FLASH

Flash de relleno

Ya sea con la unidad de flash incorporada de la cámara o con un flash Speedlite, una ráfaga de flash permite conseguir imágenes únicas durante el día.
Aunque el uso del flash a plena luz del día puede sonar raro, se trata de una de las técnicas fotográficas más útiles a la hora de mejorar de un modo espectacular la calidad de los retratos. A esta técnica a menudo se la conoce con el nombre de «flash de relleno», ya que permite añadir luz a las áreas de sombras y resaltar los detalles del sujeto.

Completamente automático

Si tu cámara cuenta con flash incorporado, te resultará muy sencillo realizar fotos con flash de relleno. Simplemente configura la cámara en el modo de disparo totalmente automático «Escena inteligente automática» (cuadro verde) y levanta el cabezal del flash. De esta forma, cuando hagas fotos, la cámara disparará el flash con la cantidad de luz adecuada para garantizar una imagen perfecta.

El proceso funciona de la siguiente forma: el visor de la cámara divide la escena en varias zonas y realiza una lectura del medidor de cada una por separado. Si el centro del encuadre presenta los registros más altos o las lecturas no varían mucho entre sí, el flash no se activa. Pero si la lectura del medidor central es inferior a la del resto, la cámara determina que el sujeto se encuentra a contraluz y activa el flash para iluminarlo.
Una mujer joven sentada frente a una mesa con una ventana a su espalda, de modo que su cara no aparece iluminada.

Al disparar con el sol tras los sujetos se evita que entrecierren los ojos y se logra una iluminación atractiva alrededor del cabello, lo que ayuda a resaltar el sujeto, pero (sin flash) deja el rostro en sombra.

Una joven sentada frente a una mesa con una ventana a su espalda. Gracias a la técnica de flash de relleno, su cara aparece iluminada.

Al utilizar el flash de relleno se iluminan las áreas oscuras y se conserva la iluminación lateral. Es la mejor opción cuando no se puede recolocar al sujeto o se quiere evitar que entrecierre los ojos al tener el sol de cara.

Obviamente, el sistema no es perfecto, ya que hay situaciones en las que, a pesar de que el área central del sujeto está oscurecida, no conviene aplicar un flash de relleno. En estos casos, puedes configurar la cámara en otro modo para desactivar la función de flash de relleno automático.

Sin embargo, normalmente es mejor trabajar justo al contrario. En vez de ajustar la cámara en el modo totalmente automático y desactivar el flash de relleno cuando no lo necesites, es mejor activarlo cada vez que lo vayas a usar. Es fácil identificar en qué tipo de situaciones resulta útil utilizar el flash de relleno, y configurarlo para que se active justo cuando lo necesitas es muy sencillo.

El flash de relleno no solo le proporciona al sensor la exposición correcta durante el día, sino que además agrega algo de luz adicional para destacar los detalles presentes en las áreas menos iluminadas del sujeto. Si el flash no es lo suficientemente potente, las zonas oscuras permanecerán ensombrecidas, pero si la cantidad de luz es demasiado alta, la imagen tendrá un acabado artificial. Antiguamente, para lograr imágenes con un buen flash de relleno, era necesario realizar cálculos y medidas. Sin embargo, en la actualidad, las cámaras EOS se encargan de realizar todo el trabajo. Basta con establecer un modo de disparo adecuado (un aspecto en el que entraremos en detalle a continuación) y dejar que la cámara configure la abertura y la velocidad de obturación correctas para obtener una imagen con un flash bien equilibrado a plena luz del día.

Flash incorporado

Aunque las unidades de flash incorporadas pueden resultar muy útiles, lo cierto es que no son muy potentes. Como mucho, el número guía puede llegar a ser de 12 (ISO 100, metros). Si divides el número guía por el valor de abertura de exposición, obtienes la distancia máxima al sujeto o el alcance del flash. Por lo tanto, al disparar con una abertura de f/5,6, por ejemplo, el sujeto sobre el que se aplicará el flash de relleno debe estar a una distancia máxima de 2 metros al fotografiar con ISO 100.

