ARTÍCULO

Conversaciones con Anastasia Mikova, codirectora de «Woman»

Anastasia Mikova, de pie al fondo, se prepara para la grabación de una entrevista para el proyecto «Woman» en la estación Gare du Nord de París. Para garantizar la uniformidad del material, el montaje es el mismo independientemente del lugar del mundo en el que se grabe la entrevista, con una EOS C300 Mark II y un objetivo EF 70-200mm f/2.8L IS II USM de Canon, situados a 2,6 metros de la silla de la entrevistada. © Marco Strullu

Tras sus comienzos como reportera para la televisión francesa, Anastasia Mikova trabajó por primera vez con Yann Arthus-Bertrand hace 10 años como editora jefe de su programa de televisión «Vu du Ciel» («La tierra vista desde el cielo», en español). Este fue el inicio de una colaboración que ha continuado: trabajó de asistente de dirección en el destacado documental de Yann, «Human», y ahora codirige su último proyecto, «Woman».

A lo largo de la entrevista, Anastasia nos explica su labor en «Woman» y su visión de la película.

¿Qué te motivó a participar en la anterior película de Yann Arthus-Bertrand, «Human», y cómo te moldeó como cineasta esa experiencia?

«Trabajé con Yann durante varios años después de "La tierra vista desde el cielo", y luego él continuó con sus proyectos y yo seguí con mi propio trabajo. Un día, me llamó y me dijo: "Estoy empezando una nueva película, algo que nunca has visto, una revolución para los documentales. Me gustaría que te unieras al proyecto". Al principio, pensé que era un amigo gastándome una broma».

Canon Professional Services

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services

«Cuando nos conocimos, recuerdo que Yann me mostró una hoja de papel. Había plasmado la idea de toda la película en esa hoja: "Quiero que trate sobre la humanidad, sobre lo que supone ser una persona en la actualidad. ¿Qué compartimos? ¿Qué nos distancia?". Terminó de una forma preciosa, con el mensaje: "El amor es lo único que puede salvar el mundo". Así empezamos, y tardamos casi cuatro años en terminar "Human", una locura para un documental».

«"Human" me cambió por completo, tanto personal como profesionalmente. Hay un antes y un después de "Human". Soy una persona totalmente diferente. "Human" fue una experiencia única. Personas a las que no has visto nunca antes comparten las cosas más íntimas y personales contigo. En ocasiones, comparten cosas que no le han contado nunca a nadie».

«El proyecto me llevó a países en los que no había estado nunca y me permitió conocer culturas y tradiciones de las que nunca había escuchado hablar. También me permitió vivir situaciones que posiblemente nunca hubiera experimentado si no fuera por este documental. Antes de rodar "Human", había hecho documentales durante muchos años, pero cada vez que trabajaba en un proyecto me decía a mí misma: "Esto no forma parte de tu vida, solo es trabajo". Pero cuando las personas se abren a ti por completo, no puedes seguir pensando de esa forma. Te transforma».

Al rodar «Human», ¿qué os hizo pensar que era necesaria otra película sobre mujeres?

«Mientras rodábamos "Human", nos impactó bastante la diferencia entre las entrevistas a hombres y a mujeres. Llegábamos a una ciudad o un pueblo y les presentábamos el proyecto; los hombres contestaban a muchas preguntas sin problemas, y las mujeres solían sentarse y escuchar como si se sintieran recelosas. Pero cuando se sentaban frente a la cámara, parecía que llevaban toda la vida esperando ese momento. Aprovecharon esa oportunidad para transmitir un mensaje claro: "Estamos aquí y también existimos".

Un día, Yann me comentó: "¿Sabes qué? Creo que deberíamos centrarnos en las mujeres". Cuando lo dijo, me pareció algo lógico. Cuando vemos lo que está pasando en la actualidad con las mujeres de todo el mundo, todos esos movimientos increíbles de mujeres tomando iniciativa y compartiendo sus historias, no nos sorprende porque hace cinco años teníamos claro que iba a pasar».

On a beach, Anastasia Mikova and a camera operator film a group of women.
Anastasia supervisa la grabación de secuencias contextuales sobre el terreno en la República del Congo. © Marco Strullu

Más allá del hecho de que os estéis centrando en las mujeres, ¿en qué se diferenciará de «Human»?

«Decidimos que íbamos a mantener el mismo formato de entrevistas, con un primer plano del rostro. Probamos diferentes opciones y nos dimos cuenta de que era el método más eficiente para escuchar a alguien. "Human" era tan extensa que tuvimos que dividirla en varios temas (por ejemplo, la guerra, la familia y la felicidad) y entre esas entrevistas metimos imágenes aéreas, algo que Yann lleva haciendo desde hace muchos años. No obstante, para este nuevo proyecto, queríamos profundizar más, explorar lo que supone ser una mujer».

«En algunas escenas, lo expresan tres mujeres de tres generaciones diferentes; en otras, dos mujeres de diferentes partes del mundo. A veces, aparece un mosaico de diferentes mujeres hablando sobre un tema universal. Creo que habrá más variedad. También nos parece muy importante adentrarnos en la vida de estas mujeres, por lo que habrá momentos en los que profundicemos más en su origen. Asimismo, habrá momentos con mujeres cantando, porque hay cosas que es posible transmitir mediante la música, pero que no pueden expresarse con palabras».

¿Te entristece pensar en el excelente material que resultará de las entrevistas pero para el que no habrá espacio en la película?

A woman with short, dyed red hair and tattoos wears a lilac top.

Entre bastidores: la posproducción de «Woman»

Una visión privilegiada de la sala de montaje de «Woman» revela cómo se enfrentó el equipo a los retos técnicos y narrativos del proceso de posproducción.

«La frustración está presente todos los días. En el mejor de los casos [cuando entrevistas a alguien], podremos incluir una de sus respuestas en la película final. En "Human" teníamos el mismo problema y fue muy difícil. No obstante, lo increíble de trabajar con Yann es que nunca es solo una película, siempre es un proyecto. Hay un documental principal, que se estrenará en cines, pero también una exposición itinerante. Además, hay vídeos documentales que hacemos especialmente para la televisión, tomas para Internet que se hacen virales...».

«Por eso, aunque mucha gente de la que entrevistamos no aparezca en la película, estará presente de cierto modo, y eso me tranquiliza. En "Woman", queremos ir más allá de lo que fuimos con "Human" y crear una enorme red global de ONG que trabajen en cuestiones relacionadas con la mujer. Queremos organizar conferencias, debates y proyecciones por todo el mundo y crear un espacio de discusión».

«También trata sobre la persona: cómo nos cuestionamos a nosotras mismas. "¿Qué estoy haciendo? ¿Quién soy y qué puedo hacer de forma diferente en el mundo para cambiar las cosas?"».

A woman wears a pink and black Mexican wrestling mask.
Se realizaron cientos de entrevistas a mujeres de todas las edades y de diversas culturas del mundo. © Marco Strullu

Has mencionado momentos muy especiales en las entrevistas. ¿Qué es lo que buscáis? ¿Cómo preparáis a los periodistas para crear las condiciones idóneas para que surjan esos momentos?

«Para "Human", hice más de 600 entrevistas; para "Woman", creo que estoy cerca de las 1000. No puedo decir que haya una técnica. Ofreces tu propia personalidad y tu visión del mundo. Hay periodistas que tienen 45 años, dos hijos y bastante experiencia y periodistas de 27 años que empezaron hace dos años y a los que preparo yo misma».

«A todos les digo lo mismo: al empezar una entrevista, tienes que pensar que la mujer que tienes delante es una página en blanco. No sabes lo que se escribirá en esa página. La entrevista consiste en intentar acceder al "yo interior" de esa persona. No solo a su mente ni a los acontecimientos de su vida, sino intentar profundizar más en quién es».

«En nuestra vida, no hay diez momentos fundamentales que nos conformen. Normalmente, son uno o dos. Pueden estar relacionados con la maternidad, el trabajo, el amor, un momento difícil por el que hayas pasado... puede ser cualquier cosa. Tienes que descubrir cuál fue el momento de esa persona concreta. Las preguntas solo sirven para llegar a ese momento. Cuando detectes algo, céntrate en eso. Porque esa es la verdadera historia».

Anastasia Mikova stands with two young women wearing Woman film t-shirts.
Anastasia con algunas compañeras del rodaje de «Woman» en la estación Gare du Nord de París. © Marco Strullu

A veces los momentos de los que hablas son bastante trágicos y otras veces son más positivos e inspiradores. ¿Eres consciente del equilibrio entre los dos?

«Cuando empezamos, para mí era muy importante que constara por escrito que la película sería equilibrada. Hay preguntas sobre dificultades y discriminación. Pero también preguntas sobre el amor, la felicidad y el empoderamiento. No obstante, creo que la mayoría de las historias son muy duras. La vida de la mujer suele ser una lucha constante».

«Encuentras a directoras ejecutivas, políticas, mujeres con carreras increíbles que han padecido la violencia tanto como mujeres de aldeas pequeñas que no han recibido ninguna educación y no tienen derechos. Lo que intentamos mostrar es la fortaleza interior de esas mujeres y de lo que son capaces».

La mayoría del equipo de producción son mujeres. ¿Por qué?

«Todos los periodistas con los que trabajo son mujeres porque muchas de las preguntas son bastante íntimas. Hablamos de la menstruación, la sexualidad y la relación con nuestro cuerpo. Muchas mujeres no se abrirían tanto con un hombre. Hay operadores de cámara que son mujeres, pero también hay hombres. En algunas culturas, es necesario que el marido esté de acuerdo con la entrevista y [en esos casos] puede ser de ayuda tener a un hombre en tu equipo. Para ellos, es bastante tranquilizador pensar: "Puedo hablar con él mientras mi mujer se va con esta señora". No quiero que "Woman" sea únicamente una película hecha por mujeres para otras mujeres. El objetivo es hablar con todo el mundo, por lo que creo que es muy positivo contar con un hombre y una mujer en esta película, trabajando juntos».

A woman wears a purple headscarf decorated with colourful triangles.
Incluso en los países donde ciertos temas son tabú, Anastasia pensaba que era importante que sus periodistas realizaran la misma serie de preguntas que plantearon a las mujeres de otros países. © Marco Strullu

¿Siempre planteáis las mismas preguntas, incluso en países en los que ciertos temas son tabú?

«Siempre. Cuando llegamos a un país, la o el intérprete o intermediario suele decir algo como "Esto... en nuestro país no hablamos de esas cosas", a lo que respondemos: "Cierto...". Durante la entrevista, haces las preguntas igualmente. Sin excepciones. Nunca nos hemos visto en la situación de que una mujer se negara a hablar sobre temas tabú. Hay mucho que decir; solo tienes que abrir la puerta y no tener miedo».

Has mencionado a algunos colaboradores. ¿Cuál es su papel a la hora de ayudaros a acceder a comunidades cerradas?

«Cuando vas a una comunidad en la que las mujeres nunca comparten sus cosas con extraños, tienes que prepararte. Trabajamos con colaboradores con hasta cuatro meses de antelación para crear unas condiciones en la que las personas se encuentren cómodas. Por ejemplo, el próximo mes vamos a Bangladés y hemos organizado entrevistas con las mujeres rohinyás. Han tenido que abandonar su país. Muchas de ellas han sido violadas. Estamos trabajando con una ONG que las ayuda a diario para que ellos puedan explicarles el proyecto».

«Es muy importante que todas las mujeres que entrevistemos se sientan seguras, que confíen en nosotros, para que puedan abrirse por completo. Además, es fundamental que estén preparadas para compartir su historia con millones de personas. Por este motivo, también colaboramos con psiquiatras que puedan indicarnos si tienen la fortaleza necesaria para estar frente a la cámara».

El tráiler de «Woman» planteaba la pregunta: «¿Cuál será el lugar de la mujer en el mundo del mañana?». Basándote en tu experiencia con la película hasta ahora, ¿cuál crees que será?

«Tengo muchas esperanzas puestas en el futuro. Estas mujeres nunca se les ha dado ninguna oportunidad. Imagínate que en el futuro tienen su oportunidad, ¿qué pasará? Las mujeres no quieren seguir esperando. Pensábamos: "Quizás, si esperamos, todo cambiará. A lo mejor, si lo explicamos un poco mejor, los hombres cambiarán. Puede que si pasa esto o lo otro...". Cada vez son más las mujeres que afirman: "No quiero esperar a ver qué pasará en el futuro. Quiero formar parte de ese cambio y quiero que empiece ya"».

Escrito por Rachel Segal Hamilton


Equipo para el proyecto «Woman»

El mejor equipo para filmar un documental internacional

Two men and a woman look at the back of a Canon video camera with a long lens.

Cámaras

Canon EOS C300 Mark II

La EOS C300 Mark II graba sorprendentes vídeos 4K/Full HD con unos increíbles 15 pasos de rango dinámico. Su formato XF-AVC a 410 megabits por segundo logra, en palabras de Thomas Lavergne, director de posproducción de «Woman», «el equilibrio perfecto entre calidad y tamaño».

Canon EOS 5D Mark IV

Esta réflex de fotograma completo de 30,4 MP es capaz de captar material con un increíble nivel de detalle incluso en situaciones de contraste extremo, y el vídeo 4K ofrece metraje de ultra alta definición en el estándar DCI (4096 x 2160). Esta fue la opción elegida como cámara B para el rodaje de «Woman», donde la función Canon Log se encargó de ofrecer metraje lo más parecido al obtenido con las cámaras de cine EOS y de capturar un rango dinámico amplio.

Objetivos

Canon EF 70-200mm f/2.8L IS II USM

Un teleobjetivo zoom todoterreno con un diseño duradero, un estabilizador de imagen de cuatro pasos y elementos de objetivo de dispersión ultra baja para garantizar un alto contraste y colores naturales. En el proyecto de rodaje de «Woman» este fue el objetivo elegido, con la C300 Mark II situada a 2,6 metros de la silla de la persona entrevistada.

Canon EF 200-400 mm f/4L IS USM con teleconvertidor 1,4x

Un objetivo de calidad profesional de 200-400 mm f/4 con teleconvertidor 1,4x incorporado que aumenta las longitudes focales hasta 280-560 mm. El estabilizador de imagen de cuatro pasos maximiza la nitidez, y los controles intuitivos mejoran el manejo. El equipo de «Woman» utilizó este objetivo para capturar parte del metraje contextual exterior.

Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora