ARTÍCULO

Los mejores consejos para grabar vídeos corporativos que hagan que los clientes vuelvan

El videógrafo y embajador de Canon Simeon Quarrie nos ofrece algunos consejos sobre cómo grabar vídeos corporativos para clientes de renombre, desde la preproducción hasta el resultado final.
Un hombre cerca de un río con una cámara EOS Cinema de Canon al hombro.

El cineasta y embajador de Canon Simeon Quarrie utiliza tanto fotos como vídeos para crear impactantes obras multimedia para una amplia variedad de clientes comerciales. © Simeon Quarrie

Los vídeos corporativos pueden ser un negocio rentable. Ya sea al grabar un vídeo de promoción o al crear contenido para uso corporativo interno o externo, dispondrás de muchas oportunidades para demostrar tu destreza y tratar de alcanzar el éxito. Pero, ¿cómo te preparas para una sesión? ¿Hay algún error clásico de vídeos corporativos que puedes evitar?

«Cuando trabajo con un cliente potencial, siempre trato de entender qué sería un éxito en su caso», afirma el cineasta, fotógrafo y embajador de Canon Simeon Quarrie, director de la empresa de narración visual VIVIDA y creador de numerosos proyectos para clientes de renombre, como Burberry o Google. «Suelo preguntarme a mí mismo los efectos que tendrá el hacer un buen vídeo».

Según comenta Simeon, la mayoría de videógrafos principiantes cometen el error de cobrar según el tiempo dedicado al proyecto y no por la calidad de su trabajo. «Tienes que hacerle ver al cliente que el hecho de realizar tu trabajo a la perfección es toda una ventaja», explica. «Si tu vídeo aumenta el número de visitas al sitio web de una empresa y genera muchas ventas, ¿dónde reside el verdadero valor de dichas ventas? Una vez entiendes este concepto, ayudar a una empresa a alcanzar el éxito y negociar tus tarifas resulta mucho más sencillo».

A continuación, Simeon nos ofrece siete consejos sobre cómo grabar vídeos corporativos de calidad profesional y desarrollar un proceso de trabajo sin interrupciones, desde la preproducción hasta el resultado final.

1. Determina las condiciones y el marco de trabajo del proyecto

La producción de vídeos corporativos es una tarea que puede volverse bastante compleja de repente, en especial si hay muchas partes implicadas. Simeon recomienda tener claro el alcance del proyecto desde el principio para que todo esté claro y así evitar problemas más adelante.

También sugiere firmar un acuerdo por escrito al comienzo de cualquier proyecto. «Así, si las condiciones del proyecto varían, puedes determinar hasta qué punto estos cambios afectarán a los costes», comenta.
¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.
«También puede ser útil preproducir algo de contenido por adelantado para tener claras las opciones de entrega», afirma. «¿Cuántos vídeos serán? ¿Qué duración deben tener? Es importante tener algo escrito, incluso si es solo una página en la que se describe el contenido que envías».
Tres hombres graban una escena para un vídeo corporativo con una cámara EOS C700 FF de Canon.

Simeon grabando con la cámara de gran sensor EOS C700 FF de Canon. Esta potente cámara cinematográfica equipada con un sensor CMOS Full Frame de 5,9 K, ofrece un nivel de ruido reducido, una variada gama de colores y un amplio rango dinámico de 15 pasos para lograr imágenes increíblemente detalladas. © Simeon Quarrie

2. Elige el equipo adecuado

«Puedes usar cualquier tipo de cámara para grabar vídeos corporativos, pero existen un par de factores que hay que tener en cuenta», señala. «Para empezar, ¿vas a grabar tú solo? ¿Cómo de rápido necesitas trabajar? ¿Estás bajo mucha presión? Solo entonces sabrás escoger la cámara apropiada».

Simeon comenzó a grabar vídeos corporativos con videocámaras antes de dar el salto al sistema EOS Cinema y emplear cámaras como la EOS C200 y la EOS C700 FF de Canon, que combina con objetivos de cine y EF. La EOS C200 de Canon, con un cuerpo compacto y versátil capaz de capturar imágenes 4K nítidas a 50p, le ha proporcionado a Simeon un equilibrio perfecto entre calidad y facilidad de manejo. «Me gusta contar con valores de producción atractivos (un poco de profundidad de campo desenfocada pero con la cara aún enfocada) para reducir el trabajo al mínimo», comenta.

«Escoger equipo con capacidades adaptables es toda una ventaja», añade Simeon. «Con mis cámaras Cinema EOS, si hay demasiada luz y necesito disparar al aire libre, puedo usar los filtros ND. Puedo acoplar más de un micrófono para grabar el sonido y usar las funciones de escaneo transparente para ajustar la frecuencia si hay una pantalla de televisión en el fondo de una toma. Todas estas opciones me aportan la flexibilidad necesaria para trabajar en cualquier situación».
Un hombre grabando una clase de baile con una cámara EOS Cinema montada en un cardán.

En uno de sus proyectos para una prestigiosa firma de moda, Simeon utilizó un soporte de montaje en el cuerpo para lograr una amplia libertad de movimiento al grabar con la EOS C700 FF de Canon. © Simeon Quarrie

3. Captura metraje adicional

A menudo, Simeon acude a las sesiones fotográficas con una sola cámara o dos cuerpos iguales. «En sesiones largas de grabación, lo normal es usar la misma cámara», comenta. Los únicas situaciones en las que usa una cámara adicional son aquellas en las que busca ahorrar tiempo, es decir, «cuando es necesario montarla en un cardán o colocarla en algún tipo de soporte especial», según explica.

«En lugar de emplear una cámara secundaria para grabar las transiciones, a veces lo que hago es grabarlas tras haber finalizado las entrevistas usando la misma cámara», señala. «Normalmente, el propósito de las transiciones es ilustrar los puntos mencionados en las entrevistas, así que siempre presto mucha atención cuando las grabo para poder captar las escenas de transición adecuadas a continuación».

Si las indicaciones del encargo te obligan a usar una cámara adicional, entonces puedes emplear dos cuerpos de cámara iguales para pasar de un ángulo a otro de forma ininterrumpida al grabar una entrevista y lograr que las transiciones tengan el mismo acabado.
Primer plano de un hombre grabando con una cámara EOS C70 de Canon.

«El audio es un aspecto muy importante en los vídeos corporativos», explica Simeon mientras graba con la EOS C70 de Canon y sus objetivos RF compatibles. «En las entrevistas de casos prácticos, la fase de posproducción presenta menos complicaciones si el audio y las imágenes están sincronizados al momento de la grabación, así que conectar un micrófono profesional directamente a la cámara suele ser mi método de trabajo preferido». © Simeon Quarrie

4. Graba el sonido con un buen nivel de calidad

Si tu vídeo corporativo incluye una entrevista, necesitarás poder grabar el audio de la forma más eficiente posible y con la mejor calidad. Las videocámaras de las series XA y XF de Canon cuentan con entradas XLR compatibles con micrófonos profesionales, pero tal y como explica Simeon, uno de los aspectos que debes tener en cuenta al grabar sobre el terreno es el ruido de fondo.

«El cliente no suele fijarse en el sonido que produce el aire acondicionado o las puertas de los ascensores», comenta. «Si tienes pensado grabar en una zona de recepción, ¿has comprobado si los recepcionistas responden al teléfono cada dos minutos? ¿Se está realizando alguna obra fuera, en la calle? En vez de centrarte tanto en el aspecto visual, cuando busques el lugar idóneo para grabar junto a tu cliente, olvídate de la cámara por un momento y escucha con atención. No hagas nada durante 30 segundos y piensa en todos aquellos aspectos que podrían suponer un problema».
Canon Cinema EOS cameras set up on tripods in a studio.

Conceptos básicos de la cinematografía para conseguir unos resultados profesionales

En este artículo, te presentamos las seis reglas de oro para unas grabaciones cautivadoras: desde las velocidades de grabación y el HDR hasta los códecs y la composición.
Dos hombres tras las cámaras durante la grabación de un vídeo corporativo.

Al grabar vídeos corporativos, es importante crear una atmósfera tranquila y relajada para que los entrevistados se sienta cómodos, ya que es posible que no estén acostumbrados a estar frente a una cámara. «Recordarles que pueden tomarse su tiempo y que no deben preocuparse por la cinta, ya que se trata de una cámara digital, ayuda a que se sientan más cómodos», comenta Simeon. © Simeon Quarrie

5. Aprovecha al máximo tus entrevistas

En los vídeos corporativos, la gente con la que trabajas no suele tener experiencia frente a las cámaras. «Tanto si produces un caso práctico con un cliente como si trabajas con alguien concreto de una empresa, lo más probable es que se pongan nerviosos al situarse frente a la cámara», comenta Simeon. «Cada vez que se equivocan al hablar y tienes que empezar a grabar de nuevo, notas que pierden confianza, así que debes lograr que se relajen».

«Prueba a decirles: 'Fantástico, eso que acabas de decir ha estado muy bien. ¿Y sabes qué? Creo que tenemos lo que necesitábamos. Aun así, ¿te importaría repetirlo y ver si puedes incluir esto en esta parte?'. Al final, acabas recurriendo a estas frases en todas tus entrevistas».

Además, Simeon también aconseja contar con ayuda adicional en aquellos aspectos que te resulten más complicados. «Si necesitas elaborar un guion y es algo con lo que no tienes mucha experiencia, siempre puedes contratar a un guionista», explica. «Pregúntale cuánto tardaría en hacer un guion de dos o tres minutos y añádelo a los costes. Del mismo modo, si no eres alguien con don de gentes, siempre puedes buscar a otra persona para que haga la entrevista».
Un hombre grabando con una cámara EOS Cinema de Canon mientras un grupo de niños a su alrededor mira atentamente el equipo.

Gracias a su trabajo, Simeon ha podido viajar por todo el mundo y grabar con una gran variedad de cámaras de Canon, como la EOS-1D X Mark II (a la que ahora sucede la EOS-1D X Mark III). La EOS-1D X Mark III es una cámara todoterreno muy versátil que resulta ideal para capturar imágenes y vídeos. Cuenta con una resolución de 20,1 MP, 20 fps con AF de aprendizaje profundo, RAW de 5,5K y captura de vídeo 4K a 60p. © Simeon Quarrie

6. Establece un proceso de revisión

Para evitar tener que estar editando durante horas algún proyecto para un cliente corporativo, es importante confirmar tu proceso de aprobación por escrito. «Determinar las expectativas y limitaciones es un detalle que debes tener en cuenta al inicio de tu trabajo», comenta Simeon. «Por ejemplo, explícale al cliente que solo dispondrá de dos oportunidades para solicitar cambios. Pídele que vea el vídeo y que te comente qué opina para ver si necesitas modificar algo, y vuelve a consultarle. Puedes decirle que no habría ningún problema en realizar más cambios una vez pasado este periodo, pero que deberá pagar una tarifa por hora adicional».

Simeon también aconseja aprovechar todas las ventajas que ofrece la tecnología para agilizar el proceso de revisión. «Las plataformas para almacenar y compartir vídeos disponen de funciones de revisión que permiten a la gente reproducir un vídeo y seleccionar un momento específico de este para dejar un comentario. Sin duda es una alternativa mucho más sencilla que recibir un correo electrónico con cientos de códigos de tiempo».
Un hombre caminando por una tranquila calle mientras lleva al hombro una cámara EOS Cinema acoplada a un trípode.

Simeon aconseja analizar hasta qué punto tienen éxito los vídeos que grabes. «Comprueba si la presencia de un cliente en redes sociales ha mejorado tras la publicación de tu vídeo, por ejemplo. Incluso es posible que el equipo de ventas del cliente haya decidido utilizar tu vídeo porque lo explica todo de forma clara. Este tipo de detalles te permiten destacar cuáles son tus puntos fuertes al buscar clientes potenciales», comenta. © Simeon Quarrie

7. Piensa a largo plazo

«Lo bueno de trabajar en el ámbito corporativo es que acababas haciendo más de un proyecto», destaca Simeon. «Mis primeros proyectos eran vídeos en los que aparecía hablando, pero tras mejorar mi relación con los clientes, comencé a grabar vídeos para firmas y marcas. De la noche a la mañana, pasé de grabar vídeos corporativos a crear anuncios comerciales con una estética más propia de televisión».

Para lograr ese nivel de confianza con un cliente, Simeon recomienda analizar hasta qué punto han tenido éxito los vídeos que has grabado para él. «Tu trabajo no concluye con la entrega del proyecto. Para impulsar el éxito del cliente y de tu negocio, debes comprobar qué acogida ha tenido tu vídeo. ¿Ha generado algún efecto positivo?».

Escrito por Marcus Hawkins


Artículos relacionados

Get the newsletter

Click here to get inspiring stories and exciting news from Canon Europe Pro