ARTÍCULO

Fergus Kennedy ante el reto de fotografiar dragones de Komodo

A Komodo dragon is shown walking towards the camera, across a patch of grass and plants, with its tongue out.
Fotografiar dragones de Komodo en un entorno natural, con la iluminación adecuada, supuso todo un reto para el fotógrafo Fergus Kennedy. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon. © Fergus Kennedy

Solo un puñado de islas en el mundo son el hogar del gran lagarto de la especie Varanus komodoensis, más conocido como el dragón de Komodo. El fotógrafo y videógrafo comercial Fergus Kennedy pasó unos días difíciles buscando la toma perfecta en la isla de Rinca, en el parque nacional de Komodo, Indonesia.

Cuando Fergus llegó a la isla de Rinca, le sorprendió encontrar tan pronto algunos de los lagartos gigantes, que pueden llegar a tener una longitud de hasta tres metros y pesar hasta 70 kg, cerca de la estación del guarda forestal. «Me sorprendió cuántos turistas van a visitarlos, es casi como un zoo», explica Fergus. «Allí dan de comer a los dragones, que se alimentan de restos, por lo que estos terminan merodeando alrededor de la estación de los forestales».

Sin embargo, la misión de Fergus consistía en capturar el comportamiento de los dragones de Komodo en su hábitat natural, que era mucho más difícil, pero más interesante. «Al ser biólogo, me interesa el comportamiento de los animales; es algo que estudié en la universidad», comenta.

Fotografiar dragones de Komodo en un entorno natural, con la iluminación adecuada, supuso todo un reto para el fotógrafo Fergus Kennedy. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon. © Fergus Kennedy
Christian Ziegler’s

Suscríbete al boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

«Hablamos con el guarda forestal de lo que harían en determinados momentos del día: salen por la mañana y se tumban al sol para calentarse porque, al ser de sangre fría, necesitan calentarse lo suficiente para activarse. Después, están activos durante poco tiempo y, a mediodía, se calientan demasiado, por lo que vuelven a permanecer quietos a la sombra».

Esta investigación lo ayudó a hacerse una idea de cómo podría realizar la sesión. «Siempre sales con ideas preconcebidas de cómo vas a encontrarlos o fotografiarlos, pero normalmente, una vez ahí fuera, terminas haciendo algo completamente distinto. Y esta vez no fue diferente».

A man pushes a wooden cart laden with large water containers down a path, a Komodo dragon walking ahead of him.
Cerca de la estación forestal de Rinca, los dragones de Komodo se acercan más a los humanos, que los alimentan de restos. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon. © Fergus Kennedy

Cuando un dragón de Komodo te muerde, mueres de infección, algo que no suena muy agradable.

Salió a caminar con un guarda forestal para intentar localizar los dragones en su entorno natural y admite: «Fue realmente difícil. Nos costó encontrarlos». Tuvieron que caminar colina arriba, adentrarse en bosques y bajar valles durante horas bajo un intenso calor de 35 °C y una humedad muy elevada. «Los guardas forestales son de gran ayuda porque conocen muy bien a los animales», afirma Fergus. «Te recuerdan continuamente que podrían rodearte o morderte. Cuando un dragón de Komodo te muerde, mueres de infección, algo que no suena muy agradable».

Two Komodo dragons lie together, with one's head on top of the other's.
Los dragones de Komodo permanecen inmóviles gran parte del día para calentarse y refrescarse, por lo que capturarlos en movimiento requiere mucha paciencia. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon. © Fergus Kennedy

Para las fotos de los dragones, Fergus utilizó su Canon EOS 5D Mark IV y confió principalmente en un objetivo zoom Canon EF 100-400mm f/4.5 -5.6L IS II USM. «Utilicé el objetivo 100-400mm prácticamente todo el tiempo, aparte de una toma del vídeo, en la que usamos el 11-24mm y pusimos la cámara en el camino de un dragón de Komodo. Caminó por encima de ella, por lo que conseguimos una toma excelente. Quise hacer lo mismo con imágenes fijas, pero al final no tuvimos otra oportunidad».

La grabación en vídeo fue posible gracias a que los dragones de Komodo son criaturas de hábitos: suelen seguir un determinado camino, por lo que fue posible anticiparse a la dirección en la que caminarían, aunque no a qué harían a lo largo de la ruta o cuándo se pararían. «Una vez colocamos la cámara con un gran angular tan cerca de un dragón como nos atrevimos a acercarla», comentó Fergus mientras reía. «Esperábamos que el dragón se moviera, pero no lo hizo; se estaba echando una siesta y tenía poca intención de moverse».

A Komodo dragon pauses by a tree, sticking its tongue out.
El entorno forestal era umbrío en algunos puntos, pero la cámara y el objetivo con estabilización de imagen afrontaron con facilidad los retos lumínicos. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon. © Fergus Kennedy

Se alegró de contar con el objetivo zoom Canon EF 100-400mm f/4.5 -5.6L IS II USM para hacer primeros planos de los dragones desde una distancia segura. «El objetivo tiene una estabilización de imagen realmente buena: el bosque era bastante umbrío, por lo que las velocidad de obturación eran inferiores a la deseables si no se pudiera contar con esta función. También es extremadamente nítido en todas las longitudes focales del zoom».

Además de tener un teleobjetivo con zoom fiable, Fergus valoró mucho trabajar con la Canon EOS 5D Mark IV. «El aumento de la resolución de la Canon EOS 5D Mark III (de 22,3 a 30 megapíxeles) es muy interesante: se aprecia la ganancia en detalles, es fantástica. Se obtienen imágenes realmente nítidas con sus ISO altos».

«Sigue manteniendo la forma con la que estoy familiarizado, porque he utilizado la serie 5D desde el primer modelo. Poder cogerla y disparar sin tener que cambiar el estilo al fotografiar es algo magnífico. Al igual que ocurre con los modelos 5D anteriores, la protección contra las inclemencias meteorológicas es muy útil: cuando estábamos con los dragones de Komodo había mucho polvo, por lo que siempre está bien saber que no hay que ser excesivamente cuidadoso con la cámara».

Fergus dispara casi exclusivamente en formato RAW, luego ajusta y guarda las imágenes en dos versiones: JPEG más pequeñas para usar en la web y JPEG de alta calidad para revistas y clientes de impresión.

A close up shows a Komodo dragon's head, neck and front leg, as it walks past the camera and glances over.
Para este primer plano lleno de carácter, Fergus se decantó por 400mm, 1/125 s, f/5.6 e ISO 2500. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon. © Fergus Kennedy

Fergus captura grandes volúmenes de imágenes de naturaleza y nos cuenta que en un proyecto reciente captó 4000 imágenes en una mañana. Su sesión con los dragones de Komodo no fue menos. «Cuando teníamos un dragón en el lugar adecuado, solía utilizar los disparos en serie con ráfagas rápidas de siete fotogramas por segundo. Cuando se me iban acercando, utilizaba un modo de enfoque AI Servo para seguirlos. Por eso hice una gran cantidad de fotos en muy poco tiempo».

«Una vez que los encuentras en su hábitat natural, no dispones de mucho tiempo; estuvimos con los dragones de 10 a 15 minutos un par de veces, seguidas de mucha frustración intentando encontrar más».

La sesión fue difícil, pero mereció la pena. «Encontrar un dragón en un entorno auténtico (no junto a la caseta del guarda forestal), con buena iluminación, supuso un gran reto. Me habría gustado captar más imágenes con la tenue luz de la tarde, pero aun así fue divertido, una aventura real».


Para obtener más información acerca de lo último de la serie Canon 5D, visita la página del producto de Canon EOS 5D Mark IV.

Escrito por Steve Fairclough


El equipo de Fergus Kennedy

El equipo clave que utilizan los profesionales para capturar sus imágenes

The key kit that the pros use to take their photographs

Cámara

Canon EOS 5D Mark IV

Esta réflex de fotograma completo de 30,4 MP captura con un increíble nivel de detalle, incluso en situaciones de contraste extremo. El disparo en serie de 7 fps ayuda a capturar el momento perfecto, mientras que el vídeo 4K proporciona nuevos niveles de rendimiento.

Objetivo

Cámara de vídeo

Canon EOS C100

La cámara C1000 de producción de vídeo es asequible y muy fácil de usar, ofrece imágenes de alta definición con calidad profesional, tiene un diseño compacto y admite múltiples objetivos.

Artículos relacionados

Ver todo

Canon Professional Services

Los miembros tienen acceso al Servicio de asistencia prioritario CPS (tanto de forma local como en los principales eventos), a un servicio de reparación rápida prioritaria y, según el nivel de membresía, a préstamos y envíos de devolución de equipos de sustitución gratuitos. Además, también pueden acceder con regularidad a ofertas exclusivas para miembros.

Obtén más información y envía tu solicitud

A CPS member looking pleased with his Canon photography equipment

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora