ESTUDIANTE

Adaptarse, evolucionar, conseguir: el Programa de desarrollo para estudiantes de Canon desde dentro

¿Por qué no te puedes perder el CSDP? Cinco participantes hablan sobre sus experiencias.
Los participantes del Programa de desarrollo para estudiantes de Canon sentados en una mesa con algunos empleados en las oficinas de la revista Stern en Hamburgo, Alemania.

El fotoperiodismo es un campo «muy competitivo», afirma Simon Wohlfahrt, uno de los cinco participantes del Programa de desarrollo para estudiantes de Canon de 2022. Fueron elegidos entre un grupo de 100 para participar en la Hamburg Portfolio Review, que incluía una visita a las oficinas de la revista Stern. «Tener la oportunidad de que profesionales y otros estudiantes de todo el mundo criticaran mi trabajo ha supuesto un gran empujón». De izquierda a derecha: Katarzyna Ślesińska (CSDP), Katharina Niu (redacción fotográfica, Stern), Orsolya Groenewold (editora fotográfica, Stern), Simon Wohlfahrt (CSDP), Rahel Zander (editor fotográfico, Stern Crime). © Aliona Kardash/Stern

No hay un estudiante de fotoperiodismo que no haya oído el famoso mantra de Robert Capa: «Si tus fotografías no son buenas es porque no te acercaste lo suficiente». Si esto es siempre cierto o no es algo cuestionable, pero nos recuerda que la fotografía, en su mayor parte, se hace en persona. Y para la gran mayoría de los fotoperiodistas en concreto, se trata de captar lo que pasa sobre el terreno a medida que se va desarrollando.

El Programa de desarrollo para estudiantes de Canon (CSDP) ofrece a jóvenes fotógrafos con talento de todo el mundo la oportunidad de dar un impulso a sus carreras profesionales mediante el aprendizaje de nuevas habilidades, la creación de una red de contactos y la revisión de porfolios, todo de la mano de algunos de los profesionales más influyentes del mundo de la fotografía. Y por primera vez desde hace dos años, la edición de 2022 no tenía un programa exclusivamente virtual. Ha sido, de hecho, mejor y más grande que nunca.

«Este año hemos ofrecido un programa de actividades completamente nuevo y un formato renovado en el que los estudiantes de todo el mundo que fueron seleccionados se embarcaron en un viaje a la Hamburg Portfolio Review y recibieron becas de 2000 € y equipo de Canon valorado en 9000 €», explica Siobhan Gaffan, la directora de marketing de Canon Europe Pro.

Los 100 estudiantes que participaron en el programa de 2022 recibieron mentorías online, que incluían opiniones, consejos y ayuda con la edición final. De entre ellos, 30 fueron invitados a un prestigioso taller en una típica casa rural catalana situada en Girona, España, dedicada por completo a la iniciativa de Canon. A lo largo de cuatro días, los estudiantes participaron en una serie de sesiones prácticas, revisiones de porfolios en grupo, debates y presentaciones organizadas por fotógrafos profesionales y editores destacados. El último día, se ofreció a los estudiantes la posibilidad de asistir al festival de fotoperiodismo Visa pour l'Image, en Perpiñán, Francia.

Dos personas inclinándose para ver la pantalla de una cámara Canon.

¿Estás estudiando fotografía o cinematografía?

Future Focus de Canon conecta a los estudiantes de fotografía y cinematografía con la comunidad profesional.

Los cinco estudiantes que demostraron tener más potencial en las revisiones de porfolios en grupo ganaron una plaza en la Hamburg Portfolio Review. Esta fase también incluía cuatro revisiones de porfolios individuales y la oportunidad de asistir a la ceremonia inaugural, paneles de discusión y una fiesta que suponía una gran oportunidad para hacer contactos. Los estudiantes también visitaron las salas de prensa de Der Spiegel, Die Zeit, Geo y Stern.

«Pensaba que solo sería un taller más, pero ha acabado siendo una de esas experiencias que te cambian la vida y ha impulsado mucho mi carrera como fotógrafa», comenta la estudiante de origen rumano Alexandra Corcode, miembro de la Real Academia de Bellas Artes de La Haya y una de los cinco participantes que llegaron a Hamburgo.

Sus compañeros finalistas son el vietnamita-estadounidense Chris Trinh, que está cursando una Diplomatura en Periodismo Visual en la Universidad Ateneo de Manila, Filipinas; el fotoperiodista egipcio Mohamed Mahdy, que estudia en la Escuela Danesa de Periodismo y Comunicación Audiovisual; la cracoviana Kasia Ślesińska, que estudia Fotografía en el Instituto de Fotografía Creativa de Opava, República Checa; y Simon Wohlfahrt, un fotógrafo autodidacta graduado de la Escuela de Periodismo de Toulouse, Francia.

Los finalistas del Programa de desarrollo para estudiantes de Canon con empleados de Die Zeit y Canon Europe frente al Helmut Schmidt Haus de Hamburgo, Alemania.

«En Der Spiegel, Die Zeit (en la imagen) Geo y Stern, tuvimos la oportunidad de conocer varios editores de fotografía y descubrir más sobre la manera en que estas salas de prensa trabajan a diario», comenta el participante Chris Trinh. «Nunca había trabajado para medios de comunicación alemanes, así que ha sido una gran oportunidad para conocer nuevos editores y descubrir los tipos de propuestas que les podrían interesar». © Aliona Kardash/Stern

Una fotografía en blanco y negro realizada por Mohamed Mahdy que muestra a un niño sosteniendo una radiografía de sus pulmones dañados frente a una ventana con cortinas.

«Es increíble la sensación de ser un ganador, pero cada fase era como ganar un premio», comenta Mohamed Mahdy sobre el Programa de desarrollo para estudiantes de Canon de 2022. Esta imagen proviene del proyecto Moon Dust (Polvo de luna) de Mohamed, que gira en torno a los efectos de las emisiones de las plantas industriales sobre la zona residencial de Wadi el-Qamar (Valle de la Luna) en Egipto. En ella se puede ver a Amal, un chico de 11 años, sosteniendo una radiografía de sus pulmones dañados. © Mohamed Mahdy

Mentorías individuales

«Puedes ser un gran fotógrafo y no ser nadie en la industria si no tienes una red de contactos», afirma Chris, que en gran medida se apuntó al CSDP por hacer contactos. Kasia veía el programa como una oportunidad para que opinaran de sus trabajos y así poder progresar. «Siempre es bueno exponerte a las críticas de los profesionales», comenta.

En la primera fase del programa, los estudiantes recibieron sesiones de mentoría individual personalizadas por videollamada. Chris asegura que sus mentorías con Muhammed Muheisen, embajador de Canon y ganador del premio Pulitzer, fueron muy gratificantes. «Con él sentí que se me veía y se me escuchaba, y se tomó el tiempo necesario para entender la motivación que había tras mi trabajo», comenta. «Antes de decir lo que pensaba, siempre me preguntaba qué pensaba yo, y creaba un espacio seguro para que pudiera hablar con libertad y hacer preguntas». Mohamed, por su parte, valoró que su mentor, Thomas Borberg, de Politiken, revisara su archivo completo.

Kasia ya le había presentado su trabajo a otros fotógrafos, pero adquirió ideas clave de su mentora, la consultora de fotografía Laetitia Ganaye, de la agencia Maps. «Mi mentora me ayudó a reducir la selección de fotografías y a concentrarme en presentar un solo proyecto», comenta. «Creo que en las revisiones de porfolio posteriores estuve más preparada y tenía mucha más confianza en mí misma mientras exponía».

Alexandra describe a su mentora, la editora Gabrielle Fonseca Johnson, como «la pareja perfecta», con un sinfín de ideas prácticas sobre los pies de foto y la secuenciación. «Hizo que mi trabajo pasara al siguiente nivel. Juntas revisamos a fondo el proyecto y lo hicimos profesional». Simon ha hecho encargos pequeños para Agence France-Presse (AFP) y otras agencias. Su mentor, el embajador de Canon Marco Longari, le guió paso a paso por el proceso de trabajar en una historia más larga en el transcurso de sus mentorías.

Una fotografía realizada por Simon Wohlfahrt, participante del Programa de desarrollo para estudiantes de Canon, que muestra una figura con un vestido ajustado en un campo un día nublado.

Según Simon, el porfolio en grupo del taller de Girona fue una gran oportunidad para trabajar las habilidades de presentación. «Teníamos que exponer nuestro trabajo y justificar las decisiones, como la composición o la edición de las fotografías. No fue fácil, pero fue una manera productiva de escuchar las opiniones de otros fotógrafos», afirma. La modelo transexual Prince Ngarambe posa para la cámara en esta fotografía de la impactante serie de Simon titulada The Prince of Catwalk (El príncipe de la pasarela). © Simon Wohlfahrt

Una fotografía realizada por Kasia Ślesińska, participante del Programa de desarrollo para estudiantes de Canon, que muestra un pollo en una habitación con las alas extendidas.

Una fotografía de Kasia Ślesińska de su serie Fantastic Animals And How To Pet Them (Animales fantásticos y cómo acariciarlos), que gira en torno a la relación en constante desarrollo entre los humanos y el mundo natural. «En todas las fases había un ambiente muy amistoso», recuerda Kasia. «La gente era muy agradable, dando consejos y revisando el trabajo de los demás. Hamburgo ha sido una experiencia muy interesante en la que hemos podido presentar nuestro trabajo a editores de periódicos, agencias y empresas, y escuchar diferentes puntos de vista». © Kasia Ślesińsk

Inspiradores talleres presenciales

Los participantes ya se habían acostumbrado a usar plataformas de videollamadas desde la pandemia, por lo que no tuvieron problema en crear un vínculo con sus mentores online. Además, Chris señala que hacer las mentorías online «significaba poder escoger entre una enorme selección de mentores de todo el mundo» sin las limitaciones relativas a gastos de viaje o solicitudes de visado.

Ahora bien, la oportunidad de juntarse con otros fotógrafos en talleres presenciales en Girona fue una revelación. Los participantes asistieron a una clase magistral de Paolo Verzone, embajador de Canon y miembro de Agence VU, en la que aprendieron de destacados profesionales de la industria entre los que se incluyen el diseñador Bonnie Briant, el embajador de Canon Marco Longari (AFP), Fiona Shields (The Guardian), Dimitri Beck (Polka), Thomas Borberg (Politiken) y Lindokuhle Sobekwa (Magnum Photos), así como la leyenda de la fotografía James Nachtwey, de la revista TIME.

Aunque la revisión de porfolios en grupo le pareció dura, Kasia estaba de acuerdo en que era un entrenamiento muy bueno para desarrollar su futura carrera profesional. «Exponerte a esas situaciones fortalece tu habilidad para presentar tu trabajo y a ti misma a un público», explica. Las charlas, proyecciones y recorridos del festival Visa también me abrieron mucho los ojos, comenta Alexandra. «Lo que me impresionó fue que todos los profesionales de la industria y todos los nombres importantes estaban enfrente de mí, por lo que las posibilidades eran infinitas».

«Conoce a tu audiencia» fue la mayor lección que Chris se llevó de su paso por el Visa. «Aprendí a no llevar impresiones a una revisión de porfolio con un editor de una agencia de noticias. En la fotografía de noticias se valora la velocidad, la habilidad con los metadatos y las noticias de última hora. En una revisión de porfolio con una agencia de noticias lo que tienes que demostrar es que eres rápido, que encuadras bien las fotografías y que conoces tu equipo. Esto implica hacer ediciones rápidas si fuera necesario y tener ordenados los álbumes de Adobe Lightroom. Con impresiones es complicado transmitir eso», explican. «Todos los editores ven tu trabajo de una manera distinta. Y que a uno no le guste no quiere decir que tu trabajo sea horrible, puede que simplemente no encaje con sus necesidades».

Una fotografía realizada por Alexandra Corcode, participante del Programa de desarrollo para estudiantes de Canon, que muestra una persona encapuchada rodeada de niebla sosteniendo un rastrillo.

«Lo que más me marcó de la mentoría fue el hecho de que se debe adaptar el proyecto a la situación en que lo presentas», comenta Alexandra Corcode. «No puedes exponerlo a un editor de la misma manera que a tus profesores o compañeros». Hasta ahora, el trabajo de Alexandra se ha centrado en temas de inmigración, soledad, muerte y tradiciones perdidas, así como en el deterioro físico y los vestigios de la ausencia humana. Esta imagen de su proyecto I Was Made To Die But I'm Here To Stay With You (Estoy hecha para morir, pero estoy aquí para quedarme contigo), muestra a Susana, una mujer rumana viuda, nonagenaria y superviviente de una agresión, rastrillando el jardín con cierta dificultad. © Alexandra Corcode

Una fotografía realizada por Chris Trinh, participante del Programa de desarrollo para estudiantes de Canon, que muestra una persona colgando de una valla de acero, con un traje de unicornio y un megáfono al hombro.

Una fotografía de la serie Black Snake Killers (Asesinos de la serpiente negra) de Chris, en la que documenta la lucha de los Anishinaabe-led contra el oleoducto de arenas petrolíferas Line 3. Chris espera que a raíz del programa surjan nuevas oportunidades. «Llevo un tiempo trabajando como autónomo y espero que haber estado en contacto con más editores y haber tenido la oportunidad de exponer mi trabajo en nuevos espacios me ayude a ser más conocido». © Chris Trinh

Hamburgo: las revisiones y mirar al futuro

Ser uno de los cinco elegidos para la Hamburg Portfolio Review ya es de por sí un logro impresionante, pero la experiencia les reportó aún más alegrías. «Fue increíble ver que mi trabajo formaba parte de la proyección de la velada inaugural», afirma Chris. «No solo es un honor para mí como fotógrafo, sino también para aquellos que han confiado en mí para documentar sus historias. Ver fotografías de indígenas defendiendo sus tierras en un evento fotográfico europeo es algo que espero ver más en el futuro».

Alexandra estaba muy emocionada por ver su trabajo expuesto, pero también comentó sobre las estrechas amistades que se formaron en el grupo. «Éramos como una familia», comenta.

Ya están todos de vuelta con sus estudios y muy emocionados por lo que les deparará tras el CSDP. Mohamed planea hacer una exposición con las fotografías documentales inspiradas en la justicia social que hizo en El Cairo. Chris se ha ido a Vietnam para trabajar en un nuevo proyecto con la ayuda económica y el equipo que recibieron. «Nunca habría podido permitirme la Canon EOS R5», afirman. «Pero he usado Canon toda la vida y llevaba con el ojo puesto en ella desde hace mucho. El patrocinio de equipo de Canon y la beca son una oportunidad increíble para mí».

Una mujer tumbada en un sofá con las manos ocultas tras la cabeza, con una mascarilla bajada en la barbilla. En el rincón de la habitación gris hay un pequeño árbol plantado con flores naranja brillante.

Michele Spatari: de estudiante de fotografía a profesional

El fotógrafo de noticias Michele Spatari nos habla sobre el Programa de desarrollo para estudiantes de Canon y cómo inició su carrera.

Sin dudarlo ni un momento, los participantes animan a otros estudiantes a que se presenten para la edición de 2023. «Participa con un proyecto en el que creas», aconseja Chris. «Tu trabajo es una parte de ti. Cuando la gente lo ve, se hace una idea de quién eres como fotógrafo. No intentes ser alguien que no eres ni copiar un estilo que creas que te ayudará a triunfar, porque la gente puede ver lo que hay detrás».

Alexandra anima a los futuros participantes a que se centren en el proceso. «No te embarques en esta aventura pensando en el objetivo final, sino en el camino», afirma. «¡Así es como ocurre la magia!».

Escrito por Rachel Segal Hamilton


Artículos relacionados

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro