gustan por su iluminación y composición. Este es un enfoque que he desarrollado desde el principio porque editar imágenes que no me gustaban me aburría».

Jb aplicó este proceso durante su primera sesión con la EOS R5 y el objetivo RF 15-35mm F2.8L IS USM de Canon, que dio como resultado una imagen final (la de arriba) realmente increíble. En este artículo, nos habla de su enfoque y las técnicas que hay detrás.
Dos hombres hablan sobre una imagen hecha con la cámara EOS R5 de Canon en un bosque.

Jb explica su visión al deportista antes de comenzar la sesión. La fotografía de deportes extremos siempre implica un esfuerzo conjunto, por lo que la comunicación entre el fotógrafo y el sujeto es fundamental para conseguir el resultado final. © Jean-baptiste Liautard

Dos hombres a los pies de una rampa para ciclistas de noche. Uno de ellos señala hacia arriba y el otro lleva una cámara EOS R5 de Canon al cuello.

Entender las habilidades técnicas de un deportista y los peligros de realizar acrobacias en la oscuridad son elementos fundamentales de la preparación que Jb lleva a cabo antes de cualquier sesión. © Jean-baptiste Liautard

Etapa 1: Preparación y familiarización con el sujeto

Jb suele llegar con bastante tiempo de antelación a la sesión para asegurarse de que todo está en su sitio. «Para esta sesión, tuvimos que reconstruir el borde del salto y la zona de aterrizaje», explica. «Todo tenía que estar perfecto para garantizar la seguridad del deportista».

Además, Jb dispone de tiempo para trabajar con su sujeto. «Conocer al deportista en profundidad es muy importante porque así solo le pides que haga lo que sabe hacer», comenta. «Es como pedir comida a un restaurante. Como sabes que el deportista sabe hacer 20 acrobacias, le pides que haga la que creas que funcionará mejor en este proyecto. Después, nos fijamos en si queda bien, algo que podemos ver en la primera prueba. En ella podemos ver si es o no una imagen normal y coriente».

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
Un ciclista realiza un atrevido salto en un bosque. Tiene los brazos en alto y está a varios metros del suelo.

Jb inició su proceso con la ayuda del deportista, con el que habló sobre el encuadre del salto y el perfeccionamiento de la acrobacia a realizar. En esta imagen, aísla al sujeto mediante el uso del extremo más largo del zoom y la abertura más amplia posible. Imagen tomada con una EOS R5 y un objetivo RF 15-35mm F2.8L IS USM de Canon a 27 mm, con una configuración de exposición de 1/1600 s a f/2,8 e ISO 2500. © Jean-baptiste Liautard

Aunque Jb suele acoplar su cámara a un trípode, en esta ocasión fotografió sin él. «Ojalá hubiese tenido dos trípodes», explica. «Pero solo tengo uno y lo utilicé para colocar un espejo que iba a usar en la segunda etapa».

«La estabilización interna del objetivo RF 15-35mm F2.8L IS USM de Canon fue de gran ayuda, ya que la imagen en directo que aparecía en la pantalla era realmente estable, lo que significaba que tener un encuadre preciso era muy sencillo. Activé la estabilización de imagen en todas las tomas realizadas sin trípode, ya que me permitía corregir los movimientos como, por ejemplo, cuando corría para colocarme en posición».

«El entorno no era muy allá, por lo que intenté aislar al sujeto mediante una longitud focal mayor (27 mm), que me permitió acercarme a él y eliminar los objetos del fondo», continúa. «También utilicé una abertura de f/2,8 para introducir cierto desenfoque en el fondo».
Imagen espejo en blanco y negro de un deportista que realiza un atrevido salto con los brazos en alto.

«Pensé que el blanco y negro acentuaría el contraste», comenta Jb de esta imagen hecha durante la segunda etapa del proceso. «Por lo general, no quieres que se vea de fondo un cielo muy iluminado. Sin embargo, en este caso, el deportista llevaba ropa oscura, lo cual ayudó a conseguir ese contraste entre la acción y el fondo». Imagen tomada con una EOS R5 y un objetivo RF 15-35mm F2.8L IS USM de Canon a 15 mm, con una configuración de exposición de 1/1250 s a f/4 e ISO 2000. © Jean-baptiste Liautard

Etapa 2: Geometría y experimentación

En la segunda etapa del proceso, Jb empezó a añadir complejidad a la composición mediante el uso de un espejo de gran tamaño. «El objetivo era crear una imagen más geométrica», explica. «Diría que cuando vemos algo con forma geométrica o sobre un eje simétrico, pensamos que es bonito. Hay quien lo hace en Adobe® Photoshop®*, pero a mí me gusta hacerlo en la realidad. Así que, después de chapotear en unos cuantos charcos y quejarme por no tener un lago cerca, se me ocurrió llevar mi propio reflejo».

Jb cambió la longitud focal a 15 mm. «El hecho de tener un espejo me permitía tener una imagen doble, por lo que tenía que hacer una toma más amplia dado que el espacio también era doble», explica. «Me moví también un poco. En la anterior toma, quería tener al deportista delante del cielo para poder verlo mejor. Pero ahora quería que se quedase en el borde del salto para crear esa simetría».

Cuando los deportes de acción se unen a la fotografía arquitectónica

Lorenz Holder, embajador de Canon, explica cómo utilizó un teleobjetivo zoom de abertura rápida para fotografiar a un patinador en acción bajo un viaducto.
Un fotógrafo agachado en un bosque mientras fotografía con una cámara EOS R5 de Canon. A su lado hay un espejo de gran tamaño.

Jb ha utilizado un espejo de gran tamaño en vertical para la foto. La idea de hacer fotografías de esta forma surge de su fascinación por el orden geométrico. De hecho, los espejos se han convertido en un elemento más en su trabajo. © Jean-baptiste Liautard

Imagen espejo de un hombre con una cámara EOS R5 de Canon con la pantalla táctil enfocada, en la que se muestra otra imagen espejo.

Aunque era la primera vez que Jb utilizaba la EOS R5 de Canon, se adaptó fácilmente a la tecnología mirrorless. «Me sentí como en casa con la R5, y eso que nunca antes había utilizado una cámara que no fuera réflex», comenta. «Me gusta cuando no surgen problemas porque, cuando trabajas de noche con elementos que se mueven muy rápido, no quieres que el equipo te dé problemas». © Jean-baptiste Liautard

Aunque Jb utiliza los espejos en horizontal para asemejar lagos o charcos, esta toma requería cierta experimentación. «Es la primera vez que utilizo el reflejo de un espejo en vertical», continúa. «Esta vez, quería que el salto pareciera un volcán sobre el que se encontraría el deportista con los brazos abiertos a ambos lados».

«El espejo estaba en mi trípode y apoyado en un árbol. Mi ayudante me ayudó a colocarlo en el ángulo perfecto. Lo podría haber ajustado y colocado en la posición correcta yo mismo, pero mi ayudante me ayudó a hacerlo durante la sesión. Como es lógico, fotografiar con un espejo en horizontal es mucho más fácil. La próxima vez intentaré encontrar una forma adecuada de colocarlo».

«Fotografiar con un espejo puede parecer sencillo, pero tienes que tener en cuenta que un espejo se compone de diferentes capas de cristal y que cuanto más largo sea el objetivo, más distorsión y luces parásitas aparecerán», continúa. «Por esa razón, te sugeriría que utilizases una longitud focal de entre 15 y 35 mm para conservar una buena calidad de imagen y nitidez en el reflejo».
Una mano sujeta un Speedlite 600EX II-RT de Canon. El fondo oscuro está bañado por una luz de color azul.

Jb ha utilizado cuatro flashes Speedlite 600EX II-RT de Canon para iluminar la imagen final. «Se agradece poder confiar en flashes que sabes que siempre funcionan y que ofrecen tiempos de reciclado rápidos y suficiente potencia, porque siempre ilumino espacios grandes», explica. «Ya necesito ayuda para llevar mi equipo. Si tuviese que llevar conmigo luces de estudio de gran tamaño, no se podría hacer». «Estos flashes de Canon de pequeño tamaño son ideales». © Jean-baptiste Liautard

Un fotógrafo realiza una toma nocturna de un ciclista acrobático que se lanza por una rampa con los brazos extendidos.

Un par de flashes Speedlite 600EX II-RT de Canon orientados hacia el cielo fueron suficientes para iluminar los árboles de detrás del deportista. Jb aplicó un gel de color azul para crear el tono que buscaba para el fondo. © Jean-baptiste Liautard

Etapa 3: ¡Luces, cámara, acción!

Para fotografiar la imagen final se utilizaron cuatro Speedlite 600EX II-RT de Canon, activados por transmisores por radio y con una velocidad de obturación de 1/200 segundos. «Los flashes congelan la acción, no la velocidad de obturación», revela Jb. «Aunque a veces me gustar añadir un poco de luz ambiente al reducir la velocidad de obturación, en este caso usé una abertura de f/4 porque quería conseguir cierta nitidez y ampliar la profundidad de campo. El valor de ISO que utilicé fue 1250».

«Configurarla es un poco complicado», comenta sobre la iluminación. «Se suponía que íbamos a utilizar humo, pero había muchos árboles y no quedaba bien. Utilizar humo con un objetivo gran angular es complicado, sobre todo cuando hay que cubrir un área de gran tamaño. Además, el salto estaba rodeado de numerosos obstáculos, lo que dificultaba la colocación de los flashes y el encendido de hogueras para crear humo».

«Al final conseguí crear ese ambiente con los Speedlites y los geles», continúa Jb. «Dos de ellos estaban al fondo colocados sobre el suelo y orientados hacia arriba con geles de color azul. Se encontraban a unos 5 metros de distancia por detrás del deportista, aunque ocultos por el salto, lo que garantizaba que la luz no se filtrase en el fondo. Los zooms con flash se fijaron a 24 mm para iluminar todos los árboles aunque estuviesen situados muy cerca de ellos. Utilicé dos para tener más potencia».
Imagen espejo de un deportista que realiza un atrevido salto con los brazos en alto mostrada en la pantalla táctil de ángulo variable de una EOS R5 de Canon.

Con el espejo colocado y la iluminación adecuados, Jb consiguió capturar su visión creativa. © Jean-baptiste Liautard

La iluminación en primer plano se utilizó por razones de seguridad. «Como estábamos fotografiando de noche, utilicé dos juegos de luces continuas en la parte delantera para que el deportista pudiese ver dónde aterrizar. Como incorporar luces al salto quedó genial, sobre todo porque no teníamos el humo en el fondo, las dejamos».

Por último, había que iluminar al deportista. «Coloqué un flash a la izquierda que iluminaba desde el fondo del aterrizaje hasta el deportista. El otro lo coloqué al otro lado, oculto por el espejo. De hecho, el contraste se puede ver en el lateral derecho del árbol. Así que a ambos lados del salto había un Speedlite sin gel».

Una vez conseguida la imagen final, la visión creativa de Jb cobró vida. Aunque parezca extraño, se trata de una visión que admite cierto nivel de imperfección. «Cuando fotografías con un espejo, la toma no llega hasta el árbol, por ejemplo», comenta. «Si te fijas en el árbol, verás que una pequeña parte no es totalmente simétrica. Pero así es como nos gusta».

Escrito por Mark Alexander


*Adobe y Photoshop son marcas comerciales o marcas registradas de Adobe en Estados Unidos y otros países.

Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro