ARTÍCULO

«Ocurre algo especial entre las mujeres»: Georgina Goodwin habla sobre el poder de las fotógrafas mujeres

A woman sleeps on a narrow bench in a wooden hut in the all-female Umoja village in northern Kenya.
Ser mujer le otorga a la fotógrafa keniana Georgina Goodwin acceso a lugares en los que puede que sus colegas varones no fueran bienvenidos, como el pueblo exclusivo para mujeres de Umoja, en el norte de Kenia. Rebecca Lolosoli lo fundó en 1990 como refugio para mujeres sin hogar supervivientes de la violencia de género. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III de Canon (a la que ahora sucede la EOS 5D Mark IV) y un objetivo EF 24mm f/2.8 de Canon (al que ahora sucede el EF 24mm f/2.8 IS USM), con una configuración de exposición de 1/40 s a f/5 e ISO 200. © Georgina Goodwin

Fotografiar sin descanso en su país natal, Kenia, desde los disturbios tras las elecciones de 2007, le ha enseñado a la fotógrafa de documentales y embajadora de Canon Georgina Goodwin a detectar las señales de peligro. «Si veo un grupo de hombres jóvenes que han estado bebiendo, mantengo la distancia para protegerme», explica. «A veces, veo que se está desarrollando un momento, pero no puedo sacar la cámara, así que dejo pasar la oportunidad y sigo caminando. Si llamo la atención, lo que estoy presenciando se vuelve falso y eso alimenta un fotoperiodismo poco auténtico. Hace que sea imposible contar la historia adecuadamente».

Canon Professional Services

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services

Las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en el fotoperiodismo y puede que experiencias como las de Georgina expliquen al menos una parte de los motivos. Sin embargo, también se ha dado cuenta de que ser fotógrafa mujer puede suponer una ventaja. Georgina ha trabajado para UNICEF, el Programa Mundial de Alimentos y Greenpeace, así como para agencias de noticias como Agence France-Presse. A un fotógrafo hombre le habría resultado difícil acceder a algunos de los entornos en los que ella ha sido bienvenida: lugares como la sala para pacientes de cáncer de cuello uterino del Kenyatta National Hospital de Nairobi y el Gynocare Women's and Fistula Hospital del valle del Rift, por no mencionar Umoja, un pueblo exclusivo para mujeres cerca de la ciudad de Archers Post (condado de Samburu, Kenia), también conocido como «el pueblo en el que los hombres están prohibidos».

«Un hombre necesitaría mucha más confianza para que le permitieran entrar», afirma. «Obviamente, hay muchos hombres amables y cariñosos que trabajan en el sector, pero ocurre algo especial entre las mujeres. Lo veo constantemente. Las mujeres africanas reconocen la humildad y la fortaleza discreta entre ellas, y buscan lo mismo en mí».

A woman looks at her mobile phone while sitting in a waiting room at a cancer hospital.
Georgina utiliza tres objetivos principales para la mayoría de su trabajo, normalmente en el mismo orden. En esta imagen se ha utilizado el versátil objetivo EF 24-105mm f/4L IS USM de Canon (al que ahora sucede el EF 24-105mm f/4L IS II USM) para definir la historia: captar la sala de espera y el pasillo del centro contra el cáncer de Faraja (Nairobi). En esta fotografía, Damaris, de 42 años, aparece enviando un mensaje a su hija mientras espera la radioterapia. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III de Canon a 24 mm, con una configuración de exposición de 1/13 s a f/5,6 e ISO 2500. © Georgina Goodwin
Laura Morton and Catalina Martin-Chico look on as Ilvy Njiokiktjien speaks at a panel on stage at the Visa pour l'Image festival.

¿Qué es lo que mantiene a las mujeres fuera del periodismo?

En el festival de fotoperiodismo Visa pour l'Image, tres ganadoras del premio a la mejor mujer fotoperiodista de Canon hablan sobre los obstáculos a los que se enfrentan las mujeres.

Aunque para Georgina ser mujer en un sector dominado por los hombres a menudo le puede suponer una ventaja, no es el caso para todas las fotógrafas mujeres. Por este motivo, en 2017 se estableció Women Photograph, un grupo internacional de periodistas visuales mujeres al que pertenece Georgina, para aumentar la visibilidad de las mujeres fotoperiodistas de documentales. La organización cuenta con casi 1000 miembros de más de 100 países. Su misión es «garantizar que los principales "storytellers" de nuestro sector sean tan diversos como las comunidades que buscan representar».

Todos los días, Women Photograph revisa en Twitter las firmas de las principales fotos de las portadas de los canales de noticias internacionales y proporciona un desglose del porcentaje de imágenes tomadas por mujeres. Por ejemplo, en la última semana de enero de 2020, el 47 % de las imágenes que aparecieron en el Sydney Morning Herald estaban firmadas por una mujer. En el otro extremo, la Associated Press obtuvo un resultado de cero. En un punto intermedio, organizaciones como The Guardian y la BBC obtuvieron un 20 % y un 30 % respectivamente.

A young woman sits on a bench holding her newborn baby at a clinic in Bujumbura, Burundi.
Georgina utiliza un objetivo EF 40mm f/2.8 STM de Canon para las fotos más íntimas, como esta imagen de Claudine Nshimirimana, de 21 años, con su segundo hijo en la clínica de la Association Burundaise pour le Bien-Etre Familial (ABUBEF) de Bujumbura (Burundi). Esta clínica asesora sobre salud sexual, planificación familiar y la vida con VIH y sida. Imagen tomada con una EOS 5DS de Canon, con una configuración de exposición de 1/320 s a f/3,2 e ISO 2000. © Georgina Goodwin/IPPF

La seguridad por encima de todo

Ante la pregunta de si cree que alguna vez la han rechazado para algún trabajo debido a su género, la respuesta de Georgina es que sí, pero puede que no por los motivos que podríamos imaginar. «Tardé mucho tiempo en que me dieran un encargo en Somalia», afirma. «Definitivamente surgen muchas dudas cuando se trata de lugares peligrosos; en muchos casos porque los editores se preocupan de verdad por sus periodistas y no quieren que les ocurra nada malo».

Si los fotógrafos deben permanecer en un estado de alerta tan elevado y, al mismo tiempo, proporcionar fotografías que cuenten una historia, deben ser uno con su equipo. Y eso es algo en lo que Georgina sobresale. Nunca va sin su EOS 5D Mark III de Canon. Además, trabaja metódicamente y suele utilizar sus tres objetivos principales en el mismo orden.

A young woman in a hospital bed is comforted by an anaesthetist.
Georgina a menudo fotografía a mujeres en sus momentos más vulnerables, por lo que debe asegurarse de ganar su confianza previamente. En esta imagen, Mark, anestesista, consuela a Phillis, de 25 años, durante una cirugía correctiva en el Gynocare Women's and Fistula Hospital del valle del Rift (Kenia). Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 16-35mm f/2.8L USM de Canon (al que ahora sucede el EF 16-35mm f/2.8L III USM) a 29 mm, con una configuración de exposición de 1/30 s a f/4 e ISO 3200. © Georgina Goodwin/Fistula Foundation

«El objetivo EF 24-105mm f/4L IS II USM de Canon es mi caballo de batalla», explica. «Me da la libertad de disparar desde una distancia lejana, media y cercana en 30 segundos, por lo que sé que no me perderé nada».

Cuando está satisfecha con la historia que ha establecido, cambia al objetivo EF 70-200mm f/2.8L IS II USM de Canon (al que ahora sucede el EF 70-200mm f/2.8L IS III USM) para captar los retratos y las escenas que requieren una perspectiva reducida. Solo entonces, saca el que para ella es el objetivo estrella: el EF 40mm f/2.8 STM de Canon.

«Es muy preciso y tiene una profundidad de campo maravillosa», dice con entusiasmo. «Me permite establecer un contacto íntimo con los sujetos sin que se sientan intimidados por el equipo. Cambio a este objetivo una vez que tengo las otras imágenes; me permite profundizar de verdad y ser creativa».

Rows of houses in the Mahama Refugee Camp in Rwanda.
El campo de refugiados de Mahama, en Kirehe (Ruanda), alberga a unos 54 000 refugiados que huyeron de Burundi después de que estallara la violencia en 2015. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 70-200mm f/2.8L IS USM de Canon (al que ahora sucede el EF 70-200mm f/2.8L IS III USM) a 200 mm, con una configuración de exposición de 1/200 s a f/9 e ISO 200. © UNHCR/Georgina Goodwin

Algo muy importante es que, cuando trabaja en situaciones más delicadas, nunca esconce el hecho de que es fotógrafa. «Cuando visito la sala de pacientes de cáncer de cuello uterino, mi cámara está visible en todo momento», cuenta. «Me quedo en la puerta, me presento en suajili y explico por qué estoy allí».

Además, se asegura de conocer a cada mujer de manera individual; a veces puede que haya dos o tres pacientes para una cama, pero pasa tiempo con cada una antes de empezar a fotografiar. Este tipo de enfoque casi siempre hace que pierda algunas imágenes, pero es algo que Georgina acepta. «Muchas veces, veo momentos desarrollándose y no puedo fotografiarlos. Pero es que es muy importante que me gane la confianza de las mujeres primero, porque eso les permite seguir como estaban antes. Entonces, puedo quedarme con ellas tanto tiempo como desee».

A young girl in a red dress sits on the floor next to a boy sleeping in a bed covered with a mosquito net.
La malaria sigue siendo uno de los principales problemas socioeconómicos y de salud pública en Kenia. En el pueblo de Milalani, en la costa sur de Kenia, se proporcionan mosquiteras para evitar la propagación de esta enfermedad. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 16-35mm f/2.8L USM de Canon a 16 mm, con una configuración de exposición de 1/400 s a f/2,8 e ISO 2500. © Georgina Goodwin/TanaNetting

A pesar de las muchas experiencias positivas que ha vivido en sus 13 años de carrera, Georgina admite que siempre se puede mejorar. Reconoce que trabaja en un pequeño rincón del sector, pero aun así ha observado un aumento en la cantidad de mujeres contratadas para trabajos de fotografía, gracias en gran medida a los esfuerzos de Women Photograph. Pero sigue sin ser fácil. «Hay trabajos menos exigentes física y emocionalmente», dice riéndose, «y tienes que dedicar muchísimas horas para hacerte notar. Ya seas hombre o mujer, negro o blanco, es agotador [intentar] seguir siendo relevante».

Escrito por Ailsa McWhinnie


El equipo de Georgina Goodwin

El equipo clave que utilizan los profesionales para capturar sus imágenes

Georgina Goodwin's kitbag containing Canon cameras and lenses.

Cámaras

Canon EOS 5D Mark IV

La sucesora de la EOS 5D Mark III de Canon que le encanta a Georgina. Esta polivalente y completa cámara maravillosamente diseñada se ha creado para ofrecer un rendimiento profesional en cualquier situación. Deja salir al filmógrafo 4K que llevas dentro y añade la creación de vídeos 4K con la EOS a tu cartera creativa.

Objetivos

Canon EF 24-105mm f/4L IS II USM

Un objetivo zoom estándar que va un poco más allá, tanto al hacer fotografías como al grabar vídeos. «Es mi caballo de batalla... Me da la libertad de disparar desde una distancia lejana, media y cercana en 30 segundos, por lo que sé que no me perderé nada», afirma Georgina.

Canon EF 70-200mm f/2.8L IS III USM

Un clásico moderno: este teleobjetivo zoom de abertura rápida es uno de los favoritos entre los profesionales de prácticamente cualquier género. Ahora ofrece resultados aún mejores con luz intensa y su diseño permite utilizarlo en las condiciones más exigentes.

Objetivos

Canon EF 40mm f/2.8 STM

Objetivo pancake versátil y compacto. Una abertura máxima rápida permite realizar disparos con poca luz y controlar la profundidad de campo. «Es muy preciso y tiene una profundidad de campo maravillosa», dice Georgina.

Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora