ENTREVISTA

«Sé sincero», la súplica de la fotógrafa de guerra Zohra Bensemra

Una refugiada rohinyá que cruzó la frontera de Birmania llora mientras espera a entrar en el campo de refugiados de Kutupalong, cerca de la ciudad de Cox's Bazar en Bangladés. 21 de octubre de 2017. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV con un objetivo 35mm f/1.4. © REUTERS/Zohra Bensemra

«En todos los conflictos se ve el mismo dolor, las mismas tragedias. Se ve a personas llorando y sufriendo de la misma forma. No es una cuestión de nacionalidad, sino de seres humanos», afirma Zohra Bensemra, jefa de fotografía de Thompson Reuters en el noroeste de África. Desde que se unió a Reuters en 1997, Zohra ha cubierto conflictos internaciones en todo el mundo: de Túnez a Iraq, de Pakistán a Kenia... y dondequiera que vaya, sabe de antemano lo que se va a encontrar.

Una refugiada rohinyá que cruzó la frontera de Birmania llora mientras espera a entrar en el campo de refugiados de Kutupalong, cerca de la ciudad de Cox's Bazar en Bangladés. 21 de octubre de 2017. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV con un objetivo 35mm f/1.4. © REUTERS/Zohra Bensemra

Zohra empezó a realizar fotografías durante su infancia en Argelia, inspirada por su hermano mayor, que era un fotógrafo aficionado. Comenzó su trayectoria profesional a los 20 años con un trabajo de tres meses como asistente de fotografía en la galería de imágenes de los objetos del museo de arte y tradiciones populares de Argelia.

En 1992 comenzó a trabajar en The Observateur, un periódico semanal que ya no existe, y posteriormente empezó su trabajo «como fotoperiodista de verdad» en el periódico Al Watan en la ciudad, donde su entusiasmo por el trabajo se vio recompensado con historias cada vez más importantes. Se trataba de una época turbulenta en la historia de su país, que, por aquel entonces, atravesaba una brutal guerra civil entre los guerrilleros del Frente Islámico de Salvación y las fuerzas gubernamentales; los bombardeos y las masacres eran frecuentes. Zohra tenía 24 años cuando fotografió por primera vez las consecuencias de un atentado suicida local.

A child looks down the lens as she waits for food supplies at a processing centre for displaced people in Iraq.
Unos jóvenes desplazados recientemente esperan para recibir comida en un centro de procesamiento en Qayyara, al sur de Mosul, en Iraq. 21 de octubre de 2016. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark III y un objetivo EF 16-35mm f/2.8L II USM. © REUTERS/Zohra Bensemra

«Yo sé cómo se sienten los habitantes de estos países. Sé a lo que se enfrentan. Sé lo que les está haciendo la guerra. Siento que sigo en mi país. Es extraño», explica Zohra. Sus circunstancias personales le hicieron sentir una profunda empatía por las personas que se ven envueltas en violencia y es el motivo por el que le cuesta mucho irse tras un encargo especialmente duro. «A veces me da vergüenza», nos cuenta. «No quiero que me vean feliz por irme a casa cuando ellos acaban de perder a sus familiares en un atentado o en un bombardeo. Quiero que sientan que soy una de ellos. Lo único que puedo hacer es hacer fotografías para mostrarle al mundo a qué se enfrentan».

A veces me da vergüenza. No quiero que me vean feliz por irme a casa cuando ellos acaban de perder a sus familiares en un atentado o en un bombardeo.

Como tantos otros fotoperiodistas, Zohra ha desarrollado una forma de lidiar con la carga emocional de su trabajo, pero aun así pasa factura. «Nunca te acostumbras al dolor de la guerra, sino que aprendes a gestionarlo porque tienes que quedarte y seguir haciendo fotografías. Si uno se acostumbrase a ese dolor, significaría que no siente nada y tendría que parar. Y para dedicarte a la fotografía no solo hay que tener vista, sino también corazón». A pesar de todo, en ningún momento ha considerado cambiar de profesión. «Si me quedo en casa dos semanas sin captar fotografías, me estreso. Esto me da cierto equilibrio».

