ARTÍCULO

«Hay que dedicarse en cuerpo y alma a este trabajo»: afirma la fotoperiodista Ilvy Njiokiktjien sobre la narración multimedia

El proyecto multimedia Afrikaner Blood de Ilvy Njiokiktjien retrata a unos jóvenes sudafricanos nacidos después de 1994 y del final del apartheid que fueron al campamento de extrema derecha Kommandokorps. Allí, un antiguo comandante del apartheid, el coronel Franz Jooste, les dijo que la «nación arco iris» de unidad multiétnica no existe. Realizada con una EOS 5D Mark II de Canon. © Ilvy Njiokiktjien

La fotoperiodista Ilvy Njiokiktjien atravesó África con un coche viejo, pasó una semana documentando un violento campo militar de defensores de la supremacía blanca y fue pionera en el uso de la realidad virtual en los medios de comunicación neerlandeses. La embajadora de Canon está decidida a seguir disfrutando de su pasión por los proyectos a largo plazo y los formatos dinámicos, incluso en una época en la que los presupuestos editoriales son cada vez más ajustados.


Al ver el proyecto multimedia de Ilvy Afrikaner Blood (Sangre afrikáner), resulta evidente la importancia que le da a las imágenes fijas. Durante la impactante grabación de un campo militar clandestino llamado Kommandokorps se ve a un hombre con un uniforme del ejército sudafricano de la época del apartheid instruyendo a unos jóvenes influenciables en la lucha mientras se oye en unas grabaciones de audio al mismo hombre adoctrinándolos en sus ideas sobre el supremacismo blanco. La decisión de Ilvy de utilizar imágenes fijas en el vídeo consigue que el espectador se detenga y asimile lo que está visualizando. En 2012, pocas personas sabían que seguían existiendo este tipo de campos de entrenamiento en Sudáfrica. Si no hubiera sido por las ingeniosas combinaciones de fotografía, audio y vídeo de Ilvy y su compañera Elles van Gelder, muchas personas no lo habrían creído.


Esta historia se publicó en varios periódicos internacionales e hizo que Ilvy y Elles ganasen dos premios World Press Photo por su trabajo. El hombre que llevaba este campo fue arrestado y la historia provocó un debate en el parlamento sudafricano. Afrikaner Blood es un clásico ejemplo del tipo de proyecto que motiva a Ilvy.

El proyecto multimedia Afrikaner Blood de Ilvy Njiokiktjien retrata a unos jóvenes sudafricanos nacidos después de 1994 y del final del apartheid que fueron al campamento de extrema derecha Kommandokorps. Allí, un antiguo comandante del apartheid, el coronel Franz Jooste, les dijo que la «nación arco iris» de unidad multiétnica no existe. Realizada con una EOS 5D Mark II de Canon. © Ilvy Njiokiktjien

«Creo que cuando se combinan estos tres elementos (fotografía, audio y vídeo), logran un mayor impacto que por separado», explica. «Escuchar audio viendo imágenes te proporciona más conocimiento y detalles. Es como si escucharas a la persona que ves en la foto, pero es diferente de un vídeo porque la imagen fija te da la oportunidad de pararte a observar ciertos aspectos de la fotografía mientras sigues oyendo el audio».


Fotoperiodismo multimedia y realidad virtual</3>

Christian Ziegler’s

Suscríbete al boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Después de Afrikaner Blood, Ilvy y Elles (que crearon juntas un estudio de producción llamado Frog in a Tent) iniciaron un proyecto multimedia a largo plazo sobre jóvenes que iban al instituto en una zona llena de miembros de bandas criminales cerca de Ciudad del Cabo. Las dos fotógrafas documentaron a miembros del grupo radical sudafricano que intentaban huir de su vida delictiva en las bandas graduándose en el instituto. A pesar del uso relativamente frecuente que hace de diferentes formatos digitales, Ilvy insiste en que el objetivo principal siempre debe ser la propia historia, no la tecnología multimedia.

«Hoy en día hay mucha tecnología disponible, pero a veces una imagen fija es la mejor forma de contar una historia», asegura Ilvy. «Es importante que exista una buena relación entre la tecnología que se utiliza y la propia historia». Un ejemplo de ello es el proyecto de realidad virtual sobre un campo de refugiados en Katsikas (Grecia) en el que se embarcó recientemente. «Quería que la gente se hiciera una idea de lo grande que era el campo de refugiados y de lo cerca que estaban entre sí las tiendas de campaña. Había incontables hileras de tiendas. Pensé que la realidad virtual serviría para que los espectadores comprendieran lo abarrotado que estaba el lugar. Es un ejemplo de la utilidad de la realidad virtual, pero lo importante es darse cuenta de dónde funciona y dónde no».

El proyecto <a href="https://www.nrc.nl/nieuws/2016/12/23/deze-tent-noem-ik-nu-mijn-huis-a1538230">fue publicado en línea</a> por el periódico neerlandés NRC como un artículo interactivo en el que también se incluían imágenes fijas y vídeos. «En aquel momento era algo bastante novedoso en los Países Bajos y me di cuenta de que muchas personas no sabían cómo verlo. Ese es uno de los grandes problemas del fotoperiodismo moderno», continúa. «Siempre tienes que preguntarte: ¿para quién lo haces? ¿Lo haces solo para alardear frente a tus compañeros? En mi caso, narro historias para llegar al máximo número de personas y hablarles sobre un tema concreto, aunque, lamentablemente, muchas personas no sabían cómo utilizar la realidad virtual. Creo que hoy en día, una parte de la tecnología ha adelantado a sus usuarios, así que estoy esperando a que las cosas se equilibren un poco».

A still image from a 360-degree VR camera shows the inside of a tent with a turquoise floral rug, teenagers and a young child.
En esta imagen del proyecto de realidad virtual de Ilvy se muestra el interior de una tienda de campaña en un campo de refugiados en Katsikas, Grecia. La familia que vive en esta tienda, Rahim Ahmadi (34 años), Amir Husein (15 años), Amin Agha Heidari (14 años) y Amir Said (22 años), es una de las pocas familias afganas del campamento, que aloja a muchas más familias sirias refugiadas. Pasan la mayoría del tiempo en la tienda durmiendo, comiendo, jugando con el móvil o a las cartas, hablando y paseando. © Ilvy Njiokiktjien
Around 8 relatives sit inside a tent, playing, texting and talking.
Gaze Alzaleh, de 42 años, era bombero en Damasco. Tiene seis hijos de entre 1 y 13 años, y todos viven juntos en esta tienda de campaña. El primo de Gaze vive con su mujer embarazada en la tienda de al lado, y la hermana de Gaze vive a tres tiendas de distancia en la misma hilera con su marido y cuatro hijos. Cuando Ilvy los conoció llevaban ocho meses viviendo en el campamento y los niños no estaban escolarizados. © Ilvy Njiokiktjien

Desde que ganó el premio World Press Photo, Ilvy ha recibido invitaciones de varios periódicos y ONG de todo el mundo. Su oficina de Utrecht, Países Bajos, está llena de discos duros y la fotoperiodista no tarda en mencionar la ansiedad que le provoca pensar en perder su trabajo.

No se trata de un miedo irracional. Hace unos 10 años, poco después de que Ilvy comenzara a trabajar como fotoperiodista, le robaron la mayoría de las imágenes con las que pretendía crear su primer gran proyecto. Después de terminar unas prácticas en Sudáfrica, ella y su novio compraron un viejo todoterreno con el que realizaron un largo viaje desde Sudáfrica hasta los Países Bajos, completando entre unos 100 y 200 kilómetros al día. Por el camino les prestaron una cámara a los lugareños y les pidieron que hicieran fotos de sus vidas cotidianas. Este gran proyecto tenía el nombre de Picture your life (Retrata tu vida). Pero una noche en Budapest, mientras dormían, unos ladrones gasearon la tienda de campaña y les robaron todos los objetos de valor, incluidas las cámaras y la mayor parte de las fotos.

A woman, Lauren-Lee Scheepers, holds her young daughter in Manenberg in Cape Town.
Lauren-Lee (Lolla) Scheepers escucha a un predicador de la iglesia City of Refuge que habla de religión y de «abandonar las bandas criminales». La imagen fue realizada durante una reunión nocturna en Joyce Court, en el famoso barrio de Manenberg en Ciudad del Cabo, Sudáfrica. Ilvy utilizó una EOS-1D X y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon. © Ilvy Njiokiktjien

«Estábamos a punto de llegar a casa y nos lo robaron todo, hasta una cámara de Canon. Teníamos copias de seguridad de la mitad de las fotos, pero la otra mitad la perdimos, incluidas las fotos del ahora destruido zoco de Alepo», recuerda Ilvy. Intentó recuperar las fotografías poniéndose en contacto con cadenas de televisión y ofreciendo recompensas, pero no sirvió de nada.

A pesar de que el primer proyecto de Ilvy acabara fracasando, no pasó mucho tiempo hasta que su duro trabajo dio sus frutos. Pronto fue premiada con una cámara de Canon. De camino a casa descubrió que, gracias a una fotografía que había hecho en Mozambique con su Canon EOS 20D durante el viaje, había ganado el premio Canon a jóvenes talentos. El premio era un viaje a Ciudad del Cabo, así que Ilvy volvió a la carretera aún más decidida a seguir adelante. «Siempre me digo a mí misma: voy a intentarlo, a esforzarme más y a conseguirlo, me da igual cómo», explica Ilvy.

En busca de varias fuentes de ingresos

An African grandmother stands with her three grandsons in front of a dark background.
Elena Jacob Bilal (65 años) con sus tres nietos Fikri (8 años), Bernardo (6 años) y Kilnga (3 años) en el campamento de refugiados de las Naciones Unidas en Wau, Bahr el Ghazal Occidental, Sudán del Sur. «Cuando entraron unos hombres armados a atacar nuestro pueblo, todos corrían en todas las direcciones», le contó a Ilvy. «Nos perdimos de vista unos a otros. No tenemos ni idea de dónde están [los padres de mis nietos]. Aquí en el campamento estamos mejor que en casa. Estamos a salvo y los niños están sanos. También hay una escuela y una guardería a la que pueden ir gratis. Pero, ¿y si luego me piden que pague?». Imagen tomada con una EOS-1D X y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon. © Ilvy Njiokiktjien
South African fashion blogger Ofentse Lewis wears a red blazer and jeans and stands in front of a painted mural showing a smart street scene.
El gurú de la moda Ofentse Lewis, de Pretoria, Sudáfrica, pertenece a un popular trío de blogueros de moda llamado The Troublesome Kids. Imagen tomada con una EOS-1D X y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon. © Ilvy Njiokiktjien

Este espíritu luchador se hace patente cuando Ilvy habla del aspecto económico de realizar proyectos a largo plazo. Al contrario que otros profesionales más pesimistas del sector, Ilvy niega que el fotoperiodismo esté muerto. «Lo que ha cambiado en el sector es la forma de realizar los encargos», explica. «Ahora es muy poco común recibir un encargo de un año. Creo que lo más habitual es que la gente trabaje en proyectos personales a largo plazo y después los vendan a revistas y periódicos que quieran publicarlos. Al menos, eso es lo que yo hago».

Ilvy ha utilizado con éxito la financiación colectiva o «crowdfunding» para sufragar sus proyectos, pero no cree que esta táctica vaya a servir siempre. «El fotoperiodismo de verdad cuesta mucho dinero, y creo que tenemos que encontrar nuevas formas de financiarlo», comenta. «He realizado dos campañas de crowdfunding y he recaudado unos 60 000 €, pero la gente que me envió dinero la segunda vez eran los mismos que me lo enviaron la primera vez. Eso me hace pensar que quizá a la tercera digan "¡Anda ya!" y me den la espalda».

An Arabic couple dance together in a small room, with colourful disco lights.
Nasoh y Mohammed bailan música árabe en su fiesta de compromiso en el campo de refugiados de Konitsa, en Grecia. Mohammed estaba comprometido con otra mujer que huyó de Siria a Suecia. Como Mohammed estaba atrapado en Grecia, estuvieron separados durante meses, hasta que ella le dijo que no quería seguir esperándolo. Él intentó que cambiara de opinión enviándole bonitos mensajes de texto e imágenes de flores, pero no sirvió de nada. Más tarde, en el campo de refugiados conoció a Nasoh, que estaba divorciada. Se enamoraron y se comprometieron en el mismo campamento. Imagen tomada con una EOS-1D X y un objetivo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon. © Ilvy Njiokiktjien

En lugar de eso, Ilvy tiene la esperanza de que una colaboración más estrecha con otros fotoperiodistas resulte más beneficiosa, motivo por el que se ha unido recientemente a la Agencia VII. «Me he dado cuenta de que pertenecer a la Agencia VII resulta útil porque compartimos encargos y realizamos exhibiciones en grupo que pueden generar ingresos. Creo que pertenecer a un grupo es una de los factores que pueden aumentar tus posibilidades de sobrevivir como fotoperiodista», explica.

Ilvy ha adquirido recientemente una EOS 5D Mark IV de Canon y su último viaje ha sido su primera oportunidad de utilizarla. «Las imágenes son muy nítidas y el cuerpo es mucho más ligero que el de la cámara que tenía antes», comenta con admiración. «También he grabado vídeos y me ha sorprendido mucho la calidad». El objetivo que utiliza Ilvy con mayor frecuencia es el nuevo EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon. «Cuando compré esta nueva versión, los otros dos objetivos se quedaron en la bolsa y pasé mucho tiempo sin sacarlos. Es muy sencillo utilizar únicamente el EF 24-70mm f/2.8L II USM de Canon, es muy nítido y combina los otros objetivos en uno». Sin embargo, añade: «En mi opinión, la fotografía consiste en atreverse a acercarse, así que me gustaría utilizar un poco más el EF 50mm f/1.2L USM y el EF 35mm f/1.4L II USM de Canon».

Al igual que con las plataformas multimedia, Ilvy insiste en que el equipo que lleva es solo un medio para un fin. Asegura que tiene que ser resistente y funcionar sin problemas, pero que lo más importante es que lo utilice un buen narrador de historias. «Ser fotógrafo consiste en ser ingenioso, conectar con la gente y tener empatía con los sujetos», explica. «Consiste en trabajar en grupo, no en ir a un lugar, apropiarse de una historia tomando unas pocas imágenes y salir corriendo. Hay que dedicarse en cuerpo y alma a este trabajo».

Escrito por Kathrine Anker


El equipo de Ilvy Njiokiktjien

El equipo clave que utilizan los profesionales para capturar sus imágenes

Photographer Ilvy Njiokiktjien stands in front of a harbour holding a Canon DSLR.

Cámara

Canon EOS 5D Mark IV

Esta réflex de fotograma completo de 30,4 MP captura con un increíble nivel de detalle, incluso en situaciones de contraste extremo. El disparo en serie de 7 fps te ayuda a capturar el momento perfecto, mientras que el vídeo 4K proporciona vídeo de ultraalta definición en el estándar DCI (4096 x 2160).

Objetivo

Canon EF 24-70mm f/2.8L II USM

Este objetivo zoom estándar de calidad profesional proporciona una nitidez de imagen superior y el sólido diseño de la serie L. Su abertura constante de f/2,8 te permite fotografiar en condiciones de poca iluminación y controlar la profundidad de campo con facilidad.

Objetivo

Artículos relacionados

Ver todo

Consigue el boletín

Haz clic aquí para disfrutar de historias inspiradoras e interesantes noticias de Canon Europe Pro

Suscríbete ahora