Siempre que el sujeto no esté demasiado lejos, el flash incorporado presente en la mayoría de las cámaras EOS es ideal para aplicar esta técnica. Al estar cerca del objetivo de la cámara, no arroja sombras sobre el sujeto, por lo que no se crea ningún conflicto con las sombras que origina la luz del sol.
Una cámara EOS 90D de Canon con la unidad de flash incorporada levantada.

En la EOS 90D de Canon, el botón del flash se encuentra en la parte frontal, en el lado izquierdo superior del usuario. Este botón permite levantar el flash incorporado en todo los modelos. Tras levantar el cabezal del flash, vuelve a pulsar el botón para acceder a los ajustes de menú.

Una cámara EOS 90D de Canon con un flash Speedlite 470EX-AI conectado a su zapata.

El uso de un flash Speedlite proporciona un mayor alcance, y al colocar uno en la zapata de la cámara, se desactiva el flash incorporado.

A continuación te presentamos una guía de tres pasos sobre cómo usar una unidad de flash incorporada para aplicar esta técnica:
  1. Levanta el cabezal del flash incorporado. Muchas cámaras EOS disponen de un pequeño botón con una flecha en forma de relámpago cerca de la unidad de flash incorporada. Pulsa este botón para levantar el cabezal del flash. Si tu cámara no cuenta con este botón, deberás levantar el flash con los dedos.
  2. Selecciona el modo de disparo Prioridad de la abertura (Av). Establece la abertura en f/5,6 o f/8. Comprueba que el indicador de velocidad de obturación que se muestra en el visor no parpadea (en caso contrario, configura el ajuste de abertura hasta que deje de parpadear).
  3. Encuadra al sujeto y pulsa el botón de disparo. En la mayoría de las situaciones, la cámara capturará automáticamente una imagen con una exposición correcta que equilibra la luz del día con la del flash. Cuando termines de fotografiar con flash de relleno, presiona hacia abajo el cabezal del flash para cerrarlo.

Uso de un flash Speedlite

Un flash Speedlite es una alternativa ideal a las unidades incorporadas a la hora de aplicar esta técnica. Si tu cámara tiene un flash incorporado, al colocar un flash Speedlite se activará un interruptor (dentro de la zapata) que evita que la unidad incorporada se levante.

Los flashes Speedlite son más potentes que las unidades de flash incorporadas. El Speedlite 600EX II-RT, por ejemplo, tiene un número guía máximo de 60 (ISO 100, metros), lo que indica que funciona a la perfección con sujetos que se encuentran a unos 10 metros de la cámara. En exteriores, el alcance puede ser un poco menor, pero sigue superando al de las unidades incorporadas.

Al conectar y activar un flash Speedlite a una cámara EOS, este siempre se disparará, incluso si se trata de una situación en la que la cámara no activaría automáticamente el flash incorporado en los modos Totalmente automático, Retrato o Primer plano.

El mejor modo de disparo para aplicar la técnica de flash de relleno con un Speedlite es Programa (P). En este modo, la salida del flash se ajusta automáticamente para lograr un buen equilibrio entre la iluminación del flash y la luz ambiente.

En exteriores, la salida del flash de relleno depende de las condiciones de captura. Con niveles de luz inferiores (por debajo de EV 10), la salida del flash es la misma que si fotografiaras a un sujeto en un interior a la misma distancia. Por encima de EV 10, la salida del flash se reduce de forma gradual, hasta un máximo de -1,5 pasos (-2 pasos con los flashes automáticos E-TTL y E-TTL II) en EV 13 y superior. Esta reducción automática de la salida del flash permite obtener un mejor equilibrio entre la luz natural y la iluminación del flash a plena luz del día.

Modos de disparo

La mayoría de los modos de disparo de las cámaras EOS son compatibles con el flash de relleno. A continuación se indican cuáles deberías usar y por qué.

Totalmente automático (escena inteligente automática): como ya hemos mencionado, el modo Totalmente automático activa el flash incorporado cuando la cámara determina que es necesario utilizarlo. Funciona tanto en condiciones de baja iluminación como a contraluz. Esto es ideal cuando no dispones de mucho tiempo y necesitas una forma rápida y sencilla de fotografiar con flash de relleno, aunque no ofrece ningún control creativo.

Programa (P): este modo es perfecto para aplicar flash de relleno de forma sencilla. Al igual que en el modo Totalmente automático, la cámara establece la velocidad de obturación y la abertura automáticamente, pero permite elegir si se desea utilizar el flash o no. Si se levanta el cabezal del flash incorporado, este se activará. De lo contrario, no lo hará. También es posible conectar un Speedlite y activarlo.

En los modos Totalmente automático y Programa (P), la velocidad de obturación con flash se encuentra limitada a entre 1/60 s y la velocidad de sincronización del flash de la cámara (entre 1/90 y 1/250 s, según la cámara). Se trata de un mecanismo de seguridad integrado en las cámaras más recientes que evita que las imágenes se vean afectadas por la trepidación a velocidades mucho más bajas. La mayoría de las veces se establece la velocidad más baja. Las velocidades más altas solo se utilizan en días con luz natural intensa. Sin embargo, 1/60 s es una velocidad perfecta para utilizar la técnica de flash de relleno.

Prioridad del obturador (Tv): el modo Prioridad del obturador (Tv) permite seleccionar la velocidad de obturación y la cámara establece automáticamente la abertura para lograr una exposición correcta a plena luz del día. La cámara no te permitirá seleccionar una velocidad de obturación superior a la velocidad de sincronización del flash de la cámara; si lo intentas, la establecerá en la velocidad de sincronización.

Prioridad de la abertura (Av): este modo de disparo es ideal para obtener imágenes creativas con el flash de relleno. Prioridad de la abertura (Av) permite seleccionar la abertura y dejar que la cámara establezca la velocidad de obturación. En la EOS R y todos los modelos EOS posteriores, se aplica el mismo mecanismo de seguridad al modo Av, tal y como se explicó anteriormente en los modos Totalmente automático y Programa, lo que limita la velocidad del obturador. En cámaras más antiguas, la velocidad puede descender hasta los 30 segundos. La abertura es uno de los elementos más importantes a la hora de determinar la profundidad de campo (la distancia por delante y por detrás del punto de enfoque que aparece con nitidez).

Sin embargo, la abertura no se puede ajustar con total libertad. Si se utiliza un diafragma muy amplio durante un día con mucha luz, es posible que la cámara no pueda seleccionar una velocidad de obturación lo suficientemente rápida para lograr una exposición correcta a plena luz del día. Esto generará imágenes sobreexpuestas, aunque se puede evitar si se comprueba la velocidad de obturación que aparece en el visor antes de disparar. Si el valor parpadea, significa que estás fuera de alcance y que necesitas establecer una abertura más pequeña.

Si configuras una abertura muy pequeña, es posible que la cámara establezca una velocidad de obturación lenta, especialmente si el sol no brilla con fuerza. De esta forma lograrás una exposición correcta, aunque es posible que necesites utilizar un trípode para evitar la trepidación debido a la reducción de la velocidad.

Manual (M): este modo te permite establecer la velocidad de obturación y la abertura de forma independiente a la cámara, mientras que se mantiene la exposición completa del flash automático. Esto resulta muy útil con algunas técnicas de flash, pero no con la técnica de flash de relleno. La mayoría de las combinaciones de velocidad de obturación y abertura no equilibran el flash y la luz ambiente. Es mejor utilizar el modo Prioridad de la abertura (Av).

Artículos relacionados

Get the newsletter

Click here to get inspiring stories and exciting news from Canon Europe Pro