ARTÍCULO

La profunda oscuridad: grabaciones nocturnas bajo el agua con la ME20F-SH y la EOS R5 de Canon

El director de fotografía Peter Zuccarini, especialista en fotrografía submarina, tuvo la oportunidad de grabar un acontecimiento natural en una oscuridad casi total gracias a una cámara especializada para entornos con poca luz, la ME20F-SH de Canon.
Imagen submarina de un grupo de coral amarillo en la oscuridad.

El director de fotografía Peter Zuccarini es especialista en fotografía submarina agua que ha trabajado en algunas de las películas más importantes de Hollywood. Durante una reciente sesión nocturna para la Escuela Rosenstiel de Ciencias Marinas y Atmosféricas de la Universidad de Miami, Peter decidió utilizar la cámara de vídeo ME20F-SH de Canon. «Esta cámara destaca cuando estás limitado por la luz del entorno», explica. En esta imagen, la ME20F-SH capta de forma precisa los colores brillantes y las texturas de las formas de vida del arrecife. Imagen tomada con una ME20F-SH de Canon. © Peter Zuccarini/The University of Miami Rosenstiel School

El director de fotografía Peter Zuccarini tenía solo 12 años cuando comenzó a fotografiar imágenes bajo el agua. Durante su infancia en Key Biscayne, en el estado de Florida, se dedicó a explorar las playas de la isla, y con 11 años, aprendió a bucear en busca de langostas.

«Quería hacer algo más aparte de sacar del mar todo aquello que encontraba y pensé que la fotografía sería una buena alternativa», explica. «Me compré una cámara sumergible, una carcasa y un equipo de buceo con todo el dinero que tenía ahorrado gracias a varios trabajos y comencé a grabar a una edad muy temprana».

Fue el comienzo de su pasión por documentar la vida marina. Tras graduarse en la Universidad de Brown, Peter trabajó como videógrafo en un centro de investigación de tiburones. Después de especializarse en la grabación de tiburones durante varios años, logró hacer muy buenos contactos en el mundo documental y comenzó a trabajar en más proyectos sobre la vida marina antes de dar el salto a la producción cinematográfica.

Desde entonces, Peter se ha convertido en uno de los especialistas en fotografía submarina más famosos del mundo y cuenta en su haber con numerosos éxitos de Hollywood, como «La vida de Pi», «Jurassic World», «Venom», la saga «Piratas del Caribe» y las próximas entregas de «Avatar».

Cuando la pandemia de COVID-19 le obligó a detener sus muchos proyectos, decidió regresar a Key Biscayne, donde tuvo la oportunidad de volver a sus raíces y captar el entorno marino de la zona. A continuación, Peter nos explica cómo la cámara de vídeo ME20F-SH de Canon le permitió documentar el espectacular fenómeno de desove de los corales en una oscuridad casi total, y cómo el tamaño compacto de la EOS R5 de Canon ha supuesto toda una revolución para sus proyectos bajo el agua.

Toma nocturna de un arrecife de coral iluminado solamente por el haz de luz rojizo de la linterna de un buceador.

La ausencia de luz y la sensibilidad lumínica del coral mantuvieron al arrecife en la penumbra, salvo por las pequeñas áreas iluminadas con las linternas y barras luminosas. «La ME20F-SH es increíblemente útil en situaciones como esta en las que la iluminación resulta un inconveniente», afirma Peter, «ya sea porque no puedes disponer de luz o porque esta interfiere en el tipo de actividad que estás realizando». Imagen tomada con una ME20F-SH de Canon. © Peter Zuccarini/The University of Miami Rosenstiel School

Una cámara de cine ME20F-SH de Canon.

Peter utilizó una cámara de vídeo ME20F-SH de Canon (con una carcasa sumergible que no se muestra aquí) para captar el entorno marino de la costa de Florida. Gracias a una sensibilidad sin precedentes con ISO de más de 4 millones y a la capacidad de capturar colores con gran claridad, incluso en condiciones de baja iluminación y ajustes de ganancia altos, esta cámara ofrece un excepcional rendimiento en proyectos de este estilo y resultó ser la elección ideal para grabar completamente a oscuras.

Observando en la oscuridad con la ME20F-SH de Canon

Durante los primeros meses de la pandemia, Peter se mantuvo ocupado cuidando del jardín y fotografiando las muchas iguanas que visitaban su piscina. Cuando la Universidad de Miami le preguntó si podía ayudarles a captar un increíble fenómeno natural marino, no se lo pensó dos veces.

El equipo quería documentar el insólito fenómeno de desove de los arrecifes coralinos ubicados a un par de kilómetros de la isla donde vivía. Los investigadores de la universidad llevaban varios años cultivando coral en los laboratorios, y cuando este alcanzó la madurez sexual, decidieron introducirlo en el arrecife. Este año sería la primera vez que el coral podría desovar en un entorno completamente natural.

¿Tienes un equipo de Canon?

¿Tienes un equipo de Canon?

Registra tu equipo para obtener acceso a asesoramiento profesional gratuito, reparación de equipos, eventos inspiradores y ofertas especiales exclusivas con Canon Professional Services.

«Fue una manera muy exitosa de devolver el coral al mar e impulsar el crecimiento de los arrecifes», afirma Peter. «Sin embargo, los corales eran muy sensibles a la luz, por lo que el equipo decidió trabajar a oscuras, sin apenas iluminación».

Peter recurrió a una cámara que ya había utilizado antes, la ME20F-SH de Canon, diseñada para captar vídeo con poca luz. Equipada con un sensor CMOS Full Frame de 35 mm y alta sensibilidad, la ME20F-SH es capaz de grabar vídeos en Full HD con niveles de luz inferiores a 0,0005 lux y un ajuste de ganancia máximo de 75 dB, que equivale a un valor ISO de 4,5 millones.

Peter realizó varias grabaciones de prueba de las iguanas que se colaban en su piscina durante la noche con la ME20F-SH protegida con una carcasa sumergible. «La sensibilidad era tan alta que podía trabajar únicamente con la luz del cielo», afirma. «Ante todo, buscaba evitar la ganancia digital para ver en completa oscuridad, ya que quería comprobar cuál podría ser el resultado si solo usaba una linterna de mano o una luz para realizar grabaciones bajo el agua. Quería saber qué era capaz de hacer con la cámara según la intensidad de la luz. Lo probé todo en la piscina».

Toma nocturna de un arrecife de coral iluminado solamente por el pálido haz de luz de la linterna de un buceador.

«Los investigadores me dejaron utilizar un poco de luz, y además iba acompañado de otro buceador que llevaba una linterna de mano y una luz acoplada a la cámara», explica Peter. «Aun así, les preocupaba que usáramos más luz de la necesaria». Debido a esto, Peter tuvo que grabar el arrecife con unos niveles de luz tan bajos que otras cámaras hubiesen tenido problemas para captar cualquier detalle, por no hablar del color. Imagen tomada con una ME20F-SH de Canon. © Peter Zuccarini/The University of Miami Rosenstiel School

Una imagen bajo el agua de un buceador nadando por el lecho marino en la que se ve a un delfín en primer plano y otro a lo lejos.

Además de dedicarse a realizar trabajos bajo el agua, Peter ha logrado hacerse un hueco en el mundo del buceo. «Gracias a mis proyectos comerciales, pude conocer a varios profesionales del submarinismo de competición; verles nadar bajo el agua me recuerda todo aquello que deseaba hacer cuando comencé a practicar este deporte», comenta. En esta imagen, resulta complicado distinguir a simple vista al buceador del resto de delfines. Imagen tomada con una EOS-1D C (a la que ahora sucede la EOS-1D X Mark III) y un objetivo EF 16-35mm f/2.8L IS II USM de Canon a 16 mm, con una configuración de exposición de 1/250 s a f/9 e ISO 400. © Peter Zuccarini

Grabación con valores altos de ISO y poco ruido

Durante el día, los investigadores que trabajaban en el arrecife utilizaron barras luminosas de luz fosforescente de baja intensidad para marcar el recorrido de la estructura coralina y poder verla una vez que cayera la noche.

«Seguí las pautas que me marcaron los investigadores, que consistían en no interferir en el desove de los corales», comenta Peter. «Gracias a eso, no tuve que preocuparme demasiado por la iluminación, simplemente nadaría en mitad de la oscuridad fotografiando casi sin luz y dejando que la cámara se encargara de todo el trabajo».

Una cámara de cine ME20F-SH de Canon acoplada a un trípode junto a un lago en la montaña.

La ME20F-SH de Canon, ganadora del premio Emmy

Descubre por qué el equipo de grabación de Kursk eligió la cámara de cine ME20F-SH de Canon para las escenas subacuáticas más oscuras y dramáticas.

Al tener que grabar en una oscuridad casi total y sin apenas luz, la ME20F-SH sacó a relucir todas sus bondades. Con píxeles de mayor tamaño, el sensor de 2,26 MP maximizó las capacidades para captar la luz y ofrecer imágenes en condiciones de luz escasa con poco ruido.

«Grabamos con un valor ISO de 80000, o incluso un paso más rápido, y el resultado fue fantástico», destaca Peter. «Las imágenes era muy nítidas. Cuando oyes hablar de una cámara que es "capaz de ver en la oscuridad", piensas en esas imágenes granuladas en blanco y negro de los documentales sobre leones. Pero las grabaciones de la ME20F-SH son a color». Según afirma, fueron muchas las personas que no se pararon a pensar en lo complejas que fueron las condiciones de grabación. «El resultado te permite apreciar el trabajo de los investigadores. Parece una imagen normal, pero se ha captado sin apenas luz».

El trabajo de grabación Peter ha ayudado a que la comunidad local apoye la restauración de la estructura coralina. «La gente que vive en lugares como Florida del Sur sabe lo importante que es el coral para la fauna y el entorno natural de la zona. Gracias a la labor realizada por universidad, sabemos qué medidas se pueden tomar para la conservación de los arrecifes».

Un guante azul de plástico enredado entre las algas del lecho marino.

Durante un estudio sobre la presencia de plásticos en el fondo de los océanos para una ONG, Peter recurrió a la EOS R5 de Canon y su revolucionarias funciones de vídeo 8K. «Necesitaban imágenes de alta resolución para poder contar literalmente los plásticos del fondo marino y que los investigadores pudieran analizarlos», comenta. «Están creando una base de datos sobre los tipos de plásticos presentes en distintas zonas y la frecuencia con la que aparecen. Así que necesitaba poder captar vídeo con una altísima resolución para sus análisis». Imagen tomada con una EOS R5 y un objetivo EF 28-70mm f/3.5-4.5 de Canon (al que ahora sucede el EF 24-105mm f/3.5-5.6 IS STM) a 28 mm, con una configuración de exposición de 1/60 s a f/13 e ISO800. © Peter Zuccarini

Un buceador deja una estela de burbujas mientras asciende hacia a la superficie. En la imagen también se aprecia la silueta de un delfín iluminado por los haces de luz que se proyectan desde arriba.

Gracias a su experiencia fotografiando buceadores, Peter ha aprendido a disfrutar de los placeres únicos que ofrece la fotografía submarina. «Como fotógrafo, nadar con la cámara y poder pasar de una toma a contraluz a otra con luz frontal con un simple movimiento gracias a la sensación de ingravidez del agua es algo que me encanta». Imagen tomada con una EOS-1D C (a la que ahora sucede la EOS-1D X Mark III) y un objetivo EF 16-35mm f/2.8L II USM de Canon a 16 mm, con una configuración de exposición de 1/250 s a f/14 e ISO 400. © Peter Zuccarini

Renderizados vibrantes gracias a la tecnología de color de Canon

A lo largo de su carrera, Peter ha trabajado con una amplia gama de cámaras de Canon, desde la EOS 5D Mark II y la EOS-1D C (a las que ahora suceden la EOS 5D Mark IV y la EOS-1D X Mark III respectivamente), hasta la EOS R de Canon. «Todas las cámaras de Canon que he utilizado durante mi vida profesional han contado con sensores capaces de ofrecer una increíble gama de colores», afirma con entusiasmo. «Los sensores son increíblemente sensibles al color».

Recientemente, Peter ha podido ser testigo de esto mismo con la EOS R5 de Canon. «Como especialista en cinematografía, la EOS R5 daba la impresión de ser una evolución de la EOS 5D Mark II», afirma. «Cuando se lanzó al mercado, todos los directores de fotografía se hicieron con ella por su reducido tamaño. Era una cámara pequeña que podías colocar donde quisieras y que te permitía grabar escenas de acción en movimiento».

«Había pasado mucho tiempo desde la última vez que utilicé una cámara de tamaño reducido, hasta que finalmente salió la EOS R5 al mercado, que incluía captura de vídeo RAW a 8K. La posibilidad de contar con un rango dinámico y una resolución tan amplios en un dispositivo de un tamaño tan pequeño supone una gran ventaja para mí. Asimismo, el hecho de disponer de una cámara de Canon con un tamaño similar al de una réflex en una carcasa sumergible también resulta ideal para grabar bajo el agua. Nadar sin equipo de buceo y con una cámara pequeña pero potente te permite ascender y recomponer la toma fácilmente para captar escenas fugaces con animales».

Dos enormes manatíes nadan a través de unas aguas de aspecto turbio. Los rayos del sol que se proyectan desde arriba los iluminan.

Mientras realizaba un estudio bajo el agua, Peter se topó con una familia de manatíes y asegura que las capacidades de la EOS R5 le sorprendieron enormemente. «Fue increíble poder capturar imágenes fijas de 45 MP con el nuevo formato RAW actualizado de Canon», afirma. «Para mí», añade, «la sensibilidad del color de los sensores de Canon es el aspecto más destacado los sistemas de cámara de Canon. Los sensores ofrecen una increíble gama de colores, incluso en comparación con las cámaras que utilizamos en las películas». Imagen tomada con una EOS R5 y un objetivo EF 28-70mm f/3.5-4.5 de Canon a 28 mm, con una configuración de exposición de 1/400 s a f/13 e ISO 800. © Peter Zuccarini

Un gran manatí se alimenta de pradera marina en un lecho marino arenoso. Se aprecia un segundo manatí al fondo.

Los manatís estaban pastando en la pradera marina, y Peter no quería molestarlos, «pero si los manatís se acercaban a la zona en la que estaba estudiando los plásticos del lecho marino, mantenía la respiración y los esquivaba con esta compacta carcasa, y me quedaba literalmente en el fondo. Ellos seguían comiendo justo por encima de mí mientras yo grababa en 8K con esta cámara minúscula». Imagen tomada con una EOS R5 y un objetivo EF 28-70mm f/3.5-4.5 de Canon a 28 mm, con una configuración de exposición de 1/160 s a f/13 e ISO 800. © Peter Zuccarini

Durante un reciente proyecto para una ONG que llevaba a cabo un estudio sobre la presencia de plásticos en el fondo de los océanos, Peter se topó con una familia de manatíes que se alimentaba de algas. «No quería molestarles ni que supieran que estaba allí», comenta. «Gracias a al tamaño compacto de la EOS R5, pude acercarme fácilmente a ellos y obtener imágenes increíbles en 8K mientras comían. El color es sencillamente sensacional».

Para Peter, el mundo marino alberga una especie de magia encapsulada por un espectro único de luz y color. «Cuando todo lo que sabes acerca del mundo se debe a la relación que has tenido con el agua a lo largo de tu vida, sientes que este elemento posee un encanto especial que resulta difícil de describir con palabras», afirma. «Es la paleta de colores lo que lo convierte en algo especial, el hecho de que todo está muy saturado de tonos verdes y azules o la forma en la que la luz se proyecta en la oscuridad».

Escrito por Lucy Fulford


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro