ARTÍCULO

Una vuelta de tuerca a la tendencia con la realizadora de documentales Alice Aedy

Filmmaker Alice Aedy on the coast of Kiribati holding a Canon EOS C300 Mark II.
La realizadora de documentales Alice Aedy con su EOS C300 Mark II de Canon (a la que ahora sucede la EOS C300 Mark III) en la costa de Kiribati, un remoto país del océano Pacífico amenazado por la subida del nivel del mar. «Cuando estoy trabajando, con la cámara al hombro, siento que tengo un propósito, posibilidades, y eso me hace muy feliz», afirma. © Alice Aedy

En septiembre de 2015, la documentalista británica Alice Aedy vio una imagen que le cambió la vida. La fotografía, que dio la vuelta al mundo, mostraba el cuerpo de Alan Kurdi, un refugiado sirio de tres años, arrastrado hasta la orilla de una playa turca. «Es poco común que una imagen capte la atención del mundo entero. Como a tantos otros, me dejó completamente conmocionada», afirma la realizadora de documentales, de 26 años. «En una fracción de segundo decidí que tenía que ir allí y ayudar de alguna forma».

Lo que empezó como un breve periodo de voluntariado llevó a Alice de Calais a Grecia, y luego a Serbia e Irak, donde pasó varios años documentando la crisis de los refugiados. La situación migratoria, junto con los derechos de la mujer y el cambio climático, se han convertido en el tema principal de su trabajo, que ha evolucionado de la fotografía al vídeo. Disconnected (2018), su debut como directora, donde trata la soledad que sufren los jóvenes que crecen en la era digital, se estrenó en los festivales de cine documental de Sheffield y San Francisco en 2019 y recibió nominaciones a los premios del jurado y la audiencia.

El poder de las imágenes

«Mi trabajo se basa en la idea de que la narración visual y las imágenes tienen el poder de cambiar el mundo», explica Alice. Durante la adolescencia, sus héroes eran los fotógrafos de guerra Sir Don McCullin y Lynsey Addario, pero ella siempre quiso dedicarse a la realización de documentales.

Canon Professional Services

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services

Si bien desde entonces ha terminado un máster en realización de documentales en la UCL de Londres, Alice empezó de forma autodidacta tras graduarse en historia y ciencias políticas en la Escuela de Economía y Ciencias Políticas de Londres (LSE).

Antes de viajar a Grecia, invirtió en su primera cámara, una EOS 5D Mark III de Canon (a la que ahora sucede la EOS 5D Mark IV) con un único objetivo fijo, el Canon EF 50mm f/1.4 USM. Durante su voluntariado en Idomeni, un campo de refugiados en la frontera con el norte de Macedonia con una población de más de 15 000 personas, la mayoría de ellas niños, Alice empezó a retratar a los refugiados que iba conociendo. Refugiados como la familia Omar, que vivía con cuatros niños en una tienda para dos personas empapada por la lluvia.

«Aprender con un objetivo de 50 mm marcó mi forma de fotografiar y entablar relaciones», recuerda. «Fue una etapa completamente formativa. La colaboración era total, pues me acercaba muchísimo a las caras para realizar mis fotografías. Para sacar primeros planos, tenía que hacerlo. Nunca utilicé un zoom y tampoco lo he hecho desde entonces».

A portrait of Zayneb Omar, a seven-year-old Kurdish refugee from Qamishli in Syria.
Zayneb Omar, refugiada kurda de Qamishli, Siria. Su familia pasó seis meses en campos militares de refugiados al norte de Grecia antes de ser alojada en una sola habitación por la ONU. Alice siguió a la familia de un campo a otro hasta que les concedieron asilo en Francia. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.2L USM de Canon. © Alice Aedy
A Syrian woman in a blue headscarf cradles a child at the Idomeni refugee camp in Greece.
Una madre siria y su hijo descansan sobre las vías del tren en Idomani, en la frontera de Grecia y el norte de Macedonia. Durante peores momentos de la crisis de los refugiados en 2015 y 2016, el pueblo llegó a ser el mayor campo informal de refugiados desde la Segunda Guerra Mundial. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.2L USM de Canon. © Alice Aedy

Las imágenes se quedaron en el disco duro de Alice durante un año porque le faltaba seguridad para compartirlas. Sin embargo, el periódico británico The Guardian utilizó en 2016 uno de sus retratos de Idomeni en portada para promocionar una recaudación de fondos para los niños refugiados. «Me dio la seguridad para considerarme fotógrafa», explica Alice. «Y ahí empezó mi andadura como fotoperiodista profesional y realizadora de documentales». Desde entonces, su trabajo ha sido publicado en The Times, la BBC y VICE, entre otros, donde ha cubierto historias sobre migración y, cada vez más, sobre el medio ambiente.

«El cambio climático nunca fue una cuestión que me apasionara; lo concebía como algo independiente de la experiencia humana», dice. Pero, a raíz de su trabajo con los refugiados, descubrió que los científicos pronostican la mayor migración de la historia a causa del cambio climático. «Si me importaba la justicia social, tenía que importarme el cambio climático, así que emprendí un largo viaje para informarme».

Ese viaje la llevó hasta los «frentes del cambio climático»: lugares como Kiribati, un remoto país del océano Pacífico amenazado por la subida del nivel del mar, o las aldeas cercanas a la ciudad de Burao en Somalilandia, que han sufrido sequías y hambruna. «Comprendí que el cambio climático no es un problema relegado a la naturaleza o al deshielo de los glaciares, factores que resultan muy abstractos», dice. «Esto se trata de los seres humanos. Es una cuestión de vida o muerte».

A portrait taken in rural Somaliland of a village elder in an orange patterned headscarf.
En 2017, Alice retrató a campesinos nómadas de Somalilandia que había sobrevivido a la sequía y la hambruna. «Mis viajes a Somalilandia me enseñaron que quienes menos han hecho para causar el cambio climático son los más afectados», explica. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.2L USM de Canon con una configuración de exposición de 1/100 s a f/3,5 e ISO 100. © Alice Aedy
A portrait taken in rural Somaliland of an elderly woman in a yellow patterned dress.
Alice creó un estudio móvil y realizó los retratos como si de un editorial de moda se tratase. «Con el fondo negro, eliminamos el contexto desértico en el que vivíamos para centrarnos en el sujeto y crear empatía», dice. Imagen tomada con una EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.2L USM de Canon con una configuración de exposición de 1/200 s a f/2,2 e ISO 100. © Alice Aedy

Ponte en movimiento con la EOS C300 Mark II de Canon

Durante este periodo, Alice pasó de capturar fotos y vídeo con la EOS 5D Mark III de Canon a grabar con la EOS C300 Mark II (a la que ahora sucede la EOS C300 Mark III). «Fue una transición muy fácil porque había aprendido mucho en la réflex», afirma. «Contar con una cámara específicamente diseñada para el vídeo me ofreció una precisión asombrosa. El vídeo me ha permitido profundizar más en las historias y los personajes. La vida es complicada y caótica, y las películas nos permiten capturarla en toda su crudeza y caos de una forma que las fotografías a veces no consiguen».

Gracias a su resistente calidad de fabricación y la protección contra las inclemencias meteorológicas, su fiel cámara EOS C300 Mark II de Canon, apodada cariñosamente «Cecil», se ha comportado de la mejor de las formas incluso en las condiciones más extremas. «He atravesado la selva de Borneo bajo un aguacero», cuenta Alice. «Me he adentrado en los desiertos de Somalilandia e Irak, donde la arena puede ser un problema enorme. Y Cecil puede con todo».

A young Afghan boy washes himself in the only running water available outside an illegal squat in Serbia.
Un niño afgano se lava en la única fuente de agua corriente disponible a las afueras del asentamiento ilegal más grande de Europa. En un momento dado, 2000 refugiados afganos vivían en un almacén abandonado en Belgrado, Serbia, con temperaturas que descendían hasta los -17 °C. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.2L USM de Canon. © Alice Aedy
Documentary filmmaker Alice Aedy filming with a Canon EOS C300 Mark II in Sri Lanka.
Alice ha viajado con su cámara por todas partes, desde desiertos a la selva de Sri Lanka y necesita sentirse cómoda con su equipo. «Tu cámara es algo muy personal», dice. «En mi caso, siempre me he sentido bien con la EOS C300 Mark II y la serie 5D de Canon». © Alice Aedy

«Los filtros ND y las capacidades de sonido integradas de la EOS C300 Mark II de Canon me han cambiado la vida. Grabar en 4K te permite crear imágenes increíblemente detalladas y nítidas y, por tanto, ser más flexible en posproducción si quieres recortar o volver a encuadrar una imagen. El enfoque automático es fundamental, especialmente cuando trabajo sola».

Para Alice, que graba en Canon Log por su amplio rango dinámico, las capacidades con baja iluminación de la cámara también son toda una ventaja, ya que a menudo graba al amanecer y al atardecer. «Es una decisión estética, pero también práctica», explica. «En un documental, tienes que estar preparada para cualquier eventualidad. Nunca sabes cómo se va a desarrollar la historia. Me encanta la forma en que las cámaras Canon capturan la belleza de la luz durante la hora azul, justo antes de que salga el sol o justo después de que se ponga».

The Canon EOS C300 Mark III on a drone filming a ballerina on the wing of a 747.

Primera sesión con la EOS C300 Mark III de Canon

El cineasta Steve Holleran pone a prueba el nuevo sensor DGO y los más de 16 pasos de rango dinámico de la cámara filmando a una bailarina en un 747 abandonado.

Un sector en cambio constante

Alice es extremadamente consciente de los problemas éticos y de sostenibilidad que supone viajar por todo el mundo para contar historias. «Ahora me lo pienso mucho más en serio antes de coger un vuelo», confiesa. «¿Vale la pena la historia como para generar esas emisiones de carbono? En el sector, debemos tomarnos esta situación con la seriedad que merece.

«A menudo también documento comunidades a las que no pertenezco, y esto conlleva la enorme responsabilidad de hacer justicia a esas historias: hacerlo con sensibilidad y respecto cultural». Esta circunstancia la lleva a cuestionar continuamente su enfoque y, en términos más prácticos, a colaborar con guías y productores locales.

Al no poder viajar debido a la pandemia de la Covid-19, Alice creó Frame of Mind, una plataforma online para dar a conocer a diferentes realizadores y fotógrafos documentales, especialmente de grupos con escasa representación, que han utilizado su arte para fomentar el cambio social. «Esta pandemia está desafiando a los cineastas, los fotógrafos y los creativos a buscar nuevas formas de trabajo», afirma. «Creo que hay verdadera belleza en eso. Me interesa mucho ver si tendrá un impacto duradero en el sector».

A Syrian woman in a turquoise headscarf holding a young child at the 'Softex' refugee camp in Greece.
Una madre siria y su hija en el campo de refugiados militar de «Softex», anteriormente una fábrica de papel higiénico a las afueras de Tesalónica, Grecia. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark III y un objetivo EF 50mm f/1.2L USM de Canon. © Alice Aedy

Alice espera que el sector de la narración de historias se diversifique. «Si eres una mujer joven y aspiras a ser fotógrafa o cineasta, el sector te necesita», reclama. «La presencia de la mujer es absolutamente insuficiente, especialmente la de mujeres cineastas».

Su motivación es la convicción de que sus historias pueden marcar la diferencia. «Una de las ecologistas a las que más admiro, la diplomática costarricense Christiana Figueres, habla sobre la necesidad de indignación y optimismo a partes iguales», comenta Alice. «Creo que eso resume lo que impulsa mi trabajo. Una mezcla de indignación, frustración y deseo de cambiar y dejar huella en un mundo con muchos problemas... pero también el optimismo de que ese nuevo mundo es posible.

«Hay poder en el hecho de contar historias. Solo hay que echar un vistazo al pasado para comprobar la manera en que las historias han moldeado cómo vivimos, por qué lo hacemos y lo que significa ser humano. Las historias dan forma a la experiencia y la existencia, son nuestra manera de recordar a las personas. A través de ellas, nos atrevemos a imaginar un mundo mejor».

Escrito por Rachel Segal Hamilton


El equipo de Alice Aedy

El equipo clave que utilizan los profesionales para grabar sus documentales

Filmmaker Alice Aedy standing in the sea holding a Canon EOS C300 Mark II.

Cámaras

Canon EOS C300 Mark III

La sucesora de la EOS-1D X Mark II de Canon que utiliza Alice. Una versátil cámara Super 35mm del sistema EOS Cinema compatible con RAW 4K/120p de forma interna que cuenta con el nuevo sensor DGO de Canon, que ofrece más de 16 pasos de rango dinámico.

Canon EOS 5D Mark IV

La sucesora de la Mark III con la que empezó Alice. «La EOS 5D Mark III de Canon fue la cámara con la que aprendí. Me ha acompañado durante toda mi carrera. Ha viajado conmigo de Irán a Irak, a los campamentos de Europa y Oriente Medio, y al corazón del Pacífico. He contado tantas historias con esa cámara que es algo muy personal para mí», afirma Alice.

Objetivos

Canon EF 50mm f/1.4 USM

Objetivo USM de alto rendimiento y abertura f/1,4 para fotografía general, de retratos y situaciones con baja iluminación. «No hay nada mejor que los objetivos de Canon. El cristal es simplemente una belleza» dice Alice.

Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora