ARTÍCULO

Paolo Verzone nos habla sobre la campaña publicitaria que superó los elementos

El embajador de Canon Paolo Verzone viajó a la isla Disko, en la costa oeste de Groenlandia, para fotografiar un ambicioso desafío técnico en un encargo para Ariston. Imagen tomada con una EOS 5DS R y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon con una configuración de exposición de 1/200 s a f/7.1 e ISO 320. © Paolo Verzone

¿Cómo se plasma la sensación de comodidad en uno de los entornos más inhóspitos del mundo? Este fue el reto que le propusieron a principios de año al embajador de Canon Paolo Verzone. Consistía en pasar un mes trabajando en la isla Disko, en la costa oeste de Groenlandia. Paolo documentó cada etapa de este descomunal proyecto en el que participaron un enorme rompehielos, un grupo de científicos, tres intrépidos instaladores de calderas y un equipo de perros encargados de tirar de un trineo a través de una tormenta de nieve.


«Te ves en ese insólito y mágico lugar con un grupo de personas durante un mes, y te das cuenta que verdaderamente debes trabajar en equipo; de lo contrario, estás muerto», nos cuenta Paolo por teléfono desde Italia, recién llegado de esta aventura. El implacable terreno de la isla hace que tengas que prestar la máxima atención en la exploración, por lo que todo, desde el transporte hasta la gestión de cámaras, tuvo que planificarse y cumplirse minuciosamente para garantizar el éxito del proyecto.


¿Cómo terminó Paolo en semejante misión? Todo empezó pocos meses antes, cuando Ariston, el fabricante internacional de soluciones de calefacción y agua caliente con sede en Italia, necesitaba un fotógrafo para que se uniera a su campaña publicitaria mundial, el desafío Ariston Comfort Challenge, creada por J. Walter Thompson Italy. El desafío de Ariston consistía en construir y dotar de calefacción una casa, la llamada Ariston Comfort Zone, para que los investigadores de la Universidad de Copenhague pudieran calentarse en temperaturas invernales extremas. A Paolo le encargaron que documentara todo, desde el largo viaje a la isla Disko hasta los desplazamientos para recoger el material de construcción del puerto, el complicado proceso de construcción y los contratiempos originados por el clima.

A pack of grey and white thick-furred Greenland dogs run in unison, harnesses strapped to them to pull a sleigh that is off-camera.
Utilizaron un trineo tirado por perros para recorrer la isla, cargado con materiales para construir y equipar la casa. Imagen tomada con una EOS-1D X Mark II y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon con una configuración de exposición de 1/320 s a f/7.1 e ISO 160. © Paolo Verzone
Canon Professional Services

En manos de profesionales

Accede a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services (CPS).

Paolo conocía el Ártico, ya que había visitado Nuuk, capital de Groenlandia, durante un encargo para Vanity Fair, y Svalbard y Siberia en trabajos para Le Monde. Aun así, la tarea de Ariston era toda una aventura. «Es un viaje bastante largo», afirma Paolo. «Llegamos a Kangerlussuaq y tomamos un vuelo al centro de Groenlandia, donde tienen un gran aeropuerto. De allí, cogimos otro avión y esperamos dos días en Ilulissat para que un helicóptero nos llevara a la isla Disko».


El pueblo en el que cogieron el helicóptero es conocido como la «Fábrica de icebergs» porque alberga los mayores icebergs del mundo, que se mueven constantemente en el agua entre el pueblo y la isla. «Si te fijas cada día, ves cómo llegan nuevos icebergs, por lo que los barcos normales no pueden acceder a la isla», explica Paolo. «Tuvimos que ir al puerto de la isla Disko y esperar a que llegaran todos los materiales de construcción en un gigantesco rompehielos. Todo era inusual en este encargo».

An Ariston installer wears a red puffer jacket with a fur-effect hood, and stands under a starry night sky in front of a snowy landscape.
Andy, uno de los tres instaladores protagonistas. A pesar de la serenidad que desprende este retrato, algunos de los terrenos que atravesaba y en los que trabajaba Paolo eran traicioneros. Imagen tomada con una EOS 5DS R y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon con una configuración de exposición de 0,3 s a f/6.3 e ISO 400. © Paolo Verzone

El equipo estuvo varios días fotografiando y filmando en el mar helado, todo un riesgo debido a los constantes cambios del entorno. «Hay partes de hielo en las que parece seguro caminar que se pueden derretir rápidamente. Caminábamos con habitantes locales y a veces tanteaban con palos partes de hielo que parecían seguras y las atravesaban completamente. Para un ojo inexperto, todo parece igual de seguro, lo cual era bastante aterrador», cuenta Paolo.


También hubo otros peligros para los que tuvieron que estar alerta durante el viaje. «A veces, encontrábamos huellas de osos polares y los inuits nos confirmaban que eran recientes. Nos advertían: "tened cuidado porque a los osos polares les gusta esconderse en las grietas del hielo para observarte. Quieren comerte, y lo más seguro es que estén a solo 500 metros de distancia"».

La captura de un entorno en constante cambio

En términos fotográficos, el clima y los numerosos icebergs suponían grandes desafíos en sí mismos. «Cada día el entorno cambiaba, así que no es como un estudio en el que puedes tenerlo todo preparado. Puedes estar fotografiando un iceberg y que una fuerte ráfaga de viento lo cambie todo, por lo que tienes que adaptarte al entorno», afirma Paolo.


Al viajar con representantes de la agencia publicitaria, Paolo podía tratar cualquier imprevisto con ellos y adaptar el encargo. «Esperábamos una pequeña nevada y tuvimos una tormenta de nieve en toda regla durante días, que es mucho más interesante. Tenía una lista detallada de fotografías, pero lo habíamos planificado pensando en una ligera nevada y tuvimos que adaptarla teniendo en cuenta la tormenta de nieve, por lo que creo que en torno al 50 % de la lista coincidió con la planificación inicial», comenta Paolo.


El transporte de los materiales de construcción desde el puerto a la ubicación de la casa con el trineo tirado por perros fue una parte especialmente complicada del reportaje de Paolo. «Imagínate. Bien entrada la noche, a -17 °C y sin parar de nevar. Los perros se movían en completa oscuridad», recuerda Paolo.

At night, we see a dog-drawn sleigh running through an icy landscape, lit by some dim torches.
«Puedes aumentar los valores ISO tanto como quieras y no hay rastro de granulado», nos cuenta Paolo acerca de hacer fotos en Groenlandia en mitad de la oscuridad. Esta imagen de los perros por la noche fue tomada con un ajuste ISO 20000. Imagen tomada con una EOS-1D X Mark II y un objetivo EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM de Canon con una configuración de exposición de 1/250 s a f/6.3 e ISO 20000. © Paolo Verzone

Para estas situaciones extremas, utilizó la EOS-1D X Mark II de Canon, perfecta para seguir motivos en movimiento en la oscuridad, según nos cuenta. «El motivo se movía muy rápido y tenía que cubrir diferentes ángulos rápidamente porque, con ese frío, no puedes pasar demasiado tiempo fuera. Tienes que ser capaz de reaccionar a lo que pasa instantáneamente, con poca visibilidad, y esta cámara fue perfecta para ello. Puedes aumentar los valores ISO tanto como quieras y no hay rastro de granulado».


A veces Paolo se recostaba en el suelo e intentaba mimetizarse con las rocas para no ser captado por el dron que grababa al equipo desde las alturas, y en otras ocasiones, se montaba en una moto de nieve y seguía el motivo mientras estaba en movimiento.


También se llevó su EOS 5DS R de Canon para realizar retratos con asombrosos detalles en situaciones más controladas, y su EOS 5D Mark IV de Canon, su favorita para la mayoría de escenas con baja iluminación. «Dispone de un sensor que responde, y la calidad de imagen es espectacular», afirma Paolo. «Puedes llegar a un ajuste de ISO 6400 sin problemas de ruido, y crear algo que solo podrías con ISO 800 o menos, incluso hace solo unos pocos años. De esta forma, te ofrece mucho más que otras cámaras en la misma situación. Cambia la forma en la que creas la imagen porque es la cámara la que se adapta a ti, en lugar de tener que adaptarte tú a ella».

Técnicas de fotografía ártica

Two Ariston installers shine torches on a sleigh with the title ‘The Ariston Comfort Challenge’ written on it. A pack of dogs stand beside them.
Paolo tuvo que depender a menudo de linternas frontales para iluminar la acción. Imagen tomada con una EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon con una configuración de exposición de 1/30 s a f/5.6 e ISO 3200. © Paolo Verzone

Para capturar las fotografías decisivas del trineo tirado por perros durante el transporte de materiales en mitad de la noche, Paolo confió especialmente en sus dos objetivos zoom de la serie profesional L de Canon: el EF 24-70mm f/2.8L II USM y el EF 100-400mm f/4.5-5.6L IS II USM. «En la etapa final, el personaje principal, uno de los instaladores, se puso a jugar con los perros. Por tanto, tuve que trabajar en dos niveles diferentes: siguiendo al personaje principal de cerca mientras contaba la historia de la escena desde lejos. No tenía tiempo para cambiar los objetivos, por lo que tuve que apañármelas para realizar las dos fotografías con el mismo objetivo en 20 segundos».


Para contar con esta flexibilidad, Paolo se llevó dos cuerpos de cámara, uno para cada objetivo. «Cuando los perros se alejaban, utilizaba el 100-400mm. El problema es que se mueven muy rápido, por lo que en determinados momentos tenía que cambiar al 24-70mm para capturar primeros planos de los perros. Puedes seguir la historia perfectamente, desde que los sujetos están en la lejanía hasta que los tienes a 20 cm de ti». Para fotografiar los perros en movimiento por la noche, Paolo empleó el enfoque en un punto. «Quería utilizar mi EOS-1D X Mark II de Canon porque enfoca muy bien en condiciones de baja iluminación. Incluso cuando estaba totalmente a oscuras, lo único que necesitaba era la luz de la linterna frontal de uno de los instaladores o mi propia linterna orientada a lo que quería capturar. Eso es todo lo que necesitaba para que la cámara enfocara y seguir trabajando».

La plasmación de la comodidad

Una vez completado el Ariston Comfort Challenge, los científicos de la Universidad de Copenhague obtuvieron una acogedora casa con calefacción en medio del hielo, donde podrán realizar investigaciones cómodamente. Para ilustrar tal comodidad, Paolo destacó el contraste entre el entorno extremo y la luminosa casa con una cálida iluminación. «La casa proporciona protección y calor; calidez en un entorno frío y oscuro. El motivo principal es el exterior, pero la casa aparece en el fondo como un refugio seguro», explica.

An advert shows a close-up portrait of one of the Ariston installers in a red puffer jacket standing in a snowstorm, while behind him some people are seen standing by the window of a house emitting a warm yellow glow. The strapline on the advert says ‘Tested where saving energy saves lives’ and the payoff says ‘Ariston: Comfort always on’.
La campaña publicitaria final para Ariston incluye las espectaculares imágenes de Paolo, que muestran el cálido resplandor de la casa que los instaladores equiparon, en contraste con las hostiles condiciones meteorológicas.

Cada vez que pasaba de las temperaturas árticas del exterior al cálido espacio interior, Paolo tenía que evitar que sus cámaras se empaparan por la condensación. Para ello, trasladaba la cámara desde los -17 °C de fuera a una habitación intermedia a -5 °C y la mantenía allí durante un par de horas, antes de meterla dentro.


«Nunca metas una cámara que ha estado a -17 °C directamente en zonas interiores», aconseja Paolo. «Si tienes que hacerlo, utiliza una bolsa de plástico bien sellada. Guarda la cámara en la bolsa de plástico cuando estés fuera y mete la cámara al interior. De esta forma, la condensación se producirá fuera de la bolsa. No obstante, tendrás que esperar unas dos horas antes de abrir la bolsa, o la cámara se mojará al momento».


Era importante que la casa fuera cálida y cómoda, ya que, tras finalizar el encargo, el equipo tuvo que quedarse 10 días más en la isla Disko. «Tuvimos que aplazar la vuelta porque estábamos atrapados. La tormenta era tan intensa que ni los helicópteros volaban ni los barcos zarpaban, porque el hielo rodeaba la isla. Todos los días íbamos al helipuerto y preguntábamos si vendría algún helicóptero, y todos los días nos respondían que no, que lo intentáramos al día siguiente. Así que disfruté de un montón de paseos en este mágico pero aterrador entorno», cuenta Paolo.

Escrito por Kathrine Anker


El equipo de Paolo Verzone

El equipo clave que utilizan los profesionales para capturar sus imágenes

canon-pro-paolo-verzone-ariston-kitbag-1920

Artículos relacionados

Ver todo