A younger woman comforts an elderly woman, offering her a bottle of water, as they stand in the Iraqi desert.
Unas mujeres iraquíes que han abandonado recientemente sus hogares descansan en el desierto. Están esperando a ser trasladadas mientras las fuerzas iraquíes luchan contra los militantes del Estado Islámico al oeste de Mosul, en Iraq. 27 de febrero de 2017. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV con un objetivo 40mm f/2.8. © REUTERS/Zohra Bensemra

Intento considerarme profesional de la fotografía: ni mujer, ni hombre.

En el fotoperiodismo, sobre todo en la fotografía de guerra, las mujeres siguen siendo minoría, pero Zohra cree que ser mujer tiene sus ventajas. En los países más conservadores, una mujer (sobre todo una que habla árabe) puede entrar en espacios domésticos a los que no tienen acceso los hombres y eso le otorga una posición privilegiada a la hora de contar las historias de las mujeres. Aun así, Zohra prefiere no obcecarse con el género. «Intento considerarme profesional de la fotografía: ni mujer, ni hombre. No tiene nada que ver con nosotros. Lo importante son los demás», enfatiza.

A crowd band together to push over a burnt bus during a protest in Nairobi's Mathare slum.
Varias personas hacen rodar un autobús carbonizado durante una protesta contra las medidas represivas que tomó la policía la noche anterior contra las personas del asentamiento de Mathare, en Nairobi. 20 de febrero de 2008. Imagen tomada con una Canon EOS-1D Mark II N y un objetivo EF 16-35 f/2.8L. © REUTERS/Zohra Bensemra

Para Zohra, el gran problema del fotoperiodismo en la actualidad es la falta de fe que tienen los espectadores en la profesión, alimentada por lo que ella considera un abuso del potencial de la fotografía digital. «Tenemos que esforzarnos más; hoy en día las personas no confían tanto en nosotros. Recientemente se han producido muchos escándalos de fotógrafos que han manipulado sus fotos y sus historias», nos cuenta.

Tampoco ayudan las redes sociales, ya que los medios informativos tienen tantas ganas de publicar una imagen cuanto antes que a veces utilizan fotografías de hace varios años o que muestran una situación totalmente diferente. «Me entristece no poder hacer nada por cambiar la situación. No soy optimista con respecto a nuestro negocio, pero, como la mayoría de los fotógrafos, me esfuerzo todo lo posible por hacer bien mi trabajo». Teniendo esto en cuenta, ¿qué consejo le darías a alguien que quiere empezar en el sector? «No es fácil, pero mi consejo es que seas sincero. Si no lo eres, no vales para esto. Si una situación me hace llorar, quiero que tú tengas la misma reacción al ver mi fotografía», explica.

A woman who fled Myanmar cries as she makes it across the border in Palang Khali, without her father.
Taslima, una refugiada rohinyá de 20 años que huyó de Birmania, llora porque su padre murió mientras cruzaba la frontera en Palang Khali, Bangladés. 16 de octubre de 2017. Imagen tomada con una Canon EOS 5D Mark IV y un objetivo EF 40mm f/2.8 STM. © REUTERS/Zohra Bensemra

«Ser fotógrafo consiste en mostrar cómo ves y sientes lo que te rodea, cómo entiendes la cultura del sitio en el que estás. Habla con las personas antes de hacerles fotos. Compréndelas. Escucha lo que te dicen. Respeta al sujeto. Tómate tu tiempo. Siente empatía por la gente. Solo cuando hayas hecho todo esto, podrás contar su historia».

Escrito por Rachel Segal Hamilton


Canon Professional Services

Los miembros tienen acceso al Servicio de asistencia prioritario CPS (tanto de forma local como en los principales eventos), a un servicio de reparación rápida prioritaria y, según el nivel de membresía, a préstamos y envíos de devolución de equipos de sustitución gratuitos. Además, también pueden acceder con regularidad a ofertas exclusivas para miembros.

Obtén más información y envía tu solicitud

A CPS member looking pleased with his Canon photography equipment

Artículos relacionados

Ver todo